6ª de El Pilar en Zaragoza. Cuatro sobreros y tres buenas faenas

Cuatro sobreros cuatro saltaron ayer al ruedo de La Misericordia en la muy desigual corrida de Parladé. Por nobles y más enterizos, El Cid pudo cuajar una buena faena al cuarto perdiendo una oreja por descabellar, y Daniel Luque otra excelente al tercero perdiendo trofeos a cuenta de una estocada defectuosa; pero la ganó por matar mejor al sexto. Miguel Ángel Perera fue el gran perjudicado tanto con su devuelto lote como con los toros que sustituyeron a los rechazados.

Zaragoza. Plaza de La Misericordia. Miércoles 12 de octubre de 2013. Tarde calurosa en plaza descubierta y casi tres cuartos de entrada. Seis toros de Parladé incluido el sobrero que reemplazó al primero, devuelto por muy débil. Muy desigualmente presentados y algunos de avanzada edad. El primero, bravito, justo de fuerza y noblote sin clase. Devuelto por flojo el segundo, se corrió un sobrero de San Mateo (Capea) que, por muy justo de trapío, también fue devuelto. Como asimismo éste, saliendo otro del mismo hierro que fue mansote, con poca fuerza y menos que manejable. Noble el tercero. También el muy serio cuarto. Devuelto el derrengado quinto, se corrió un cuarto sobrero de Las Ramblas, manejable en soso y muy blando de remos. Y noble el blando sexto. El Cid (negro y oro): Casi entera tendida desprendida, ovación. Estocada trasera tendida y descabello, gran ovación. Miguel Ángel Perera (cobalto y oro): Pinchazo y media fulminante, palmitas. Media trasera, silencio. Daniel Luque (pistacho y oro): Estocada trasera caída, petición y gran ovación. Buena estocada, oreja.

El primer toro de ayer fue devuelto a poco de salir por su debilidad. Echaron otro de la ganadería titular. Muy serio y lo suficientemente noble para que El Cid se estirara por verónicas. Cumplió en el caballo, se dolió en palos y empezó a echar las manos por delante antes de que El Cid se fuera a los medios. Toro y torero a medias  y sin nada de particular.

Tampoco tuvo mucha fuerza el grandón y descarado cuarto. Hasta llegado el brindis, no pasó nada destacable con este toro, hasta ese momento inédito. El Cid empezó por naturales y los dio de los suyos. El noble animal adquirió fijeza. Valió y humilló por el lado derecho. El Cid exprimió al toro otra vez al natural aunque ya sin la perfección de antes. Tras un estoconazo trasero y tendido, descabelló cuando el toro estaba a punto de doblar y se enfriaron los pañuelos.

El segundo perdió las manos y lo cambiaron por uno de San Mateo. También lo devolvieron. Vaya con la tardecita de sobreros. El segundo de San Mateo, bonito de hechuras, tampoco tuvo ninguna fuerza. Pero no lo devolvieron. Perera lo condujo a media altura y bastante fue que lo consiguió con la derecha. Pero apenas con la zurda, por lo que volvió a la diestra resolviendo el trance sin mayores alegrías que su capaz empeño y un incomprendido. La gente estaba harta y solo llevábamos dos toros lidiados y arrastrados.

El quinto salió arrastrando las patas y regresaron las protestas. Y otro toro a los corrales. El cuarto sobrero fue un bonito animal de Las Ramblas, suelto y noble aunque ruinoso de remos. Nos lo tragamos. También Perera que, con su habitual sentido de la responsabilidad, se hartó de darle pases que apenas trascendieron. Debió matarlo antes.

La cosa no pareció tener remedio con el tercero. Daniel Luque no pudo darle un solo lance. Pero lo banderillearon bien Mariano de la Viña y Padillita, brindó Luque y se escucharon los primeros aplausos. Excelente arranque de faena. Bueno el toro finalmente, siguió estupendo por redondos, pulseo incluido porque el toro se puso algo remiso. Distancia, temple, relajo y sentimiento al natural. La estocada trasera y caída dejó el posible premio en gran ovación. Pudo dar una vuelta.

Una pareja de joteros bailaron delante de la puerta del un tendido mientras Luque intentaba lucir su capote sin lograrlo ante el sexto que también se derrumbó. Muchos pidieron que lo matara sin más. Pero el de Gerena intentó hacer faena, pidió paciencia y, al llevarlo bien a media altura con la mano derecha, el toro le atizó un hachazo y por poco lo coge. Continuó por naturales y algunos dio de factura. Un par de circulares,  más con la derecha,  nuevos intentos muy cercanos al natural y estocada hasta las cintas. Se llevó la única oreja del festejo.  

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: