4ª del Arte y de la Cultura en Madrid. Oreja para un importante Alberto Aguilar en la de Victorino

La ganadería de Victorino Martín está ligada a muchos recuerdos imborrables sucedidos en la plaza de Las Ventas. También en otras muchas de España y de Francia. Pero fue en Madrid donde empezó su historia y se forjó su leyenda. Entre las ganaderías tenidas por toristas, es la que más tiempo lleva manteniéndose arriba pese a los inevitables baches que, como todas, ha padecido. Sin embargo, cuando estos toros brillaron más fue en los tiempos de sus más famosos especialistas, Andrés Vázquez y Francisco Ruiz Miguel, principalmente. Luego llegaron otros, pero con menos persistencia. El Cid cuajó varias faenas memorables con estas reses y Enrique Ponce, quizá fue la única gran figura que no rehusó matarlos llegando a lidiar 50 de este hierro. Actualmente, la mayoría de las veces los matan toreros de mucha menos importancia. Ayer, Sergio Aguilar se salió del pelotón.

Madrid. Plaza de las Ventas. Viernes 8 de junio de 2012. Cuarta de feria. Tarde calurosa con tres cuartos de entrada. Seis toros de Victorino Martín, muy bien aunque desigualmente presentados y de vario juego. Tardo pero muy manejable el primero. Manso y complicado el segundo. Bravo y noble aunque limitado de fuerza el tercero. Con inesperada guasa el cuarto. El quinto se paró en la muleta. Y el sexto se movió revoltoso. Antonio Ferrera (blanco y oro con remates negros): Dos pinchazos y estocada, saludos. Cinco pinchazos y bajonazo, aviso y pitos. Diego Urdiales (marino y oro): Pinchazo, media en el costillar y estocada, aviso y silencio. Pinchazo hondo y estocada trasera, aviso y silencio. Alberto Aguilar (perla y oro): Estocada, oreja. Media tendida algo atravesada y dos descabellos, gran ovación.

El primer toro cumplió tardeando y más distraído de la cuenta en varas. Antonio Ferrera se esmeró en teatralizar gestualmente la lidia y banderilleó efectista en la preparación de los pares que colocó con mediana fortuna. Muy manejable por el lado derecho para la muleta, Ferrera toreó de menor a mayor largura por redondos y con peores resultados al natural, terminando exultante por lo conseguido en el arrimón final. Con la espada no pudo teatralizar los pinchazos.

Con el espectacularmente feo de cara el cuarto, que se defendió en varas, Ferrera se encontró más cómodo con el capote y brillante en banderillas. Pero el toro sacó inesperada guasa en la muleta por el lado derecho y solo admitió dos pases por el izquierdo. Ferrera vendió los cites que siguieron pero no pudo dar ni un pase más.

El segundo toro salió blandeando de remos y manseó defendiéndose en el caballo y en banderillas. Diego Urdiales empezó la faena macheteando a la antigua como si fuera a matar rápidamente y luego intentó torear formalmente sin conseguirlo. Justo al revés de lo requerido. El toro se puso gazapón y, como el macheteo gustó, lo repitió. Como era de esperar, el toro se puso imposible.

El quinto barbeó tablas de salida y no dejó estirarse a Urdiales con el capote. Se dejó pegar sin más en el caballo y cantó cierto peligro en el quite de Aguilar, quedando tardo y probón. Lo mejor que le salió a Urdiales fue los pases de tirón y el molinete con los que fijó en el tercio. Luego no pudo alargar ninguno de los cortos viajes que tuvo el toro. Y mira que lo intentó hasta aburrir.

Alberto Aguilar dio los primeros lances de la tarde al tercero que empujó con fijeza al caballo quedando muy limitado de fuerza. Lástima, lo acusó en la muleta de Aguilar quedándose corto aunque, cuando lo llevó templado, fue largo. Vibrante el matador con la derecha, el toro también respondió por el lado izquierdo cuando Aguilar bajó la mano. Como muchos de este hierro, por arriba no quiso nada. Muy valiente el pequeño Aguilar, mató a la primera y bien, cortando una oreja.

También empujó al caballo con fijeza aunque salió suelto el huidizo de salida sexto que se dolió mucho en palos y se revolvió pronto en la muleta. Aguilar le plantó cara muy seguro y decidido, sin perder los papeles una sola vez. La verdad fue que anduvo muy por encima del toro y hasta sacó pases que casi nadie esperó que pudiera darlos.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: