Mañana comienza la feria de San Isidro

La más larga, pero no la más ilusionante tal y como viene siendo desde hace muchos años gracias a la general aceptación del público que, este año, la continuará apoyando con su asistencia aunque el número de abonados haya decaído considerablemente. A los verdaderos aficionados apenas les quedará esperar a que surjan algunas buenas sorpresas y a que las pocas figuras presentes en escasísimos festejos les correspondan algunos de los buenos toros que, sin duda, saldrán. Circunstancias que no cuentan para el público de cambiante aluvión que asiste por aquello de que por San Isidro hay que ir a Las Ventas para ver a los amigos, llamarse unos a otros con los teléfonos móviles, tomar copas, merendar los que quieran o puedan hacerlo y pasar así la tarde antes de ir a cenar sin mayores aspiraciones. Si se cortan orejas, aunque solo sea una, saldrán felices. Y, si no, dejarán en otras manos las entradas que les hayan regalado para asistir a otros festejos. Lo peor que podría ocurrir, sin embargo, es que las poquísimas corridas con interés que se celebren terminen arruinadas por los contestatarios de siempre. Hasta que no se acabe con esta situación, a las figuras les costará cada vez más hacer el paseo en la plaza tenida por más importante del mundo. Y es que si un triunfo o un fracaso en Madrid sigue siendo importante para los toreros que engrosan el pelotón, para las figuras consagradas ya no cuentan.

Este año, con nuevo pliego y ampliada empresa aunque quien sigue organizado es Taurodelta, la feria se va a ver guarnecida por una serie de actos culturales que, por muy brillantes que sean, no podrán tapar la falta de categoría de la inmensa mayoría de los carteles. Está muy bien que figuras de la literatura, del espectáculo y de la política participen en estos eventos. Pero si lo que supone la yema del producto carece de interés, lo que digan los personajes que pretendan animar el cotarro taurino bajo la carpa que se ha colocado junto a la plaza, no pasará de un simple adorno por muy lujoso, caro y bien remunerado que sea.

Así que, señoras y señores de la Comunidad de Madrid, tomen nota: Lo primero es dar buenos carteles y no tanta bazofia. Lo demás, por muy llamativo que parezca, no es más que la lujosa cubierta de una barata caja de amargos caramelos con apenas tres o cuatro bombones por catar.

A partir de pasado mañana, en este portal, en el diario La Gaceta y en los programas taurinos de Radio Intereconomía (los domingos a las 12 de la noche y los martes a las 14,30) les iremos dando puntual cuenta de lo que vaya sucediendo con la mayor objetividad y entretenimiento posibles. Ojalá que no se cumplan los malos pronósticos como acaba de suceder en Sevilla. Aquí seriamos los primeros en celebrarlo.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: