9ª de la Feria de Abril en Sevilla. Lamentable desperdicio: El Cid dimite con dos toros de lio y a Jiménez Fortes se le escapa otro

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Jueves 18 de abril de 2013. Novena de feria. Tarde veraniega con dos tercios de entrada. Cuatro toros de Daniel Ruiz Yagüe y dos sustitutos de Parladé que salieron en cuarto y sexto lugares. Muy desigualmente presentados y de vario juego. Excelente el primero. Complicado el segundo con peligro por el lado izquierdo. Difícil el tercero. Muy noble el cuarto. Sin fuerza y muy rajado el quinto. Excelente el sexto pese a blandear de salida. El Cid (añil y oro): Estocada trasera, silencio. Estocada tendida, silencio. Sus dos toros fueron ovacionados en el arrastre. Miguel Ángel Perera  (añil y oro): Estoconazo desprendido, palmas. Tres pinchazos, un tercero hondo y trece descabellos, dos avisos y silencio tras pitos injustos. Jiménez Fortes (canario y oro con remates negros): Buena estocada, silencio. Casi entera y dos descabellos, aviso y ovación con saludos a sus muchos paisanos presentes.

Bajón de asistencia. Los que no tienen abono y ya han venido a alguna corrida parece que están cansados de apostar por festejos que no salen. La gente está cansada de jugar y no acertar. El Cid y Miguel Ángel Perera salieron vestidos del mismo color añil. Un azul demasiado intenso para que lo luzcan dos matadores en un mismo festejo. Antes se llamaban por teléfono los mozos de espadas para consultarse y no coincidir. Hoy en día, cada cual va por su lado y cuenta.

El primer toro de Daniel Ruiz, zaino de pelo y veletillo de pitones, remató en tablas y tomó el capote de El Cid noblemente aunque un poco rebrincado. En varas hizo sonar los estribos y, al salir de un capotazo de El Cid, se pegó una voltereta. Perera no perdonó un firme quite por chicuelinas. Estaba en su derecho aunque supongo que a El Cid no debió gustarle. Raudo salió a brindar su faena al público. Tuvo la suerte de encontrarse con unas embestidas francas y alegres para muletear con la mano derecha, citando de lejos para dar el primer pase. Toro de orejas.  Entregaito y humillando siguió embistiendo por el pitón izquierdo sin que El Cid terminara de acomodarse ni de templarse. Los tendidos contemplaron silentes la faena mientras el de Salteras alargaba la faena, otra vez con la derecha sin convencerse ni convencer hasta matar de estocada trasera. En sus mejores años, a este mismo toro El Cid le habría formado un lío. ¡Qué le vamos a hacer¡ y mucho que lo siento. Ovación para el toro y silencio para el torero. Un silencio mucho más dañino que cualquier bronca de las más sonoras en Las Ventas. El público de Sevilla es así: tan elegante como temible.

El Cid pareció reaccionar para bien en su saludo con el capote al cuarto, uno de los de Parladé. Buenos lances genuflexo , otras erguido y dos medias superiores. El de Parladé romaneó en el caballo y resultó bravo. Buena racha llevan los sustitutos de Juan Pedro Domecq. Muy bien Alcalareño en palos. Otro buen toro, don Manuel Jesús. Mejor que antes pero demasiado acelerado lo toreó con la muleta. Y de más a menos la faena sobre la mano derecha. También mejor  que antes al natural – hizo un esfuerzo y se notó – pero otra vez sin convicción ni solución pese a intentarlo. Tarde para meditar porque fue de Puerta del Príncipe fallida. Así, es mejor dejarlo.

No tuvo buena salida el segundo toro, alto, ligeramente tocado del pitón izquierdo, muy distraído y sin querer capotes.  Perera tardó en pararlo pero, tras llevarlo de espaldas a los medios desde las tablas, logró fijarlo aunque no del todo. Tampoco pareció mejorar en varas. Jiménez Fortes se lo pasó muy cerca por chicuelinas despertando al personal. Apuros de los peones para banderillear. No fue fácil para la muleta por incierto y corto de viajes. Perera lo afrontó con la firmeza que le caracteriza y también con temple, logrando meterle en cintura a la segunda tanda por redondos. Eso es el meollo del toreo: Templar para mejorar dudosas embestidas y mandar en el toro. Más mérito aún tuvo al dar naturales sin que le importaran los tremendos hachazos que sufrió. Y magnífico final de nuevo por redondos. Importante faena, sí señor. Lástima que el estoconazo le cayó desprendido. Al menos mereció dar una vuelta al ruedo. Mal los de sombra al no solicitarla.

Pronto vimos que el quinto no iba a ser uno de los enteros de Daniel Ruíz por su evidente falta de fuerza. Perdió las manos en los primeros lances de Perera. Cuidado en varas aunque el primer picotazo fue muy trasero. ¿Aguantará? ¿Sabrá sostenerlo Perera? Otro picotazo, aun peor. En las costillas, para colmo, Fortes echó al toro al suelo en su quite por gaoneras tomasianas. Muy dolido en palos el toro, a Perera no debió importarle nada de lo sucedido porque lo brindó al respetable. Con pases de tirón se lo llevó a los medios y allí lo toreó apurando el temple. Primero con la derecha mientras el toro empezaba a mostrarse remiso y rajado una y otra vez. Y luego con la izquierda sucediendo lo mismo con el toro ya definitivamente refugiado en tablas. Hizo bien Perera en no insistir y matar. Tardó demasiado en conseguirlo de varias agresiones con los dos aceros hasta escuchar dos avisos. Como tantas veces ocurrió, el blandísimo animal no quiso doblar estando muerto.

El malagueño Jiménez Fortes anda metido en las ferias por la inercia de haber sido apoderado por los Chopera y por su gran valor. Pero por pocas cosas más. Bajó mucho de trapío el tercer toro. También de fuerza y de bravura. Para qué hablar de fijeza: nula. Muy distraído en banderillas y poco claro en la muleta. Fortes es de los que se la juegan en cada pase sin mandar casi nunca en el toro. Pero eso no es torear como creen algunos. Desde luego no es dejarse coger. Se trata de lo contrario, de que no te cojan. Lo deslavazado del torero y los problemas que tuvo el toro, por muy poco acabaron en cogida. Menos mal que mató bien.

No podía faltar una porta gayola. Hubiera sido la única tarde sin que nadie la diera. Esta vez, a cargo de Jiménez Fortes que tuvo que ejecutarla con el toro yéndose de la recta para luego dar otra saliendo desarmado. Y otro buen toro de Parladé, señores. Como sería que hasta Fortes se lució por limpias chicuelinas y una bonita media. Muy noble pero flojo, pues, necesitaría ser toreado con mucho temple y atinado mimo. Fortes quitó por muy ceñidas chicuelinas y revolera que tiró al toro a la arena. Pero, hombre, por Dios, mejor hubiera sido dejarlo todo para la muleta. Sobra de valor y escasa inteligencia. Desarmado para empezar y enganchando la franela en los primeros redondos para los que el toro resultó superior, embistiendo largo y con mucha fijeza. Muy acelerado los pases que siguieron en los que el toro se toreó solo. Sobre todo en los naturales que, esta vez sí, resultaron limpios. Otro toro de lío grande. Banderazos diestros y los malagueños presentes gritando desaforados. Más naturales enganchados y el de pecho también. ¡Qué pena de toro¡ Y el niño con la edad en la boca. Enganchó hasta en las manoletinas. La estocada casi entera, escupida,  no resultó efectiva y Fortes tuvo que descabellar. El gozo en un pozo. Se escapó la oreja. De todos modos, este Parladé fue toro de dos.

En las corridas que salen algunos buenos toros y a quienes les tocan no son capaces de aprovecharlos, se nos cae el mundo encima.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. josem dice:

    completemos la crónica diciendo que Perera estuvo mal. Desde el principio puesto que la plaza no se llenó, algo que se le debe exigir después de sus desaforadas exigencias del año pasado, convenientemente explotadas en forma de supuestas campañas y boicots que se han venido abajo en la primera feria importante en la que ha comparecido. Si se habla claro vamos a hacerlo de todos los toreros, incluyendo a mi idolatrado Manzanares sobre el que casi todos coincidimos que desgraciadamente no tuvo su tarde. Eso si, cargamos las tintas sobre un torero joven y poco placeado como Fortes, cuando este si que ha tenido en la mano un triunfo legítimo si el toro llaga a caer antes. Admirado José Antonio, creo que el invierno no le ha sentado muy bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: