reloj-de-arena

Una temporada a las puertas

La presentación de la notable feria de Fallas es el definitivo pistoletazo de salida de la gran temporada. En Valencia sí estarán la mayor parte de los alzados en Sevilla aunque hay uno, Talavante, que no supo medir sus verdaderas fuerzas al exigir doblete en una feria en la que sí repite Ponce en el 25 aniversario de su alternativa. También dobla el autentico G…3: Morante, El Juli y Manzanares. Y el hueco dejado por el extremeño en la corrida de Zalduendo la ha convertido en un extraño mano a mano sin demasiados argumentos entre Perera y Castella. Dicen que el emergente charro Juan del Álamo habría ambicionado colarse en ese cartel después de rechazar los fuenteimbros aunque en este punto sí habría que dar la razón a Casas: se ha quedado fuera de la feria porque ha querido. El viejo Camará lo repetía a sus toreros: aprende a ser yunque para cuando seas martillo. Pues eso. Y ya que hablamos de don Simón, va camino de convertirse en el nuevo dueño del cotarro. A las numerosas plazas que ya controla – solo o en compañía – hay que sumar sus próximos asaltos a cosos como Alicante o Zaragoza. No pudo ser en El Puerto aunque tampoco ha logrado que José Tomás – se rompieron los sueños – se reencarnara en el fuego de las Fallas. A día de hoy nada se sabe de los planes de este peculiar Pimpinela Escarlata del toreo – ¿estará en el cielo, estará en el infierno? – que empieza a tener el reloj en contra para decidir su venida en carne mortal en la pascua malagueña.

La Feria avanza con lentitud

La elección de Manuel Escribano y Daniel Luque para estoquear – mano a mano – la corrida de Miura en la tarde del Domingo de Resurrección ha revolucionado algunos planteamientos que hasta ahora se consideraban inamovibles en la gestación de la Feria (de mayo). El nombre de Escribano ha caído de pie y ha sido aceptado con agrado entre los aficionados. Y aunque el desplazamiento de los toros de Zahariche desde el cierre a la apertura del ciclo ha causado la urticaria habitual en el personal más inmovilista – era un efecto colateral asumido – se trata de una medida necesaria para mantener la mínima tensión de un festejo que no podía contar con sus actores naturales. La inclusión de Luque es otro cantar, para qué vamos a engañarnos, aunque ambos comparten cierta rivalidad que se acrecienta por ser vecinos del mismo pueblo. Poco más.

Que por mayo, era por mayo…

Es lo poco que se puede avanzar de una feria que se barruntaba de rápida gestación pero algunos planes están dando la vuelta. Se había especulado que El Cid anhelaba estoquear en solitario la corrida de Victorino Martín en la yema del abono y los tiros iban por otro lado: el empeño se había reservado para la plaza de Las Ventas apostando por una fecha emblemática, la corrida de Beneficencia. A las reticencias iniciales del ganadero – que acabó dando su aquiescencia – se sumó el gesto torcido de la Comunidad de Madrid que ha frustrado el gesto del diestro de Salteras. Este revés podría volver a poner el punto de mira en el ciclo sevillano para escenificar la apuesta aunque, a estas alturas, ya no parece muy posible. Los acontecimientos habrían convertido a los victorinos en un plato apetecido por otros toreros. Es el caso de Iván Fandiño, una de las monedas más revalorizadas que manejará la empresa después de la desbandada de la crema del escalafón. Y llegados a este punto hay que hacer un alto para recapacitar y reflexionar: Todos y cada uno de los carteles avanzados hasta ahora – incluso los que ya se dan por hechos – pertenecen al terreno de la posibilidad y carecen de confirmación oficial hasta que la empresa los reparta entre los medios en el salón de los ídem. La imparable carrera de primicias nos lleva a dar por seguro lo que a veces sólo son ideas, puntos de vista o meras conversaciones por cerrar aunque ¿quién le pone el cascabel a ese gato? El propio Enrique Ponce ha desmontado algunos carteles y fechas en una recentísima entrevista. El valenciano ha explicado que se apunta al sábado de preferia -día 3 de mayo- en amor y compaña de Castella. De la misma forma, retrasa el doctorado de Javier Jiménez hasta el miércoles de farolillos -día 7 de mayo- colocando al Cid de testigo. En ese terreno resbaladizo se estaría moviendo la gestación de la alternativa de Lama de Góngora, que no se encontraría nada cómodo con la fecha -se ha estado hablando de San Miguel- y los condicionantes de un doctorado muy alejado de sus sueños, que caminaban por otro lado. Dicen que la llave para aceptar el mes de septiembre era la presencia de Enrique Ponce, que también ha dejado claro que sólo actuará las dos tardes primaverales. En esa tesitura, la alternativa del joven novillero del Arenal – que también necesita un fuerte zambombazo que refresque sus propios laureles – seguiría contando en los planes de la empresa Pagés que, indirectamente, tiene mucho que ver en la dirección y la promoción de la carrera del aspirante a matador de toros. En este punto podemos afirmar que la feria, hasta su puesta de largo, permanece abierta. Veremos en qué queda todo…