2ª y última de Clausura en Bayona (Francia). Seria y agridulce aunque triunfal corrida

El Juli y José María Manzanares salieron a hombros. El madrileño cortó dos orejas del primer toro y anduvo muy por encima del cuarto. Y una de cada uno de su lote el alicantino, asimismo por encima de los suyos. Ambos extremaron al máximo sus respectivas virtudes en la seria y dispar corrida de Daniel Ruiz. Daniel Luque pudo cortar la oreja del muy noble por el lado derecho tercero, pero pinchó. Con el mucho más difícil sexto, el sevillano luchó sin resultados. Llenazo y satisfacción de los buenos aficionados que llenaron la plaza hasta los topes pese a la amenaza de lluvia tras la abundante que cayó hasta momentos antes de empezar el festejo.    

Bayona (Francia). Plaza de Marcel Dangour. Domingo 4 de septiembre de 2011. Tarde totalmente encapotada tras persistente lluvia y con amenaza de seguir después de clarear y lleno total. Seis toros de Daniel Ruíz Yagüe, seriamente presentados y de lujosas hechuras. Nobles en distintos grados los tres primeros y bastante menos los demás. Magnífico el primero aunque un poquito a menos en brío. Bueno, pero algo limitado el montado segundo tras pegarse un volantín. Planeó con clase por el lado derecho el tercero. Complicados  cuarto, quinto y sexto. El Juli (amapola y oro): Buena estocada, dos orejas. Estocada muy habilidosa, gran ovación con saludos. José María Manzanares (tabaco y oro): Pinchazo y buena estocada, oreja. Estoconazo recibiendo muy trasero, aviso y oreja. Daniel Luque (celeste y oro): Pinchazo hondo, otro pinchazo y estocada, gran ovación con saludos. Pinchazo, estocada y descabello, ovación. El Juli y Manzanares salieron a hombros.

En la plaza de Bayona se celebra un almuerzo los días de corrida que tiene lugar en la parte cubierta del patio de caballos. En una gran mesa en forma de cruz con los brazos muy largos, toman asiento los invitados entre los que figuran además del Alcalde – Jean Grenet en estos últimos tiempos –  diversos personajes de la vida local entre políticos, hombres de negocios, de la cultura, del deporte, taurinos de toda condición entre ganaderos, empresarios, diestros en activo y retirados, aficionados prestigiosos y periodistas, críticos en su mayoría, tanto franceses como españoles. Pocos actos lúdicos del toreo por no decir ninguno hay en el mundo en el que la amistad y la camaradería brillen con más confianza, cariño y amistad. El de ayer fue memorable porque, además de los exquisitos manjares y bebidas que se sirvieron, hubo discursos y canciones en los postres que llegaron a lo más hondo del alma de todos los presentes. Nos esperaba, además, un cartel de máximo tronío. Nada menos que El Juli, Manzanares y Daniel Luque que vino a sustituir a Talavante, con toros de Daniel Ruíz Yagüe. Todos temíamos que la corrida no se celebrara  porque no dejó de caer agua hasta minutos antes de empezar el festejo y porque el ruedo estaba encharcado. Pero llegada a hora y arreglado el piso de la plaza, todos los actuantes se echaron para delante con el público que llenaba el coso sin la más mínima intención de abandonar sus localidades, cayera la que cayese. Así es la Fiesta en Francia…

El Juli y Manzanares venían de torear 24 horas antes en la Goyesca de Ronda donde habían triunfado grandemente en medio del especial clímax que hay este día en el histórico pueblo malagueño. Pero ayer era otra cosa. Ayer actuaban ante una de las aficiones más serias del mundo. Palabras bastante mayores…

En medio de un impresionante silencio lanceó y llevó El Juli al primer toro ante el caballo, recreándose luego en un quite portentoso por la lentitud con que lo interpretó ante los asombrados susurros de los presentes. Noble el animal, Julián empezó su faena pensando en la que hizo este año en La México. La mejor de su vida. Al empezar la temporada española, intentó repetirla sin conseguirlo del todo. Pero en la del otro día en Palencia, en la que según me cuentan de anteayer en Ronda y en esta primera de Bayona, casi la calcó fiel a la transfiguración que ha logrado en los planos artísticos. El Juli está consiguiendo llegar a lo que llevaba muy dentro de su alma y que sus ansias juveniles no le dejaban sacar a flote: el compendio de todas las tauromaquias que ha sido capaz de asimilar, tanto por lo que han visto sus ojos en las plazas, como por lo que ha estudiado viendo vídeos y leyendo todo lo que hay publicado en los escritos más sabios de los mejores tratadistas. Esta primera faena de ayer no tuvo la misma intensidad y perfección al final que al principio porque el toro se vino un poquito abajo mediado el trasteo, pero como con la espada rayó a gran altura, le fueron concedidas las dos orejas.

Con el negrito y muy montado cuarto, El Juli tuvo que extremar su sabiduría técnica por embestir corto y echar las manos por delante. Al relance tomó un puyazo con fijeza pero con los pitones altos. Y ya se sabe que lo que hace un toro en el caballo suele repetirlo en la muleta. Antes de tomarla, esperó en banderillas. Merito de El Niño de Leganés en un par. Fue, como su pelo, el primer garbanzo negro del envío y, encima, gazapón. Aunque El Juli lo medio metió por el lado izquierdo, no pudo del todo en los primeros naturales, pero sí en los últimos con enorme mérito. Magistral e incansable El Juli. Terminó con un macheteo de libro y lo cazó con suma habilidad. La atronadora ovación pudo escucharse en Irún.  

Manzanares salió a por todas como él lo hace, con imperiosa calma aunque, por lo mucho que humilló este toro, clavó un pitón en la arena al salir del segundo lance de Jose Mari y se pegó un volantín. Algo que casi siempre perjudica. Curro Javier, como acostumbra, cubrió perfecto el tercio de banderillas aunque apurado por lo que apretó el toro para dentro. El toro había quedado con la cara suelta y no la metía del todo. Pero Manzanares hizo lo debido para que el animal aceptara su proverbial compás con la mano derecha en el segundo muletazo y en los siguientes de cada tanda, la última rubricada con un molinete y un colosal pase de pecho liberalizador de tensiones contenidas. Más incómodo por el lado izquierdo, bajó el diapasón del trasteo pero, otra vez con la derecha, lo recuperó brevemente. Y más con los ayudados y el pectoral zurdo finales. La gente se preguntó luego por qué pinchó.

!Hombre, gran matador es, pero no dios¡ Lo fue en el segundo envite. No todos pidieron la oreja aunque con insistentes gritos. El palco hizo bien en concederla.

El cuajado castaño ojinegro tenía cara de difícil y lo fue. Aunque Manzanares y su sabia cuadrilla lo lidiaron perfectamente – esta vez Curro Javier y Barroso con mi enhorabuena por su primer hijo –, el alicantino tuvo que jugársela para domeñarlo con la casi imposible derecha y bordarlo meritísimo al natural sin dejar de intentarlo otra vez por el peor pitón con un aguante y un temple indecibles. Espectacular fue la estocada recibiendo y larga, la torera espera a que doblara hasta descabellar. Otra oreja ¡Qué pedazo de torero, madre mía¡    

A Daniel Luque se le han abierto ya de par en par las puertas de los grandes carteles. Por algo será. De lujo en hechuras el tercer toro. Pero frenándose y echando la cara arriba cuando no perdiendo las manos ante el capote del sevillano. Escarbó entes de quitar Luque por chicuelinas, yéndose luego al caballo contrario sin que le pegaran. Muy bien bregó Mariano de la Viña para los excelentes pares de Punta y Padillita. Brindó Luque y, ya experto en sobar sin molestar, ayudó al toro a embestir de cine en un variado ramillete de pases recetados y ligados con gracia y enjundia que dieron paso a otros sensacionales y señoriales redondos. El toro hizo el avión planeando y el torero voló a su compás. Pero no por el lado izquierdo. No mereció seguir por ese lado porque repuso y escarbó bastante. Luque se descalzó y prosiguió apasionado con la derecha hasta desplantarse de rodillas cortando a tiempo la faena para matar de pinchazo hondo con intención de descabellar. No le dejó el público y volvió a pinchar. !Vaya por Dios¡ Estocada a la tercera. Perdió al menos una oreja. Con el más agresivo, deslucido y complicado sexo, Luque hizo lo que pudo logrando sacar algún natural con no poca exposición y volvió a fallar con la espada.       

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. barcarrota dice:

    ¡ a ver lo que se puede escribir en un diario como Marca !
    Aqui viene la cronica de Bayona firmada por un tal Carlos Ilian :

    “Feria del Atlántico de Bayona
    “Bochorno y vergüenza a la francesa

    “Una becerrada incalificable y verbena de orejas entre trapazos y bajonazos

    CARLOS ILIÁN.Bayona 04/09/11 – 21:45.

    Bayona

    04/09/11

    Toros: Plaza de Bayona. Segunda corrida. Toros de DANIEL RUIZ, impresentables y de juego desigual (0).
    Toreros
    EL JULI: de grana y oro. Estocada desprendida (dos orejas). Estocada trasera (saludos) (1).
    JOSÉ MARÍA MANZANARES: de tabaco y oro. Pinchazo y estocada desprendida (una oreja). Bajonazo trasero y descabello. Un aviso (una oreja) (0).
    DANIEL LUQUE: de celeste y oro. Dos pinchazos y estocada trasera y caída (saludos). Pinchazo, estocada trasera y descabello (ovación) (1).

    Una becerrada incalificable, un oreja por un bajonazo trasero, dos orejas por una faena ratera y ramplona y el espectáculo tercermundista de querer arreglar un ruedo absolutamente encharcado con unas cuantas paladas de tierra; este sería un argumento más que suficiente para calificar de esperpento, de vergonzoso y de bochorno lo que vimos en Bayona.

    Y eso que llevamos mucho tiempo elogiando a los franceses por su apoyo a la fiesta. Lo que se agradece sinceramente. Pero no se puede pasar por alto un detalle: en Bayona, la plaza más seria de Francia, se pueden cortar orejas que ni en el pueblo más perdido de España se concederían. Está muy bien que en este país se declare a los toros patrimonio cultural, pero hombre por favor, más seriedad en esa misma fiesta que hacen suya con tanta prosopopeya.

    Claro que a las figuras tanta benevolencia les chifla. Ayer se fueron de la plaza encantados. Por ejemplo, El Juli que en su primero, u n novillote que no se cansó de embestir, se pasó de la raya en una faena tan larga como ramplona. No sé cuántos pases compusieron aquella labor en la que ni por asomo vimos la versión del gran muletero que lleva dentro Julián. En el cuarto, un becerrote sin fuerza y a la defensiva, El Juli trasteó de trámite, entre trompicones.

    Pero mucho más feliz se fue al hotel José María Manzanares, que ni en sus mejores sueños podía verse con n una oreja después de moler a trapazos a su segundo toro y de matar, en una grotesca versión de la suerte de recibir, recetando un bajonazo casi en el costillar. En su primero compuso la figura en derechazos y tiró la toalla con la mano izquierda. Claro, no faltó la oreja, a la francesa.

    Daniel Luque toreó con ventajismo a su priimero y se esforzó ante el sexto, una rata con pitones,absolutamente inválida.”

  2. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    No puedo creer que una persona tan buena, sensata, equilibrada, elegante, respetuosa y tan inteligente pueda escribir tantas mentiras. Debió padeder un ataque mental. !Cuanto lo siento¡

    Así empezaba su crónica el intachable Barquerito:

    El Juli, en versión oceánica
    El torero realizó dos faenas espléndidas en una de sus plazas ‘talismán’ y tuvo una tarde redonda, sin un error. El Juli. De carmín y oro. Dos orejas y saludos. José María Manzanares. De tabaco y oro. Oreja y oreja tras un aviso. Daniel Luque. Sustituyó a Talavante. Saludos en los dos. Toros. Bayona (Francia) Tercera Feria del Atlántico. Seis toros de Daniel Ruiz, bien presentados, astifinos. En peso. Excelente a caballo José Antonio Barroso. Nublado, fresco..La corrida era a las cinco y media. Estuvo lloviendo hasta esa hora y justo entonces dejó. Casi lleno, ambiente candente. Previsión certera de meteorología: no iba a llover más. Veinte minutos para acondicionar el ruedo: sacaron un volquete de serrín. A uno de los operarios, que esparcía paladas como si dibujara lances, le pegaron tantos olés que tuvo que saludar. Trabajo perfecto. A las seis menos diez salieron los alguaciles en sus jacos tordos con calcitas o vendas rojas. ¡Qué elegancia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: