17ª y última de feria en Sevilla. Solo se dejó un Miura: vuelta de Rafaelillo

Hace muchos años que íbamos a ver las corridas de Miura con miedo. Pero de unos años a esta parte vamos a verlas con paciencia y tomando antes una pastilla contra el aburrimiento.  Me gustaría equivocarme en estos pronósticos. Pero es que últimamente, ni siquiera los que sacan peligro lo trasmiten aunque les quede la fac aunque les quede la fachada. Esperemos que a José Luís Moreno, a Rafaelillo y a Serafín Marín, le salga alguno medio bueno. Solo se dejó el blando quinto con el que Rafaelillo dio una vuelta al ruedo.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Domingo 28 de abril de 2012.  Decimoséptima y última de feria. Tarde fría, nublada y amenazante con menos de dos tercios de entrada. Cinco toros de Miura, en el tipo de la casa. Mansote y deslucido el primero. Bravo en varas pero asimismo deslucido el segundo. Por devolución del inválido tercero, se corrió un sobrero del Conde de la Maza,  muy serio, con pies  y peligro. Tan blando como peligroso el cuarto. Muy manejable y blando el quinto. Parado y deslucido el sexto.  José Luís Moreno (turmalina y oro): Estocada habilidosa, saludos. Pinchazo saliendo cogido, otro dos y sartenazo, saludos. Rafaelillo (corinto y oro): Estocada trasera alargando el brazo y descabello, saludos. Pinchazo y estocada contraria trasera, aviso y vuelta al ruedo. Serafín Marín (purísima y oro): Estocada certera, silencio. Estocada tendida, silencio.

Largo, agalgado, en tipo y con 610 kilos que no se le notaban fue el primero. Metió la cara a la media verónica que le dio José Luís Moreno en el recibo. Cumplió en varas manseando y falto de fuerza en los remos. Mucho ruido de estribos. Por alto, el toro pasó en la muleta de Moreno. Por bajo, casi nada. Se cayó en uno de pecho. Y todo con el baile de San Vito. Enseguida se orientó por el lado derecho Y Moreno cambió de mano. Gazapeo mutuo en los naturales y en los amagos de trinchera. Habilidosa estocada, saludos  y a esperar al siguiente.

Burraco en cárdeno y ancho de sienes el cuarto que pegó tornillazos y echó las manos por delante en los primeros capotazos. Se dejó pegar acostado en el peto y, al volver al caballo, perdió las manos.  Otro sin fuerza. Protestas. El presidente cambió de tercio, el toro se vino  abajo en banderillas y volvió a caerse al segundo intento de Moreno con la derecha. No tuvo un pase y la porfía de Moreno resultó tan baldía como peligrosa hasta resultar alcanzado, revolcado y, de milagro, ileso. Al  entrar a matar a toro arrancado, otra vez cogido. Falló al tercer y al cuarto envite. Sartenazo efectivo. Saludó el de Córdoba.

Aplausos al imponente cárdeno descarao segundo en su salida. Remató en tablas. Aguerrido y dispuestísimo Rafaelillo en los lances de recibo que el toro aceptó echando las manos por delante y quedándose corto. Empujó con bastante fijeza al caballo, lo que aprovechó el picador para darle estopa. Como casi todos los de Miura, esperó en palos y echando la cara arriba. Brinda Rafaelillo. Se frenó y se cayó en los primeros muletazos por bajo y, ya casi parado, no pasó en ni uno con la derecha, sacando peligro enseguida. Exacto por el izquierdo en sendos y encomiables intentos.  Algo desbordado en el tercero. Hay que matar. Pero sigue el murciano. Semiabaniqueo y, metiendo la mano, estocada trasera y descabello. Saludos.

Negro entrepelao el quinto. Dos largas cambiadas y buenos lances de Rafaelillo. Este fue noble. Pero blando.  Como lo cuidaron en varas, José Mora se asomó al balcón en palos. Y resistió en la muleta aunque sosamente y con la cara alta. Rafaelillo le pegó algunos naturales con saborcito bueno y la gente se animó. No por el lado derecho. Más por el izquierdo y de trinchera. Música. De pecho, cambio de mano, desdenes,  más zurdos muy toreros y, vaya por Dios, pinchazo. Estocada muy contraria trasera y otra contraria trasera. Vuelta al ruedo.

El cárdeno claro tercero resultó más noble, pero careció totalmente de fuerza y fue devuelto. Lo sustituyó un sobrero del Conde de la Maza. Colorao y muy serio. Se frenó con genio en el capote de Serafín Marín y salió suelto. Pero tuvo movilidad y más emoción. Derribó manseando en el primer puyazo y el picador se mantuvo en pie picando.  Huido del segundo encuentro.  Y un tercer puyazo. Un espontáneo pegó tres  trapazos con una chaqueta y enseguida fue detenido. Marín le dio más con la derecha en la faena y las pasó canutas al tragar con la izquierda hasta medio meterlo en el canasto sin que faltaran algunas giñás por lo que el toro le vio y tuvo que cortar por lo sano de inmediata y certera estocada.

Y sexto. Cabeceante de salida. Mansote  y flojo en varas. Tardo y rebrincado en la muleta. No más que aseado Marín en su larga e imposible faena.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: