Sugerentes recomendaciones para los abonos de Las Ventas

Los taurinos de Madrid siguen ciegos como siempre

Ricardo Díaz-Manresa

No ha cambiado nada desde 2012 y años anteriores. Así que, para escribir lo mismo de hace 365 días, me repito porque todo es tristemente igual.Tampoco hay día de Mejora del Abonado para este San Isidro. Serviría para mejorar juntado los que cada uno tiene separados o comprando sólo lo que puede el bolsillo actual. O cambiando de localidad.

Todavía se está a tiempo. Los abonados que piensen cambiarlos se esperan al plazo de mejora. Y, si no hay nada que les satisfaga, pues renuevan los que tenían a la espera de otra oportunidad. El año pasado se amplió el plazo de nuevos abonos cuando hubo un número mayor del esperado de desertores del abono cautivo, denominación que se me ocurrió inspirada en el voto cautivo de Andalucía. Pero los cautivos de Madrid se están descautivando por necesidad económica o por desilusión ante los carteles.

Este año hay una circunstancia buenísima, Talavante ante seis victorinos, no encerrona, nunca, mirad el diccionario. Y otra tristísima para mí : uno de las expectativas más grandes es el morbo de ver cuántos renuevan y de esos que insisten cuántos rehusarán la feria de la Cultura, que es voluntaria. Hay tiempo para reflexionar sobre los carteles 2013 y lo haré otro día porque no encuentro más que dos realmente erdondos y sí muchos cuadrados y con aristas.

Los que están contentos con lo que hay y con su sitio del abono lo renuevan en el primer plazo anunciado por la empresa. Después, días para la Mejora del Abonado. Y un tercero de acceso libre. Esto es lo que escribí hace un año –Cuidad a los Abonados- y que humildemente se lo recuerdo a la Comunidad y a la Empresa. Pensado en los fieles paganos que se os van a ir y no sigáis ciegos y sordos: El fútbol cuida muchos a sus abonados, que disfrutan de condiciones muy favorables con respecto a los espectadores ocasionales. Son también muy bajos los precios de las “igualas”, así se les conocía antes, de médicos, sanitarios, juristas, seguridad etc comparadas con los clientes que solicitan servicios ocasionales o, como oímos tanto ahora, puntuales. En cambio, a los aficionados taurinos que se abonan no se les tiene mucho en cuenta. Cuidad a los abonados… que se van volando, que se están yendo. En cambio, de San Sebastián y Málaga tengo noticias que desde años les envían, previa solicitud, los abonos a casa y los cargan en cuenta. Eso lo ha hecho en 2012, y por primera vez, Taurodelta, la empresa de la Monumental de Madrid. Y como está bien y es un buen servicio, hay que decirlo. Siempre lo bueno y lo malo y, si es bueno, mucho mejor y más agradable de que quede escrito.

Pero en Madrid no siempre ha sido así ni es. A los mayores de 65 años que solicitan la tarjeta correspondiente les “obligan” unos señores –que no se sabe quiénes son- a aparecer el día anterior a ”apuntarse” a una lista que nadie sabe de quién es y a volver al día siguiente antes de las seis de la mañana, hora en la que pasan lista para mantener el puesto y, si no están, a colocarse en la cola general y abierta a ver si tienen suerte. Esto de las listas raras por personajes extraños también les ocurre a los que desean tener buen sitio en la cola de nuevos abonos.

La Comunidad tendría que buscar una solución a estas anomalías que no son de este siglo y que son cutres e incómodas. Y poco razonables. Los abonados que renuevan en las taquillas de la plaza –eso sí, con un plazo de días bastante amplio y con unos horarios razonables- les obligan a aguantar el frío, la lluvia o el calor y, encima, no abren todas las taquillas incluso cuando las taquilleras o son nuevas o inexpertas o ambas cosas. O hasta no hablan bien el español, que de todo hay. Incluso no distinguen una delantera de grada de una de tendido y, para arreglarlo, preguntan que de qué fila. Incluso en la feria va uno a comprar una entrada para el día o para los días siguientes y las taquillas son distintas, lo que es lógico, pero los clientes paganinis se forman un lío porque no hay un cartel en cada una que indiquen las entradas que se expenden allí (con lo fácil que sería). Y después de estar un tiempo en la cola, se tiene que cambiar a la otra, con la consiguiente pérdida de tiempo y de nervios, si antes no ha preguntado o ha creído, lógico, que todas eran para todos. Pero no. Por el contrario, está muy señalizada la de las visitas al Museo. La del apartado no recuerdo que tuviera cartel informativo.

A los abonados –y eso que fuera del abono cautivo de San Isidro y Otoño van muy pocos- se les obliga a ir cada martes, creo que ampliable al miércoles- para obtener su misma localidad del abono, cuando me parece que es demasiado tiempo y que el viernes estaría bien ya que no creo que todos tengan su programa de actividad tan claro con tanta anticipación. Eso, si se han enterado del cartel. Además, si lo dejan y quieren adquirir la entrada poco tiempo antes de que se celebre, como un aficionado más, deben guardar largas e incómodas colas…porque hay poquitas taquillas en servicio.

Lo repito : cuidad al abonado y también, faltaría más, al aficionado que quiere ir a los toros y se pone en la fila a esperar. A la Comunidad, sobre todo este año, se le echa la culpa de todo, consecuencia del nuevo pliego –bueno, con éste y con todos los anteriores, pero se han cebado con éste- en el que no se defiende al aficionado y se dice amén a todo lo que propone la empresa, aunque las combinaciones sean paupérrimas. Para la próxima vez, podrían invitar en el pliego a que las figuras vinieran tres o cuatro tardes. Por pedir…

Hay algo que sí podría hacer la Comunidad con los abonados de Las Ventas y que sugiero y solicito expresamente en este artículo para la renovación de abonos. Tras el plazo de renovación, que ya he escrito es generoso, propongo que se abra otro con los días que sean necesarios para la mejora de abonos. Este año especialmente porque surgió la brecha y quedaron 800 y en otoño habrá por lo menos 1.000 con los no renovados. Pues bien, usted tiene dos abonos separados y quiere si es posible obtener dos juntos. O quiere mejorar y pasar de la grada al tendido. O cambiarse de tendido. O pasar del sol a la sombra. O de andanada a grada. O empeorar porque ha perdido el trabajo o sus condiciones económicas se han vuelto malas y sólo puede pagar una localidad más modesta. En estos casos, con la fórmula actual, tiene que renunciar al abono si no le gusta o no puede pagarlo… Sería una manera de pensar en el abonado y de cuidarlo. Pueden venir todavía tiempos más difíciles y perder a abonados que podrían seguir siéndolo. Y que se están yendo volando…En esos días de “mejora del abonado” se les cambia el abono que ha sacado días atrás y usted paga la diferencia si ha optado por localidad mejor o recibe la diferencia si el asiento es peor. Se me dirá que actualmente, tras la renovación, hay una fecha para sacar nuevos abonos el que no los tenga. Es verdad… en el caso de que sea posible, que hasta ahora era y es dificilísimo y lo sé por propia experiencia. Pero no hay ningún trato de favor para el aficionado-abonado que está en igualdad de condiciones con todos los demás interesados. Y esto no me parece justo porque no lo es, ni inteligente mirando al futuro. O sea, que todas las plazas de España respeten al máximo al abonado en precios y en comodidades y que la plaza de Madrid, que es la primera del mundo, pese a los pesares, y la que más abonados tiene, empiece a dar ejemplo.

Y finalmente una última propuesta de fechas y denominación del abono. Vamos a dejarnos de diferentes bautizos : feria de la Comunidad, de San Isidro, del Arte y la Cultura (antes del Aniversario) que sólo sirven para enredar. Y pongamos todo el mes de mayo, todo, del 1 al 31, la feria, siempre fija en estas fechas. Mayo torero de Madrid, que en sus 31 días englobaría el 1 de mayo, festividad del Trabajo; el 2 fiesta de la Comunidad; el 15 San Isidro etc. Naturalmente, si se quiere, y para no cargar tanto al abonado, declárense como ahora –ampliadas- varias tardes fuera de abono. La marca es San Isidro. La que vende es San Isidro. La conocida mundialmente es San Isidro. Así que dejen de marear y monten el Mayo Torero de Madrid. Sería más o menos en número lo de ahora. Fechas fijas, como el 5 al 14 de julio de San Fermín y otras ferias de España, y no habría que cambiar cada año de días, adelantando o atrasando, según convenga, por lo que evitaría líos también al aficionado, cliente o abonado. No digamos si viene fuera de Madrid o del extranjero.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: