Observatorio taurino: Algunas cosas que contar

Altura de miras y visión de futuro

El ejercicio de responsabilidad del joven maestro también es una puerta abierta a la reflexión en estos tiempos convulsos para el país y para el toreo. El Juli descontará de su propia soldada el 50% del importe de las localidades de los jóvenes -y no tan jóvenes- de menos de 30 años en el mano a mano que dirimirá con Talavante en las Colombinas. Él mismo ha confirmado que la iniciativa tendrá repetición en otras citas y en otras plazas. Su partenaire en Huelva ya ha anunciado que secundará esa idea que podría traer mucho y bueno. El Juli sabe perfectamente la que está cayendo en todas las esquinas del planeta de los toros y que esto se empieza a ir de las manos irremisiblemente. “Promocionar la fiesta entre los jóvenes es vital”, ha señalado el madrileño. No es mal comienzo para una reacción de la profesión, revirtiendo parte del dinero de sus altísimos cachés en la promoción de una Fiesta -la que les ha dado fama y hacienda- que empieza a hacer aguas. Ojalá cunda el ejemplo.

Toros a orillas del Atlántico

Del Odiel al Guadalete, sin cambiar de océano, asistiremos a un fin de semana de alta tensión taurina que pivotará entre el coso choquero de La Merced y la Plaza Real de El Puerto. En los dos escenarios han tenido que recomponer la ausencia de Manzanares: en el caso de Huelva tirando de Talavante para dirimir el mano a mano con El Juli que seguirá a la aparición estelar de José Tomás, vis a vis con Morante. Pero el domingo hay que saltarse el coto de Doñana para encontrarnos de nuevo con el irregular diestro de La Puebla, al que aún no se le conoce compañero en un festejo que se había programado tete â tete con el alicantino. El estropicio es difícil de recomponer. ¿Se atrevería Morante con los seis? Mejor no pensar en otras opciones que se han esbozado por ahí aunque convendría recordar que un torero orillado como Perera tiene el día libre y mucho que decir. Y una cosa más: el tema de los mano a mano ha salido gafado. Aún no ha cuajado ni uno de los previstos.

Una encerrona con fisuras

La caída del cartel de Javier Castaño -herido en Mont de Marsan- abrió inesperadamente el cartel de otro frustrado mano a mano que le tenía que haber enfrentado a Fandiño en la feria de Julio de Valencia. Todos los estratos del toreo se pusieron a especular desde la inmensa mesa camilla de Twitter sobre los hipotéticos sustitutos que podían extraerse de la creciente baraja de toreros emergentes para parchear este festejo con aire de oportunidad. Sorpresivamente, Fandiño asumió en solitario el empeño sin demasiadas justificaciones que lo alentaran. El supuesto gesto del diestro vasco -que ya había salido escaldado de su encerrona bilbaína, sólo un mes antes- fue aceptado con cierta frialdad en el ambientillo taurino y no gozó del respaldo del público en la taquilla. En la plaza, el torero se salvó por la campana y hasta lucró dos orejas de distinto peso para validar la salida a hombros. Pero quedó en el aire la oportunidad de haberlo enfrentado con toreros como Jiménez Fortes o Antonio Nazaré que habrían dado otra dimensión al evento. La pregunta del millón es… ¿qué tenía más riesgos? Ustedes mismos… Pero aún hay más. El mismo día se sabía que Castaño había decidido reaparecer al día siguiente en Santander en un decisión incomprensible y ayuna del más mínimo sentido de la estrategia que enfureció a Simón Casas. El propio Casas tendría que afrontar otro enfado, ésta vez de su ex pupilo Alberto Aguilar, que decidió buscar aire nuevo después de que su apoderado no contara con él para esa sustitución de Valencia que ha mostrado que no hay nada nuevo bajo el Sol.

De los novilleros sin caballos

Álvaro Rodríguez del Moral

Ya les hemos hablado aquí, en estas mismas líneas de ese proyecto ilusionante que se llama Lama de Góngora. El pasado domingo se alzó -ex aequo con el pacense José Garrido- como ganador del certamen de las escuelas andaluzas y este mismo jueves, en la plaza de la Real Maestranza tiene todo a favor para remachar el clavo definitivo si no le supera el ambiente ni le desbordan las circunstancias. El caso es que se está hablando de las novilladas y los novilleros sin picadores, que gozan de una atención inédita en este tiempo de estrecheces que puede implicar una vuelta a los orígenes. A pesar de todo, el toreo siempre renace de sí mismo.

A. R. del Moral

A. R. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: