17ª y 18ª corridas de la Temporada Grande en La México. Manzanares mostró su arte; entusiasma Joselito Adame y Zotoluco siempre gris. Buena tarde de Ventura; admirable El Zapata; Rivera puede llegar

Jardinero de San Mateo.

Por circunstancias familiares no pude enviar mi cronica de hace una semana, ahora van las dos. Mil  disculpas.

Cuando las reses de la vacada queretana de Hamdan resultan bellas de lámina pero con muy poca fuerza, debiles de remos y sin transmision, ni el mismo Jose María Manzanares, actor de grandes hazañas en la última temporada española, como el indulto a “Arrojado” y sus tardes en Jerez, Córdoba, Alabacete y Valladolid en donde desplegó su toreo despacioso y relajado de mucho arte,tanto con la capa -monumentales chicuelinas, veronicas y medias- como con la franela por ambos lados,  su sublime trincherilla y su entrega perfecta en sus estocadas “recibiendo”, logra el éxito que merece el público de México. Apuntó a él con el consabido toro de regalo:”Radio Mil”, bravismo ejemplar de Montecristo,  negro veleto astifino,  al que le instrumentó soberbios lances de Chicuelo, rematados al soltar la capa con una mano  recibiendo una atrondora ovación.Con el trapo rojo, dió varios derechazos de gran porte  a mano abajo,cambiándose la muleta por delante y poniendo de pie a un heterogeneo público. La res embestía con la cabeza descompuesta  y fue el quien impuso su ley. Ofreció dosantinas muy coreadas, el de trinchera y el del desdén, destilando arte y dejó entera en lo alto para recibir merecida oreja.Por su parte, Joselito “Corrientito” Adame aprovechó al único de calidad y recorrido  de la lidia ordinaria, “Vida Mía” para recibir descompuesto con larga cambiada  a porta gayola, luego chicuelinas andantes  y la res fue castigada “  a la mexicana”: con un solo picotazo. Citó en los medios para dar vistosas “zapopinas” y puso dos buenos pares de banderillas mostrando sus excelentes facultades con esa suerte. Con la derecha pasó a la res por detras, y dio buenas tandas llevando al toro embebido y templadito  que provocaron la algarabía de los forasteros.  Luego  equivocó la lidia, atrabancado y ahogando al toro para rematar con manoletinas y una entera perpendicular que no causó   efectos suficientes por lo que descabelló con éxito.La fiebre se apodero de su público  y el juez otorgó una oreja pero en el colmo del delirio pueblerino, el juez otorgó otra.!!!!

Como anunciaba  en la crónica anterior, el encierro como siempre en esta Temporada, iba a ser el problema y  fracasó rotundamente.Zotoluco, sin reses, está listo para su campaña de retiro, sí quiere conservar su imagén de torero de poder y entrega  y no causar lástima, como otros.

26 de febrero de 2012.   18ª de la Temporada Grande. Un tercio del aforo. Tarde gris y lluviosa. Dos toros de La Estancia (1º  -excelente-, y 4º para rejones) y 5 de Marco Garfias para los dos de a pie,2º,3º,5 –el mejor, salvó  la divisa- , 6º, y el  7º cajón.).Desiguales en presentacion, con poca fuerza y transmisión. Pesos: 506, 495, 481, 480, 478,475 503. DIEGO VENTURA. Rejones. División de opiniones/1 oreja. URIEL MORENO “EL ZAPATA”. (gris acero y plata).Una oreja/ dos orejas. Cornada grande en la pierna. FERMIN RIVERA (ciruela y oro). Saludo al tercio/silencio/Ovación. 

Ventura salió a jugarse el todo por el todo, ante severas críticas por sus actuaciones y  desplantes en ciertas plazas. A su primero “Picasso”, negro salpicado, boyante y de muy buenas maneras, lo recibió con Buenavibra, colocando bien los rejones, sacó a Nazarí y se llevó un gran susto al resbalar su cabalgadura por el suelo lodoso pero entusiasmó templando con la grupa, con Califa puso cortas e hizo “el teléfono”  y otras, a dos manos, aplaudidas, pero con el acero  dejo solo medio rejón  y mató de descabello, saliendo al tercio ante no  pocos reventadores.Todo mejoro con el segundo, “Dalí”, negro, vuelto  pero de escaso recorrido por lo que él hizo la faena, primero con Buenavibra, luego con el bello Pegaso, tordo carbonero, con el que colocó rejones y una banderilla, aplausos, con Milagro, otro tordo que  lució poniendo las rodillas en el ruedo,  y luego banderillas, con Remate, albino, hizo el”balancín”, ante un toro ausente de alegria, con Califa, puso muy celebradas cortas  a dos manos y “el teléfono”, rematando con una  “al violin” y sombrero en la testuz. Muchos aplausos. Mató atras despues de pinchar. La gente reconoció su esfuerzo y se le concedió una merecida oreja.

El gran acontecimiento vino con el tlaxcalteca “El Zapata” de allá mesmo.con su primero Anestesista, débil de remos y sin fuerza, al que recibió con sus tafalleras para luego  chicuelinas andantes , mal castigado, quitó por chicuelinas con sabor  y con los garpullos colocó “El Monumental”, al violín y al cuarteo para que la plaza se pusiera de cabeza.

Recibió un golpe al intentar el pase de El Imposible, el animal era noble pero de muy poca embestida y la faena decayó , unos molinetes y mató de entera caída otorgándosele una oreja, discutida.La fiesta se calentó con

Guantero, negro astifino, al que recibio con larga cambiada de rodillas , faroles y bellos lances a la verónica, otra vez solo un picotazo y quitó por saltilleras y remató con la brionesa. Mostró su enorme facilidad con las banderillas, quebrando al toro en los medios por los dos lados y uno al violín. La plaza humeaba de entusiasmo y aplausos.Se sacó una arrucina en tablas y de allí, in crecendo, por el lado derecho , pasándose a la res con pulcritud y temple, luego unos pases en redondo  y otra tanda de derechazos y al equivocarse en el cambio de mano por la espalda fue cogido de fea manera, herido siguió toreando  por dosantinas y hasta por alto, entrando, casi desfalleciente a matar por derecho y en lo alto.Torero!!!! De los medio a la enfermería con una oreja justa y otra de emocion del invidente juez.

Finalmente Fermín Rivera pechó con lo peor del ganado del escrupuloso y fino ganadero, Tunero fue su primero, záino, delantero, rascaba el suelo y a mas soplaba el aire.Mostró   voluntad y pese a todo fue pitado. Con su segundo Palmerito, cárdeno obscuro paliabierto, sin fuerza, incierto y rajado  no ayudó en nada al potosino. Por ello regaló el reserva de la casa, Don Ja..vier, cárdeno obscuro delantero, paliabierto –afortundamente- , salto al callejón  pero el joven decidido le dio bellas chicuelinas bien parado, y a las primeras de cambio en un quite por tafalleras el toro hizo por él dandole una paliza, se compuso y  dió bellos doblones con la rodilla en tierra, y luego derechazps de muy buen trazo,  y calentó a la clientela con una vitolina  y una hermosa tanda de derechazos rematados con solera con el de pecho. A las ultimas fuerzas del toro  le sacó manoletinas y ya con la oreja en mano, dejo entera tendida y la res tardó en caer evapórandose el  merecida apéndice  y recibiendo un aviso.Pero allí hay madera para triunfar con las tres ESES:Silveti, Sánchez y Saldívar a los que se puede agregar Spinola.

___________________________________________________

LA OPINIÓN DE JUAN PABLO SILVA

Tarde de incidencias

Con cielo encapotado, siempre amenazante de lluvia, y ligeras gotas durante la primera mitad del festejo se dio la 18ª corrida del serial.  Se esperaba mejor entrada dada la presencia de Diego Ventura quien lidió a dos de “La Estancia”; sin embargo, el clima ahuyentó a los que acuden de última hora, quedando media entrada en el numerado de sombra y tres cuartos en el de sol.  Acompañaron al rejoneador, Uriel Moreno “El Zapata” (plomo y plata) y Fermín Rivera (tabaco y oro) para despachar a cuatro de Marco Garfias.  Fue una tarde en la que pasó de todo, en el primero un resbalón de Diego Ventura provocó una caída espeluznante, afortunadamente sin consecuencias para el corcel y el jinete;  en el segundo, un duelo de quites entre los de a pie, poco acostumbrado en este coso, y una vuelta al ruedo después de tres pares extraordinarios de banderillas del Zapata; en el tercero, el retiro de uno de los más grandes subalternos de estos tiempos, Alberto “Beto” Preciado Meléndez; en el cuarto el momento llegó cuando Ventura literalmente le puso su sombrero cordobés a “Dali”; el quinto nos trajo el revolcón y la cornada que sufrió el Zapata; los gritos para Diego Ventura para que regalara el sobrero durante el sexto; y el brinco que dio al callejón el toro de regalo de Fermín Rivera. Sin pasar por alto la manta ofensiva dirigida a Ventura que retiró la policía del graderío general de sol.  Tarde en la que hubo de todo, más emoción que arte, pero al fin y al cabo, la gente salió contenta del coso.

Diego Ventura vino a su segunda presentación en esta Plaza. Ha tenido que remontar y entrar en el gusto de una afición que ya tiene a su consentido. Por esa razón, hoy el jinete tenía que hacer algo más, demostrar que tiene un estilo diferente, respaldado por caballos de alta escuela, que bien prueban en el ruedo las largas horas de entrenamiento.  Su primer enemigo fue un toro que fue de menos a más y que permitió el lucimiento. Todo iba bien, hasta que montando a “Cheke” resbaló, cayó el caballo y el rejoneador, el toro quiso hacer por ellos, pero afortunadamente varios salieron al quite y no pasó a mayores.  Para salir del susto, lo montó de nuevo y dio dos piruetas delante de la cara del burel de mucha valía. Dejó un rejón trasero, dos descabellos y todo quedó en una salida al tercio. El segundo de su lote, a pesar de ser un toro distraído, le permitió buenos momentos al jinete, destacando más que nada los desplantes y ademanes que hicieron los caballos delante del toro, una forma de encelar y citar al astado muy propia, mostrando su peculiar manera de torear y que lo hace diferente a los demás. Ese es el sello y característica del rejoneo de Ventura, no pierde la oportunidad de mostrar lo educado de sus caballos y eso cala en el tendido. Destacaron los desplantes de “Milagro” y “Remate”, pero con “Califa” se llevó la tarde colocando su sombrero cordobés en el testuz del animal. Un fallido intento y un rejón trasero, le permitieron conseguir una oreja.

El Zapata es un torero que viene a divertir a la gente por la emoción que le imprime a sus trasteos en los tres tercios los cuales siempre son variados. Se ha preocupado más por encender al público que torear con clase. Ha perdido el temple, por andar toreando para la grada, pero eso al público parece poco importarle. A su primero, lo recibió por silvetinas, giro incluido. Lo toreo a la verónica y lo llevó toreado al caballo con chicuelinas. Fermín lo quitó por chicuelinas y el Zapata replicó con un “imposible”, otro giro incluido. Colocó tres pares estupendos, dos de ellos al quiebro. Con la pañosa, abrió de nuevo con otro giro, ahora para el imposible: Series por ambos lados, pero sin templar, acompañadas de vitolinas y dosantina. Estocada desprendida para recibir una oreja, algo protestada. A su segundo, lo recibió de rodillas, una larga y dos faroles, luego a la verónica. Lo quitó por faroles y luego una saltillera. Con la muleta comenzó con la derecha, el toro no era malo, un cambio de mano, al torearlo por la izquierda y pasarlo por atrás recibió una cornada limpia de 20 a 25 cm. Como novillero se quedó en el ruedo, a pesar del dolor que reflejaba en su expresión se quedó y mató de una entera desprendida. El Juez más emocionado que el público lo premió con dos orejas, las cuales resultaron exageradas. Un premio al valor más que al trasteo. Su mérito es que sale a darlo todo.

Fermín Rivera no tuvo suerte con su lote. A su primero poco le pudo hacer y menos pudo conectar con el público. Estocada tendida para salir al tercio.  Al sexto no le pudo hacer nada, un toro parado que tuvo inclusive algo de peligro. Casi medio estoque en buen sitio para escuchar silencio.  Regaló al sobrero, un manso perdido que saltó al callejón. La gente estuvo más metida en este toro, aprovechó el momento y lo toreó por chicuelinas en los medios. Al intentar quitarlo el toro le pegó un revolcón, luego continúo por saltilleras. La faena fue de menos a más, buenos doblones, algunas series por derecha, el toro se le revolvió por la izquierda. Las últimas series por la derecha fueron muy templadas y con el estilo propio de la casa Rivera. Estocada tendida, luego varios descabellos, lástima pudo recibir una oreja. Las incidencias hicieron que este festejo no pasara desapercibido y dejara un grato sabor entre el público que espera el próximo domingo a tres damas de luces.

Para el póximo domingo, Mari Paz Vega, Lupita Lopez  e Hilda Tenorio –para quien le guste este género. Y después… todo puede ocurrir.

 

Un abrazo al doctor Rafael Vázquez –medico de la plaza- y al PEON DE ORO, “Beto” Preciado quien se retiró despues de 39 años en las arenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: