11ª de San Isidro en Madrid. Gran corrida de Bohórquez, con diluvio y orejas para los tres espadas

Madrid. Plaza de Las Ventas. Domingo 19 de mayo de 2013. Undécima de feria. Tarde medio nublada con frío, viento, diluvio en medio del festejo y tres cuartos de entrada. Seis toros de Fermín Bohórquez, bien presentados en el tipo de la casa y de buen juego en general. Noble aunque corto de viajes y a menos el primero. Muy manejable el segundo, mejor por el lado derecho. Bravo y noble el tercero. Más bravo y completo el cuarto. Estupendo el quinto. Y nulo el sexto que fue el garbanzo negro de la buena corrida. Juan Bautista Jalabert (turquesa y oro): Estocada trasera, silencio. Gran estocada, valiosa oreja. Juan de Álamo (blanco y plata): Estocada y dos descabellos, ovación. Estocada, oreja  Diego Silveti (papagayo y oro): Pinchazo y estocada, oreja. Media estocada y descabello, silencio.

Terna internacional. Un torero francés sobradamente conocido y varias veces triunfante en Madrid del que en su mejor tarde escribí “Juan Bautista convierte Las Ventas en Versalles”;  el español de Salamanca Juan del Álamo que aún está por ratificar las grandes esperanza que depositamos en él; y el mexicano Diego Silveti, el último príncipe de una de las grandes dinastías toreras del país hermano.  Interesante y además joven cartel que actuó frente a los toros de una ilustre ganadería jerezana, la de don Fermín Bohórquez. Tradición y señorío en la crianza del encaste Murube. Uno de los predilectos de no pocas grandes figuras no hace mucho tiempo. Por ejemplo, del gran maestro de Ronda, Antonio Ordóñez, a quien siempre le encantaron estas reses junto a las de Urquijo, principal depositaria del mencionado encaste, hace años en manos del propio rondeño y actualmente en las de la familia Gutiérrez Lorenzo. Vamos,  de nuestro admirado y querido amigo Niño de la Capea. Suerte al ganadero que reaparece en Madrid con una corrida para la lidia a pie y a los que van a matar su corrida. La tuvo. Echó una gran corrida pese al mal juego del sexto toro y los tres matadores cortaron oreja.

El primer toro rehusó el capote de Juan Bautista tras aceptar tres suaves capotazos y salió muy suelto de los siguientes echando la cara arriba. Así y todo, cumplió de sobra en el caballo y cada vez que metió la cara lo hizo con nobleza. Bonitos los lances con que el francés lo colocó ante el caballo. Como también el quite de Del Álamo por chicuelinas. Al toro, muy alto de agujas, no pudimos ver viento. Pareció ser mejor a derechas que a izquierdas. Y medio centrarse. Confiado, pegó un ramillete de naturales aislados y se fue a por la espada de verdad. Terminó con par de ayudados y un espadazo trasero.

Tras dar Silveti la vuelta al ruedo muy contento y sonriente como si brillara el sol y recoger varios sombreros, claveles y la bandera de México que colocó sobre un hombro,  continuó el festejo sin que dejara de llover aunque con menor intensidad. Vibrantes lances de Juan Bautista al en principio buen cuarto. Otro toro bravo de verdad e iban dos. Calidad en la media de Juan del Álamo en el quite. Brinda el francés y, tras unos ayudados con gracia, lo borda por largos naturales y relajados redondos ligados al de pecho. Aún mejor este toro que el anterior por más completo. Trincheras, más redondos y gran estocada. Oreja con petición de la segunda. Otra vez me acordé de Versalles en Las Ventas, Juan Bautista.

Antes de que saliera el segundo, amagó granizada, tronaron las nubes, apareció tibiamente el sol y empezó a llover cuando el animal barbeaba tablas hasta emplazarse. Noble sin embargo, Juan del Álamo pudo darle una buena tanda de verónicas antes de que cumpliera cual bravo acudiendo desde lejos al caballo. Pero se quedó corto en los delantales de Silveti en su quite y hasta en la templada réplica del matador en turno por tafalleras. Era necesario templar para que las cosas salieran medio bien. Brindis al público y buen arranque de faena por ayudados perdiendo el toro las manos y naturales ganándole terreno al toro con determinación. Por el lado derecho fue otra cosa. ¿Por qué cambiar de mano? Qué manía. El toro fue bastante mejor por el izquierdo. Y así fue con más naturales, breves adornos y manoletinas. Tardó el toro en doblar tras un estoconazo con fe y tuvo que descabellar perdiendo una posible oreja o al menos la petición.

Pero cortó la del quinto. Otro gran toro que el salmantino aprovecho por completo. Especialmente en una faena sobre ambas manos con entrega, ritmo y variedad en los remates. Una estocada estupenda puso el broche a su excelente actuación.

Bajo la lluvia y esta vez muy intensa en forma de diluvio, Silveti lanceó con ganas en el recibo del alegre y repetidor tercer toro. Bravo en varas y con movilidad trasmisora. Buen quite por gaoneras de Diego. Truenos y relámpagos. Se encharca el ruedo y resbala el toro en el quite apurado de Juan Bautista. Diluvio universal mientras Silveti brinda y se pasa muy cerca al toro con cambios en los medios. Emoción mojada. Continúa por redondos que liga al de pecho tras cambiarse de mano y, sucesivamente, por naturales ensuciados. Tampoco este toro es de izquierdas y se queda cortó en el regreso con la derecha. Hay que matar. Pero Silveti insiste brevemente y se desplata con torería, cambia de espada y cierra con arriesgadas giraldillas cambiadas. El pinchazo anterior a la estocada ¿echó por tierra un posible trofeo? El toro se aferra a la vida por muy bravo. Hermosa muerte. Asoman pañuelos entre los paraguas al tiempo que los pocos que habían quedado en los tendidos los abandonan para refugiarse del diluvio y el presidente concede una oreja. Enhorabuena, Diego, te la ganaste con raza por la ilustre sangre que llevas por tus venas.  El sexto fue el garbanzo negro de la buena corrida y aunque Silveti puso todo de su parte con notable torería, no fue posible repetir el triunfo. El publico incluso le pidió que matara al toro por lo imposible de hacer faena.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. Juan Mari de Chinchon dice:

    Una pregunta Jose Antonio, ¿esta corrida de hoy era mas o menos agresiva que aquella de este hierro que lidiaron Ponce y cid en El Puerto una nocturna homenaje al ganadero Bohorquez?

  2. josem dice:

    Es bueno abrir un poco el abanico de encastes. No se porque las figuras huyen del encaste murube, toros como el 3º y 5º son ideales para triunfar, quizás no en Madrid, pero si en plazas importantes de segunda. El mejor toro fue el 4º, pero no era de Bohórquez sino de Carmen Segovia, ganadería que según parece está, lamentablemente, en proceso de liquidación. Me alegro especialmente por Juan del Alamo porque atisbo grandes condiciones en él, ojalá la falta de oportunidades derivada de la crisis no se lo lleve por delante, como si ha hecho con el hierro madrileño de C Segovia

  3. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    La corrida que mataron Ponce y El Cid aquella noche en El Puerto fue de Torrestrella y, salvo el segundo toro de El Cid que fue excelente y Manuel Jesus estuvo más artista que nunca con el, los demás fueron dificilísimos ademas de muy serios. Lo curioso es que Ponce se jugara la vida como se la jugó en honor de Fermín ante no más de 2000 personas en los tendidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: