El pulso de la Fiesta: Así está el toreo tras las primeras grandes ferias

Una vez concluidas las ferias de Fallas, Sevilla, Madrid y las pocas solapadas con sus diestros triunfadores, derrotados, mantenidos cual estaban o a la baja, y con el momento positivo o negativo de las ganaderías concursantes, como cada temporada pasamos del clásico ombliguismo capitalino del que gozan – o sufren – los ambientes taurinos de cada una de estas tres grandes ciudades, al arranque de la imparable e incesante gran temporada que, ininterrumpidamente, sucede en toda la geografía española y en el sur de Francia hasta que finalice en las fiestas de El Pilar en Zaragoza y en la de San Lucas en Jaén de octubre. Es el momento, pues, de hacer un primer balance de la situación que atraviesa La Fiesta desde todos los puntos de vista.

Empezando por la siempre fundamental materia prima, continuamos donde estábamos en las pasadas campañas aunque en algunas – pocas – ganaderías se atisban relativas mejoras en cuanto a la cuasi perdidas casta y fuerza de las reses de lidia. Sobre todo las predilectas de la primera fila del toreo. Razón primordial de la monotonía y hasta del aburrimiento reinante pese a la regularidad triunfal que mantienen los toreros más importantes. Nadie duda de la creciente perfección alcanzada toreramente hablando. Pero los públicos llevan tiempo cansados de ver faenas técnicamente y hasta artísticamente irreprochables, pero carentes de emoción en mayor o menor grado. Aunque soy el primero en defender lo muchísimo que debemos a las ganaderías del encaste predominante – Domecq -, coincido plenamente con los que creen que limitar las actuaciones de los diestros del primer nivel a las ganaderías originarias y a las de  su procedencia, desmerece notablemente el interés. Por ello pedimos una vez más que, sin que abandones sus preferidos encastes, se decidan a lidiar toros de otras procedencias. Así lo hicieron los más grandes de otros tiempos hasta Enrique Ponce que fue la última gran figura que se enfrentó a reses de todas las procedencias. Así lo deberían hacer los que le han seguido al frente del escalafón.

Claro que hay excepciones dentro del encaste Domecq como son las ganaderías de Fuente Ymbro, Victoriano del Río y en parte la de El Pilar, sin olvidar la mejora que viene observando la de Parladé – segundo hierro de Juan Pedro – que últimamente vienen lidiando reses francamente equilibradas en casta, fuerza y nobleza hasta resultar ideales, mientras las que no hace mucho fueron primerísimas como las de Núñez del Cuvillo y, en menor grado, la de Garcigrande, decaen con respecto a campañas anteriores.

De las procedentes de los otros encastes fundamentales, Núñez, Atanasio y Murube, la que va por delante con gran diferencia es la de Alcurrucén (puro Núñez de la rama Rincón), sin que podamos olvidar el gran toro sobrero de González Sánchez-Dalp lidiado el pasado San Isidro, seguidas por las salmantinas de Puerto de San Lorenzo y Valdefresno, únicas supervivientes del encaste Atanasio-Lisardo Sánchez. Mantenidas en positivo, los murubes de los hierros familiares de El Niño de la Capea y este año la gratamente sorpresiva en San Isidro de Fermín Bohórquez.

Y de entre las llamadas toristas, se mantiene arriba aunque a la baja Victorino Martín, en alza la de Miura aunque a la espera de que se confirme la mejora, mediada la de Adolfo Martín, y en relativa alza José Escolar Gil. No pasaremos de ahí como tampoco hablaremos uno a uno de los muchos y buenos toros que no fueron debidamente aprovechados pertenecientes a los mencionados hierros aunque, a modo de ejemplo, sí debemos señalar el último y más clamoroso desperdicio que protagonizó Uceda Leal con el que, por ahora, ha sido el toro más completo del año, el ya mencionado sobrero de González Sánchez-Dalp lidiado en la última parte de los ciclos isidriles.

Vayamos ahora con los toreros, con sus verdaderos papeles y con sus reales cotizaciones profesionales que, dicho sea de paso, apenas han variado después de la isidrada. El favor del gran público en la taquilla, que es la que manda, sólo continúa acompañando sin fisuras a José María Manzanares pese a la más o menos sórdida campaña en contra que está sufriendo por parte de la crítica a las ordenes de intereses de cuadras profesionales enemigas, a Morante de la Puebla y, por supuesto, a El Juli pese a su voluntaria ausencia de la plaza de Las Ventas que le ha sacado brevemente de una primera línea que retomará indefectiblemente a la vez que se sucedan las ferias de las primeras cosechas, desde San Juan a la explosión pamplonica, que afrontará reincidiendo.

Caso aparte, el eterno incombustible aunque ya fuera de combates, Enrique Ponce, también voluntariamente ajeno a Sevilla, Madrid y a los Sanfermines aunque, como ininterrumpidamente viene sucediendo cada temporada desde hace nada menos que  24, retomará otra vez más el cetro en su fidelísima Bilbao, tercera gran cumbre de la temporada que este año contará con el valenciano en dos de sus mejores carteles.

Pero aún más aparte anda José Tomás, sostenido arriba más por la impresionante e imparable publicidad mediática que le acompaña que por lo que torea. Todavía ni una sola corrida en 2013 a la espera de saber cuántas – seguro que muy pocas – firmará. Dicen que dos en Málaga, una acompañado de Padilla y Jiménez Fortes, y otra con Finito y Javier Conde. La tercera y última sería en Nimes, posiblemente un mano a mano con Joselito Arroyo si se decide a reaparecer, que lo dudo, o de Sebastián Castella. Vemos pues que, digan lo que digan los medios de la mafia tomasista, esta nueva minitemporada del divino es otra vergüenza indefendible. Ya veremos cómo justifican esta vez el quinto “Paquiro” o la quinta ignominia…Ello sin contar lo que se dice acaba de ocurrir cuando Simón Casas ideó un mano a mano entre Tomás y Ponce para la feria de julio en Valencia. El valenciano dio su conformidad sin pestañear, incluso aceptando el ganado que dispusiera el galapagarino, con la sola condición de que los honorarios de ambos contendientes fueran exactamente iguales. Pues bien, Casas aceptó. Pero José Tomás, no cuando fue consultado posteriormente. Así se escribe la historia… De esto no han dicho ni pío los que sacan cualquier cosa que hace su adorado mesías. Hasta si se mea su gatito debajo del fregadero de su casa. Señor, señor, qué cruz…

Conforme con lo que acaba de escribir Álvaro Rodríguez del Moral en su último observatorio y “dejando a un lado la dictadura de las taquillas, habrá que permanecer muy atentos al verdadero sexto hombre, Miguel Ángel Perera, triunfador moral de un San Isidro que le ha dejado a deber una puerta grande. La verdad fue que se la negaron injustamente los mismos que han regalado orejas a muchos que no las merecieron. “En un escalafón idealizado, la desconcertante irregularidad de Alejandro Talavante le haría descender algunas posiciones aunque su salida a hombros  – la única de todo el ciclo madrileño para un torero a pie, solo que muy a cuenta de molestar a Manzanares – le colocó en primera línea de actualidad después de fracasar sin paliativos en su solitario empeño con los toros de Victorino Martín que tan poco le iban. Por lo pronto, se ha quedado fuera de Bilbao por pedir equivocadamente el doble de su soldada”. Otra cosa hubiera sido de haber triunfado con los “victorinos”. Y como farolillo de la primera fila, continúa Sebastián Castella que ahí sigue el francés intentado ser el que solo fue en su histórica temporada 2006, implorando le suban el caché sin conseguirlo de ninguna manera. Imposible pretensión porque, como le dije personalmente hace años durante una cena en Madrid, “para ser quien quieres ser, tendrías que estar cinco o seis temporadas seguidas como la que cuajaste en 2006”. Comentario que, por cierto, no le gustó nada a Sebastián.

Otro caso especialísimo aunque, mejor diría, circunstancial, es el de Juan José Padilla, indiscutible héroe desde al pasado año por haber sido capaz de sobreponerse a una de las cornadas más trágicas y lesivas que hayamos visto. Desde su reaparición en Olivenza, Padilla venía triunfando sin parar, incluso alternando con las máximas figuras y en todas las plazas del mundo. Hasta que llegó a Madrid y no tuvo la suerte esperada ni el incondicional apoyo del público que venía disfrutando. Creo que fue un error hacerle pasar el trago venteño. Y eso se paga. Lo siento.

Como también lamento por lo gran torero que fue y por la gran persona que es y seguirá siendo, el difícil intento en permanecer arriba de El Cid. Apenas tiene justificación porque, salvo en tal o cual corrida en plazas de segunda o de tercera, lo que está haciendo en las principales es un meritorio aunque penoso querer y no poder.

“En este río revuelto, la afirmación de toreros como Iván Fandiño, quizá el más revalorizado tras el ciclo madrileño, merece mención aparte. El diestro vasco sólo logró cumplir el primero de los tres compromisos que había contraído por la cornada que le propinó al matar a toma y daca al fiero “parladé” que se había acoplado a su descarnado y desclasado concepto torero”. Sin embargo, Fandiño aún no ha alcanzado su pretendido rango de figura pese al empeño de sus panegiristas en tratarle como si lo fuera. Le están engañando,  pero es que él se lo cree…

“También abrieron la puerta del futuro toreros como Alberto Aguilar, Joselito Adame y Arturo Saldívar”, estos dos a la cabeza del grupo de espadas  mexicanos, éste año triunfadores en Madrid y anunciadores de una camada de espadas aztecas más que estimables que podría romper como hacía mucho tiempo no sucedía. “Quizás en otra época andarían todos firmando contratos pero ahora deben quedarse esperando en casa”. Paciencia y barajar que, si siguen así, lo conseguirán.

“Otro es el caso de Daniel Luque que se ha quedado en un peligroso limbo que no será eterno”. Y otro, el del siempre demagógicamente espectacular, Antonio Ferrera, increíblemente premiado por los jurados oficiales como triunfador de San Isidro. ¿Quién o quienes nombran a estos jurados y con qué criterio? Tuve que fortarme los ojos cuando me enteré del que habían elegido.

Y, cómo no, debemos mencionar también la resucitada revelación de Javier Castaño y su formidable cuadrilla de picadores y banderilleros. Los seis confabulados en ofrecer un gran espectáculo de lidia total, vengan o no vengan a cuento las condiciones de los toros que les correspondan. Plan desde luego muy bien ideado y llevado a la práctica con el afán de lograr el enardecimiento de los públicos más fáciles y sensibleros. Éxito seguro en próximas ediciones aunque ya veremos hasta cuándo.

Mencionar finalmente al confirmante Ángel Teruel quien, sin  romper del todo ni triunfar, dejó sobre la arena de Las Ventas el caro aroma del toreo eterno bien aprendido de su particular maestro y padre, don Ángel “El Grande”.  Enhorabuena a ambos.

Después de lo dicho, comentemos el ambiente general que se respira actualmente en el mundillo taurino que oscila entre una contenida esperanza y el anuncio del final de la Fiesta que acaba de pronosticar nada menos que José Antonio Martínez Uranga, cabeza de empresas y apoderamientos varios a lo largo de su larga y fructífera vida, coronada con la gestión de la plaza de Las Ventas como máxima aspiración. Algunos se han referido a su fúnebre anuncio dudando si fue un sentimiento real o una estrategia victimista.

Y es que eso de que “esto se acaba” lo llevo oyendo desde que nací. Hasta yo mismo lo he dicho alguna vez padeciendo una depresión. En definitiva, que no creo en ese final anunciado por mi gran amigo y tocayo. Lo que creo es que los toros también padecen por la crisis aunque menos de lo que muchos piensan. Como cualquier otra actividad. Como también creo que lo que sí ha terminado como negocio salvo, por el momento, Madrid en mayo y las corridas de San Fermín en Pamplona, son los abonos de bajo coste con la mínima presencia de figuras a precios iguales y ahora astronómicos para muchos sean cuales sean los participantes que en su inmemsa mayoría son baratos. Eso, queridos amigos, no volverá. Como el tantan veces añorado “estado del bien estar”. De ahí los lloros y las añoranzas de los que lo han disfrutado durante tanto tiempo. Y lo que te rondaré morena porque, aunque no quieran reconocerlo, están todos millonarios. Así se puede llorar muy felizmente. ¿O no?

En definitiva, que quieran o no, tendrán que volver a los grandes espetáculos como base sustancial de las ferias porque la gente no es tonta y, ahora, sin dinero de sobra, no tragan ni tragarán más con el gato por liebre. Vean los carteles de la próxima feria de Bilbao, organizados por los hijos del inolvidable Manolo Chopera aunque debidamente exigidos y controlados por la Junta Administrativa de la plaza de Vista Alegre. Ese es el ejemplo a seguir y lo demás son cáscaras. Claro que, ya veremos qué ocurrirá en Bilbao cuando los miembros de la mencionada Junta no sean ni, consecuentemente,  piensen como los que aún siguen mandando. Me echo a temblar pensando en qué ocurriría si los venideros fueran de otros palos sociales. Ya hay alguno metido enmedio de los señores que quedan vivos y, por fortuna, todavía coleando.

Pero es que, sdemás de ofrecer sistemáticamente grandes carteles, también hace falta que regrese un cierto romanticismo organizativo y, sobre todo, que todos los sectores profesionales del toreo inviertan en televisión que es el gran y estoy por decir el único medio capaz de promocionar y difundir la Fiesta. Hay que gastar dinero en eso y en este momento más. Hay que renunciar a cobrar derechos a los ruinosos canales públicos y ofrecer retrasmisiones en abierto de las corridas y ferias más importantes. Pagar si fuera becesario para que en los telediarios ofrezcan planos de lo mejor que haya ocurrido diariamente en las plazas. Y emitir programas didacticos, series ilustrativas. Enseñar, explicar, ilusionar, emocionar…. Yo me he pasado la vida haciendolo en prensa, radio, televisión y en los libros que llevo publicados. Pues eso es lo que hay que generalizar, amigos. !Feliz temporada a cuantos la siguen en vivo o a través de los medios¡

A. R. del Moral

A. R. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: