9ª de San Fermín en Pamplona. Una salida a hombros de categoría y otra de marrullería

Plaza de toros de Pamplona. Sábado 13 de julio de 2013. Novena de feria. Tarde calurosa con lleno. Siete toros e Fuente Ymbro incluido el sobrero que reemplazó al quinto, devuelto por derrengado. Muy bien presentados y de juego desigual con predominio de los buenos. Muy movido el manejable primero que pasó sin torear como es debido y, por tanto, inédito. Pésimo el mansurrón segundo. Con poca fuerza pero excelente por el pitón derecho. Aunque algo débil, una gran toro el cuarto. Muy desclasado el sobrero quinto. Malo el sexto. Juan José Padilla (plomo y oro):  Pinchazo y estocada caída a la trágala, oreja y petición denegada de la segunda. Estoconazo trasero, fortísima petición de otra y dos vueltas al ruedo clamorosas. Miguel Ángel Perera (esmeralda y oro): Estoconazo caído, silencio. Estocada baja, dos avisos y gran ovación. Iván Fandiño (amapola y oro). Gran estocada, dos orejas. Estocada tendida, silencio. Padilla y Fandiño salieron a hombros.

Las cornadas, los tremendos golpes traumáticos y las asfixias graves que acontecieron en los encierros de los dos últimos días – falta el de hoy con los toros de Miura – han vuelto a provocar la eterna polémica entre los que piensan que hay que terminar con tanto riesgo y los que, como yo, creemos que, sin riesgo, los encierros perderían su principal esencia. Bien es cierto que este año, por coincidir el principio y, sobre todo, el final de las fiestas con fines de semana que incluyen los viernes, sábados y domingos, llegaron muchísimos forasteros y que, por tanto, hubo demasiados corredores, muchos de ellos inexpertos cuando no novatos. Ayer se produjo uno de esos amontonamientos en el callejón de entrada a la plaza que, por fortuna, suceden muy de vez en vez y las escenas angustiosas de tantos mozos aplastados por sus propios cuerpos fueron tremendísimas. Ciertamente impresionante. Recuerdo que, yo mismo, dejé de correr a raíz de contemplar un montón que vi al volver la cara hacia donde acababa de pasar segundos antes. Me asusté tanto por lo que me podía haber ocurrido, que decidí cortar para siempre.

La feria está terminando y la verdad es que no está resultando como todos deseamos. Solo dos corridas de toros han dado juego: la de Dolores Aguirre y la de Torrestrella. Y en cuanto a los toreros, todavía nadie ha hecho un faenón-faenón. El triunfador del ciclo, por el momento, es David Mora. Los demás, en mayor o menor, grado no han logrado nada que merezca verdaderamente la pena recordar. Si a caso, el novillero debutante, Posada Maravillas. Ayer llegaron los toros casi siempre importantes de Fuente Ymbro que mataron Padilla, Perera y Fandiño. Padilla vio anteayer como se desinflaba el “!illa, illa, illa, Padilla maravilla!”; y el más seguro de la actualidad “El Juli”, es verdad que no tuvo demasiada suerte con sus toros y perdió varias orejas por su mal uso de la espada, pero no anduvo verdaderamente dispuesto. ¿Se está acordando de su muy grave cornada de Sevilla? Esperemos que no. Como esperamos el buen juego de los casi infalibles toros de Fuente Ymbro. Acertamos las apuesta con tres. Dos se los llevó Padilla que anduvo en triunfal marrullero y otro Fandiño que cuajó la mejor faena de la feria a falta de lo que ocurra hoy.

Otra tarde más de Padilla. Banderas piratas en sol y el “ illa, illa, illa, Padilla maravilla” de las peñas que, ayer, no fue coreado con tanta intensidad ni tanta duración en el paseo. Corretón salió el primer toro hasta las tres largas cambiadas y las chicuelinas que siguieron y acabaon con desplante también de rodillas y galleo por chicuelinas al paso para poner el toro ante el caballo. Todo ello recibido con júbilo por los peñistas. Manseó el toro en varas, saliendo suelto del segundo picotacito porque no le pegaron. Padilla banderilleó como quien corre los 100 metros libres. Pasado el primer par. Muy mal el segundo al tropezar arrancando desde el estribo. Padilla se fue bajo las peñas para clavar el tercero, normalito. Y un cuarto de postre que fue el mejor. Molinete de rodilla en los medios a 200 por hora y más rodilleo con la derecha y luego en pie, sin mando ni temple hasta ser desarmado. E igual con la izquierda mientras le cantan “Padilla, qué huevos tienes…” La caraba en bicicleta en multitud de trapazos. Las manoletinas fue lo único limpio de la faena. Y más rodillazos para terminar otra vez desarmado. Faena de puro escarnio. Más bien decir bochornoso. Pinchazo, estocada caída con pitonazo en el cuello y el delirio. Muchos pañuelos en sol y menos en sombra. La presidencia hizo muy bien en no conceder la segunda oreja. Padilla paseó del despojo portando una bandera pirata encantado de la vida.

Ya he escrito bastante sobre Padilla. Dan ganas de no seguir haciéndolo… Estuvo más formal con el noble. Al menos con el capote en el recibo. No en un frustrado galleo que dio paso a un tercio de varas casi simulado. Y más que correcto en banderillas. Un milagro. El toro era muy noble. Formidable ejemplar. Para torear en serio con la muleta y Padilla casi lo consiguió. Sobre todo al natural. Dios sea loado. Pero le resultó irremediable volver a los subterfugios con la derecha, a los rodillazos y a los adornos chabacanos que hicieron las delicias del populacho. Estoconazo muy trasero y todo preparado para el lio que se armó por denegar la segunda el presidente que, de nuevo, hizo lo debido. No importa el broncazo que se llevó. Gracias por defender la categoría de la plaza de Pamplona.

Miguel Ángel Perera no pudo hacerse con el segundo toro en un largo recibo con el capote. El muy serio ejemplar salió siempre suelto y echando la cara arriba. Aunque escarbó, cumplió en el primer puyazo. Pero manseó como vimos después y, además, empezó a pararse y a dolerse pese a cumplir otra vez en el caballo. Dejémoslo en bravucón. Tampoco fue grato en banderillas. ¿Posibilidades para la faena? Yo no las vi. Y Perera tampoco para empezar aunque, por narices y a base de firmeza y temple, le sacó lo que no tenía. Lo consiguió por naturales hasta sufrir un peligrosísimo acosón. Perera se la jugó de verdad sin apenas eco en los tendidos. Pero eso sí que es el toreo. Lo mató de estoconazo caído. Había merecido un bajonazo. Nadie sacó su pañuelo. ¡Qué asco¡.

El quinto, un sobrero de la ganadería titular fue lanceado con temple por Perera. Tras comportarse como bravo en varas y en banderillas, dio paso a una faena que no pudo ser la esperada por lo que blandeó y se frenó el noble aunque desclasado animal. Con cambios iniciales en los medios iniciales y un ir de menos a más con la derecha, con la gran firmeza que Perera torea. Peor por el lado izquierdo, también al natural obró de menor a mayor largura el extremeño que, como en su primer toro, anduvo muy por encima de sus características, terminando con su habitual arrimón. En definitiva, una importante actuación con el peor lote de la estupenda corrida. Por pasarse de faena, no cuadró pronto ni bien el toro, y mató de estocada baja. Una pena.

El jabonero tercero fue para Iván Fandiño. Salió con poca fuerza y echando las manos por delante. El de Orduña no pudo lucirse con el capote. Fue muy mal picado, demasiado trasero el primer puyazo. El toro pareció salir hecho polvo del segundo. Pero medio se dejó banderillear y bien por los peones. En el platillo empezó la faena Fandiño con pases cambiados, muy quieto, con la derecha. Y el toro aguantó. No en los derechazos de Fandiño porque perdió las manos. Pero la pausa que le dio Iván le vino bien. Muy buena tanda con la derecha y otra conveniente pausa. La segunda ronda fue aún mejor. Y la tercera sensacional. Aunque por el lado izquierdo no fue tan bien, un toro bueno que con más fuerza hubiera sido extraordinario. Hasta aguantó más con la derecha y unas angustiosas giraldillas. Gran estocada, dos orejas y el toreo en su sitial.

El sexto no hizo buenas cosas en su salida. Ni fuerte ni bravo. Creo que le pegaron excesivamente y muy mal en el caballo y llegó muy mermado a los siguientes tercios. Fandiño debió quitárselo pronto de en medio en vez de empeñarse en que le pasara en la muleta un animal irremediable.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: