1ª del Arte y la Cultura en Madrid. David Mora, primera Puerta Grande

Aunque esta primera corrida de la llamada feria del Arte y la Cultura era sobre el papel más interesante que la mayoría de los festejos que acabamos de tragarnos a plaza casi llena, ayer solo hubo media entrada. Sin el abono isidril y aunque no hubo cámaras de televisión en directo, los del aluvión se ausentaron quizá hasta el año que viene. Se perdieron ver varios toros buenos de Valdefresno a los que un dispuestísimo David Mora cortó sendas orejas por lo que pudo salir a hombros por la Puerta Grande que se abrió por primera vez en estas dos ferias.

Madrid. Plaza de Las Ventas. Martes 5 de junio de 2012. Primera de feria. Tarde calurosa con rachas de viento y media entrada muy repartida. Seis toros de Valdefresno, muy bien presentados y nobles en distintos grados de fuerza y de bravura. Excelente aunque agotado por mal lidiado el primero. El segundo tuvo un buen pitón izquierdo. Magnífico por todo el tercero. Desgraciado el apenas manejable cuarto. Deslucido el quinto. Y aunque manso y rajado, noble el sexto. Curro Díaz (palo de rosa y oro): Pinchazo y estocada baja, leve división al saludar. Estocada, silencio. Cesar Jiménez (blanco y oro): Pinchazo, estocada baja trasera y descabello, silencio. Estocada trasera tendida, silencio. David Mora (verde manzana y oro): Estoconazo trasero, oreja. Estocada de entrega saliendo prendido y descabello, oreja. No sin la consabida polémica, salió a hombros por la Puerta Grande.

Buen galope  y justa fuerza los del primer Valdefresno que no permitió pararse a Curro Díaz en el recibo de capa e incluso le desarmó al llevarlo al caballo. El toro perdió las manos y, en la confusión de los peones que intervenían, uno de ellos fue alcanzado sin consecuencias. Al toro se le pegó más de la cuenta en varas aprovechando que empujó al peto, y se paró en banderillas, tercio que se hizo eterno por la miedosa premiosidad de quien bregaba. Montoliú aprovechó para colocar dos pares yendo andando que gustaron. Y Curro Díaz para relajarse por bonitos redondos gracias a la desgastada bondad de su feble enemigo. De no haberle pegado tanto, hubiera tenido un gran toro en sus manos.

De nuevo se lidió fatalmente al cuarto, enseguida desgraciado en plena suerte de varas. También hubiera sido mejor de lo que pareció al principio. Sobre todo por el lado derecho. Curro Díaz perdió el tiempo intentándolo con la izquierda.

El segundo toro intentó saltar al callejón pegándose un testarazo y continuó suelto. César Jiménez lo cuidó tanto en la brega como en varas y David Mora fue arrollado de lleno al intentar un quite por chicuelinas que, finalmente, consumó resultado desarmado al concluirlo. Tras el trajín, César no se halló a gusto por el viento y, sin apretarse, dio varios naturales de diversa factura antes de sufrir un susto con la derecha por donde el toro fue malo. Con ayudados y trincherillas concluyó el trasteo.

Sueltón y con poca fuerza el muy cuajado quinto que, como sus hermanos empujó en el caballo aunque este saliendo suelto. Dolido en palos, calamocheador al embestir y derrumbado apenas iniciado el trasteo, no dio lugar a ningún desquite del de Fuenlabrada. Fue el peor toro del envío.

A las dos buenas verónicas que dio David Mora en su recibo de capa al tercer toro, les siguió un tropiezo del torero, resuelto perfecta y oportunamente con una larga y media de cartel. También se lució Mora y bien al llevarlo al caballo en los dos encuentros que el toro cumplió con bravura. Quizá sobró el ampuloso quite porque había toro y posible faena. La brindó al público. Y la inició con dos cambios y un redondo en el tercio;  y, citando de lejos, varios más en tres  tandas que ligó sucesivamente a los de pecho y a un cambio de mano. No hubo igual acople con la izquierda. Y de nuevo con la derecha no acabó de convencer a todos salvo en el bello final por trincheras y dos naturales que antes no logró dar igual. Aunque trasera, la estocada fue fulminante y cortó una oreja por el conjunto de su actuación. Fue toro de dos.

Mora volvió a salir tan decidido como antes o aún más en el sexto. Pero este toro fue protestado por renquear y, además, manseó en el caballo y rehusó en palos. No le importó todo esto a Mora que empezó la faena doblándose con el toro hasta fijarlo para seguir con la derecha con mando y firmeza sin dejar que se le fuera que es lo que quería tras cada muletazo. El fondo de nobleza que también tuvo por el lado izquierdo, fue descubierto al natural. Mora no perdió la oportunidad de seguir pegando muletazos al tiempo que el toro huía rajado a tablas y la verdad es que estuvo muy por encima de su mansa condición, dando buena medida de sus posibilidades toreras. Se tiró a matar como un jabato y pegó una dramática estocada saliendo prendido por el pecho. Así se ganó la primera Puerta Grande de estas dos ferias. En mi modesta opinión, absolutamente merecida. Enhorabuena al torero porque este triunfo le va a abrir muchos puestos junto a las figuras que es lo que él estaba buscando y le va a  descasillar de donde todavía estaba en plan de pedigüeño revelado con corridas duras.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: