3ª de feria en Bilbao. Gran tarde de Perera que marcó la diferencia

Bilbao. Plaza de Vista Alegre. 18 de agosto de 2009. Cuarta de las Corridas Generales. Tarde soleada con rachas de brisa y algo más de dos tercios de entrada. Seis toros de Fuente Ymbro muy bien presentados, armados con astifinas defensas y de vario pelaje. Dieron juego muy variado. El primero, renqueante y trastabillado tras duro castigo en varas, resultó muy manejable por el lado derecho y remiso además de incierto por el izquierdo. El segundo, cortísimo de viajes y sin fuerza. El tercero, muy justo de fuerza pero noble por los dos pitones. El cuarto, muy mirón, quedó inédito por el lado derecho por la desconfianza del que lo toreó y acabó  gazapeando por el izquierdo por lo mismo. El quinto, noble por el derecho y rebrincado por el izquierdo por su escasa fuerza. Y muy manso y cobardón el sexto. El Cid (salmón y oro): Estocada de rápidos efectos, palmas con saludos. Estocada trasera desprendida, silencio. Sebastián Castella (tabaco y oro): Estocada desprendida, palmas. Tres pinchazos, casi entera tendida y descabello, ovación con saludos. Miguel Ángel Perera (prusia y oro): Pinchazo hondo, aviso, petición de oreja y vuelta al ruedo con posteriores protestas al palco por no conceder el trofeo. Media estocada y descabello, ovación. Bien en palos Alcalareño y Joselito Gutiérrez.

 

La corrida de Fuente Ymbro, muy bien presentada pero ni de lejos en juego como la del año pasado que fue la mejor de esta la feria. Pecaron de falta de fuerza tanto los más aprovechables como los peores. Y otra tarde sin orejas pese a lo muy bien que anduvo Miguel Ángel Perera. Los que aplaudieron al palco por negarse a conceder a Perera la del tercer toro y muchos más que yo me sé, se habrían desgañitado si lo mismo que hizo el extremeño al colorao montado y veleto lo hubiera hecho uno de Galapagar. Me quedo corto, se habría formado la de San Quintín y a Matías le hubieran sacado del palco a gorrazos. Las diferentes varas de medir a los toreros en Bilbao están siendo clamorosas. Bien está el rigor pero que se aplique para todos.

 

El caso fue que, con o sin  orejas, Miguel Ángel Perera marcó ayer la diferencia con una actuación no solo irreprochable sino extraordinaria. Al tercer toro lo templó de maravilla y lo toreó despacísimo por redondos y naturales sin impacientarse ni irse del sitio que pisó una sola vez. Ese sitio del que tanto presumen otros y que ahora casi nunca pisan. Perera ordenó cuidar al toro en varas y ello permitió embestir al animal con la fuerza y la dulzura que no había tenido antes. Además, como los toros bien toreados, mejoran, así ocurrió con este tercero. La faena fue larga e intensa sobre ambos pitones sin que faltara el doble circular y los cambios de mano metido entre los pitones del final. Que el toro doblara herido de muerte con solo un pinchazo hondo en lo alto, no creo que fuera óbice para que la presidencia hubiera accedido a conceder un trofeo que, de haber matado de estocada entera, posiblemente hubiera merecido dos. Fue esta faena de Perera fue la mejor con mucho en lo que va de feria. Pero es que con el sexto, que apretó mucho para los adentros, manseó declaradamente en varas, no paró de escarbar, de berrear y llegó tan remiso como acobardado a la muleta, Perera volvió a dar la alta medida de su capacidad y valor en una importante faena muy difícil de superar con semejante animal.

 

Sebastián Castella no anduvo a gusto con su muy flojo primero que fue el segundo de la tarde. Un toro muy deslucido y flojo que no cesó de perder las manos mientras el francés intentaba pasarlo de muleta. Con la gente en contra del toro por su flojera y el toro ya casi parado, lo mejor fue abreviar y matar, lo que hizo Castella de fácil espadazo. De menor a mayor acople recibió al quinto, un jabonero enorme que salió renqueando y escarbando. Quitó Catella por chicuelinas y brindó al público un trasteo que empezó con serias esperanzas de triunfo. Estatuarios y desdenes sin mover un músculo a los que siguieron breves rondas con la derecha citando desde lejos. El toro fue adquiriendo fijeza pero cada vez acusó más su falta de fuerza. Al natural acudió rebrincado y quedándose corto, lo que afecto al anterior brillo del trasteo que no volvió a tomar vuelo aunque Castella lo intentó de nuevo con la mano derecha hasta lograr una estimable tanda final. Muy distraído el toro en el momento de igualar parta la estocada, Castella pinchó tres veces y necesitó el descabello después de dejar una estocada casi entera que le quedó tendida.

 

Abrió plaza El Cid, tan querido en Bilbao donde no olvidan sus grandes faenas y, sobre todo, su histórica hazaña con los seis victorinos de hace dos años. Pero El Cid, no anda esta temporada como en sus mejores. Ayer volvimos a verle queriendo y no pudiendo. Le cuesta una barbaridad afirmarse ante los toros y en estas plazas de serísimo compromiso y reses grandes e intactas, se le nota más su falta de sitio. Logró medio acoplarse sobre la mano derecha aún después de sufrir una peligrosa colada al citar para el primer pase en su faena al toro que abrió plaza. Molestaba el viento y no sé si fue por ello que el toro se le vino encima tan rápidamente. Pero bueno, sacó dos tandas discretas y en vez de seguir por ese lado que fue el mejor del toro, decidió torear al natural tras sucesivas pruebas por el lado izquierdo sin haberse cambiado la muleta de mano. No hubo acople después porque el toro no respondió bien por ese pitón por notar tan desconfiado al torero y cuando volvió a la mano derecha ya no hubo nada que hacer sino matar. Menos mal que pronto y bien.

 

La sensación que dio El Cid con el peligroso cuarto fue patética. Mejor hubiera hecho en doblarse raudo sobre las piernas y entrar a matar sin más porque así al menos hubieran cabido dudas sobre las cualidades o maldades del toro. Pero El Cid intentó torear para justificarse y como el animal no cesó de mirarle antes de acudir, las pasó moradas. El toro se adueñó de la acción y desbordó al torero. Gazapón por el izquierdo, aún peor. Fue cuando desistió El Cid, ya derrotado, y entró a matar, afortunadamente de efectivo espadazo.   

 

__________________________________

 

EL QUITE DE DOMINGO

 

La madurez de Perera

 

Sin haber sido una corrida tan extraordinaria como la del año pasado, los fuenteymbros ofrecieron un juego más que aceptable. Es cierto que tuvieron poco poder en el primer tercio, poca fuerza y que se les mimó en el caballo. Pero no es menos cierto que hubo toros con muchas opciones en la muleta. No me gustaron el segundo, por venido a menos y su escasísima fuerza, y el sexto por manso y rajado. Pero los otros cuatro dieron opciones. Los jaboneros, lidiados en primero y quinto lugares, no solo dieron opciones, es que fueron dos toros extraordinarios.

 

El Cid se enfrentó a uno de los jaboneros: el primero de la tarde. Fue un toro muy encastado y repetidor. Pero la impresión que dejó el diestro de Salteras fue muy triste. Parecía un torero completamente acabado. Muy desconfiado, echando los toros hacia fuera e incapaz de estarse quieto, parece que ha perdido el valor y la confianza en sí mismo. Al principio de la faena, no sé si por una ráfaga de viento o por falta de atención del torero, se le coló el toro y, a partir de ese momento, el Cid se vino  abajo. Dos series con la mano derecha llenas de desconfianza, echándose el toro fuera, y una tercera en que el toro, repetidor, encastado y agresivo, le desbordó por completo. Por el pitón izquierdo el toro no tenía un viaje tan largo como por el derecho, por lo que al echarse el Cid la muleta a la izquierda, la faena se hundió del todo. Este toro era de la clase que le iba bien al Cid hace tres o cuatro años: un toro muy agresivo, encastado y repetidor. Con este tipo de toros el Cid ha obtenido sus mejores triunfos. Pero ayer fue incapaz de quedarse quieto y de aguantar una sola embestida.

 

Y en el cuarto más de lo mismo. Era un toro que no humillaba mucho y le faltaba el último tranco de la embestida. Pero era noble y se dejaba torear. Y otra faena llena de desconfianzas y carreras.  Lo hizo tan mal El Cid, que un toro ingenuo y noble acabó aprendiendo, se puso a gazapear y a probar. Lo único rescatable de la mala actuación de Manuel Jesús el Cid fue la estocada que propinó al primero. Después del petardo que dio con el primer toro, el público le obligó a saludar, lo que resulta insólito: el público de Bilbao se está pasando de la raya en su proverbial bondad. En cualquier otra plaza de primera el Cid hubiera recibido una reprimenda y tal vez una sonora pitada, pues acababa de malgastar un gran toro que contará seguramente en los premios de la feria.

 

Poco pudo hacer Sebastián Castella con su primero, que era un toro sin fuerza y, por ello, muy venido abajo. Castella se limitó a torearlo con pulcritud. En quinto lugar le salió un excelente animal, el otro jabonero, alegre, pronto y repetidor. Comenzó muy bien con unos estatuarios muy verticales pasándose el toro muy cerca. La faena bajó de nivel en el toreo en redondo. Estuvo entonado y animoso, dio muletazos buenos…, pero no llegó a coger ni el ritmo ni la distancia. Mucha rapidez, algún que otro enganchón, quedándose muchas veces demasiado cerca del toro. Hubiera podido conseguir una gran faena dándole más sitio. El toro era muy bueno aunque quizás en ocasiones punteaba la muleta por la poca fuerza, pero embestía con mucha transmisión y calidad.

 

Castella es un torero valiente, es un torero de muy buen corte, pero cuando se enfrenta a un gran toro casi nunca acaba de cuajarlo. Y es una pena, porque Castella es de los pocos que tiene valor de verdad. Tiene valor, tiene clase, pero una limitada capacidad de adaptación a las cualidades de los toros… A pesar de todo, si hubiera matado bien, si duda hubiera cortado una oreja.

 

Quien ayer estuvo francamente bien fue Miguel Ángel Perera. Tras una temporada 2008 absolutamente arrolladora y triunfal, parecía que ahora estaba en un nivel inferior al que él mismo se había marcado el año pasado. Pero su actuación de ayer en Bilbao me ha convenció plenamente. Perera es un torero completamente cuajado y consolidado como profesional: posee un gran valor, una técnica muy pulida y un gran estilo. Un torero muy completo que no necesita toros especialmente buenos para brillar. Ayer los mejores toros se los llevaron sus compañeros de la terna. Perera los superó con toros de calidad inferior. Un torero que se asienta mucho y que lleva a los toros muy empapados en las telas, muy despacio.

 

El primero de Perera era un precioso colorao que no terminó de humillar y que le faltó el último tranco del muletazo por la poca fuerza. Consintió mucho al toro y acabó toreándolo con mucha hondura sobre las dos manos. Faena muy bien construida y bien cuajada en la que aprovechó las mejores cualidades del toro. En otras manos, hubiera habido tres o cuatro enganchones y ahí hubiera acabado todo. Tras un pinchazo en lo alto, los banderilleros tiraron al toro y el público pidió la oreja que la Presidencia no concedió. Y muy bien hecho, porque a los toros hay que matarlos con grandes estocadas. Pero después de la oreja benevolente concedida el domingo a Iván Fandiño, es evidente que las faenas del Juli el lunes y esta de Perera de ayer, merecieron el mismo premio: fueron mucho mejores que la de Fandiño, aunque no fueran rematadas con la espada.

 

El sexto fue un toro manso y rajado con el que Miguel Ángel Perera se dio un gran arrimón. Con los muslos en el hocico del toro, pudo completamente con él haciendo un derroche de valor. Perera es el primer torero que realmente ha logrado una actuación redonda en esta feria de Bilbao 2009. Una pena lo de la espada, pues hubiera salido con un gran triunfo de nuestra palaza.

 

Debo consignar, por último, el buen nivel de las cuadrillas de Castella y de Perera. Lidiaron muy bien y cuidaron mucho a los toros, cosa que no se ve todos los días.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. "dejabugoyoros" dice:

    Arcángel de la Puebla!..Manda algunos “subalternos” que me ayuden en la brega, mientras utilizo el “verduguillo” Este año me tienen solo. En mi labor en “Burladero.com”..Avante la cabalgata de Tu Valkiria!….

  2. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    FUENTE YMBRO REMONTA LA FERIA: Por fin comenzaron a embestir los toros y con ello a poner a cada uno en su sitio en el escalafón. El lote de el Cid fue el mejor de la tarde, con un primero muy exigente por fiero y encastado y con un cuarto noble y bueno. Ambos se le fueron al torero de Salteras, que no paró de bailar en toda la tarde. Castella contó con un bondadoso segundo que se paró en cuanto el diestro frances lo tiró tres veces en sucesivos tirones. Con el quinto, un gran toro, noble y boyante, anduvo bien poro sin redondear las cosas por ir la faena de más a menos. Y luego hay que reconocer dos cosas: da muletazos a veces como si estuviera poniendo tornillos, y además es muy duro de moyera, por ejemplo queriendo empezar su segunda faena citando desde los medios a un toro manso que se encontraba en la puerta de chiqueros. Perera tuvo el peor lote. A su primero lo toreó sin demasiado acoplamiento en la media distancia, pero en la corta demostró tanto en esta toro como en el cobardón sexto que es el heredero natural de Paco Ojeda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: