12ª y última de la Feria de Abril en Sevilla. Manuel Escribano, la gran sorpresa sustituyendo a El Juli en la corrida de Miura

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Domingo 21 de abril de 2013. Decimosegunda y última de feria. Tarde agradable con casi lleno. Siete toros de Miura incluido el sobrero que reemplazó al cuarto, devuelto tras romperse un cuerno. Muy bien presentados. Parado y sin raza el primero. Manejable sin clase el segundo. Alegre y francamente manejable el tercero. Un marrajo con peligro el cuarto. Noble por al lado izquierdo el quinto. Muy noble aunque justo de fuerza el sexto. Rafaelillo (violeta y oro): Pinchazo, estocada trasera y descabello, ovación. Estocada habilidosa, ovación con saludos. Javier Castaño (gris plomo y oro): Dos pinchazos y estocada, ovación. Buena estocada, petición y vuelta al ruedo. Manuel Escribano (palo de rosa y plata): Pinchazo y buena estocada, gran ovación. Buena estocada, dos orejas.

El Juli no pudo cumplir su voluntario compromiso de matar dos toros de la corrida de Miura. Su grave cogida del pasado viernes lo impidió. Fue sustituido por Manuel Escribano, un joven sevillano que casi estaba olvidado y apenas torea. La empresa debería pagar a El Juli al menos la mitad de sus honorarios. El cartel que quedó sin su presencia, seguro que no hubiera concitado ni media entrada. Ayer por la mañana fui a visitar a El Juli al sanatorio donde está internado y no pude verle. Estaba en la UVI por segunda vez tras padecer un grave empeoramiento que le tuvo al borde de un serísimo disgusto. El cornalón había sido bastante más grave de lo que pareció en principio. Un percance inoportuno en el mejor momento profesional de su vida profesional que padeció, precisamente, por verse sobrado y andar más confiado de sí mismo que nunca. Ojalá que vuelva pronto y olvidado de tan costoso contratiempo.  Ayer casi llenó la plaza sin torear. Y, lo que son las cosas, su sustituto dio la gran sorpresa de la tarde y de la feria.

El primer toro de Miura salió y regresó al pasillo de toriles nada más salir. Un cárdeno obscuro tremendo por su pinta y pitones que recibió muy valiente con el capote Rafaelillo. Lances emocionantes que no templados ni completos. Las cosas como fueron. Blando de remos, le cuidaron en varas. Esto es lo que no debería ocurrir con estos toros, todavía famosos por lo contrario. En banderillas, esperó encampanado y persiguió como suelen los toros de Miura. Difícil clavar los dos rehíleles. Lo consiguieron los peones de Rafaelillo que, acto seguido, brindó la faena al público. El toro resultó muy tardo pero manejable en la muleta. Vamos, que pese a parecer deslucido, no se comió a nadie. Rafaelillo tuvo que esperar largos segundos para dar no más de dos medios pases o como mucho tres en cada ronda con la derecha. Y lo mismo con la izquierda solo que al natural el toro fue bastante peor. Si fuera un toro de cualquier otra divisa ya hubiéramos dicho que se paró, o que era una mierda. La gente agradeció lo esforzadamente hecho al matador. Si El Juli hubiera hecho lo mismo, seguro que le habrían pitado. A Rafaelillo le aplaudieron hasta un desarme. Rafaelillo, ducho en estas lides, escenificó muy bien la supuesta heroicidad. Pero pinchó al tiempo que sonaba un aviso y enterró la espada en lo alto inmediatamente después.

El cuarto se astilló un pitón al chocar con un burladero y se rompió el cuerno por la cepa al volver a chocar. Fue devuelto. En su lugar se corrió un sobrero de la misma ganadería, sin fuerza en los remos, corto de viajes y manso en varas aunque fue de lejos al segundo encuentro. Berreón y pronto parado. Banderilleado a la media vuelta, terminó deslucidísimo. Rafaelillo macheteó sobre las piernas antes de intentar que pasara en varios pasajes. Vana ilusión porque, además, resultó peligroso. Por muy poco no acabó en tragedia. No tuvo un solo pase. El murciano volvió a machetear por la cara como fue de rigor. El Juli hubiera terminado con este toro mucho antes. Rafaeillo lo mató con mucha habilidad por su largo oficio con esta clase de marrajos.

El segundo toro salió engallado y buscando pelea por lo que fue aplaudido. Luego echó las manos por delante, apretó mucho y se quedó corto en el capote de Javier Castaño que tuvo que sacarlo para fuera como fue de rigor pero sin poder darle uno solo lance lucido. Castaño bregó con fácil soltura. Y el toro cumplió en el caballo manseando pese a los intentos de que pareciera bravo. Muy decente y hasta bonito el quite de Escribano, admitido por el toro más de lo que hubiéramos creído. El toro se fue arriba en banderillas y propició un buen tercio a cargo de Marcos Galán, David Adalid y Fernando Sánchez.  Había mejorado dentro de lo que cabe…  Castaño empezó la faena sin probar al toro con la mano derecha. Bien. Citó de lejos para la segunda tanda y el toro se le vino y pasó aunque sin ninguna clase ni humillar. Pero como a los de Miura les basta medio embestir, los vulgares pases se jalearon como si fueran de Morante. ¡Señor, qué cosas¡ Y, no digamos, los naturales, casi todos arrugados. Tengo muchas ganas de ver a Castaño con toros bravos y nobles de verdad. Menos mal que pudo adornarse con ayudados y trincheras bastante discretos. De no haber pinchado, seguro que hubiera cortado una oreja y con fuerza. Escuchó una merecida ovación. Increíblemente, el toro también fue ovacionado en el arrastre. Vergüenza me dio verlo.

Viendo lancear a Castaño por señeras verónicas al quinto, noble de salida, tenemos que insistir en lo ya dicho. Este torero merece figurar en mejores corridas. Como también sus peones que volvieron a cubrir otro brillante tercio de banderillas incluida la brega entre par y par. El salmantino volvió a dar su nueva medida con la muleta sin más inconveniente que algún enganchón por lo que el toro derrotó violento al final de sus francos aunque cortos viajes. Sobremanera al natural, los dio estupendos bajando mucho la mano. El toro no quiso nada por arriba. Y como esta vez mató a la primera y bien, muchos pidieron la oreja y dio una vuelta al ruedo.

Manuel Escribano se fue a porta gayola para recibir al tercero. Pero se arrodilló muy lejos y el toro, en principio distraído, le quitó el capote de las manos. Sin embargo, luego lanceó a la verónica bien aunque sin cuajarlas del toro porque el toro siempre se revolvió protestón al final de cada lance. Al gallear para llevarlo al caballo, el toro se cayó y tomó el puyazo soportándolo sin más. Tampoco este fue castigado en serio aunque para el segundo encuentro lo colocaron muy lejos y el animal acudió galopando con alegría. Lo mismo le dan el premio los jurados… Vivir para ver. Banderilleó el matador y, la verdad sea dicha, más que aceptablemente. Hasta colocó un par al quiebro arrancando sentado en el estribo. Escribano fue la gran sorpresa de la tarde. Alboroto en el tendido cuando brindó en los medios. Y más al empezar con pases cambiados sin moverse que se tragó el toro sin apenas extraños. Como casi otro tanto los derechazos en los que el animal repitió, sin clase, pero repitió. Pero no por el lado izquierdo por donde se quedó corto aunque sin malicia alguna, muy manejable. Como un toro vulgar de una buena ganadería. No dio para mayores alegrías, pero Escribano siguió con la mano zurda, asentado, templado, muy tranquilo y por nada temeroso ni afectado. Hasta pegó manoletinas. Pero, qué pena, pinchó antes de agarrar una buena estocada. Se esfumó otra oreja y ésta ganada en toda lid.

Con el sexto, repitió mejorando lo anterior con el capote que manejó con gran variedad y acierto, tanto en el recibo como en su muy lucida brega para llevarlo al caballo. Y lo mismo en banderillas. Lo que no es fácil con estos toros. El cambio al violín fue perfecto y consecuentemente aclamado. Una lástima que el toro adoleció de fuerza en la muleta aunque, de todas maneras, Escribano mostró la misma tranquilidad e idénticos valor, temple y asentamiento cada que el noble animal le embistió sin defenderse. Lo bordó al natural. Y como se tiró a matar con fe, logrando una estocada de rápidos efectos, cortó dos orejas que supieron a gloria.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: