3ª de feria en Manizales (Colombia). Ni Manolete resucitado

Pedro Abad-Schuster

Se desnudó la dureza que tiene la corrida de toros, la tarde del miércoles 9 de enero del 2013. Tres cuartos de aforo, con clima magnifico en la Monumental de Manizales. Tres toreros colombianos y el rejoneador Willy Rodríguez, y un único toro encastado, el primero de la tarde de Dosgutiérrez, que posibilitó el triunfo del buen torero cucuteño Sebastián Vargas, un gran estoqueador que salió a hombros con dos orejas. Y paremos de contar. El resto no ha funcionado, la corrida ha tenido dificultades, excepto el primero. Han sido toros con genio y fiereza desarrollando peligro. Ocurrieron cosas dignas de destacar, de allí la fascinación que trae este espectáculo. El espigado manizaleño José Arcila tuvo poca suerte en el sorteo. El rejoneador Willy Rodríguez logró momentos importantes sobretodo con su primero. Y un jovencísimo torero de Manizales, Santiago Naranjo, que salió ileso ante dos toros muy peligrosos a los que enfrentó en indomable actitud, obtuvo premio moral en el reconocimiento de la gente a pesar que se le fueron vivos sus dos toros. Naranjo se fue disgustado, pero con el alma plena de orgullo. El reconocimiento de la afición colombiana le puede abrir las puertas de los contratos.

Dos peligrosísimos pajarracos lidiados en tercer y séptimo lugar, con poder, fiereza y traicionero comportamiento, enfrentó un valiente Santiago Naranjo, buscaban herirle. Santiago se jugó la vida. Lo de Naranjo fue de héroe, en el día de su presentación en la plaza de su ciudad, y cuando cumplía 27 años de edad. Manizales le ha encontrado, el torero insistió en la suerte suprema, jugándose el tipo, los Dosgutiérrez se le iban encima buscando el cuerpo. Ni el propio Manolete resucitado. Y en esta Manizales del alma, de noble afición, un sector mayoritario de aficionados le ha reconocido al colombiano con ovación casi unánime, la plaza volcada con él, le obligaron a saludar desde el tercio, luego de escuchar los 3 avisos en dos oportunidades. La emoción que da el toreo se vivió de otra manera, el público en vilo presagiando la cornada, dos toros vivos a los corrales, y un joven torero que entrena en Madrid y que quiere llegar a ser.

Sebastián Vargas (de vino tinto y oro), salió triunfador de esta corrida con dos orejas del primero, con 466 kilos de bonita estampa. Noble, con bondad y clase, encastado el animal, con temple y suavidad en la embestida. Vargas estuvo exquisito con el capote, excelente en banderillas, y muy templado con la muleta. Muy a gusto aprovechó las buenas condiciones, cuajando la faena. Espadazo. Dos orejas. Con el otro que lidió en quinto lugar, de 472 kilos, el toro se resintió luego de la pica de Clovis Velásquez, comenzó a frenarse. Había que salirle adelante, pero el toro embestía sin clase, salía desentendido, sin embestida maciza ni acompasada. Pincha y estocada. Palmas.

José Arcila (de nazareno y oro), espigado torero, el segundo de la tarde de 478 kilos, no ha habido faena, manso, deslucido, se metía para adentro atropellando. Arcila hubo de plantarle cara y aguantarlo. Estocada tendida y descabello. Silencio. Con el sexto lugar de 446 kilos, el toro prometió de salida empezando bien, con transmisión, recargando en varas. Por el izquierdo había que esperarlo mucho, pero se desconcentró el torero, no lo entendió, ni se sintió cómodo. Por el derecho protestaba el animal. Se tiró bien en la suerte suprema. Pifias al torero.

Santiago Naranjo (de nazareno y azabache), mala suerte en el sorteo, con qué peligro le tocaron sus ejemplares. El tercero de la tarde, de 450 kilos, negro azabache, alto, engatillado, un toro imposible, con mala condición de embestir, sin calidad, sin clase, al que toreó muy bien con el capote por delantales. La lidia fue desordenada por la falta de bravura. Cuando intentaron cerrarlo hacía cosas extrañas, topando y venciéndose a su aire. El puyazo fue trasero. Echaba las manos por delante y la cara arriba al embestir, sin humillar. Persiguió a los banderilleros con fuerza, jugando a la sorpresa, y desarrolló sentido. El toro se frenaba, y luego arrollaba, imponiéndose con sus dificultades. Brindis de Naranjo con la bandera de Manizales. El toro con potencia se arrancó a la muleta, Naranjo exponiendo mucho, aguantando, pudiéndole. El toro era mirón, queriéndolo coger, sabía lo que dejaba atrás. El toro con la embestida arriba, desparramaba la vista, era escaso de fijeza. Por la izquierda, muy entregado y decidido el colombiano, jugándose el tipo. El toro pasaba arrollando, muy enterado. Lo mejor era aliviarse, pues con este tipo de toros no hay lucimiento posible. El animal intentó cazarlo, sin hacer caso a la muleta. Imposible matarlo, no humillaba, ni empujaba. Tres avisos. Pitos al toro luego de ser descabellado por el subalterno El Piña. Un público sensible, le ha dado palmas al torero. Con el séptimo del festejo, de 440 kilos, veleto de pitones, imposible que alguien se pusiese delante, un toro que sacó genio y malas ideas. De salida, ya se presagiaba que el toro se iba de cacería, frenándose, sin ir entregado, se vencía por derecha peligrosamente. El toro escarbando la arena, le costaba prender galope, de condición tardo. Primeros lances a la verónica de Naranjo, parecía le obedecía por el izquierdo, pero se coló por el derecho, vencido, haciendo hilo lo intentaba cazar. Vara arriba de Luis Carlos Pedroza Luisín, y en segundo puyazo volvió a prenderlo, el toro recargó con fuerza. Fue aplaudido el picador. El toro tenía poder y malas ideas, le cortó el viaje a El Piña, no galopaba, reservón, casi imposible banderillearlo, recostándose con peligro. Un sector del público le protestó a Naranjo porque se fue por los aceros. Y Santiago intentó pasaportarlo, exponiendo sin límites. El resto es historia. Tuvo que desistir. No valía la pena ponerse delante a un toro que no hubo forma de torear. Gesto grande de Manizales para un tío, su torero Santiago Naranjo. 3 avisos que no interesan. Ovación que aún seguirá escuchando el torero.

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: