Observatorio taurino: Dos premios merecidos, toreros melancólicos y pólvora en salvas

Premios oportunos y muy merecidos

No hubo sorpresas en el Planeta de los Toros. Aclaradas las primeras y confusas filtraciones, se sabía de sobra que don Ángel Peralta sería galardonado con la Medalla de Oro de las Bellas Artes. También era archisabido que el gran Paco Ojeda inauguraría los nuevos premios nacionales de Tauromaquia instaurados por el ministerio de Cultura aunque la cobertura reglamentaria posterior que le ha dado oficialidad ha sido chapucera, apresurada e improvisada. No importa. La altura artística, la capacidad innovadora y la relevancia taurina del genio de Sanlúcar de Barrameda -que nació en las Marismas de la Puebla del Río- está por encima de todas esas zarandajas. ¿Se merecía Ojeda una segunda medalla de las Bellas Artes? Por supuesto, pero no es óbice para que el toreo esté de enhorabuena en estos tiempos de tribulaciones. Nadie osa o ha osado rechistar cuando tantos y tantos premios se conceden o se han concedido a diestros o personajes menores -mejor no citar nombres- y se han dejado en la orilla -que le pregunten al difunto Diego Puerta- tantos y tantos figurones que prefirieron torear en la plaza y no dar pases en la calle. Ésa es la auténtica verdad y resulta pasmoso que algunos anden aún tentándose la ropa. Así nos va. Enhorabuena a Paco Ojeda, uno de los artistas más originales -en cualquier modalidad del arte- del último cuarto del siglo XX. Enhorabuena a Ángel Peralta, legendario Centauro de las Marismas, un hombre polifacético, auténtico pionero que forjó la estructura profesional del rejoneo español. Los dos nacieron en la Puebla del Río, por cierto. Y que se mueran los feos.

Demagogia y victimismo taurino

En la gestación de la feria de las Fallas de Valencia se afeó injustamente a Miguel Ángel Perera que rehusara torear el mano a mano con Iván Fandiño que había planeado Simón Casas sin consensuarlo con Fernando Cepeda, apoderado de Perera. Nada nuevo en el toreo. El propio Fandiño anda soltando amarras con David Mora según su particular saber y entender. El caso es que el talibanismo taurino que acecha en las rendijas de Twitter se puso vacilón después del anunció de un definitivo y portuno vis a vis entre el vasco y el extremeño, el próximo 15 de agosto en Bayona. La absurda polvareda obligó al equipo del torero a emitir un comunicado en el que recordaba que ese festejo llevaba meses apalabrado mientras algunos veían fantasmas donde sólo había planificación de la temporada. Resumiendo: el victimismo en el toreo conduce a la melancolía.

Puntualizaciones de Toño Matilla.

La prudencia del todopoderoso taurino charro -último gestor de la Monumental de Barcelona- ha contrastado con otra pólvora gastada en salvas, como la quemada por el parlamentario popular Juan Manuel Albendea, que daba por hecha la reanudación del espectáculo taurino en tierras catalanas antes de sus gorjeos en el debate de la ILP. Algunos medios se habían hecho eco de ciertos comentarios de procedencia desconocida que aseguran que las fiestas de la Mercé se adornarían con feria taurina: “contaremos con El Juli, Tomás, Morante y Manzanares y pondremos diez legionarios en primera fila”. La alusión a los del Tercio trataba de contestar al diputado Joan Tardà, de Esquerra Republicana, que afirmó en su momento que no habría más toros en Cataluña “a no ser que venga la Legión”. Con o sin lejías las cosas no serán tan fáciles. Toño Matilla llama a la calma y recuerda que aún hay un recurso presentado en el Constitucional que podría complicar las cosas. “Necesito un reconocimiento legal que me autorice a dar toros en Cataluña. Cuando me autoricen a dar toros, los daré”. Luego tiene que ir la gente, con o sin Tomás y más allá de la efervescencia que produciría la compleja revocación de esta veda que apesta a secesionismo.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. josem dice:

    algunos que quieren dar toros en Cataluña a toda costa desean (y celebran cuando se consigue) que miles de aficionados nos veamos privados de ver por tv las ferias que hasta ahora disfrutábamos. Desdichada fiesta que va a la deriva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: