A cinco días de la entrega de Barcelona. Qué lástima pero adiós

El previsible mar de lágrimas de cocodrilo que acompañará el irrevocable e inevitable cierre de la plaza Monumental de Barcelona no puede empañar el riguroso análisis de las circunstancias que acompañan un funeral largamente anunciado. José Tomás será el encargado de oficiar de sumo sacerdote del entierro a la vez que pone punto y final a la irregular y decepcionante temporada de su reaparición. Pero no hay vuelta atrás. No sabemos si la riquísima y larga historia taurina de la vieja plaza Monumental dará paso a un multicines, un deprimente centro comercial, la mezquita de un jeque forrado o se convertirá en el mejor monumento a la inoperancia del invertebrado planeta de los toros, que tampoco ésta vez ha sido capaz de orquestar la definitiva federación de sus estamentos en busca del bien común. Tampoco supo poner en manos de un lobby o despacho profesional las defensas de unos intereses que siguen teniendo las miras cortas. Evitaremos esta vez hablar de la Mesa del Toro y su vocación de Belinda. Es perder el tiempo.

No llores como mujer…

No se le puede negar buena voluntad a los que aún vagan por las rutas del toro con un puñado de folios suplicando ese puñado de firmas que avale una ingenua y quimérica ILP inversa para revocar el alambicado proceso que, de facto, ya acabó con la fiesta en tierras catalanas hace unos cuantos lustros. Llevamos más de un año contándoselo. Las plazas fueron cayendo una a una gracias a subterfugios legales y piquetas politizadas mientras el sector taurino se ponía de perfil como las caras  de la isla de Pascua. Mientras, supuestos salvapatrias engordaban sus cuentas corrientes predicando un rentable apocalipsis que sólo inquietó  a los hombres de coleta cuando la lluvia de fuego les quemaba la espalda. La muerte de la Cataluña taurina ha sido tan efectiva como lenta y la impasibilidad e indolencia de los estamentos del oficio, se diga lo que se diga ahora, ha sido pasmosa. El cacareado traspaso de competencias a Cultura, el tibio recurso de inconstitucionalidad o las invocaciones a la UNESCO sólo han sido tres o cuatro voces en el desierto. Cuando el diestro catalán Serafín Marín eche abajo el último toro que salga al glorioso ruedo de la última plaza de Cataluña se estará aceptando una vergonzante derrota que debe llamar a la reflexión del mundillo. La victoria del binomio nacionalista y antitaurino tiene gran valor simbólico pero que nadie olvide a estas alturas que se estaba matando a un muerto.

El Club Taurino de Milán, presente en la última Feria Taurina de La Mercé.

El Club Taurino de Milan decidió el pasado mes de febrero estar presente en las últimas corridas de Barcelona, que se celebrarán en la próxima Feria de la Merced, para otorgar su XX “Premio a la Emoción” instituido en 1991. Creemos que la presencia de un Club de aficionados extranjeros y con una historia tan larga como el nuestro (ya de 27 años) puede demostrar que la Fiesta de los Toros es Internacional y que va más allá de las fronteras, porque es un Arte.

Ahora es tarde para convencer a los que en Cataluña han perseguido una estrategia prohibicionista y nacionalista, pero no es tarde para reaccionar y tomar medidas oportunas para que lo que ocurrió en Barcelona no pase en otras ciudades. Desde Italia vendrán 50 socios del Club Taurino de Milán para llevar su apoyo a la afición catalana y para compartir con ella su entusiasmo por la Fiesta de los Toros, que tanto amamos y que tantos kilómetros nos hace viajar. Además tendremos la oportunidad de conocer mejor la historia taurina de Barcelona a través de varios eventos entre ellos la presentación del reciente libro “Historia de la Monumental: de Joselito el Gallo a Manolete” de José Luis Cantos Torres.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. Aquilino Sánchez Nodalt dice:

    ¡Que importa un día! Está el ayer alerto
    al mañana, mañana al infinito,
    hombres de España, ni el pasado ha muerto,
    ni está el mañana – ni el ayer – escrito.
    (A. Machado: “El Dios íbero”
    El desastre taurino en Barcelona marca la trayectoria en la disgregación de aquel triángulo, de España y de todo lo relativo a la españolidad de sus tierras. Prohibir, las corridas de toros, no ha sido un accidente más en la Historia de España, sino una consecuencia de tantos favores, matices, peloteos y miles de millones de euros que los han regalado a fondo perdido sus compinches nazional-socialistas para que ayuden a destruir España al amparo del parlamento. Los nacionalistas catalanes son avariciosos pero de poca memoria, no piensan que ellos pertenecen al mismo pasado y por consiguiente son españoles por cultural, tradición, religión y orgullo patrio. Trato a parte, merecen los politicuchos catalanes, corruptos casi todos, que se quieren forrar sin dar cuentas y para ello deben recortar libertades elementales, incumplir la ley e imponer la injusticia como forma de gobierno. Suspender las corridas de toros no era necesario, desaparecerían sin remedio por desinterés y avaricia de los empresarios taurinos de la zona, sálvese quien pueda. Se trata de demostrar la total situación de ignominia a que ha llegado la Cataluña paleta y llure.
    – Toda injusticia ejercida contra la libertad del pueblo es un acto terrible.
    – “Cataluña… parece una mujer vieja y febril que se pinta y hace una
    mueca de alegría “ pero solo es eso, una región decrépita, ridícula con un falso nacionalismo sin valores, sin conocimiento de si mismo que no puede despojarse de los detritus de corrupción que embarazan a sus políticos y a sus leyes para desdeñar la sutil vida cotidiana en la diversidad étnica del pueblo catalán.

  2. josem dice:

    espero que el PSOE pague duramente en las urnas su actitud frente a la fiesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: