3ª de la feria de San Mateo en Logroño. Castella, oreja por un vulgar destajo

Lo mejo de ayer corrió a cargo del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza aunque, por fallar con el rejón de muerte, perdió tres orejas de sus dos toros de Los Recitales. Con flojas aunque manejables reses de El Pilar, Sebastián Castella, muy desdibujado, cortó una oreja muy protestada del quinto por un vulgar destajo. Leandro dejo escapar el mejor lote.

Logroño. Plaza de la Ribera. 20 de septiembre de 2011- Tardec álida en cosos descubierto y dos tercios largos de entrada.Dos toros despuntados para rejones de Los Espartales, y cuatro de El Pilar, bien presentados. Muy noble el primero de rejones. Sin fuerza y renqueante el segundo. Estupendo el tercero. Manejable aunque sin clase el segundo de rejones. Manejable y duradero el feble quinto. Enclenque aunque muy noble el sexto. Pablo Hermoso de Mendoza (de corto con chaquetilla gris): Contraria atravesada que hizo guardia y produjo vómito, palmas. Rejonazo, petición desatendida y palmas. Sebastián Castella (nazareno y oro): Estocada baja, silencio tras leve división. Estocada trasera, oreja misericordiosa muy protestada. Leandro (negro y oro con remates negros): Estocada y descabello, levísima petición y ovación. Metisaca, pinchazo, media estocada y descabello, silencio.

Ayer hubo más público en La Ribera. Fue por Pablo Hermoso de Mendoza que, incombustible, lleva a las plazas más gente que la mayoría de los matadores de a pie. De no haber fallado con el rejón de muerte, podría haber cortado dos orejas del primer toro para satisfacción de sí mismo y de sus muchos seguidores, no solo de la Rioja, también de la vecina Navarra. Fue una pena porque anduvo tan centrado y magistral que cuanto hizo fue un dechado de perfección. A Pablo habría que disculparle en la suerte de matar y él mismo debería llevar un sobresaliente para que diera muerte a sus toros y que, luego, en las vueltas al ruedo con orejas o no en sus manos, le acompañara. No creo que esto fuera antirreglamentario. Además, ya saben lo que pienso yo de los reglamentos. Lo mismo que un día me dijo Paco Ojeda: Una cosa que solo sirve para los que no entienden de toros.

El cuarto de rejones no embistió con la misma dulzura que su anterior oponente. Pablo, aunque magistral como siempre, no logró estar completamente a gusto aunque sí enormemente efectivo y en gran torero. Porque lo que hizo fue eso, torear, llevar al toro con sus caballos a modos de muleta. En su conducir al animal y como se fue parando, introdujo piruetas sin pasarse, que es como se debe hacer, para animal al cónclavey terminó muy certero en banderillas y esta vez bastante bien con el rejón de muerte. Debieron darle una oreja.

Cojitranco y sin fuerza salió de toriles el segundo toro, primero de los de El Pilar. No fue bonito ni bueno este toro al que Sebastián Castella no pudo dar un solo lance lucido. Por muy blando se cubrió la suerte de varas en dos encuentros meramente testimoniales. El público contempló el primer tercio con el mosqueo consiguiente. Pero en banderillas se escucharon muchas palmas en honor del banderillero Javier Ambél, que es lo mejor que lleva Castella en su cuadrilla, estos malos días incluido el propio matador. Empezó la faena con pases por alto genuflexo, o sea más bien por bajo que era lo que este toro no necesitaba. Estos planteamientos erróneos muestran a la claras que su cabeza anda por otros sitios que por los del toro. Luego se fue a los medios para fabricar naturales y redondos sin plan ni concierto, como si le importara tres pepinos lo que estaba haciendo. Y encima, el toro empezó a remolonear con lo que la faena se vino completamente abajo mientras unos pedían música rutinariamente y los más hablaban de sus cosas, produciéndose ese rumor que poco tiene que ver con el que hay en una plaza de toros, tanto para bien como para mal. En vista de lo cual, Castella mató, pero lo hizo de estocada baja.

La lidia del encojado quinto fue un rollo macabeo. No vamos a repetir todo lo anterior. Castella anduvo como quien ficha y se entretiene leyendo un tebeo sin apenas prestarle atención. Y otra vez se sentó en el estribo para empezar la faena. Enésimo el error que notó el animal para lo que siguió sin confianza ni temple a base de violentos telonazos. Irreconocible Sebastián. Pegó más de cien pases, ni uno bueno y un espadazo perdiendo la muleta. Le dieron una oreja por el destajo y al salir a los medios tras dar una tibia vuelta al ruedo, se desataron las protestas. Más le hubiera valido a Castella no habérselo creído. Otro mal síntoma del estado en que se encuentra.

Leandro depende tanto de que las reses sean nobles y tengan suficiente fijeza para que no pierdan el señuelo de los engaños que, en sus manos, en vez de ser instrumentos para mandar, lo son para todo lo contrario. El tercer toro de El Pilar, primero de Leandro, fue de los que necesitan mimo, temple, estar siempre pendiente de los pitones del toro y no esperar a ver si pasa o no pasa. Más alegre que el segundo, tuvo francas posibilidades de lucimiento muletero. El animal fue de esos que se dice de escándalo. Noble como una monja y abriéndose en cada viaje. Leandro empezó la parte más vistosa del trasteo con un pase de trinchera y dos ramilletes de derechazos que recetó exageradamente despegado. Y lo mismo al natural, además de poco asentado. El toro se toreó solo. Y Leandro sin enterarse, hasta que, de pronto, se lio a pegar manoletinas que tampoco le salieron bien. Menos mal que la estocada no cayó en mal sitio. Pero  tuvo que descabellar y se esfumó una orejita. Fue toro de dos. Como también el noble sexto al que toreó tal y como acabamos de describir o incluso peor. Se llevó el mejor lote y lo dejó escapar.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: