2ª de Cali (Colombia). Oreja a la madurez de Abellán y otra a Perlaza por faena emotiva

Pedro Abad Schuster 

Mansada de La Carolina sin casta ni clase, tres pitados en el arrastre, en noche calurosa y tres cuartos de entrada. Los dos últimos años había triunfado el ganadero Uribe Vélez con toros de matices extraordinarios. Hoy solo segundo y sexto fueron manejables. Uceda Leal, el matador con más certeza al momento de la suerte suprema, regresó después de varios años y no se le pudo ver por el infame lote; tiene una corrida más el 1 de enero en Cañaveralejo, corrida de 6 toreros que será televisada. Miguel Abellán estrenaba a Luis Alvarez como apoderado,  reemplazó al imposibilitado Manzanares. Y vaya que mostró su madurez y toreo lento, destacó por naturales, para oreja y vuelta al ruedo. Y el caleño Paco Perlaza, muy mentalizado, oreja en el último con toreo alegre y pueblerino.

Uceda Leal (de azul rey y oro) con su primero, hizo un esfuerzo grande, logró una serie importante de naturales ante un imponente de 536 kilos, apagadito, sin contenido. La faena fue breve, inteligente y decorosa culminada con estocada hasta la empuñadura. Ovacionado. Con su segundo, de 474 kilos, manso con peligro, aplomado, un marrajo. Trasteo justo y medido del madrileño, para tres cuartos en el propio hoyo y descabello.  Silencio. Pitos al toro.
Miguel Abellán (de hueso y oro), pedazo de torero, ante el menos malo del encierro, de 504 kilos, enmorrillado, muy listo pero con poca fuerza, noble, descastado, fue perdiendo recorrido. Abellán despatarrado lo fue embarcando, dosificando los lances, tomándole la distancia. Lo ahoga un poco en circulares con mucho poder. Con la mano izquierda hizo lo mejor de la noche en varias series de naturales inmensos, hasta culminar con estocada en buen sitio, hasta la empuñadura. Oreja. Con el quinto, con mucho cuajo, de 508 kilos, vara bien puesta y excesiva del hermano del Soro, el toro bravucón, de embestidas descompuestas. Abellán inició con doblones toreros, logró tirar del toro robándole inesperados muletazos, con valor y poderío. El toro ya no tenía un pase más, culmina con el estoque para vuelta al ruedo a la honradez, entrega y seriedad de un torero llamado Miguel Abellán. Pitos al toro.  

Paquito Perlaza (de sangre de toro y oro) con el tercero de la tarde, de 528 kilos, un manso al cuadrado pitado en el arrastre, el garbanzo negro de la corrida, casi ocasiona un percance al colombiano. Pitos al toro. Con el que cerraba plaza, de 526 kilos, el mejor presentado, destacó Perlaza a la verónica y por navarras. No era un gran toro, falto de fuerzas, solo lo señalaron en varas. La faena fue vibrante, conectando con el público festivo, el torero revolucionado sin lograr profundidad, y el toro atropellando por momentos, con embestidas cortas. Buenas series de naturales jugando la muñeca con ritmo, logró serie cumbre que puso al público de pie. La faena careció de brillantez y clase. Estocada a la segunda y oreja al caleño. Mañana se presenta David Mora a las 4 de la tarde, con Luis Bolívar y Juan Solanilla, astados de Ernesto Gutiérrez. 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: