8ª de los Sanfermines en Pamplona. El Juli pincha una importante faena

El Juli no había toreado en público desde la tarde en que se comió al innombrable en Badajoz reproduciéndose la lesión que le había apartado de los ruedos. Ayer regresó de nuevo a los ruedos en Pamplona y no tuvo suerte. Pero echó el resto con en quinto toro de la Victoriano del Río, cuajando una importante faena que, desgraciadamente, emborronó con la espada. No obstante, cortó una oreja que al lado de la que le dieron a El Fundi del extraordinario primero, valió el tripe. El de Fuenlabrada se llevó el mejor lote de la corrida. Y el medio, Sebastián Castella que pudo cortar la oreja del segundo si lo hubiera matado pronto.

Pamplona. Plaza Monumental. Jueves 12 de julio de 2012. Octava de feria. Tarde cálida con lleno. Seis toros de Victoriano del Río, bien aunque muy desigualmente presentados y vario juego. Extraordinario el primero. Muy complicado y deslucido el segundo. Noble a menos el tercero. Noble el cuarto. Muy encastado y no fácil el quinto. Con progresivo genio el sexto. El Fundi (tabaco y oro): Bajonazo, oreja. Pinchazo, otro saliendo revolcado y media estocada, ovación. El Juli (nazareno y oro): Estocada trasera desprendida y dos descabellos, silencio. Pinchazo y trasera y baja, oreja. Sebastián Castella (negro y oro): Media estocada tendida, ovación. Pinchazo saliendo perseguido, dos metisacas en el chaleco, otro pinchazo y corta trasera tendida, silencio.

El Juli no tuvo suerte con el segundo toro, muy suelto y que embistió al capote echando las manos por delante y a la muleta punteando con brusquedad. El Juli lo resolvió con firme inteligencia aunque sin terminar de estar a gusto. Lo mató a capón de estocada trasera caída y dos descabellos.

Como en el segundo, El Juli no se dio coba con el capote en el recibo del muy cuajado quinto que tampoco fue como los mejores ya lidiados. Pero, herido en su amor propio, brindó al público una faena marca de la casa, sometedora a base de llevar la muleta arrastras con la mano derecha y exponiendo mucho con la izquierda pese a no ser el toro bueno por el lado izquierdo para terminar arrebatado y arrebatador en el final de la obra, metido entre los pitones del toro. Hasta las peñas pararon de cantar para no perdérselo. Fue una pena que lo echara a perder con la espada, de pinchazo y estocada muy baja. Pero el entusiasmo del público no cesó y hasta le pidieron dos orejas. Le fue concedida la primera.

Al tercer toro, terciado con cara, noble y blando de patas, lo recibió Castella con lances a pies juntos. Castella también empezó a la faena a pies juntos y luego en los medios, ligando redondos con mucha firmeza. Venido abajo el toro, logró buenos naturales que no pudo coser, pero sí consumar muy quieto con el valor que le caracteriza sin que faltaran los arrimones en cercanías. Insulso a menos el toro y la faena lo mismo. Media trasera y tendida cayó la espada doblando el animal al tiempo que Castella se arrodillaba. Esta vez, el palco no atendió a la petición de oreja.

No humilló ni se entregó el imponente y altivo sexto en ninguno de los tres tercios. Castella lo encaró muy valiente, logrando someterle en los medios con la derecha aunque no siempre templado por lo que el toro se defendió cada vez más. Fue el toro más desabrido de los seis. Castella lo mató muy malamente asustado.

En primer lugar actuó El Fundi. Lanceó bien al muy amplio de cuerna de Victoriano del Río que abrió plaza y metió la cara por abajo y mucha nobleza. La que mantuvo intacta en la faena aunque blandeó de remos. Uno de esos toros que se torean solos y así lo hizo obedeciendo a la muleta de El Fundi en una faena meramente productivista, con buen oficio, pero sin aportar nada especial. Al menos enseñó la clase que tuvo el animal. Esperábamos que lo matara bien, pero lo hizo de un bajonazo alevoso. Dio igual, le dieron una oreja.

Al también muy noble cuarto –se llevó el lote – lo toreó con el capote aún mejor que al primero. Pero en la faena, se dejó enganchar en su arranque y el toro quedó algo rebrincado aunque continuó obediente. El trasteo no salió de simple trabajo muy desigualmente templado. Pasado de faena, el toro se puso difícil de matar y El Fundi lo consiguió de tres agresiones, resultando dramáticamente revolcado en la segunda aunque afortunadamente ileso.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: