6ª de feria en Cali (Colombia). Perera hizo la faena de la feria pero faltó el toro.

Pedro Abad-Schuster

Media plaza, 8000 espectadores en la Cañaveralejo el lunes 30 de diciembre 2013, calor y viento que molestó al final de la tarde. Tomó la alternativa, y dejó buena impresión gustando las maneras del colombiano Luis Miguel Castrillón de Medellín, tiene duende, apoderado por el maestro José Antonio Campuzano. Hoy no le pesó la plaza, obtuvo merecida oreja del único bien presentado del encierro, el único que se dejó, el sexto que cerró plaza. El de Orduña Fandiño, un valiente sin suerte en el sorteo, fue feamente volteado por el quinto con genio y malas ideas, terminó en el hospital de Cali sin consecuencias para su salud, descartada la rotura de costilla, resultó con el traje destrozado a la altura de la cintura. Miguel  Angel Perera, artista con poderío, nuevo maestro del toreo con 10 años de alternativa, belleza y suavidad en su labor, se llevó tres orejas, ejecutó la mejor faena de feria con el cuarto, todo lo hizo el torero, pero le faltó toro, el elemento fundamental de la Fiesta. Queremos ver toros con poder, que las figuras sepan dominarlos. El palco de la autoridad se puso del lado del ganadero premiando con vuelta al ruedo al cuarto de Perera. De no creer.

Los toros, marmolillos con exceso de mansedumbre, del hierro del buen ganadero Ernesto González Caicedo, toros sin embestir, que llevan al límite el espectáculo, faltos de fuerza, aunque nobles quitando el lote de Fandiño, descastados, sin transmisión, justos y terciados, excepto el sexto de la oreja de Luis Miguel Castrillón que se dejó. El trapío de los santa colomas no les permite llevar muchos kilos. En esta feria no se han visto dos puyazos bien puestos, otra tarde de picotazos de los montados a caballo. A las figuras del toreo hay que verlos jugándose el tipo, pero para ello se requiere que no falte el toro.

El primero, cárdeno con 456 kilos, ceremonia de alternativa para Luis Miguel Castrillón (de marfil y oro), el toro más importante en la vida torera del joven espigado Castrillón, Perera le cedió los trastos, de testigo Iván Fandiño. En el tipo de la ganadería, con cara de joven, escurrido de carnes, la gente fría en el saludo capotero, tres verónicas templadas, muy relajado marcando el camino y la media. El toro con dulzura iba acompasado sin cambiar la velocidad. Medio puyazo poco trasero de Luis Viloria, el toro dando pelea. Quite de Castrillón, verónicas de calidad y la revolera. Brindis a José Antonio Campuzano, el forjador de figuras del toreo. El toro, justo, soso, noble, sin fuerza, con poca razita, no era bravo, pero permitió el lucimiento, con la cara alta, sin emocionar. Serie de derechazos largos y templados, llevando los engaños lentamente, solvente, mesurado el colombiano, sabe andar en la plaza, con personalidad. Por naturales, serie sin trompicar la muleta, pero al siguiente ya no atendía a los toques. Deja buena estocada. Aplausos.

Castrillón con el que cerró plaza, de 528 kilos, el único que embistió con alegría en toda la tarde, cornidelantero, hecho cuesta arriba, sin reflejar tanto el peso. Venía con la carita alta al capote de Castrillón, sin emplearse, para tres verónicas y el remate. Trató de salir suelto a la vara e Luis Viloria que castigó sin mucha fuerza. En banderillas el toro persiguió a Ricardo Santana. Brinda al público el nuevo torero de Medellín. Muletazos a pie juntos de inicio, la muleta a media altura desahogando al animal, que pierde los remos delanteros. Los olés corean la faena, cinco derechazos largos, templados, que repite. El torero con empaque, lo hacía todo. Suena la música. Por naturales alargando el brazo, algunos rápidos, el  viento haciéndose presente. Toro y torero en el centro del ruedo, Castrillón siguió por naturales, con gran ritmo, el toro ya sin humillar iba con la cara alta. Vuelve Castrillón por la derecha en circulares con parsimonia, manejando los tiempos. Espadazo y oreja de ley.

Iván Fandiño (de azul y oro), se llevó el peor lote, torero que vive intensamente su profesión. Con el tercero, de 462 kilos, peor imposible, soso, manso, aburrido, imposible acoplarse con un toro de embestida incierta. Sonó de manera exagerada la música, autorizada por el palco, a pesar de la sosería. Fandiño logró una serie milagrosa de cuatro derechazos lentísimos, de gran calidad, y por bernadinas. Pincha y descabello. Aplausos. Con el quinto, con 486 kilos, el peor presentado, increíble que lo aprobaron, con malas ideas, se escupió en varas, un manso con guasa, paradito sin humillar, echaba la cara arriba para desarmar. Fandiño a punto estuvo de sufrir fractura de costillas, lo prendió de mala manera, le ha dado un golpe fortísimo dejándolo inconsciente, sin aire, afortunadamente salvó la cornada.

Miguel Ángel Perera (de verde manzana y oro), con el segundo, un cárdeno ensabanado, con 468 kilos, muy justo de presencia, en el límite de la edad, que resultó bobalicón. Picotazo del varilarguero, el toro sin transmisión, con el que Perera dio cátedra, con cabeza fría, le tapó todos los defectos, le enseñó a embestir. Cinco muletazos en redondo, enganchando, totalmente plantado en la arena, sin mover las zapatillas. Buena estocada, Oreja. Con el cuarto, de 484 kilos, negro, justo de presencia, de contextura limitada y pequeña, que nunca mostró peligro. Todo lo hizo Perera, el valor del toro fue escaso. Apenas un refilonazo. Faena que hasta ahora es la mejor de la feria. Perera logró tres naturales exquisitos, lo mejor del serial que serán recordados, un momento bellísimo de la tarde. Toda la plasticidad y belleza del toreo moderno de Perera se dio en esta faena, pero ante un bobalicón. Pinchazo hondo y estocada. Al manso increíblemente le dieron la vuelta al ruedo. Al torero le dieron increíblemente dos orejas después de pinchar. A hombros. Para el martes cierre de feria, con tres toreros colombianos, las figuras se preparan para comparecer en Manizales a partir del 8 de enero 2014. Feliz Año nuevo a los aficionados.

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. José luis dice:

    Dice el bueno de Pedro Abad que fandiño vive intensamente su profesión. Se ve que los otros toreros se la toman a pitorreo. Pues bien. Fandiño es más malo como torero que un dolor de muelas y como persona ni te cuento. Que detalle más feo tuvo con el bueno de castrillon cuando después de recibir la alternativa de perera el chaval con toda su buena fe le daba un abrazo y el le extiende la mano. Cuantos gatos en la barriga. Es verdad que la cara es el espejo del alma. Además no tiene ni tipo de torero. Hasta cuándo este cuento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: