21ª y última de la Temporada en La México. ¡Vaya, con toros y voluntas, triunfó Fermín Barba!

Vigésima primera  corrida de la Temporada en la plaza “México.  No más de 3 mil aficionados en tarde tibia y sin viento. 6 TOROS DE “CUATRO CAMINOS”.   De inmejorable trapío. Dos excelentes 1º  y  especialmente el 5º arrastre lento; dos lidiables 2º  aplausos en el arrastre  y 4º, difíciles 3º  y 6º.  Pesos:  475, 495, 470, 500, 479 y 477 Kilos. CHRISTIAN ORTEGA.  (Nazareno  y oro).  Una oreja/Salida al tercio. FERMÍN BARBA.  (Azul Marino y oro). Una oreja/Dos orejas, vuelta con el ganadero y salida en hombros. VICTOR MORA.  (Espuma de mar y oro). Silencio/Dos avisos y una oreja.

Seguramente todos los sectores de la fiesta –toreros, ganaderos, peñas, aficionados y principalmente la empresa- harán un balance de esta temporada 2011-2012.  Algunos, harán cuentas alegres, la sola mención de 47 orejas en 21 tardes produce sea algarabía o escalofrío ¿en verdad tuvimos una temporada tan exitosa que dio por resultado espuertas repletas de apéndices, vueltas al ruedo incontables y triunfos clamorosos?  ¿salieron los aficionados, sí, los aficionados satisfechos en por lo menos la mitad de los festejos? ¡Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre!.  La temporada pasará a la historia a mi juicio, no por el número de premios, concedidos por un biombo obsequioso  que sin remilgos sacaba el trapo blanco o los dos a cualquier insinuación, fuese venida de los parientes de la espada, o directamente del palco de la empresa.  No supo aquilatar debidamente, en la mayor parte de los festejos, lo que el reglamento llama “la voluntad popular”, parecía convencido de que todo lo que ocurriera abajo había que premiarlo con una orejita.  En la evaluación que viene, será preciso que se revise cuidadosamente la conducta de la autoridad, que dejó muchísimo a desear por su generosidad irresponsable -celebrada por múltiples jovenzuelos acompañados de bellas damas que parecen relevar en muchas corridas a los aburridos aficionados-.  Además, habrá que hacer un estudio detenido de la ausencia del público en la gran mayoría de las corridas.  Recordando, sólo cuatro corridas alcanzaron una entrada mayor a los dos tercios.  La 1ª., la 13 y las de Aniversario;  hubo una entrada decorosa, más de media plaza en la 2ª.  3ª, 4ª, 5ª, 6ª, 12ª, 14ª, y 17ª, lo que marca que hubieron mucho mejores entradas en el año 2011. Con un tercio o menos la 10ª, 11ª y la 18ª y con plaza semivacía o literalmente vacía, como las tres últimas, la 7ª, 8ª, 9ª, 19ª, 20ª, y 21ª. 

¿Qué atrajo a los aficionados a las cuatro primeras corridas señaladas?  Usualmente hay lleno en la inauguración, la gente de abajo sabe que con suerte saldrá en la televisión y si el cartel es bueno, magnífico, allí estaba la estrella de Ponce, los éxitos de Saldívar y el nombre de Silveti, pero volvimos a ver las localidades casi cubiertas hasta la corrida 13ª.  en enero y la magia la hicieron Julián y en cierto modo Juan Pablo Sánchez.  Síntoma de que las cosas no andaban bien fue que en la 1ª  de Aniversario, la empresa puso un pobre cartel, adosando a una caballista desconocida y no hubo lleno y en la del domingo, tampoco se llenó pese a los rutilantes nombre de Julián, Manzanares y las estrellas surgientes de José Mauricio y Silveti.  Un domingo más tarde fue el público de Pablo Hermoso de Mendoza, especialmente femenino, el que hizo una muy buena entrada.  Salieron los gastos seguramente en 8 corridas más.  Se desplomó el asunto en tres más y causaron lástima 6 festejos por su escasísima concurrencia.  En abono de los hechos, habrá que decir que  en esta temporada el clima fue, por lo menos en tres meses, desusadamente frío y en por lo menos 4 tardes cayó inmisericorde la lluvia durante el festejo. (Además del Superbowl, protestas de candidatos y “puentes”).

Pues bien, hoy, cuando se esperaba una corrida de trámite para cerrar la temporada, saltaron las liebres, vimos por un lado a tres muchachos dispuestos a ser figuras y conscientes de que ésta era una oportunidad  el ganadero, Hernández Weber, envió un excelente encierro en trapío y auque no fueron de la misma calidad, tres, especialmente “Conchito”, corrido en 5º lugar, era de bandera y a la hora de evaluar a los hierros de la temporada, sin duda que la ganadería tlaxcalteca apunta como una de las mejores en el año.

Christian Ortega, aquicalitense se enfrentó primero a “Bostoniano”, cárdeno obscuro que se desplazó bien y al que se le instrumentó un buen quite por chicuelinas y una larga aplaudida. Era su lado izquierdo el mejor y por allí Ortega lo toreó largo, abajo  y adornándose bien.  Por allí un bello muletazo del desdén, encontrándole el ritmo al burel en otra tanda de naturales. Se fue por delante, dejando tres cuartos bien ejecutada que le valió una apretada oreja.  Mostró que si estuviese más rodado, hubiere bordado algo más importante.  En su 2º, “Regocijo”, negro, zaino, bragado, bien armado, se le castigó con dureza por el piquero, quizá excesivamente, Ortega no pudo lucir con banderillas.  Se dobló bien y al inicio de la lidia la res se mostró brusca, quedándose corta, pero el joven hizo un gran esfuerzo de voluntad y se plantó ante el toro, pese al peligro.  Mató de un pinchazo y descabello y el  público lo saludó en el tercio por sus buenas intenciones.

Fermín Barba, de muy buen recuerdo en esta plaza hace dos años, vino a confirmar la excelente campaña que ha hecho en provincia.  Con “Berrinche”, cárdeno claro, muy bello de lámina, le dio dos largas cambiadas en los medios y luego chicuelinas, saltó el burel al callejón y él lo recibió con verónicas y luego chicuelinas andantes, una vara “a la mexicana” y cinco ajustadísimas y escalofriantes gaoneras, rematadas con la brionesa para calentar decididamente al  público. El toro se mostraba fijo y  él iba adelante con la derecha, templadito y a muy buena distancia, pero el toro mostraba debilidad y poco a poco se fue apagando, Fermín le dio la lidia correcta, destacando al fin magníficos naturales, un afarolado rematado con el de pecho y aplausos por sus muy buenas hechuras.  Convenció a todos por su entrega y al irse por uvas dejó una estocada en lo alto, concediéndosele justificadamente una oreja y aplausos en el arrastre al burel.  Con el 5º  “Conchito”, negro, zaino, montadito y listón llegó el buen toreo.  Volvió a recibir Fermín con una larga de rodillas en los medios y tres verónicas muy bien acompasadas para el agrado del respetable.  El toro humillaba y tenía emoción y Barba le supo poner el engaño, primero con chicuelinas muy juntas y ya con la muleta, de rodillas, le dio tres pases que entusiasmaron.  El toro tenía un magnífico lado izquierdo y por allí se lo pasó reiteradamente el de Aguascalientes, bordando su toreo pausado, limpio y por abajo.  También por el derecho dio otra tanda e inclusive pases en redondo, mostrando ligazón y valentía.  Dos circulares invertidos y se fue al morrillo para dejar una muy buena estocada entera al que rápidamente le premió “el de arriba” con dos orejas y con toda justicia el arrastre lento al magnífico burel y vuelta al ganadero y salida de la plaza en hombros. Apúntenlo señores empresarios para la próxima temporada.  Lo merece.

Víctor Mora pechó con el más malo del encierro, “Majadero”,  cárdeno claro, delantero, al que le dio de saludo una serpentina y luego navarras pero el toro salía con la cabeza arriba y Mora tuvo que forzarlo a embestir, era manso y se rajó muy pronto por lo que no pudo mas que exprimirle con algunos naturales alargando la faena con manoletinas.  Pinchó dos veces.  Silencio.  Con el 6º,  “Rejoneador”, negro, entrepelado, que buscaba las tablas y era distraído, el capitalino insistió hasta ligar varios naturales, siguió perseverando por derecho y el juez, cuando el torero porfiaba le soltó un aviso innecesario, Mora siguió en lo suyo, ya en tablas y recibió otro bocinazo para matar en lo alto.  Pese a que el toro se amorcilló, el público valoró el esfuerzo de Victor Mora y le concedió una oreja en parte en censura a los errores del juez.

Queda para próximos lunes una valoración de la temporada.  Toreros y ganaderos.  Ya desfilarán por estas páginas  “Tradición”, “Piamonte”, “Charro Cantor”, “Príncipe” y “Conchito”.

______________________________

LA OPINIÓN DE JUAN PABLO SILVA

LA ULTIMA Y NOS VAMOS

Con una entrada muy pobre, seguramente solo acudieron los familiares, amigos de los toreros, empleados y los que nunca faltamos, se dio la última corrida del serial 2011-2012. Esta corrida, a pesar de no contar con toreros de renombre, resultó mucho mejor que muchas de las que se dieron durante la temporada que ahora termina. Cristian Ortega (nazareno y oro), Fabian Barba (marino y oro) y Victor Mora (marfil y oro) partieron plaza en esta la última de la temporada grande. Hoy la tarde se la llevó Fabian Barba, cortando tres orejas, sus alternantes pudieron cortar oreja cada uno, gracias a que los toros de Cuatro Caminos, bien presentados, tuvieron un buen juego, sobresaliendo los corridos en 5º, 1º, 2º.

Cristian Ortega, a Bostoniano lo recibió de rodillas, luego lo lanceó a verónica, rematando con media de rodillas. Después de la puya, el torero lo quitó por chicuelinas rematada con una larga. Colocó los palos con voluntad. Con la zarga comenzó por el lado izquierdo, se llevó el toro a los medios. Repitió la serie en los medios, el toro fijo con calidad le permitió el lucimiento. El toro fue mejor por la zurda y así logró pases templados. Luego, dos series más por la derecha, sin calado en el escaso tendido. Se fue tras el acero y dejó entera en buen sitio. Una oreja por una faena completa. Con su segundo, Regocijo, estuvo voluntarioso con el percal sin que sus lances fueran destacados. Desde que el toro salió del caballo se quedó corto. Tomo los garapullos, luego pasaría a la muleta sin tener la misma suerte que tuvo con su primero. El animal en turno fue brusco, se frenaba y complicaba el trasteo. El burel puso a prueba al novel matador, quien a pesar de tener poco bagaje, salió airoso. Dos pinchazos y un descabello. Escuchó palmas.

Fabian Barba recibió a Berrinche en los medios de rodillas con larga cambiada, otra mas y luego dos chicuelinas, verónica y remate con revolera. El toro haciendo honor a su familia salto al callejón. El torero llevó al toro al caballo con chicuelinas. El toro aguantó más capotazos, lo que permitió al matador intentar el quite por con estatuarias gaoneras en los medios, de buena calidad aguantando la embestida, remató con la revolera y luego la brionesa. Con la muleta, comenzó con pases cambiados por alto. El toro adoleció de fuerza. La primera serie con la derecha tuvo temple, el toro tenía una embestida clara. Con la derecha, le fue bajando poco a poco la mano hasta mostrar su temple. De nuevo, con la derecha, aunque la emotividad del burel iba a menos, sus muletazos se sintieron en el tendido. Pasó a la zurda, intentó torear en redondo por ese lado, quedándose quieto en la cara del toro. El toro se vino a menos, pero ahí estuvo el de Aguascalientes. Dejó una entera y el Juez le concedió una oreja. A su segundo, Conchito, también lo recibió en los medios con larga cambiada. Luego le dio más de siete verónicas rematando soltando la punta del capote a una mano de manera vistosa. Lo quitó por cihcuelinas con un personal estilo, rematando con una larga. Buena disposición del de Aguascalientes. El toro mostró tener calidad desde que salió de varas. Fue humillado al capote. Con la muleta, lo recibió de hinojos en los medios. El toro pedía otra lidia y afortunadamente lo entendió. Pasó a la zurda y el toro iba largo, aunque rebrincaba, el toro tenía transmisión. El toro fue a más y para fortuna de todos, el matador lo fue entendiendo dándole su faena. Tuvo variedad por ambos lados mostrando que puede torear con temple y con clase. Un toro codicioso que al final merecería el arrastre lento. La faena la terminó con una buena estocada y se llevó dos orejas. Para el que esto escribe, algo exageradas, la estocada fue trasera y tendida.

Victor Mora con Majadero lo lanceó por mandiles y remató con revolera. El quite lo realizó por navarras e intentó una serpentina que no le salió. El toro no tuvo la misma calidad que los dos primeros, por ello cuando llegó al último tercio, el burel no tuvo la transmisión necesaria para permitirle a Victor una faena. Se desquitó con el sexto de la tarde al que le pudo cortar una oreja. Una faena en la que destacó su empeño, más entrega que calidad que finalmente fue premiada por el respetable.

Es una pena que se programen estos carteles para cerrar una temporada que si bien tuvo tardes de éxito, no puede considerarse como una temporada para el recuerdo. No negamos que hubo triunfos importantes y cosas dignas que rescatar, pero la programación que dio la empresa impidió que cualquiera de los triunfadores nacionales o extranjeros se consagrara. Hace años, se acostumbraba a repetir a los triunfadores, ahora no fue así. Otro tema que no ayudó fueron los toros, pero eso será motivo de diverso comentario. Además, se decidió cerrar con carteles de oportunidad, el pasado se perdió por el agua y hoy fue una tarde entretenida que mereció mayor público. Solo les podemos decir, que esta fue la última y nos vamos, nos vamos para otras plazas para seguir reseñando lo que ocurre en el mundo de los toros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: