Sevilla y la decadencia en el 13

Ricardo Díaz-Manresa

Otra vez…¡Qué repetitiva es la historia y qué torpes los humanos! Nos tenemos que acordar nuevamente de que los ruedos de España y el resto del mundo –los que quedan- son el reflejo de la situación global de la sociedad y sus problemas. España, por ejemplo, está ahora mucho peor que el toreo, aunque suframos un pésimo panorama taurino que se va a agravar la próxima temporada, la del 13, porque, como siempre, los profesionales del toro no han movido un dedo para arreglar el desastre en el que estamos. ¡Qué otoño y qué invierno sin nada! ¡Qué desierto, qué irresponsabilidad, qué inmovilismo con los problemas tremendos que hay! Estamos viviendo de que si Talavante y los victorinos en Las Ventas, de que si Manzanares en la Maestranza, donde El Cid y Luque pugnan por los del de Galapagar. Eso son anécdotas y, si quieren, parches pero nunca soluciones ni respuestas a la ruina que tenemos.

Vivimos también de que el Juli, como adelanté en mi artículo sobre que los toreros no quieren ser peleles, va a torear mucho menos para ser dueño de su vida torera. Este chico me sorprende porque lo creía con la cabeza, como se dice ahora algo cursimente, muy bien amueblada. Pero no. Es inoportuno, parece que tiene empacho mental, no sabe claramente lo que quiere y, si lo sabe, le costará mucho conseguirlo (lo que dudo). Tampoco supo ni explicó lo del G-10.

Mientras, estampas insólitas. Los Choperas salieron corriendo de Córdoba (como si no supieran lo que era), de estampida en Málaga (parece que no tenían ni idea de lo que les esperaba), de enfrentamiento con Jiménez Fortes. Nunca había visto una pelea por escrito de este corte entre empresarios de la élite señalando deudas económicas y profesionales y uno que quiere emerger –otro verbo de moda- y está haciendo méritos. Me explico lo que les pasó en Francia a los hijos de don Manuel. En fin, deterioros y decadencias.

Pero la más grande la de Sevilla, de la que vengo avisando hace años. Lo de Cataluña fue terrible. Tremendo lo de Quito. Horrible lo de Bogotá. Duro lo de Venezuela. Preocupante lo de Bildu-San Sebastián…pero Sevilla es la segunda del mundo, pilar del toreo, columna del arte, bastión del futuro. Y se la están cargando. Esta desgracia viene de largo. El mayor negocio del mundo taurino para el que empezaban a trabajar en sus carteles tras las vacaciones de Navidad y seguían así sin cansarse después de la de abril hasta el enero siguiente. Ya tienen, eso sí, las corridas en las que presentan como atractivo para emocionarnos (igual que en Madrid) a los juampedros y juampedritos y muchos gemelos, mellizos, primos y asimilados para los toreros figuras. Lo de siempre. Y para los otros algunas duras para disimular. Siguen hacia el precipicio. Con rebaja importante de festejos en la de abril, decapitada la del 12 de octubre, trituradas las del Corpus y Virgen de los Reyes…a las que no va la gente porque la que esté en sus cabales no puede ir. Carteles horribles, en algunas calor insoportable y precios altos…No se podía hacer peor y con más desgana y así les va. Muchas veces he estado en Sevilla en Corpus y Virgen de los Reyes y casi nunca he ido. Daba miedo salir a la calle por el calor, el cartel te tiraba de espaldas y encima te pegaban un bocao en la cartera no justificado… No atraían nada las combinaciones y hacían menos para que la gente fuera esos días salvo espantarla. Miren : este verano hacía mucho calor –el de siempre- pero como Lama de Góngora interesaba a pesar de ser novillero sin biografía y los precios eran asequibles, ¿recuerdan el entradón? En la de abril hemos visto en los años anteriores muchas combinaciones malas y resultados globales insoportables. Y de ahí vino la estampida del abono…que nos dejó ver calvas –quién lo diría- en días de farolillos y grandes calvas en la preferia. Los tendidos con caros pero ¡anda que los precios de las estúpida y falsamente rebautizadas nuevas gradas!… Menos aforo y menos asistencia. Y no solo es la crisis –mejor ruina- económica. Ahora, a la incompetencia de los Balañá de Andalucía, la desgana, la torpeza, la rutina, la irresponsabilidad, también le llaman crisis. Pues no. Quiere que la crisis todo lo tape. Es su coartada. Tengo familiares en Sevilla, con buena situación económica y hasta sobrada, y todos prácticamente dejaron los abonos, la mayoría magníficos. Los casos de decadencia de Cataluña, Quito, Bogotá, Venezuela, San Sebastián etc duelen por estremecedores. Pero más el de Sevilla. Que los maestrantes espabilen y dejen de poner cara de pánfilos y de recoger el dinero fácil y paren esta hemorragia de crisis, sí, y de incompetencia y pasividad mucho más. Al menos –y me alegro muchísimo- han elegido un reclamo de cartel normal para anunciar los toros del 13 en Sevilla. Se olvidaron de los esperpentos de años anteriores. Por algo se empieza.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. josem dice:

    y encima no se televisa la feria de abril, solo falta eso, acabar con los aficionados que por diversas cuestiones dependemos de la tele para mantener viva nuestra afición. La fiesta, hoy un espectáculo decadente, elitista y casi anecdótico en lugares otrora de gran tradición taurina, camina inexorablemente hacia su desaparición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: