CONCLUSIONES SOBRE LA FERIA DE SAN ISIDRO EN LA TERTULIA DEL CENTRO RIOJANO DE MADRID

Para no perder la costumbre, el Centro Riojano de Madrid celebró sus tertulias taurinas en torno a la Feria de San Isidro. El acto, ciertamente interesante, consistió un un almuerzo servido por el magnífico restaurante del Centro y en la mesa se sentaron además del Director de la entidad, Pedro Pérez Arriba, que presidió la reunión; los aficionados y periodistas, Vidal Pérez Herrero editor de la mejor agemda taurina del mundo; el productor de televisión, Antonio Pardo; el critico taurino de La Gaceta, José Antonio del Moral; y sus colaboradores más habituales, Ricardo Díaz Manresa, distinguido por su alta competencia en todos los puestos que ocupó en RTVE, y Agustín Marañón Richi, que fue el primer y por cierto, eficacísimo además de ejemplar Director de Asuntos Taurinos de la Plaza de Las Ventas en representación de la entonces Diputación Provincial de Madrid. El tema a debatir fue la Feria de San Isidro y, tras amplio intercambio de pareceres, se llegó a las siguientes conclusiones:

La impresión compartida sobre el conjunto de lo acontecido en la feria, tanto desde el punto de vista económico como artístico, fue positiva y, desde luego, superior a lo que en principio se creyó que podría suceder.

En primer lugar, la afluencia de público fue mayor de la esperada con llenos, casi llenos y las muchas tardes en que, más o menos, se registraron los tres cuartos de entrada. Impresión que se compartió a la espera de lo que se logre en la taquilla durante la feria del Arte y la Cultura que hoy mismo comienza y que no será de abono.

En segundo lugar, también hubo coincidencia en cuanto al aspecto ganadero. También positiva porque tanto por la presentación de las corridas como por el juego, hubo bastantes casos notables aunque no, por desgracia, todos debidamente aprovechados. Las mejores corridas fueron la Victoriano del Río, Fermín Bohórquez, Alcurrucén y Parladé, Escolar Gil, Puerto de San Lorenzo y la de rejones de Carmen Lorenzo. mientras que entre las peores destacaron las llamadas toristas. Muy especialmente las más famosas de Victorino Martín y Celestino Cuadri. Muy comentado fue el caso de la de Samuel Flores en la que saltaron dos toros francamente posibles pese a la declarada mansedumbre que tuvieron en los primeros tercios.

Y en tercer lugar por lo que respecta al capítulo de los matadores de toros y los rejoneadores, empezando por estos últimos, Diego Ventura y Pablo Hermoso de Mendoza, lograron actuaciones francamente encomiables, ganando en trofeos el sevillano por su mejor uso del rejón de muerte. Los triunfadores del toreo a pie fueron sobre todos, Miguel Ángel Perera que, en el conjunto de sus actuaciones, fue el más contundente salvo en la suerte de matar lo que le privó de conseguir más trofeos que los cortados; Alejandro Talavante que pasó de su terrible y negra tarde con los seis toros de Victorino a salir a hombros por su faena al toro de Victoriano del Río del que cortó dos orejas; José María Manzanares por ser el autor de la mejor faena de la feria artísticamente hablando pese a lo que se le intentó reventar hiciera lo que hiciese – este fue el aspecto más censurable del serial -; los mexicanos David Silveti y Arturo Saldivar; los confirmantes de alternativa Ángel Teruel y Pérez Mota; Javier Castaño con su magnífica cuadrilla de picadores y banderilleros; y quien supuso la gran revelación del ciclo, el madrileño Alberto Aguilar.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: