Feria de la Virgen de los Llanos en Albacete. Gran triunfo de El Juli con todo a su favor

Cinco toros de Daniel Ruíz Yagüe, sustitutos de la anunciada corrida de Daniel Martínez de laque solo fueron aprobados tres toros.  De irreprochable aunque desigual presentación aunque algunos de muy feas hechuras y desproporcionada cuando no exagerada encornadura  y muy desigual juego. Manejable sin clase por puntear mucho el primero. Muy noble el segundo que fue premiado excesivamente con vuelta al ruedo. Por imposible devolución del derrengado tercero, fue apuntillado y se lidió un sobrero de El Torreón, bien presentado aunque deslucido por casi parado. Brutalmente arisco e incómodo el cuarto. Manejable y encastado el quinto. Con manejable movilidad el sexto.Enrique Ponce (amapola y oro): Estocada casi entera tendida, injusta división de opiniones. Estocada caída, insuficiente petición de oreja entre sonora división de opiniones al saludar. El Juli (nazareno y oro): Estocada entera desprendida, dos orejas, generosa la segunda. Estoconazo contrario y dos descabellos, oreja. Sebastián Castella (lila y oro): Dos horribles pinchazos y estocada, silencio. Pinchazo y estocada, oreja.

En el forzoso aunque nada ingrato picoteo ferial del mes de septiembre, no podíamos faltar por lo menos una vez al ciclo de Albacete que ha sido el más largo, brillante y exitoso en la taquilla de casi todos los demás en la presente temporada. Buenas corridas salvo muy pocas excepciones, triunfos relevantes encabezados por un sensacional Miguel Ángel Perera y llenos o casi llenos cada tarde. La buena gestión de la familia Lozano está dando sus frutos y demostrando que, cuando las cosas se hacen bien, la crisis afecta menos.

Ayer asistimos a enésimo enfrentamiento entre los que vienen liderando la primera fila del toreo sin que ninguno de los dos haya renunciado nunca a mantenerlo. Enrique Ponce desde hace quince años cuando El Juli tomó la alternativa. El valenciano lo venía haciendo en solitario diez años antes y se dice pronto. Aunque El Juli no atraviesa precisamente por un gran momento y Ponce sí para disgusto de sus detractores,  lo insólito es que ambos no hayan bajado la guardia en sus respectivas posiciones. En los últimos 25 años, muchos e importantes toreros no consiguieron apearles del sitio que ocupan. No, por cierto, el tercero de ayer en la discordia, Sebastián Castella que solamente en la temporada de 2006 fue capaz de epatarles. Una tarde de agosto, yo mismo escuché como El Juli dijo a Castella mirándole fijamente a los ojos en el callejón de la plaza francesa de Dax: “Si sigues así, el que va a mandar en esto eres tú”. Pero Castella no fue capaz de repetir otra campaña tan extraordinaria como aquella, realmente histórica para el espada galo. Precisamente en Albacete actuaron juntos de nuevo en la entonces peligrosa compañía de José Tomás y Castella, intratable, también ganó una partida que muchos no quisimos perdérnosla. Veamos cómo fue lo de ayer con ganado de las tierras manchegas criado Daniel Ruíz Yagüe, ganadería triunfadora hace días en esta misma feria. Supimos al llegar a Albacete que serían estas reses las que se lidiarían en vez de las anunciadas de Daniel Martínez. Curiosamente, las finalmente aprobadas fueron del gusto de El Juli, íntimo del sustituto, y que entre los seis iban a saltar tres de enorme encornadura, propia de sus vecinos de Samuel Flores. Jesús, Jesús…, vivir para ver.

Hacía bastante tiempo que no veíamos una plaza tan abarrotada como ayer en Albacete. Gran parte del público tardó en acomodarse en sus localidades. Incómoda aunque muy buena señal.

Ponce echó el más aparatoso de cuerna por delante. Muy bajo sin embargo, echó las manos por delante en su salida, síntoma de blandura, se defendió manseando en varas y perdió las manos tras señalarle el primer puyazo. Pero metió la cara en el breve quite del valenciano. No en banderillas. Ponce empezó la faena doblándose por bajo con la derecha y por redondos con la misma mano. Templó mucho pese a lo que punteó el toro y tragó lo suyo con esa manera que tiene de exponer sin que se note. Sobre todo en los naturales que llegaron después. Más derechazos y un precioso cambio de mano dieron fin a la obra. Mató de casi entera tendida de prontos efectos. El síndrome del primer toro y la habitual enemiga de los manchegos con Ponce se hicieron presentes con inaudita frialdad.

Entre la devolución del tercer toro y la merienda, el cuarto salió con tres cuartos de hora de retraso. No pasó en los capotazos de Ponce y manseó en el caballo. No mejoró en la prueba que no quite del valenciano. Pero al menos se movió en banderillas. Y Ponce brindó en los medios. Aunque el toro no rompió nunca, Ponce sí. Otra obra maestra en la que el bruto pareció mejor de lo que fue. Primero por redondos y de pecho. Luego de menos a más por naturales con el toro muy a la contra. Y a la tercera ya recreándose de nuevo con la derecha pese a las incomodísimas embestidas del marrajo hasta terminar como empezó, doblándose por bajo. Lo caída de la estocada casi entera que propinó le quitó la que hubiera sido una oreja realmente meritoria. Y otra vez se dividieron las opiniones al saludar. Se vio claro que a Ponce no le sobran partidarios en Albacete. Si yo fuera él, no volverían a verme en esta plaza, ayer francamente cateta.

Con delantales a pies juntos y media sabrosa recibió El Juli al segundo toro que se defendió en varas. El Juli quitó por chicuelinas y tijerillas. Tampoco fue fácil este toro en banderillas. Pero El Juli lo brindó a sabiendas de que el animal sería obediente en la muleta. Lo vio claro Julián que anduvo más fácil de lo que suele últimamente con buenos y templados muletazos, sobremanera los zurdos que resultaron francamente largos aunque siempre agachadísimo. No hay manera de verle torear con verticalidad. No importó la fealdad de los pases para que el público se le entregara. La sobredosis a base de encadenados circulares y una estocada trasera desprendida, facilitaron la concesión de dos generosas orejas. Hubiera bastado con una. El Juli solicitó con gestos hacia el palco la vuelta al ruedo del muy noble animal que fue concedida pese a lo que manseó en el caballo.

Aunque derrengadillo y manso en varas, el quinto también resultó noble – El Juli se llevó el mejor lote – y la faena del madrileño sobrevino tal cual la anterior y de nuevo seguida con gran admiración del público. Sobre todo después de que por poco resultara cogido Julián. Se desató la locura sin que nadie atendiera a los defectos finales del trasteo. El estoconazo contrario de tanto atracarse aumentó los decibelios del entusiasmo y, aunque El Juli tuvo que descabellar dos veces, le dieron otra oreja.

El tercero cayó derrengado de patas nada más saltar al ruedo. Fue imposible devolverlo y fue apuntillado. En su lugar se corrió un sobrero de El Torreón con cuajo y pitones. Se medio dejó en el rápido capote de Sebastián Castella, aceptó en castigo en varas sin definirse y pareció pararse incluso antes de ser banderilleado, pero resistió un poquito durante la vulgar faena del francés que terminó dejándose enganchar demasiado la franela y enfadando a la parroquia.

El sexto fue el último de la feria. Y el más feo del envío. También manso en el caballo y con poca fuerza. El toro no quería coles. Ni siquiera el casi frustrado quite de Castella. Se cayó en banderillas y sin que lo viéramos claro para la faena, el francés la brindó. Castella se entendió bien con el animal por estatuarios y cambiados. No del todo a derechas por lo incierto que fue por ese lado. Pero muy valiente, apostando,  exponiendo siempre. Y otro tanto al natural hasta ser desarmado. Terminó de nuevo con la derecha sin que subiera el diapasón y la gente le pasó todo como si todo hubiera sido bueno. Solamente lo fueron los naturales de clausura. Pese a pinchar antes de la estocada, cortó una oreja.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: