9ª de feria en Sevilla. Se repartió muy mal la suerte

La ciclópea resaca triunfal de Manzanares, lo mal cerrado del cartel con el dignísimo Fundi ya en sus finales para abrir boca y del desde hace tres años en declive Castella como escoba, no ayudaron a Morante para que se llenara del todo la plaza aunque hubo muy buena entrada. Al de Fuenlabrada le despidió el público por adelantado con una ovación antes de que empezara la lidia y dio una vuelta de adiós tras dejar escapar al mejor toro de la desigual corrida de Garcigrande. Morante de la Puebla se estrelló con sus muy deslucidos enemigos. Sebastián Castella anduvo por bajo de sí mismo con el posible tercero y mal con el mejor de su lote sexto. La decepción fue grande.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Sábado 21 de abril de 2012. Novena de feria. Tarde medio nublada con casi lleno. Seis toros de Garcigrande, justitamente presentados y de juego desigual con poca fuerza en líneas generales. Manejable a menos en primero. Arisco el segundo. Noble por abajo que no por arriba el tercero. Muy bueno el cuarto. Muy malo el quinto. Muy manejable el sexto. El Fundi (celeste y oro): Buena estocada, ovación. Pinchazo y buena estocada, petición insuficiente, ovación para el toro en el arrastre y vuelta de despedida para el matador. Morante de la Puebla (amarillo y azabache): Media estocada yéndose, silencio tras algunos pitos. Media baja a paso de banderillas y dos descabellos, pititos. Sebastián Castella (negro y oro): Estocada trasera, silencio Media defectuosa y dos descabellos, silencio. Muy valiente Javier Ambel en palos.

La singularidad de los dos acontecimientos más grandes que suceden en Sevilla cada año, su Semana Santa y La Feria en sus dos vertientes, las corridas triunfales en la Maestranza y el paseo de caballos en Real de los farolillos, concitan momentos de tantas bellezas acumuladas en un mismo lugar, que muchos padecemos, a dios Gracias, lo que se ha dado en llamar el síndrome de Stendhal, descrito maravillosamente por el gran escritor francés en su libro de viajes “De Milán a Reggio”. Este año pudimos sentirlo y sufrirlo durante unos minutos cuando la Esperanza de Triana llegó a su barrio por el famoso puente. Y anteayer en la plaza de toros mientras duró la lidia de los dos que le correspondieron a José María Manzanares. Ayer aún duraba con tanta fuerza el éxtasis catártico del portentoso alicantino que, no pocos del lugar se acomodaron en sus localidades temiendo que Morante de la Puebla, su Morante del alma, no consiguiera por lo menos epatar y, todavía más difícil, superar lo que nunca se nos olvidará a cuantos lo vivimos en situ. Desde la grandiosas actuaciones de Antonio Ordóñez en Sevilla, que fueron muchas, desde la frustrada en trofeos por pinchar y no por ello colosal tarde de Ponce hace menos tiempo con dos difíciles toros de Zalduendo, hasta el indulto de Arrojado del pasado año a cargo del más nuevo mesías, uno no había visto conmocionarse tanto a la plaza de la Maestranza con diestros no nacidos a la vera de la Torre del Oro. De modo que, podrán imaginar los lectores con qué nervioso talante empezó la corrida de ayer. Sobre todo los morantistas de hueso colorado, algunos atrevidos por no decir estúpidos ninguneadores del suceso manzanarista como hemos tenido la oportunidad de leer en algunos periódicos locales.

Morante empezó sublimando la verónica, pero con un solo lance porque en el segundo le desarmó el toro y en el tercero le pegó un susto. Fue en el segundo toro de la tarde. Tras lo cual, huyó descompuesto. Se picó solo y mal.  Dos verónicas y una media andando, fueron lo mejor del quite. El toro las aceptó suavemente y ello encendió las esperanzas de faena. No hubo tal. La aspereza del burel solo permitió apuntar algún muletazo suelto con la derecha. Y, para colmo, una manifestación de antitaurinos suplió a la banda con molestísimas protestas frente a la Puerta del Príncipe. Morante cortó por lo sano con media estocada yéndose y fue pitado.

Precioso el burraco cuarto que empezó huyendo de capotes y echó las manos por delante en los lances forzosamente inconclusos de Morante. Un asco de toro. Fatal en varas y enrevesadillo en la muleta. Macheteo a la antigua, un ayudado por bajo electrizante, un par de redondos sin demasiada fe. Valiente Morante? Más empeñado con la derecha pero sin cante. El toro sorprendió al torero más que el torero al toro. Amago de cogida y se acabó lo que se daba. Mató de cualquier manera. A los morantistas irredentos les pasó como a los forofos del futbol: que creen que su equipo puede ganar viendo un diferido sabiendo ya que ha perdido. El disgusto fue morrocotudo.

Muy templado empezó Castella con el capote en el recibo del inicialmente noble tercer toro que, luego, se defendió en varas. El proverbial silencio de La Maestranza seguía alterado por las protestas de los antitaurinos. Intolerable. Las anularon las palmas al quite de El Fundi. No era tan malo el toro como pareció a ratos. El banderillero Javier Ambél resultó arrollado tras parear comprometidísimo. Muy vivaz el burel, Castella empezó la faena por alto y muy quieto con la derecha. No debió dejar que los pitones engancharan la franela. El toro fue mejor por abajo que por arriba y la tanda con la derecha fue buena salvo en los de pecho de remate. Peor por más sucia la segunda. Desiguales los naturales por lo dicho. Y vuelta a lo mismo, otra vez con la diestra, al tiempo que parte del público empezó a impacientarse. Castella buscó la igualada y mató de estocada trasera. A este mismo toro, el francés le hubiera cortado una oreja en 2006, su año cumbre.

Con el suelto y mansote aunque también más que potable sexto, Castella se halló bien en un primer quite muy templado y, en menor medida, en otro por tafalleras, chicuelinas y media. Otro toro, pues, de oreja para el de Beziers. Se capoteó en exceso durante el tercio de banderillas. Castella lo brindó y lo toreó con firmeza aunque acelerado y sin mando. Y destemplado al natural. Faena a menos. Mal Castella. ¡Qué pena¡

El Fundi se fue de Sevilla arrancando en el primer toro con lances regulares y buena media verónica. Mejor el toro que el torero pese a su poca fuerza y mediana bravura. Siento decir otra vez a mis discrepantes que a este toro hubo que “administrarlo”. Es lo que tiene entrar en carteles de figuras. El Fundi, casi lo consiguió aunque sin olvidarse de su toreo de guerrero. Regates y dudas entre algún buen muletazo por lo que el toro, en vez de mejorar, empeoró por momentos. Casi al final de la faena ligó una tanda con la zurda y otra con la diestra. Inconforme consigo mismo, prolongó excesivamente el trasteo. Excelente la estocada.

De menor a mayor categoría los lances de El Fundi en el recibo al castaño cuarto. Otro toro con buen aire inicial. El de Fuenlabrada galleó con graciosas chicuelinas para llevarlo al caballo. El toro se fue a cuello del jamelgo, pero volvió a embestir bien en el quite de El Fundi que anduvo a gusto y con gusto. Y aún más y mejor Morante en un gran quite por verónicas. Este fue único fogonazo del gran artista en esta corrida. Aunque cortó en banderillas, había toro, sin duda. Y El Fundi empezó bien su faena postrera aunque llevando al toro muy por las afueras con la derecha. Lástima. Y lo mismo al natural aunque más templado, más despacio. También otra vez con la derecha pero con la superficialidad ya apuntada. Tras los de pecho, al quedar mejor colocado, más cruzado, el propio torero lo pudo comprobar. El público pidió a la banda que dejara de tocar y El Fundi se calentó más comprometido. Aunque ya era tarde. Pinchó y se le escapó una oreja. El toro fue de dos. Estaba cantado. Por eso fue su última corrida en la Maestranza.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: