16ª De la Temporada Grande en La México. La maestría de Hermoso y gran faena de Spínola

Jardinero de San Mateo

16ª corrida de la temporada. Casi lleno en numerado, un apunte en general y tarde encapotada que se tornó en lluvia. Tres toros de “Los Encinos”  (1º., 4º.  y el 7º  de regalo) justos en presentación. 1º quedado, 4º quedado, el 7º  extraordinario, arrastre lento.  Cuatro toros de “La Soledad”, sin fuerza, débiles, sin raza.  Sólo el 6º  tenía lidia. Pesos 480, 506, 480, 495, 540, 500 y 505 kilos. PABLO HERMOSO DE MENDOZA (traje rondeño).  Silencio/2 orejas, salida en hombros. FERMÍN SPÍNOLA (nazareno y oro). Pitos/silencio/2 orejas y rabo, salida en hombros. JOSÉ MAURICIO (azul y oro).  Silencio/aplausos.

Con motivo de la corrida de Aniversario de la Plaza México y otros acontecimientos taurinos, tuve el gusto de saludar en esos días a dos personajes del mundo taurino español:  José Antonio del Moral – periodista que atiende más de 150 festejos al año –  y Juan López Lamarca quien fuera Presidente de la Plaza de Madrid y conocedor profundo del arte de Cúchares.  José Antonio dio una magistral cátedra al analizar la última temporada en Espana y Francia, ante el Agora del toreo en México “Bibliófilos Taurinos”.  A reserva de que en otro momento relate el contenido en extenso de la charla, diré que con toda razón situó como la figura triunfadora indiscutible del 2011 a José Mari Manzanares: “Su manera de torear le distinguió y ha supuesto un antes y un después realmente histórico”.  Para él, Julián mantuvo el mando que venía ejerciendo instalado en su ejemplar sentido de la responsabilidad y creciente maestría. Dijo que en no pocas ocasiones alcanzó la genialidad Alejandro Talavante y Morante de la Puebla mantuvo su especialísimo rango, Enrique Ponce sostiene su categoría y rango, pese a su pésima suerte con los toros, Miguel Ángel Perera recuperó su mejor ser y Sebastián Castella desaprovechó ocasiones para remontar a lo largo de la campaña.  Figura singular fue José Tomás, quien “debe plantear la próxima campaña más seriamente comprometido y actuar en las ferias más importantes.”  Por su parte, nuestro amigo Lamarca inició el  capítulo México del Círculo Bienvenida ante el pleno de los Bibliófilos Taurinos, ocasión que nos permitió saludar a muchos taurinos del planeta, entre ellos Víctor López “El Vito” quien se ha dado la tarea de organizar una asociación mundial de cronistas de toros, que posiblemente se constituya en mayo en Madrid con la representación más selecta de periodistas taurinos independientes y de pluma profunda y conocedora.

Cundió la duda hoy de si el ruedo estaría en condiciones después de una semana de lluvias, en Guadalajara, acertadamente se postergó y aunque hubieron reparaciones más o menos eficientes en el albero de “la México”, este quedó riesgoso pero Pablo Hermoso lo aceptó.  Partió montado en Silveti con un bello traje rondeno portando extranas mallas.  Un impresionante surtido de damas le aplaudió desde el inicio, aunque no estuvieren  enteradas de las suertes del rejoneo.  El jinete sigue siendo la figura central en Espana, que aunque no ha sido su última temporada tan triunfal como otras con la competencia de Ventura y Leonardo Hernández, ha hecho escuela y en México, después de 13 anos de presentaciones tiene su público.   Con su primero, “Oyepoco”,  presentó a cuatro cabalgaduras, con “Estella” una yegua torda, recibió a un bicho que no mostró buenas maneras del hierro  de Los Encinos, puso un buen rejón al estribo, con “Van Gogh”  un castano, lusitano poco logró, la res se fue quedando y con “Icaro” puso banderillas, rematando con “Pirata”, ante un toro en el suelo.  Expuso en las cortas y mató con el segundo rejón de fea manera.  Como le esperan cuarenta corridas en todas las plazas de todos los niveles, se la jugó con “Pescador”, un negro, bragado, entrepelado de aspecto novillín, con “Chenel” puso muy bien colocadas banderillas  aunque la res se fue quedando, con “Dalí”, pese a la arena floja, expuso enormidades hasta que el toro se aproximó demasiado al caballo.  Finalmente con “Pirata” puso excelentes banderillas a dos manos, muy aplaudidas, el toro se defendía pero lo fulminó con un rejonazo trasero y el siempre torpe Jorge Ramos se mostró obsequioso a la petición de las damas con……  dos orejas.

En cuanto a los de a pie, tuvimos una agradable sorpresa, como la de Silveti, Saldívar y Sánchez en esta temporada. Las reses de Mariano González de “La Soledad” resultaron punto menos que ilidiables como fueron las dos que en suerte cayeron a Fermín Spínola.  Con su primero, “Tango”, cárdeno, obscuro, bien puesto, carecía de fuerza, era áspero y mantenía la cabeza arriba, sin embargo el mexiquense insistió por el lado derecho y se acomodó con algunos muletazos aunque el toro se frenaba.  Se llevó un trompicón pero mostró voluntad y valor.  Mal con la muerte, recibió un aviso y pitos al volver al callejón.  Con su segundo, “Salsero”, negro, delantero que también mostró poca fuerza y resultó casi inválido después de hacer “el pino.  Spínola le instrumentó un buen quite por fregolinas,  pese a su manifiesta insistencia, el manso y quedado no colaboró.  Consciente de esto, Spínola fue por el tercer reserva que era de Los Encinos, “Príncipe”, cárdeno, bragado,  de hermosa lámina.  Manejó la mano abajo con una serie de verónicas y luego chicuelinas andantes de gran belleza.  El toro peleó con el caballo y él quitó por navarras.  Descubrió su lado bueno inmediatamente y por allí cargó las suertes con temple y clase, lo que derivó en ovaciones.  Prosiguió con dosantinas, alguna capetillina y el bobalicón público mayormente femenino pidió un indulto injustificadamente.  Lo mató con una entera y recibió las dos orejas y el obsequio del rabo. Salud!

En cuanto a José Mauricio, este se encontraba en entredicho, arribó a un cartel de Aniversario por la puerta de atrás y en este momento le correspondía justificarse.  Con  “Fandango”, negro, listón, playero, un torete, intentó con el capote verónicas a mano baja pero el res era muy débil de remos y pasaba más tiempo en el suelo, le dio gaoneras muy ajustadas y brindó al escrupuloso ganadero Sordo Madaleno.  Mostró nuevamente que conoce el oficio pero todavía está verde con algunos momentos de gran inspiración y trazo.  Impresionaron sus doblones de rodillas, pero se vio decepcionante al matar con un meti-saca y una estocada contraria.  Con el segundo, “Flamenco”, inspiró optimismo con la muleta, doblándose con arte.  Por la derecha toreó lento y largo pero pronto se desplomó la faena por las medias embestidas de la res.  Se quedó quieto en manoletinas y dibujó un pase del desdén pero otra vez pinchó dos veces para recibir tibios aplausos.

Para el domingo próximo podremos gozar de la gran figura de la tauromaquia, José Mari Manzanares y dos toreros que van en distinta dirección, pa arriba, Joselito Adame,  y pa su retirada, “El Zotoluco”.  Veremos cómo resulta el hierro de Hamdam.

_______________________________________

La opinión de Juan Pablo Silva

LO MEJOR LLEGO AL FINAL Y SOLO LO DISFRUTARON LOS QUE SE QUEDARON

Las lluvias que afectan la capital ahuyentaron al público que decidió no llenar el coso de Insurgentes. El numerado de sol prácticamente se lleno y el de sombra tuvo algunos huecos. Hizo su aparición Pablo Hermoso de Mendoza, consentido de esta afición, para despachar a dos de “Los Encinos”, uno malo y otro regular; a pie José Mauricio (azul rey y oro) y Fermín Spinola (nazareno y oro) quienes estoquearon a cuatro de “La Soledad” de mal juego.  La tarde comenzó gris, con amenaza de lluvia, por lo que a la gente le costó trabajo meterse al toro.  Con el primero de la tarde el rejoneador poco pudo hacer ante  un burel parado y distraído. No ayudó al lucimiento, por lo que con el caballo “Estella”, Pablo solo pudo colocar dos rejones de castigo sin más pena que gloria. Cambió a Van Gogh con quien realizó dos quiebros destacados. La faena normal. Salió “Icaro” y tampoco prendió al tendido pues el toro no acometía, colocó una banderilla aceptable en los medios. Finalmente salió “Pirata”, con el toro ya parado, el caballista tuvo que colocar las banderillas cortas cerca de tablas. Ahí la gente comenzó a despertar; sin embargo, la actuación la malogró con la espada para escuchar silencio. Cuando saltó a la arena su segundo enemigo, la gente estaba más metida en el festejo, lo que le permitió al navarro tener una actuación buena, así a secas. Le hemos visto mejores tardes al caballista, quien tuvo un mejor enemigo que el primero, sin que éste llegase a romper.  Comenzó con “Estella”, con quien colocó solo un rejón de castigo. Salió después el viejo conocido “Chenel” para clavar dos buenas banderillas, eso si, llevando bien toreado al animal.  Con “Dalí” le pudo dar dos piruetas limpias al toro, y una tercera más comprometida, aún así se lo festejó la grada. Para culminar montó a “Pirata” destacando su par a dos manos, cuya colocación no fue extraordinaria, pero su ejecución fue emocionante. Con la gente en la bolsa puso un rejón de muerte trasero.  La verdad es que el rejoneador mostró su habilidad pues para ocultar el defecto de la colocación bajó rápidamente del corcel pidiendo la muerte del toro y el público que había estado frío, se emocionó y pidió las ojeras. La faena era de una, pero el público coreaba a su caballista consentido, y el Juez le concedió las dos. Repetimos, le hemos visto mucho mejores actuaciones a Pablo por lo que queda a deber a esta Plaza. Con el triunfo en la bolsa y el clima adverso, se abstuvo de regalar el sobrero.  Para los de a pie el festejo transcurría con letargo pues los toros de la Soledad no ayudaron al lucimiento. Jose Mauricio no tuvo su tarde. Con el primero de su lote, poco pudo hacer pues el toro soseaba. Lo torero por verónicas y lo quitó por gaoneras. Con la muleta no pudo hacer mucho pues el toro se quedó parado.  Su empeño le permitió salir al tercio.  Con el segundo de su lote tuvo algunos pases que le fueron agradecidos por el público. Creemos que tiene un problema con la distancia, no se coloca en el lugar adecuado lo que le dificulta ligar la faena. Tiene valor, se arrima, pero en ocasiones tiene que entender que el toro tiene su distancia y no se puede torear siempre con el toro pegado, como le ocurrió la semana pasada. La faena no prendió y con la lluvia encima ésta pasó desapercibida. La sorpresa llegó al final con Spinola. Con su primero, un toro incierto, no pudo hacer mucho, solo enseñó voluntad. Con el quinto, Fermin tampoco tuvo suerte, despachó al enemigo cuando comenzaba la lluvia. Algo le dijeron a Spinola que no dudó en obsequiar a “Principe” de los “Encinos”, un toro cárdeno claro, que de salida mostró personalidad. Bravo, fijo, con transmisión y ritmo, bueno por ambos lados, destacando el derecho. Un toro extraordinario, pero no para indulto ya que solo fue una vez al caballo y salió suelto. Mereció el honor de la vuelta al ruedo. A este novel animal, Fermín con gran disposición lo toreó por verónicas, llevándolo toreado al caballo a través de chicuelinas. Hizo un quite por navarras. Tomó la muleta para comenzar por el lado izquierdo, tuvo muletazos de calidad. Repitió la dosis por naturales citando de largo para rematarlo con el de pecho. El toro fijo, le permitió cambiar de mano para con la derecha ligar varios muletazos hasta torear en redondo. Tres pases en redondo pusieron al público loco de emoción. Nueva serie por derecha, otra vez pases muy largos. Con la izquierda, destacaron otros pases en redondo, dosantinas y adornos para rematar la faena. El público entregado pidió el indulto. Se fue tras el acero y dejó un estoconazo. El Juez concedió dos orejas y después sacó el pañuelo para el rabo. Un regalo para los aficionados que aguantaron la lluvia que comenzó en el sexto y que creyeron en el matador.  En esta tarde gris, que parecía que el color solo lo habían dado los caballos y los impermeables del tendido, lo mejor llegó al final y solo lo disfrutaron los que se quedaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: