16ª de feria en Sevilla. Triunfa El Fandi contra viento y marea

Retirada de la lona que cubre el ruedo tras mañana más que amenazante de lluvia y mejor entrada en sábado de farolillos. En lo taurino, como en casi todo lo demás, estamos atravesando una especie de liquidación por derribo del que se han salvado muy pocos. Ayer repitieron y finalizaron su feria El Cordobés, Juan José Padilla y El Fandi quien, junto a la ganadería anunciada, Torrestrella”, eran lo más atractivo del cartel. Espero poder decir que lo fueron… Solamente lo consiguió El Fandi que cortó una oreja y le robaron otra absolutamente merecida desde el palco. Dio una vuelta al ruedo. Magnífica la presentación de la corrida con algunos toros buenos aunque afectados por el mal estado de ruedo.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Sábado 28 de abril de 2012. Decimosexta de feria. Tarde desapacible con viento, momentos de lluvia tormentosa y tres cuartos de entrada. Seis toros de Torrestrella, muy bien presentados en diversidad de capas y desigual juego. Mansote aunque noble por el lado derecho el primero. El segundo solo valió en banderillas. Bravo y encastado el tercero. Deslucido por blando el cuarto. Muy flojo el quinto. Bueno el sexto acusando el mal estado del piso. El Cordobés (rosa y oro): Pinchazo y fácil estocada de rápidos efectos, palmas. Otra fácil estocada, palmas. Juan José Padilla (negro y oro): Gran estocada, palmas. Estocada caída, saludos. El Fandi (nazareno y oro): Estoconazo, oreja. Estoconazo desprendido, petición mayoritaria que niega injustamente el palco y vuelta al ruedo.

Un tío el burraco que abrió plaza. Y muy montao e imponente pero suelto del capote de Manuel Díaz. El torazo manseó sin fuerza en el caballo. A la inhibición de El Cordobés, respondió Padilla con un buen quite por chicuelinas. Mucho esperó el toro en banderillas. También en la faena. Sin embargo, el toro metió la cara cada vez que embistió. El Cordobés, aunque citando por las afueras, pegó estimables muletazos diestros. No los siniestros porque el toro no se dejó por el pitón izquierdo. Hasta que se paró el burel, anduvo serio el matador, dicho sea en honor a la verdad. Pero pinchó antes de meter una fácil estocada.

Desarmado en el saludo del cuarto que cumplió en varas tras perder las manos, El Cordobés renunció a quitar y, con un desatado ventarrón y bajo otro diluvio, muleteó como mejor pudo sin poder evitar las caídas del flojo animal. Otra fácil estocada.

Muy hermoso el castaño segundo que remató en tablas y desarmó a Padilla en su primer capotazo. Suelto también, se coló por el lado derecho en un intento de Padilla por ese pitón. Impetuoso en varas, se quedó corto en el frustrado quite del jerezano, pero no tanto en el de El Fandi. Padilla decidió alternar con el  granadino que clavó un par colosal. Padilla también se lució correctamente en los suyos. No fue grato ni fácil el toro para la muleta y Padilla hizo lo que pudo al tiempo que se acercaba un nubarrón temible que descargó enseguida. Lo mejor fue la estocada que pegó.

Padilla en veloz en el quinto. Un variado torbellino con el capote. El toro debió marearse. No banderilleó y nadie se lo pidió. El ruedo estaba muy resbaladizo. Pero anduvo entusiasta, hasta después de que el toro se echó. Dejémoslo ahí. Mejor hubiera sido abreviar porque el toro abrevó demasiado. Estoconazo caído.

Bajo la lluvia se lidió el también imponente tercero. La lidia total a cargo de El Fandi. Tronaron las nubes cuando el granadino pegó dos largas cambiadas de rodillas y se templó limpísimo por verónicas. Galleo por chicuelinas y cuidados en varas. Quería entero al toro. Quite por tafalleras y chicuelinas. Alegre el toro en el segundo encuentro. Cortésmente, ofreció palos a Padilla. Impresionante El Fandi en el primer par. Perfecto. Arriesgado el de Padilla bajo el diluvio. Violín de violines el tercero de El Fandi. Ovación de gala. Brindis al públco. Y de rodillas en el tercio con el toro en tablas. El toro se arrancó como un obús y El Fandi lo sometió aguantando una barbaridad. Vibran los redondos. Llueve a mares. Naturales con la muleta empapada y embarrada. Un farol refulge en los charcos. Cambio de muleta y templa con la zurda. Consuma otra tanda por redondos con el toro aquerenciado en tablas. Y otra vez sobre las rayas, circular invertido y de pecho. Cuando entró a matar ya había dejado de llover. Sensacional estocada. Le dieron la oreja que le quitaron en su primera tarde.

A El Fandi le da igual que el piso esté como esté. Se pone las zapatillas con tacos futbolísticos y a navegar. Sexto de la tarde. Larga, navarras en el quite, En banderillas no hay quien pueda con él sea el toro que sea. Por dentro, por fuera, en tablas, en el tercio, en los medios. Conoce los terrenos y las querencias como nadie. Y el único que somete y domina a los toros en el segundo tercio. Aunque solo fuera por ello, lleva doce años en figura del toreo. Pero es que, además, torea. Sin clase, pero torea como ayer también al último de la desapacible tarde aunque el toro resbaló más que él. Bajo otro diluvio lo mató de otro estoconazo. La presidencia le robó una oreja pedida por mayoría con mojado clamor. No hubo derecho. Dio una vuelta al ruedo con la gente enfadada contra el palco.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: