12ª de feria en Aguascalientes (México). Indulto de Talavante en su México querido y en 5 de mayo

Pedro Abad-Schuster

Tarde del sábado 5 de mayo de 2012, tres cuartos de entrada, cielo encapotado y calor. Todos quedaron sorprendidos por lo que sucedió con el segundo de la tarde. Alejandro Talavante bordó el toreo en el centro del ruedo, indultó a un bravísimo toro de gran clase. El público, extasiado con el torero de Badajoz. En el otro de Talavante, no le ayudó la condición del animal. El encierro del Licenciado Alberto Bailleres y de su hijo Juan Pablo, muy bien presentado, hoy hubieron siete toros serios y con edad, que desarrollaron juego desigual, débiles, perdiendo las manos muchas veces, a excepción del segundo de la tarde del indulto. Zotoluco (de fuxia y oro) no tuvo un día de suerte, a pesar de su señorío y voluntad, el viento se interpuso en su primero y en el otro nada que hacer pues el toro se la pasó huyendo. Diego Silveti (de nazareno y oro), le fue difícil cuajar una faena importante en ninguno de sus tres toros, al final falló en la suerte suprema incluyendo el de regalo.

Hasta que salió el segundo de la tarde, que fue lo mejor quizás de la feria. Alejandro Talavante (de champagne y oro) enfrentó a “Santanito”, de 486 kilos, nunca abrió el hocico. Logra el acople de inicio más fácilmente por chicuelinas. El toro montado de pitones, negro entrepelado, bragado, nevado de los cuartos traseros, acarnerado de cara. El animal se arrancó a los montados para un buen puyazo, el español pidió se le saque del encuentro. El toro apretó haciendo hilo. Talavante en el centro brinda a toda la Monumental. Y vaya forma de prender el caldero desde el comienzo con estatuarios y cambiados. Alejandro aventaba desde adelante los vuelos de la muleta para prenderle, ya no importaba el viento, los olés reflejaban la magia de un torero de duende, poniendo boca abajo la plaza, en su México querido y en un 5 de mayo. Con la muleta en la izquierda, toreo a la mexicana, como los propios ángeles, sello y estilo muy peculiar de toreo barroco. Naturales larguísimos dejando la pierna de salida muy retrasada. ¡Vaya mano izquierda la de Talavante! Siguieron tandas por la derecha de mano baja, el viento flameaba la muleta a favor del viaje del extraordinario Begoña. Hoy se reivindicó la feria y el toro mexicano. Arrucinas, capetillinas, derechazos templados, naturales en redondo, cambiados, todo muy ligado en medio de la interminable ”Pelea de Gallos”, y olés apasionados como es la cultura mexicana. El extraordinario Begoña, muy bravo seguía embistiendo con clase, recorrido, fijeza, con transmisión y fuerza. El animal trajo la emoción para fundirse con él, su forma de embestir fue magistral. Talavante y el éxtasis, más series de naturales de gran dimensión, la escena era fascinante, ésta era la Feria de San Marcos que piden los públicos, entregado Talavante y el público a los pies del torero. Redondos con la mano muy baja, todo templado con ritmo sensacional, manoletinas estoicas, muletazos por bajo de la firma. Llegó el momento inevitable del indulto concedido, vuelta con el ganadero y todas las plazas quieren a este torero. La faena fue extraordinaria. El domingo, Manzanares.

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: