2ª del Señor de los Milagros en Lima

Fernando Salgado Bambarén

Corrida de Achury viejo que tuvo que torear. Sin clase pero interesante,había que hacerles las cosas bien y que dos matadores por lo menos, lograron hoy en Acho.

Tanto Castaño como Fandiño destacaron con los que le tocaron en suerte según sus condiciones, con profesionalismo y aprovechando cada una de las oportunidades que les dieron sus toros en la medida de lo posible y que supo apreciar el buen aficionado. Distinto lo ocurrido con el nacional Roca Rey que no supo que hacer con sus toros a los cuales los paso pero nunca toreo.

Lima, Feria del Señor de los Milagros 2012, tarde nublada pero de ambiente calido y sin viento. Un poco más de media Plaza. Toros de la ganadería de Achury Viejo, correctamente presentados excepto el sexto que fue terciado. Se fijaron pronto todos, y luego tuvieron matices para saber torear. Javier Castaño (blanco y oro) estocada trasera y tendida, silencio. Estoca trasera, aplausos. Iván Fandiño (verde añil y oro) estocada, ovación. Buena estocada oreja. Fernando Roca rey (morado y azabache) estocada desprendida, silencio. Estocada desprendida, pitos. Bien nuevamente Caro a caballo.

Corrida correosa a la que había que hacerle las cosas muy bien. Una condición que hacía tiempo escuchábamos pedir a un sector de aficionados pero que a la hora de tenerlos en la plaza no supieron apreciar, en su real dimensión, la actuación de los matadores. Dos toreros hechos que mostraron su oficio y buen gusto para torear.

Javier Castaño se las vio con un deslucido primer toro que en primera impresión parecía que tendría posibilidades pero al no ser casi picado, otra gran actuación de juez que tenemos este año en el palco que no conoce lo que es la lidia de toros, embistió con la cara y con la cara alta, deslucido pero con guasa que los tendidos no notaron. Al cuarto lo toreo con la montera puesta, detalle suponemos, por lo que significaba el toro. Mandó siempre y se impuso a un toro sin clase no repetición. Los muletazos buenos fueron de uno en uno, pero siempre bien colocado Hoy el público a perdido el sentido de lo que es torear bien dependiendo las condiciones de los toros y se notó por su reacción a una buena actuación. A esta clase de toros hay que torearlos como o hizo Castaño, con profesionalismo y sentido de las distancias.

Vimos a otro Fandiño hoy en Acho. Después que nos dejara una impresión muy pobre el año pasado, salió a por todas desde el inicio. A su primero le fue perdiendo pasos hasta meterlo en la muleta y ligarlo en buenas series sobre todo por el pitón derecho porque por el izquierdo reponía. Por el izquierdo bajó de tono la faena porque el toro reponía. Volvió al pitón derecho y ya no fue igual aunque el matador siempre estuvo por encima de toro. Con el cuarto, rebrincado y tardo, hizo una faena de toma y daca a un toro que terminó desarrollando genio. A pesar de no ser una faena ligada, llegó mucho al tendido por la condición del animal. Bien y firme estuvo el de Orduña con este quinto de la tarde.

Roca Rey no se enteró de la corrida que tenía que matar hoy. Para empezar, deja que el peonaje de muchos capotazos para colocárselo en el segundo tercio, algo que ya se le ha dicho varias veces pero como no escucha y cree saberlo todo….. a ambos toros solo los banderilleó por el pitón izquierdo y con los peones en ruedo. Así sería mejor que dejara este tercio que no es fuerte por más que en provincias y su entorno se lo jaleen y el hagan creer lo contrario. Pero lo peor vendría con la muleta. Al no llevar toreado al tercero al inicio de la faena fue arrollado sin consecuencias. No pudo con este toreando siempre en contra de su condición y para afuera. Con el sexto que fue terciado, lo paso por uno y otro pitón sin mando ni gracia siempre para afuera. Se quiso meter un arrimón al final cuando el toro ya estaba parado pero el público se lo recriminó abucheándolo. Mal el peruano que no entendió nunca como torear y menos lidiar a estos toros por más que vio a sus compañeros hacerlo.

________________________________________________________

LA OPINIÓN DE PEDRO ABAD SCHUSTER

En corrida dura, Fandiño paseó una oreja al son de la marinera.

Tarde sin sol en la inaugural de Acho, en Lima, Perú. El público llenando más de media plaza se divirtió en pasajes del festejo, que transcurrió muy rápido por la falta de juego del ganado. Los Achury Viejo, bien presentados, del encaste Santa Coloma, tuvieron peligro, descastados, vacíos de raza, sin humillar, sosotes, sin fuerza. De los toreros, los españoles, más competitivos en su quehacer taurino se montaron encima de sus lotes. Triunfó Iván Fandiño, siendo ovacionado y logrando una oreja en el quinto, Javier Castaño en lo suyo se fue de vacío, obtuvo palmas y silencio. El peruano Fernando Roca Rey – hermano del novillero El Andi -, se jugó la vida literalmente en su primero, sufriendo contusión púbica luego de voltereta, y en el sexto – el más complicado de la corrida – los irrespetuosos (por decir lo menos) del tendido 10 de sol, injusta bronca al torero. Es bien sabido que en el Perú, la campaña anual de más de 300 festejos a lo largo de la república, es en su mayoría con toreros extranjeros del segundo y tercer grupo, sin que se respeten los cupos exigidos por ley para los peruanos, motivo de reclamo (sin éxito) de los sindicatos. Sin torear en la intensidad que debiera, ¿cómo se le puede exigir al torero peruano?

Javier Castaño ante el primero de 492 kilos, un toro que no ayudaba para estar delante de él, salía distraído por el izquierdo, probón y mirón, sin fijeza. El español acostumbrado a corridas duras, muy solvente, metiéndose en los terrenos del toro. Logra los primeros olés de la tarde en par de series con composición estética a la hora de torear. Tres cuartos de estoque, aguantando mucho, aplaudido. Con el cuarto, segundo de su lote de 501 kilos, corto de cuello y astifino, un público frío sin jalear nada, el toro se defendía, con poca fuerza doblando las manos, sin desplazarse con buen son. Por la izquierda, impasable sin recorrido. Por la derecha, el torero de uno en uno, con la muleta retrasada, muy firme, se lo pasaba sin enmendar, aguantando. Espada entera, silenciado.

Iván Fandiño, que venía de su temporada más importante en España, bien pudo salir a hombros esta tarde, pero el juez le negó la oreja en su primero, el segundo de la tarde. Fue un toro bajo, precioso de hechuras de 517 kilos, con calidad en su comportamiento. Faena laboriosa la de Fandiño, el toro nunca rompió hacia adelante. Con el capote, había logrado ramillete de verónicas, muy firme, en corto, con valor. Ya con la muleta, luego de buena vara, el toro sacó buen fondo, pero sin fuerza, había que tocarlo muy suave. Y así fue, Fandiño, aspirante serio al Escapulario que tiene una tarde más el 9 de diciembre, intentó ligar en la corta distancia, abriendo el compás, sin enmendar, encajado, de uno en uno. Había que meterse con él, y lo logró en corto, el toro agradecido tuvo nobleza, pero sin transmitir. Estocada al encuentro un poco atravesada, luego de arriesgadas manoletinas. Ovación. Hay una tradición en Acho, que no se pierda, y es la de bailar la marinera peruana a cargo de jóvenes parejas al terminar la lidia del quinto. Pues esta vez fue emocionante pues coincidió con el paseo de una oreja de Iván Fandiño. El español recibió al quinto, un toro alto y serio de 527 kilos con cinco largas cambiadas, que luego resultó sosote, sin transmisión. Brinda al comunicador González Delgado, difusor del pasodoble Fandiño. Al toro le costaba tomar cada muletazo, punteaba los engaños. Fandiño en faena de compromiso y entrega hoy se ganó el cariño de la afición de Acho, pasándose los pitones a milímetros de la taleguilla, metiéndose en los pitones, dándole tiempos sin atacarlo. El toro poco a poco se fue acoplando por el derecho, hasta lograr el torero pases artísticos y muy lentos. Estocada en buen sitio, Oreja.

El peruano Fernando Roca Rey, vestido con el nazareno que caracteriza la procesión del Señor de los Milagros, con el tercero de 508 kilos, lo lanceó sin probaturas con muy buen sello personal. El toro fue un regalito de mal estilo y poco contenido, con peligro por los dos pitones, sin calidad, de embestida descompuesta, pegando cabezazos. En la primera serie luego de 4 muletazos, se revolvió sin avisar y le pegó una voltereta rompiéndole la taleguilla. Roca Rey mostrando casta de torero, se la jugó ante un toro sin recorrido, estuvo encima de él, quieto y firme, aguantando miradas y parones, intentando de uno en uno. Entera bien señalada, aplaudido. Con el que cerró plaza, de 480 kilos, el más deslucido de la corrida, no se dejó torear, siempre con la cara arriba. El toro no era para banderillas, sin embargo Fernando destacó nítidamente en tres pares en todo lo alto. El toro seguía andando, gazapeando a la hora de emplearse, escarbando, sin terminar los muletazos, y el peruano sin acoplarse. Buena estocada, bronca en los tendidos. Para el próximo domingo veremos a David Mora con La Carolina, junto a Alfonso de Lima y Juan Bautista.

Fernando Salgado Bambarén

Fernando Salgado Bambarén

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Lj dice:

    Este Abad seguro que es pariente de Roca rey, el que dice la verdad sin duda es Salgado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: