El silencio de los corderos y el fino recochineo de Bentura Remacha con la penúltima renuncia de José Tomás

He esperado más de una semana para referirme al silencio sepulcral con que la prensa taurina en general prestó a la escandalosa negativa de José Tomás a torear mano a mano con Enrique Ponce en la feria de Julio de Valencia. El único medio que lo publicó, además de La Gaceta – claro está -, fue el diario digital Periodista Digital que dirige en sin par Alfonso Rojo. La verdad es que no me ha sorprendido este nuevo “silencio de los corderos” porque conozco el paño donde me muevo desde hace casi 50 años. Al parecer, aquí no quedan mas que trincones y/o cobardes aunque me inclino más por la abundancia de estos últimos. ¿Qué habrían escrito muchos de estos sujetos si el huido del frustrado enfrentamiento hubiera sido Ponce? Que nadie lo dude: ponerlo a parir. Ante tal estado de cosas, José Tomás reaccionó aireando un enésimo parte facultativo en el que los supuestos doctores le recomiendan aplazar los ejercicios de rehabilitación  tres meses más. Noticia inmediatamente difundida por la mafia tomasista y por todos sus colaboradores que son la mayoría de los que se dedican a escribir y/o a hablar de toros. Pero como siempre, hay excepciones.  Ayer me encontré con un jugoso texto, como todos los suyos, de Benjamín Bentura Remacha que me pasa en veteranía, en bondad y en autoridad por su mayor edad y gobiernos en varios medios. Benjamín, fino donde los haya, se ha cachondeado como sabe hacerlo sobre el penúltimo entuerto tomatóxico. Vean lo que dice:

<< …algunos dicen que José Tomás ha suspendido su temporada (¿?) de tres corridas por culpa de su lesión en un pie. Recuerdo que, hace algunos años, Curro Girón se paseó por todos los ruedos de España con una mano escayolada (fractura de escafoides), por no hablar de Juan García “Mondeño” que llevó un aparato ortopédico en uno de sus pies para soslayar la rotura del tendón de Aquiles, o de la vuelta a los ruedos de infinidad de diestros con los puntos de sutura sin quitar y hasta “El Tato” lo intentó con una pierna de madera. Pero no es momento de hacer balance de las heroicidades de los muchos toreros que en nuestra historia lo han sido. Sucede que, según prestigiosas personalidades, el de Galapagar es el Gran Profeta de la Nueva Tauromaquia. Sube al Monte Sinaí y rompe las tablas de las leyes de los hebreos como nuevo Moisés redentor. Tomás no quiere conducir a su pueblo torero a través del desierto. ¡Agua!>>

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: