1ª de feria en Sevilla (novillada). Orejas de distinto futuro para Adrián y Caballero

La pobre entrada delató el bajón del abono que este año asolará la Maestranza salvo en las corridas de relumbrón. Claro que, las novilladas, incluidas las feriales, apenas despiertan interés del público en general. Menos mal que, aquí y ayer, estábamos los cabales para ver una novillada de lujo de la prestigiosa ganadería de Fuente Ymbro y a tres aspirantes: Javier Jiménez, natural de Espartinas. Fernando Adrián, madrileño de Torrejón de Ardoz. Y el también madrileño, Gonzalo Caballero que debutó en la Maestranza. De éste se hablaba de su valor y maneras. Lo confirmó cortando una merecida oreja. Los dos primeros llegaron avalados por sus éxitos en la pasada temporada. Pero Jiménez se fue de vacío. Y aunque Adrián cortó una oreja del quinto novillo, anduvo por bajo de su extraordinaria condición.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Viernes 13 de abril de 2012. Tarde nublada, fresca y ventosa con más de un tercio de entrada. Seis novillos de Fuente Ymbro, bien aunque desigualmente presentados y de vario juego con el predominio de la movilidad en distintos grados de fuerza y de nobleza. Por más bravos y encastados destacaron el segundo, el tercero, el excelente quinto
Javier Jiménez (amapola y oro): Tres pinchazos y estocada, dos avisos y silencio. Estocada, palmas de sus paisanos. Fernando Adrián (esmeralda y oro): Estocada trasera y cuatro descabellos, aviso y silencio. Buena estocada, oreja y petición de otra y una segunda vuelta polémica. Pinchazo y estocada, palmas. Gonzalo Caballero (marino y oro): Buena estocada, oreja. Muy bien Curro Robles en palos. Y buenos pares sueltos de José Antonio Maqueda, Manuel Larios yJesús Aguado.

Javier Jiménez abrió la tarde frente a un novillo feamente ecornado que careció de fuerza. Pero resultó bravo. Una mezcla casi siempre complicada. Tras pegar una larga de rodillas, el de Espartinas no pudo lucirse con el capote por la blandura de su oponente y porque le molestó el viento. Brindó la faena al respetable y enseguida acusó la intranquilidad que deparan las embestidas desordenadas. Cada vez que se colocó para citar quieto, las ráfagas de viento descompusieron los proyectos de pases. Hasta resultó alcanzado una vez. Se la jugó valentón el chico con la izquierda para nada y solo al final de trasteo logró algunos derechazos estimables cuando por fin templó hasta ser cogido y atropellado de nuevo. Con el cuarto novillo, que desarrolló genio, anduvo peor por muy destemplado, varias veces desarmado y a merced del novillo. Menos mal que mató bien.

Fernando Adrián tampoco pudo dar un solo lance templado ante el más cuajadito segundo novillo por temperamental y huidizo en cada embroque de salida. Pero acudió con brava alegría al caballo saliendo de naja del segundo encuentro. El debutante aguantó en un veloz quite por gaoneras. El animal quedó para la muleta con tanta movilidad como poca fijeza. Y otro que brinda. Adrián se dobló empacado por bajo para dominar y fijar a su oponente. Cosa que medio logró afirmado con la derecha aunque citando por fuera, esperando que el burel dejara de escarbar. Mejor anduvo al natural con el bicho algo renuente. Lástima de viento. Porque, de no molestar tanto, el notorio oficio del aspirante hubiera quedado más patente. Más calmado Eolo, con el más bravo y noble del envío quinto le pudimos ver más asentado y limpio en el manejo de los engaños tras descubrir el debutante en un quite lo noble que fue este animal. Buena aunque de más a menos con la izquierda fue su faena, formalmente resuelta y bien estructurada sobre ambas manos, sobresaliendo en los redondos. Claro que este animal mereció cante más grande. Una buena estocada lo arregló todo, se ganó una oreja y le pidieron la segunda. El novillo desde luego fue de lio grande.

Y vamos con el debutante. Contrario y suelto salió el tercer novillo. Y también incierto. Por eso, el joven Gonzalo Caballero se mosqueó tras intentar dar un primer lance sentido. No se empleó en el caballo este animal. El novel también brindó y confirmó su buscado estilo por estatuarios en los medios, respondiendo el novillo con franquía. No tan a gusto con la derecha, pero sí con la zurda con la que se confió demasiado hasta ser revolcado varias veces sin que ello le impidiera seguir a mejor y a más comprometido. Este niño parece que tiene valor y, desde luego, apunta cosas. Muy en novillero-novillero y francamente esperanzador. Buena estocada y la primera oreja de la feria.  Tras ser desarmado y arrollado al recibir al agresivo  y vivaz sexto en los medios, lo dejó todo para la faena, pero el novillo se lastimó en un volteretón y no valió tanto como pareció en un principio. No obstante, el de Torrejón volvió a mostrar su aún verde valor y notoria entereza ante la adversidad.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: