7ª de la Temporada Grande en La México. Joselito Adame se llevó la tarde

Cuando las cosas se planean correctamente y se hacen bien, normalmente los resultados son positivos.  En esta ocasión se conjugó la voluntad de los toreros, de sus administraciones, de la empresa, de los ganaderos, de los medios y desde luego del público.  Una acertada combinación con los tres matadores mexicanos que en San Isidro cortaron pelo en la plaza de Las Ventas, acompañada de una gran difusión en medios, provocó una gran entrada en el tendido.  Bien por los medios que abrieron sus espacios, por los ganaderos con suma transparencia publicaron las fotografías del encierro, el cual sin duda estuvo muy bien presentado. Ese corolario provocó una entrada de tres cuartos de plaza, aproximadamente treinta y cinco mil personas.  Otra cuestión de importancia fue comprobar que en la plaza de la capital del país se pueden lidiar toros con cara, pitones, peso adecuado, es decir, bien presentados y que las jóvenes figuras están dispuestos a lidiarlos. A diferencia de otras ocasiones, el público dio una importancia inusual a toda la lidia, lo que reflejó la trascendencia del toro en una plaza.  Esperemos que este sea un parte aguas para que las cosas se hagan de diferente manera, que el público regrese al tendido, la fiesta recupere un sitio que fue perdido y los toreros que hoy partieron plaza consoliden esa realidad que han mostrado.

Se lidió un encierro de Barralva, de encaste español Atanasio Fernández, se notó tanto en su presencia como en juego, destacando el primero de la lidia ordinaria y el sexto.  El segundo y el quinto cambiaron su comportamiento viniendo a menos y el tercero y cuarto dejaron a desear.

Abrió cartel la rejoneadora Mónica Serrano con una tarde desafortunada, poco que decir para esta caballista que abandonó el coso antes de que terminara la corrida.

Ya en la lidia ordinaria, el primero del lote de Joselito Adame (verde botella y oro) salió alegre de la puerta de chiqueros recibiendo la primera ovación de la tarde. Hace tiempo que no veíamos un toro tan bien presentado en La México. Lances a pies juntos acompañados del olé del público emocionado al ver la acometida del burel.  Un quite por ceñidas chicuelinas pusieron expectante al tendido.  Buena lidia al bravo animal que recibió un gran par de banderillas a cargo de Héctor Rojas, quedando listo para la faena de muleta. Brindis al respetable y la emoción del público pudo recibir las tandas por derecha que Adame dio a este bravo animal de Barralva. Un toro con fuelle, transmisión y alegría, que tenía no más de 30 muletazos que Adame supo dar, toreando como se hace en la península ibérica, series cortas sabiendo que el toro no dará para mucho, pero todas ellas con la debida emoción para poner al público de pie. Unas ajustadísimas manoletinas, con voltereta aparatosa incluida, fueron la culminación de una faena que terminó con certero y fulminante estoconazo.  El Juez acertadamente concedió dos apéndices con algunas peticiones de rabo.  El toro no fue premiado y creo que merecía el arrastre lento. A su segundo poco le pudo hacer por muy parado e incierto. Lo lanceó a la verónica y quitó por navarras. Lo intentó por ambos lados sin éxito. El torero acusaba los estragos de la aparatosa voltereta, despachó al animal con media en buen sitio. Silencio.

Arturo Saldivar (turquesa y oro) tuvo en suerte animales que cambiaron de comportamiento y que se fueron a menos, lo que no impidió que Saldivar demostrara, sobre todo con su primero, que venía también por el triunfo.  Verónicas muy suaves rematadas con fino recorte a una mano siguieron manteniendo el ambiente en el tendido.   Quite por chicuelinas y brindis al respetable fueron el preludio de su faena.  Arturo comenzó citando de largo al toro, el cual respondió al engaño, sin embargo no se pudo acomodar ni toro ni torero, lo que obligó acortar distancias y fue ahí donde el público respondió mejor.  Buenos pases por derecha, una ajustada dosantina caló al tendido y cerró con estrujantes bernardinas. Lástima que pinchó lo que pudo ser una faena de oreja. El público lo obligó a saludar en el tercio. Con el segundo de su lote destacó el inicio de faena en los medios con pases cambiados por la zurda y luego con la diestra, el toro no se empleó y se fue a menos.  Toro que no dio oportunidad de faena. Silencio.

Diego Silveti (perla y oro) tuvo al toro de la tarde. Con su primero no había tenido suerte un toro parado que solo le permitió un quite por ajustadas gaoneras, seguidas de dos buenos pares de Cristian Sánchez, lo intentó por ambos lados sin éxito, recibió un aviso.  Lo mejor vino con el segundo de su lote, un toro marcado con el número 7 de nombre Farolero castaño de muy bonita estampa, aplaudido de salida. Un bravísimo toro que se comía la muleta, sobre todo por el lado derecho, con transmisión y emoción, al cual Silveti lo entendió pero no lo supo llevar a más. Gran faena, citando de largo para ir enganchando al toro, lo que sirvió para que el burel se empleara a fondo, como iba avanzando el trasteo el cornúpeta pedía más y más. Fue poco por el izquierdo, aunque sentimos que se le pudo insistir por ese lado. Para el que esto escribe no fue indultado ya que el matador no supo sacar todas sus cualidades. El toro incierto en los primeros tercios, pero fiel al estilo Parladé, el toro se fue empleando y se fue a más.  Terminó antes de tiempo la faena y le recetó ajustadas bernardinas, cambiando el viaje del toro. Se fue tras el acero y dejó un pinchazo, aún después de la falla con el acero se dio el lujo de darle al toro otra serie, lo que demostraba que toro todavía tenía gas. Se puso pesado con la espada y cuando se deshizo del burel escuchó algunos pitos del público.  El toro premiado con el arrastre lento, aunque era de vuelta entera. Estas tardes hacen afición, bien por todos los que intervinieron para que la tarde fuera triunfal.  Las cosas como son.

_______

Nota del director, José Antonio del Moral

Me complace felicitar a nuestros corresponsales, tanto de México, Juan Pablo Silva y Francisco Baruqui, como de Lima, Fernando Salgado y Pedro Abad Schuster por su ecuánime independencia que se hace notar en todas sus crónicas y artículos. De lo que acontece en América no se suele informar con total fiabilidad y, por eso, estas crónicas casi son un oasis en medio del desierto. Recibo a menudo felicitaciones de nuestros lectores por ello.  ¡Enhorabuena!

_____________________

 

F. Baruqui

F. Baruqui

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. carlos dice:

    Enrique Ponce no tiene nada que demostrar, pero es una lastima que siendo el maximo entendedor de el encaste Atanasio, no haya tenido todavia el gesto de apuntarse a matar la de Barralva. Lo merece la aficion Mexicana y estos ganaderos que han apostado por devolver el toro “toro” a los cosos Mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: