2ª de San Miguel en Sevilla. Importante tarde de Alejandro Talavante

Fue suya casi toda. Primero por lo muy por encima que anduvo con el tercer toro, uno de los deslucidos de la imponente aunque desigual corrida de Torrealta. Después, por su gran faena al sexto del que solo cortó una oreja por pinchar. El Cid, con el más bravo y noble que abrió el festejo, cortó una oreja aunque el toro fue de dos, y anduvo francamente responsable frente al peor cuarto. Y mal  Sebastián Castella que no fue ni su sombra con el más potable de su lote, el segundo, quedando a la par con el pésimo por inválido quinto.

Sevilla. Plaza de La Real Maestranza. Sábado 24 de septiembre de 2011. Tarde veraniega con más de dos tercios de entrada. Seis toros de Torrealta, muy bien aunque desigualmente presentados y de vario juego. Bravo y muy noble el primero. Bravito y noble sin clase ni fuerza el segundo que se defendió un puntín. También bravo pero casi parado en la muleta el tercero. Deslucido aunque manejable el cuarto. Inútil el quinto. Manejable con problemas el sexto.  El Cid (davidoff y oro): Buena estocada, oreja. Estoconazo trasero, silencio. Sebastián Castella (almirante y oro): Casi entera desprendida, terrible silencio. Pinchazo y casi entera, silencio.  Alejandro Talavante (lila y oro): Dos pinchazos y estocada, palmas con saludos desde el callejón. Pinchazo y estocada, oreja.

Los críticos locales se extrañaron ayer de que la entrada no llegara a los tres cuartos. Pero yo no. He visto ya a todo el mundo y sé cómo anda cada cual. El Cid está manteniendo un meritorio medio tono que, en su caso, le honra. Castella está en la peor temporada de su vida desde que se hizo figura del toreo. Y Talavante, aunque va para delante en su triunfal despertar, todavía no puede con todo en solitario. Más gente de la que yo esperaba, pues, hubo ayer en La Maestranza.

Me gustó cómo embistió el primer toro por el lado derecho a las buenas verónicas de El Cid. Pero no que le dieran en el caballo tras haberse pegado una voltereta. Bravo inequívoco, lo demostró arrancándose de lejos sin que el piquero lo advirtiera. Mejor, así no le dieron más. Magnífico Alcalareño en palos, a El Cid no le cupo otra cosa que brindar la muerte del bravo animal. De los tres redondos que pegó para empezar, lo mejor fue el de pecho que ligó al tercero. Fue cuando Manuel vio qué clase de enemigo tenía delante. Por eso fueron mejores las dos rondas que siguieron. Pero el toro quería más, mucho más. Lo vimos todos en los naturales que siguieron de menos a más asentamiento y longitud. Pero El Cid, no ligó los aisladamente buenos siguientes. Dos bellas trincheras, el de pecho y uno del desdén, cerraron la obra. Buena y asegurada la estocada, cortó una cariñosa oreja. Pero el toro fue de dos siendo de aquí y, sin serlo, también.

Más noticias: Lío con el capote de Morante en la Monumental, mientras El Cid se hace con el imponente y temperamental cuarto toro a la verónica. Suelto, se pica solo el de Torrealta al encontrarse con el caballo contrario. El Cid le dice al de tanda que no le peguen en el segundo encuentro. Y siguen las noticias, bronca monumental a Morante por abreviar en su segundo toro. El Cid anda incómodo con la muleta por lo muy incómodo que llega el toro a la faena. Apenas pasa con la cara alta y abriéndose echando las manos por delante a derechas. Insiste el de Salteras casi en los medios y medio lo consigue. Con la izquierda pasa lo mismo aunque, en algunos naturales y los de pecho, lo arregla. Trinchera y forzado de pecho con el toro remoloneando sin remedio. Buen remate de faena otra vez a derechas y un Cid muy responsable y comprometido. Hay que matar. Estoconazo trasero. Hubo paz y crédito suficiente para el próximo abono maestrante. 

La de ayer, para Castella, fue una corrida en la que tendría que ganarse seguir en la primera fila o, al menos, que le dejaran seguir en ella. Porque, si no… De Logroño vino derrotado. Una tarde de jugarse el todo por el todo entonces, salieran los toros como le saliesen. Inseguro le vimos en el recibo del segundo toro. Sólo un “bien” en el remate. También bravo aunque no tanto como el primer toro, este segundo no tuvo ni la misma clase ni fuerza. Pero fue noble. Mientras banderilleaba fenomenalmente Javier Ambél, desde Barcelona nos llegaron noticias de que El Juli la estaba formando con su primer toro. Y el de la sarna, callado. Castella, al menos, no empezó su faena sentado en el estribo sino en el tercio con muletazos corrientes. Como los destemplados redondos que dio luego en el tercio, incluidos los respingos. Corteses palmas. Meramente industriales los naturales recibidos con esos largones murmullos tan de Sevilla. Y Castella sin atacar como era debido. Aburrido se fue a por la espada de verdad con la que mató de una casi entera desprendida. Ay Castella…Y El Juli dos orejas en el primer funeral.

Hermoso colorao ojo de perdiz el quinto que sale suelto del capote de Castella hasta que lo sujeta. El toro derriba estrepitosamente tras caerse al llegar al caballo. Se llevan al picador a la enfermería. Castella no quiere al que sale de sustituto, quiere a su segundo. Hizo bien. Pero entre unas cosas y otras, el toro ya está casi molido aunque cumple. Hace como que va a quitar, pero desiste. Espera el toro en palos. Maldición. A éste, Castella no le va a poder pegar ni uno… Y así fue. Al primero, se tumbó. Y en los intentos siguientes con la derecha, otro tanto. Fue inútil seguir, pero Castella siguió imagino para que no digamos…Ante las protestas, se fue a por la espada de acero y la gente le aplaudió. Fueron las únicas palmas que escuchó ayer el francés.  

Muy basto el tercer toro que pierde las patas en el primer capotazo de Talavante. No pudo lucirse en el recibo. Trasero el primer puyazo también de bravo. Otro trasero el segundo. El toro se duele en palos. Ya va siendo hora de que cambies de cuadrilla, Alejandro. Aparte que le sobraron kilos al burel, la lidia que le dieron fue fatal. No obstante, Alejandro le pegó excelentes muletazos diestros forzosamente aislados porque el toro llegó casi parado a la faena. Alguno con su mano de oro, jugándosela. También de nuevo con la derecha. Muy bien, por encima del toro. Así hay que estar en la Maestranza, Y dos orejas Manzanares en Barcelona. Pinchó Talavante. Hay que afilar esa espada definitivamente.

Cerró la tarde un largo, alto y bien puesto castaño que no se prestó al capote. Y más noticias desde Barcelona: El Juli, oreja en su segundo. El de Torrealta muestra repentina movilidad y toma un buen puyazo. Ovación al picador José Doblado que vuelve de la enfermería. Se alivia el castigo en el segundo encuentro. Y otra ovación al de tanda, Miguel Ángel Muñoz. Brinda Talavante. Y se encienden los focos. El extremeño se lleva el toro a los medios. Y templa de maravilla con la derecha. Pero en un cambio de mano, el toro se le mete por debajo. Es igual. Continúa enorme con la derecha. Tras un extraño, también lo borda al natural con indecible aguante porque el toro se mete por ese pitón. Prosigue con la diestra y se supera. La banda renace con el pasodoble Dávila Miura mientras Talavante da fin a su esplendida y meritísima faena con cambios y más naturales de oro. Y desde Barcelona, otro bombazo. Cuatro orejas Manzanares y Morante que pide el sobrero. Aquí, por desgracia, pincha Talavante antes de agarrar una buena estocada. Hay petición. Una oreja de las dos que se había ganado. Y noticia final desde Barcelona. Morante corta dos orejas del sobrero y sale a hombros con El Juli y Manzanares. Lió enorme. Todos en procesión por las calles de la Ciudad Condal. Veremos qué pasa mañana allá y acá con El Juli y Manzanares que sigue cumbre.         

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. graciano dice:

    Enhorabuena a la Fiesta. Tenemos que parar a los nacionalistas y zapateros.
    Muy bien Talavante esta tarde. Debe cambiar de cuadrilla este invierno. Un torero de esa importancia no puede llevar unos lidiadores tan malos.
    A ver si aprenden algunos que hay que cambiar de apoderados cuando las cosas no van bien. Lo digo por un tal Cayetano. Que mire a Perera, Talavante o el mismo Juli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: