6ª de feria en Cali (Colombia). Lo mejor de la tarde fue Miguel Abellán, premiado con oreja

 Pedro Abad-Schuster

Media plaza en tarde calurosa. La corrida no respondió como se esperaba, no tuvieron cuajo ni cara estos de Fuentelapeña, al borde del peso y edad de reglamento. Destacó el lote de Abellán en presencia y comportamiento. Los demás fueron toritos  desrazados, sin asomo de picante del mítico encaste Samuel Flores, ahora con línea de Parladé y Domecq. Ninguno se empleó en varas imperando el monopuyazo, ninguno hizo temblar, y a la tercera serie los toros cambiaban de lidia para apagarse. El primero: de nobleza pastueña, flojo. Segundo: menos soso que el anterior, se dejó. Tercero: rajado. Cuarto: el de mejor condición. Quinto: con genio y sentido. Sexto: sin transmisión. Destacó Miguel Abellán en su primero, premiado con oreja; Perlaza fue aplaudido; oreja de regalo a Ramiro Cadena por estocada vulgar,  se fue inédito el prometedor torero colombiano.

Miguel Abellán (de blanco y plata), apoderado por Luis Alvarez, está logrando la categoría de maestro. Enfrentó al primero de 472 kilos, negro lustroso casi ensillado, sin el trapío de los samueles de otrora, sin codicia. Chicuelinas ajustadas, ceñidas, de mano baja, de forma parsimoniosa. Emocionó por circulares, con toreo auténtico, lento, templado. Hubo poder en su muleta, momentos bonitos, pero no valiosos, ante un toro sin gran mérito. Buena estocada. Oreja. Con el cuarto, de 440 kilos, muy bonito, chorreado en verdugo, el de mejor condición, lo recibe por verónicas de cartel, abriendo el compás, acompañando con la cintura, con suavidad y lentitud. Lo llevó por delantales para un simulacro de vara puesta en su sitio. El toro un poco pegajoso humillaba descolgado, haciendo el avión con buen son, sacó la cara por su ganadería. Lo entendió bien Abellán, se adaptó a las circunstancias en todo momento con toreo fundamental. No aguantó más de tres tandas, se vino abajo la condición del animal, como toda la corrida. Continuó intentándolo, hasta que coloca tres cuartos con tendencia contraria. Ovación.      

Paco Perlaza (de lila y oro), con un esmirriado castaño colorado, alto de agujas de 484 kilos, sin ritmo ni son en la embestida. Perlaza lo llevó muy con el extremo de la muleta y pasándolo a mucha distancia. Gustó un par de tandas de naturales. Ensayó de todo, sin coherencia o continuidad, en actitud novilleril. El torito terminó yéndose a toriles y tablas. Buena estocada. Aplausos. Con el quinto, Perlaza se supo justificar ante un torito justo de raza de 446 kilos. Estuvo muy torero en su capoteo, verónicas abriendo el compás, arqueando la figura y una media belmontina. Quitó a pies juntos por chicuelinas, ceñida la figura. Hubo una tanda muy buena de derechazos coreada y acompañada por la música. Por la izquierda se vencía, al final también se rajó. Estocada delantera, sin entrar de forma ortodoxa, muy apresurado. Silencio.

Ramiro Cadena (de azul rey y oro), enfrentó a un lote de dos impresentables animales para la categoría de la Monumental de Cañaveralejo, la plaza con fama del toro más serio de Colombia. La calidad y competitividad de la otrora famosa Feria de Cali deja mucho que desear, los responsables se encuentran con un público que no se retrata en las taquillas si no se anuncian figuras del toreo y encierros de ganaderías definidas. Y no le hace ningún favor a la Fiesta un presidente de corrida incoherente, y un asesor que no encuentra eco del Presidente en sus recomendaciones.         

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: