Perversión de los valores del toreo en plena crisis

El plante de cinco figuras del toreo – El Juli, Manzanares, Morante, Perera y Talavante – anunciando que no actuarán más en la plaza de la Real Maestranza de Sevilla mientras sus gestores – herederos de la familia Pagés – permanezcan al frente del real coso como empresa, es la gota que ha colmado el vaso, ya repleto con los muchos despropósitos que estamos viviendo últimamente.

¿Qué hay en el fondo de esta barbaridad, intereses bastardos de algunos empresarios escondidos tras el quinteto para hacerse con la plaza con más categoría del mundo o, lo que más parece, que El Juli capitanea un grupo de la máxima élite para cumplir su deseo desde hace tiempo meditado y hasta el momento presente solamente sugerido de ostentar el mando supremo de La Fiesta?

Lo primero que a cualquiera que sepa de qué va esto se le ocurre pensar es que El Juli no está ahora como para encabezar esta rebelión. Hace años que perdió la gran fuerza que tuvo en las taquillas, su toreo dista mucho del que hizo gala hasta los comienzos de la última temporada y es manifiesta su comodidad al limitar la inmensa mayoría de sus actuaciones a cuatro o cinco ganaderías de las tenidas por más fáciles. Por eso ha tenido que hacerse acompañar por cuatro de los espadas más importantes quienes, por cierto, tampoco tienen fuerza para imponer nada a nadie en solitario, independientemente de las admirables cualidades que tienen reconocidas cada uno de ellos. Pero poca estima deben tener sobre sí mismos cuando tienen que recurrir al subterfugio de agruparse como si fuera uno solo. Esto no había sucedido nunca. Los toreros siempre fueron, individualmente, artistas enormemente meritorios. Uno a uno, jamás formaron equipos futbolísticos.

Asunto grave, pues, que acentúa la crisis que nos acosa. Y es que las cañerías del toreo están enturbiándose y hasta casi atascándose en el momento más delicado que padecemos. No está la situación para que ninguno de los sectores que integran La Fiesta, pretendan llevar todas las aguas a sus particulares molinos. Todos se quejan sin parar y, en vez de reunirse abierta y lealmente para buscar soluciones, cada cual parece ir por su cuenta tratando de sacar tajada.

Nadie puede negar, aunque lo disimulen, que en este mundillo, los profesionales suelen valorar el dinero por encima de todo lo demás por mucho que esgriman otros argumentos como haber conseguido que La Fiesta pase de Interior a Cultura y sus ya cansinas manifestaciones de querer apoyarla. Ya vemos como ayudan… Y  encima, “llevándoselo” – es la manera de hablar que tienen al respecto, lo cual dice mucho de lo que tanto les gusta  – con las mayores facilidades posibles y, cuanto más dinero les den, mejor sin pararse a pensar en las consecuencias que ello pueda acarrear.

Los principales protagonistas – matadores, ganaderos y empresarios – no terminan de acordar soluciones equilibradas ni por tanto razonables. Sobre todo la mayoría de los principales toreros y eso es lo peor porque casi todos están más que ricos. Tanto las figuras como las empresas más importantes están pecando por lo mismo. Ni que decir tiene que los gestores de cosos menores lo están pasando fatal y además no cuentan. Bastante tienen con sobrevivir.

Pero si de sobrevivir hablamos, los más perjudicados de la tripleta que sostiene el espectáculo son los sufridos ganaderos. Ahí es nada, los criadores de la insustituible materia prima. Incluso los más importantes que son los que venden más corridas, se las ven y se las desean para cubrir gastos. No digamos el resto porque muchísimos han tenido que tirar la toalla. De seguir así las cosas, gran parte de la cabaña de bravo podría desaparecer.

Los públicos por su parte, forzosamente abstenidos de acudir a las plazas por la carestía del precio de las entradas, contemplan el turbio panorama, ciertamente desilusionados. Sobre todo los pocos buenos aficionados que aún quedan. Entre todos y salvo en Madrid por San Isidro y en Los Sanfermines, solamente acuden a en masa a las plazas – por cierto casi nunca para abarrotar las localidades – cuando los espectáculos que se ofrecen son verdaderamente interesantes, cerrados, redondos. Y, a veces, ni con esas. Lo ocurrido este año en Bilbao ha sido tremendo.

Y para colmo de los colmos, además del poco espacio que los medios dedican a la Fiesta, la mayoría de la actual crítica supuestamente especializada, lejos de cumplir su obligada misión de informar y formar con independencia, competencia y objetividad, supervive buscando y en varios casos logrando compensaciones pecuniarias de carácter más o menos venal apalabrando cuotas anuales con los clientes. Unos para poder sostener sus medios, sobre todo muy deficitarios los de internet. Y otros para medio poder comer. Eso sin contar a los asustados de decir lo que piensan por miedo a perder su trabajo. No me choca. Yo he sido víctima en más de una ocasión de despidos o de amenazas de padecerlo por mantener mi independencia como crítico y aquí sigo aunque sea casi solo. A los poquísimos que seguimos fieles a tal valor contra viento y marea, nos tratan de locos quijotescos cuando no de imbéciles. Somos los últimos de Filipinas.

Pero lo peor es que gran parte de la crítica, además de haber perdido la independencia, actualmente escriben y hablan de toros sin la debida formación ni suficientes conocimientos.

Es cierto que apenas hay “sobres” ni se ven colas de críticos en los pasillos de los hoteles a la espera de que les den lo “suyo”. Pero abundan y crecen otras maneras de “trincar”. Razón ésta que está dañando muy seriamente la fiabilidad de la crítica y, lo que es más dañino, contribuye al confusionismo y a la pérdida de los valores más importantes del toreo cuando no a la distorsión de las jerarquías. No hay más que leer lo que nos llega desde América con México y Lima como peores ejemplos.

Item más: de poco tiempo acá, se trata de maestros a casi todos los que visten de oro y ni a los pocos que lo son ni a los muchos que jamás lo serán no se les cae la cara de vergüenza. Y hablando de vergüenzas, qué me dicen de los toreros que ayudan a comentar las corridas en algunos canales de televisión. Los hay que participan olvidando quienes fueron profesionalmente y muchos de ellos olvidando lo que en sus días dieron a los que les mandan. Pero es que también los hay que compatibilizan el apoderamiento de colegas jóvenes con los puestos que ocupan en el periodismo. Cómo vamos a tener respeto a esta gente; cómo vamos a pasar por alto que cuando en una retrasmisión aparecen en las pantallas varios minutos a lo largo del festejo sujetos famosos por ser habituales reventadores de la lidia y del toreo de los mejores, se les llama aficionados ejemplares mientras callan cobardemente los que tantos los padecieron. Callan, claro está, porque les pagan por ser comparsas y, claro está, también  porque en esto, hay que “llevárselo”.

En medio de tan general estropicio, están sucediendo cosas que jamás pudimos imaginar que ocurriera. Lo último, el plante de los cinco generales. En el caso de la Maestranza de Sevilla, comprenderíamos que los rebeldes sugirieran que si lo que la empresa quiere es rebajar sus honorarios, exigieran a cambio una rebaja sustancial del precio de las entradas y que la entidad propietaria – La Maestranza – renunciara a ganar la mitad de lo que cobra en acordado derecho sobre la taquilla bruta. Por cierto, una barbaridad. Pero de ninguna manera podemos aceptar esa amenaza de no torear. Que lo hagan. Ya veremos cuánto dura el plante. Porque si fueran coherentes, esta amenaza tendría que sumarse a otras plazas y ferias importantes, demostrando que detrás de lo de Sevilla hay otra clase de intereses.

Este es un golpe mortal a la Fiesta que, increíblemente, han dado los que más negativamente pueden ser afectados. No ha caído bien el asunto y mucho me temo que los “golpistas” lo sufrirán en sus propias personas. Al tiempo.

Y mientras tal dislate se dispara, asistimos también al penúltimo lanzamiento propagandístico del “mesías” José Tomás, a cuenta de su manoseada cornada de Aguas Calientes con libro del ínclito firmado que no escrito a propósito de la tragedia, vendida por él mismo y por sus corifeos más distinguidos con el común propósito de ganar más dinero a repartir entre el multimillonario protagonista y sus cantautores. Para calificarle de ultraterrestre por torear no más de dos, tres, cuatro o cinco veces al año como máximo en plazas que consientan complacidas ganado impropio de sus respectivas categorías.

Si se confirma el plantón, tendrá ocasión Tomás de responder a todos para compensarlo, anunciando y actuando en seis de las corridas que se celebren en la próxima feria de Sevilla, otras tantas en San Isidro, dos en Pamplona, otras dos en Bilbao agosteño y una de cierre en El Pilar de Zaragoza. Si así lo hiciera, no tendría que seguir recordando hasta el hastío la cornada mexicana que le pegó el “Navegante”. Y, de paso, también Fandiño tendría sobradísima ocasión se llegar a figura. Si los que lo son no torean, tendrá docenas de ocasiones para conseguirlo.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

7 Resultados

  1. Juan Mari de Chinchon dice:

    Creo que fue al señor Rodriguez Zzapatero al que una noche en television española, le preguntaron ¿sabe usted cuanto cuesta un cafe?… logicamente no lo sabia, el como casi todos los politicos viven en su mundo paralelo. Algo asi me gustaria preguntarles a los 5 toreros que se plantean no ir a Sevilla, sabe alguno de ellos cuanto nos cuesta a los aficionados desplazarnos para ver un festejo taurino?? lo primero es recuperar el toro bravo, por supuesto, pero es importantisimo que estos toreros se preocupen de los problemas reales de la Fiesta y no de sus problemas particulares (o de sus apoderados) con algunos empresarios.

  2. josem dice:

    Enhorabuena por el artículo José Antonio, de lo mejor que he leido en los últimos tiempos. Porque es imposible encontrar a un crítico que hable con esa sinceridad, es lo que tiene ser independiente.
    Por otro lado, si muchos ganaderos malviven, muchas empresas pierden dinero, las plazas importantes no se llenan, a muchos toreros les cuesta dinero mantenerse en activo, la cantera está muerta porque no hay novilladas ¿que futuro tiene este espectáculo?

  3. gregorio dice:

    Esta crisis está dejando en evidencia todos los problemas que la Fiesta lleva padeciendo desde hace medio siglo. Hasta Joselito y Belmonte quien mandaban en la Fiesta eran los ganaderos; hasta los 60 quien mandaban eran los empresarios. Después la cosa empezó a reequilibrarse a favor de los toreros que siguen con esa postura. Pero en muchas plazas había y hay el problema de la propriedad y la que hoy más cobra es la Real Maestranza de Sevilla que se queda con el 25% de todos los ingresos en taquilla y ventas en la plaza. Si a esto le añadimos el 21% de IVA, al empresario de Sevilla no le queda mucho margen de maniobra (eso para empezar, que luego tiene que pagar los impuestos sobre sus ganancias). Habrá seguramente empresarios mejores que los Canoreas-Valencia (a los que le falta imaginación y pasión) pero hasta que tengan que planificar una feria contando con tan solo un 56% de los ingresos, ningun empresario podrá mejorar radicalmente esta situación. Ahora estamos pagando los platos rotos de varias decadas en las que todo el mundo pensaba que los toros se defendian solos, los empresarios (todos e inclusos los que hoy se muestran como los salvadores de la Fiesta) aprovechaban de los abonos cautivos y en las que demasiadas veces se faltaba el respeto al aficionado con corridas impresentables y muchas veces fraudolentas: o sea TODOS los protagonistas de la Fiesta siempre han querido LLEVARSELO y NUNCA se ha antepuesto el bien de todos antes el interés privado. Asì que no echemos toda la culpa a los toreros y empresarios de hoy (que tambien la tienen) porque creo que muchos estan haciendo esfuerzos (sobretodo los ganaderos) y otros no (sobretodo los proprietarios de plazas, especialmente las entidades privadas). A ver si recapacitan hasta que estamos a tiempo (y si la crisis no aprieta más)

  4. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Es la demostración palpable de como está actualmente el panorama

  5. fabio dice:

    De los que sostienen la Fiesta entre matadores, empresarios y ganaderos, me parece evidente, que estos ultimos son los que salen mas perjudicados y tienen menos poder…Lamentablemente, no es errado pensar que, seguiendo asi’ las cosas, larga parte de la cabana de bravo va a desaparecer…y pronto…Esto, por los motivos que todos comprendemos, es cuanto de mas feo, triste y peligroso pueda ocurrir en nuestra querida Fiesta…Si vamos a matizar los distintos componentes, me parece claro y evidente las ganas, la voluntad de El Juli de hacerse con la vara de mando de la Fiesta sin tener la fuerza que tuvo en las tauillas, quierase por la “comodidad” de la mayor parte de sus actuaciones, por eligir siempre la misma sopa, porque’ hoy no la tiene que no la tiene…Los demas 4, evidentemente parte de la elite actual, no pueden imponer nada a nadie..pero, como bien dices tu, vamos a ver si los 5 tendran la misma coherencia en otras plazas y ferias…Flaco favor hacen a la Fiesta…Hay empresarios detras de esta rebelion? Me da la impresion que si, apostamos? La Fiesta es un espectaculo por defibicuon individual, es conceptualmente y filosoficamente una expresion humana individual y me parece una tonteria esto de agruparse, pero ya veremos, me repito…la coherencia…Y por los demas…San Sebastian se ha muerto ya, Barcelona pertenece a la esfera de los recuerdos, siempre menos novilladas y todos los problemas que son archiconocidos..Hablando de la Empresa de Sevilla, me parece logico y oportuno que esta ultima rebajara el precio de las entradas y que la “Real Maestranza” renunciara a algo visto la situacion actual, por el bien de la Fiesta y por el aficionado…pero nuestros Magnificos cinco, hasta ahora, me parece, no pedieron nada en este sentido a cambio de las rebajas de sus honorarios…Pues???? Y el aficionado quien va a defenderle?…Seguro que NO!!! esta critica actual, querido Jose’ Antonio, una critica que generalmente, sigue trincando, manipulando la realidad, destorcionando, mentiendo…Una critica que alguna vez parece no enterarse de lo que ocurre o no querer ver…valgase dentro y fuera de la plaza…y los pocos que realmente son indipendentes…a por ellos!!! JT? Que decir? Es el auspicio de todos que vaya en Sevilla, Madrid, Pamplona, Bilbao…que complete una temporada, que actue como las autenticamente historicas figuras tienen que hacer dandi la cara tarde tras tarde….que su coche de cuadrilla por fin empieze a moler Kilometros, a consumirse…lamentablemente, esto, no lo va a hacer ni queriendo…Abrazos

  6. CERATIX dice:

    Totalmente de acuerdo con el articulo, una verguenza que “las figuras” tomen esa posicion cuando son ellos los que tienen que tirar de la Fiesta.
    Manzanares, salvo lo de Nimes tuvo un año muy flojo.
    Talavante triunfo en MAdrid pero el resto del año estuvo ahi nomas.
    El Juli, gran año pero ha perdido tiron taquillero.
    Perera si tuvo un super 2013, una pena que se ponga en este plan, a pesar de triunfar el año pasado en Sevilla.
    Morante lo mismo.
    Los ganaderos los mas perjudicados siempre. Ya quiero ver como va a ser la temporada de ellos sin un golpe fuerte en Sevilla, creo que les deberá pasar factura, una buena oportunidad para otros toreros mas modestos de golpear temprano en Sevilla. Puede ser una gran oportunidad para Ponce de rematar a todos, Jose Tomás no creo que apueste por Sevilla ni MAdrid, nunca mas, si bien llena Plazas, otreando 3 a 5 corridas al año no se puede mandar en esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: