1ª del LXVI Aniversario de La México. Consolidación de Alejandro Talavante

Mucho impactó nuestro gran torero extremeño en sus actuaciones del año pasado en la Monumental de Insurgentes y aún más anteayer en el primer festejo conmemorativo de la inauguración del histórico escenario. De no haber fallado con los aceros, podría haber cortado tres orejas con sobrado merecimiento: las dos del noble quinto toro de Barralva, procedencia Saltillo, al que cuajó una preciosa y originalísima faena de muleta, y la que sí consiguió del sobrero que regaló al que mató de gran estocada tras otra labor de parecida guisa y más meritoria que la anterior por las peores condiciones de este animal. Talavante también anduvo por encima del cornalón segundo toro, el más deslucido de los tres imponentes que se lidiaron de la misma ganadería aunque de procedencia Atanasio. Uno de estos, corrido en quinto lugar, dio un juego extraordinario para la muleta. Aunque Joselito Adame pudo conseguir algún trofeo de haberlo matado pronto, no fue capaz de estar a la altura de tan grandísima fortuna. Y es que le vino Dios a ver y no supo o no pudo darse cuenta del regalo que le bajó del Cielo. El resto de la corrida careció de interés. Ni la rejoneadora Ana Batista, que alternó en la lidia a caballo con la de a pie a cargo de una cuadrilla de forcados, ni el matador azteca El Payo que dio pruebas de atravesar un pésimo momento, ni el mismo Adame con el sobrero que también regaló, lograron atraer la atención de los que terciaron las localidades del inmenso coso en tarde nublada aunque calmosa.

México D F. Plaza Monumental. Sábado 4 de febrero de 2012. Tarde nublaba con algo más de un tercio de entrada, unos 15.000 espectadores. Un toro despuntado de La Punta para rejones. Y ocho desigual aunque bien presentados de Barralva, muy encornados los de procedencia Atanasio, y diverso juego con predominio de los deslucidos en distintos grados. Por mejores, destacaron el quinto entre los procedentes del encaste Saltillo, y sobre todo el que hizo de sexto de procedencia Atanasio Fernández que dio juego excepcional para la muleta. Ana Batista (a la Federica con casaquilla turmalina y oro): Cuatro pinchazos y bajonazo trasero, protestas. Alejandro Talavante (encarnado y oro): Media atravesada y descabello, silencio. Pinchazo, estocada y descabello, aviso y amago de vuelta interrumpida injustamente. Gran estocada, oreja. Joselito Adame (granate y oro): Pinchazo y estocada trasera tendida, silencio. Dos pinchazos y estocada, palmas. Dos pinchazos y dos descabellos, silencio. El Payo (añil y oro): Pinchazo y estocada, silencio. Estocada trasera, silencio.

Para la minoría de aficionados que saben quien es quien en el toreo, el único diestro que concitaba verdadero interés en este primer festejo del aniversario de la plaza más grande del mundo era el español y extremeño Alejandro Talavante. Puesto en el cartel junto a tan pobre compañía, a nadie chocó que la plaza registrara una no menos pobre entrada. Sin embargo, los que asistimos ilusionados por ver qué hacía Alejandro, salimos más que satisfechos aunque, la verdad sea dicha, también cansados y hasta hartos por lo mucho que duró esta corrida, cuatro horas, alargada con los aquí inevitables sobreros de regalo e innecesariamente prologada por una menos mal que muy bella rejoneadora que alternó a caballo con un grupo de pegadores a la portuguesa. Cuanto hicieron, lo olvidamos inmediatamente de comenzar la lidia de a pie. Como también lo que le cupo al diestro azteca, El Payo, que anda de capa muy caída hasta el punto de parecer acabado y sin posibilidades futuras pese a lo mucho que nos gustó cuando le vimos debutar de novillero en Madrid.

La corrida de los Barralva, forzosamente desigual en cuanto a presentación por lo que distan en hechuras los encastes Saltillo y Atanasio, también dio diverso juego y en su mayor parte deslucido. Pero hubo toros francamente aprovechables junto a otros que solo en buenas manos pudieron lucir, como fueron los que hicieron de segundo, quinto y los sobreros de regalo. Sobresalió con notable diferencia el imponente coloraro de procedencia Atanasio que le cupo más en desgracia que en suerte a Joselito Adame. Este magnífico ejemplar puso en evidencia el bajísimo techo artístico y profesional del pequeño diestro de Aguas Calientes. Bullidor y vistosote con el capote y las banderillas, con la muleta no pasó de vulgar pegapases y, para colmo, falló con la espada para quedar sin más trofeos que el sepulcral silencio que sigue a los olés inmerecidos cuando, tras amontonar muletazos sin ninguna gracia, se echa todo a perder a la hora de matar.

Esta suprema suerte también impidió que Alejandro Talavante consiguiera un gran triunfo, pues solo acertó con la espada al matar el sobrero que regaló con el que el extremeño anduvo como suele desde el año pasado: en muy particular y personalísima figura, capaz de interpretar las suertes fundamentales del toreo, especialmente al natural, con hallazgos sorpresivamente encadenados a base de cambios naturales y contrarios sucesivamente intercalados con angustiosos pectorales con tanta quietud como sutileza en el templar hasta el mismísimo pasmo de los que lo contemplan admirados por su tranquilo valor y sus originalmente naturales dotes artísticas que lindan con la inventiva y a la vez con el dominio. Pese a lo que la espada y a lo mal que le picaron su primer toro limitaron su triunfo, la tarde fue por entero para él. Alejandro se ganó que el próximo año la empresa de esta plaza le coloque donde se merece, junto a los más grandes. Ver así a Talavante con la plaza llena sería maravilloso.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: