Observatorio taurino: Cuestión de imagen

Álvaro Rodríguez del Moral

Los 30 eventos de Morante

El diestro de La Puebla siguió la estela de El Juli en la organización de una cuidada gala -trufada de la propia personalidad del artista cigarrero – que sirvió para desvelar el calendario de una temporada que ya está en marcha. Lo dijimos la semana pasada y lo repetimos ésta. Este tipo de actos sirven para reubicar el toreo en el mundo de hoy; suman mucho más de lo que restan pero la premeditación está reñida con la propia naturaleza de una profesión sujeta a muchos azares en lo bueno y en lo malo. Y de muestra un botón: el mal juego de los toros de Juan Pedro Domecq sentenció el primer acto del famoso calendario de eventos en la bombonera de Olivenza. Morante – que actuó con Ponce y Talavante – no logró acabar con todo el papel en una feria en la que apabulló un enrabietadísimo Juli – que sí reventó la taquilla en la jornada del sábado y triunfó como ganadero -, asustó un irreductible Ferrera y puntuó un Talavante que estrenaba paleta de colores nuevos. También hubo lugar para la esperanza. Ginés Marín, hijo del pueblo, sorprendió a propios y extraños como novillero con futuro y personalidad. Ahora toca cuidarlo. No se me ha olvidado: ojo con Perera…

Y se presentan los carteles…

Con o sin el ruido levantado en las redes sociales, casi nadie comprendió el alzamiento de los Cinco a pesar de los excesos verbales de Canorea. Pero los empresarios ya sabían de sobra antes del almuerzo del Arenal que algo se estaba cociendo. El resto es sabido. Aquellas prescindibles declaraciones se convirtieron en el clavo ardiendo que necesitaban algunos para agarrarse. Consumada la rebelión, las figuras esperaron una comunión que no llegó y el aficionado – del que se esperaba que tomara partido – se sintió en tierra de nadie; desamparado por unos y por otros. El caso es que el sentimiento que se palpa en la calle es triste, para qué vamos a engañarnos. Los gerentes de la empresa Pagés presentarán hoy mismo unos carteles que se parecen poco, muy poco, a su propio espejo. Más allá de esas sonadas y conocidas ausencias del Club de los Cinco se echan de menos algunos nombres que habrían dado una débil capa de barniz a este o ese cartel. Por otro lado, hoy conoceremos también los necesarios rebajes económicos de un abono menguante que ya venía descendiendo en caida libre – con o sin las figuras – en el último lustro. En cualquier caso, la feria es la que es y se encuentra lejos, muy lejos, de la que todos habríamos soñado. El tiempo se encargará de ajustar cuentas con unos y con otros y, en el caso de los toreros, revelará hasta que punto ha servido este amargo empeño. Los carteles serán hoy públicos y oficiales. La tardía feria de mayo habrá que juzgarla cuando acabe. Mientras tanto, no son pocos los toreros más o menos modestos que aprietan los puños y los dientes en espera de esas sorpresas de última hora que les permita encarmarse a la cartelería sevillana. Lo dejamos ahí. Más cosas de aquí y de allí. Aunque unos y otros hablan de sueños, deseos y demás calzoncilleces, lo cierto y verdad es que el personal empieza a estar más que cabreado con el silencio administrativo del genio más esperado. Mientras tanto, José Tomás anda cubriendo una sigilosa agenda de jornadas camperas en la que ha sido menos visto que el Maquis. Ya ha trascendido que actuará el 3 de mayo en una corrida intrascendente a celebrar en Juriquilla para despedir a Fernando Ochoa, un diestro mexicano desconocido en este lado del charco. En esa tesitura – después de acabar con la paciencia del onírico Simón Casas – se antoja ya imposible que Tomás se enfunde el vestido de torear en la Malagueta para estrenar la Pascua Florida. La programación que Morante y El Juli presentaron entre vino y rosas sí coloca sus nombres a orillas del Mediterráneo aunque – descartados Ponce y Manzanares  – todo hace indicar que el tercer espada tendría, si lo tiene, el nombre de Perera o Talavante. La prueba de fuego, una vez más, será el termómetro de una taquilla que también arrojará sorpresas – por arriba o por abajo – ese mismo día y a esa misma hora en la plaza de la Maestranza. La presentación del cartel malagueño ya no tardará mucho aunque no sabemos cuanto se demorará el descubrimiento del quinto secreto de Fátima, léase Galapagar. Y nos adentramos en la gran temporada esperando que el fuego antiguo de las Fallas – una feria que ha despertado ilusiones – alumbre la llegada de la Primavera. Doblan Ponce, Morante, El Juli y un Manzanares que ha enseñado demasiados duelos y quebrantos en la cita de Olivenza. Mientras tanto, los carteles de Madrid andan corriendo por la calle consagrando ese largo y estrecho mes de toros que goza de unas vibraciones distintas a otros años. Las nueces caídas en Sevilla han sido recogidas en Las Ventas y la mayor parte de las figuras sí han asumido aquí la responsabilidad a la que les obliga su rango. Las combinaciones de San Isidro -que se solapa con la Feria de Sevilla- pronto serán oficiales y darán definitiva carta de naturaleza a esta extraña, conflictiva e inédita temporada que ya ha echado a andar.

A. R. del Moral

A. R. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

5 Resultados

  1. JUAN DE THARSIS dice:

    Vayase ya señor canorea, rectifiquen señores maestrantes, ambos se están cargando esta plaza y su afición.
    Ya dije en este foro y lo sigo manteniendo que no comprendía la decisión de las figuras.
    Ahora bien también dije que eso no significaba apoyar a la empresa y su nefasta gestión. Los hechos me han dado la razón:
    a) Es inadmisible la falta de trasparencia tanto de la empresa como de la propiedad. Ni una palabra sobre la mayor crisis que sufre esta plaza en su historia, ni una aclaración sobre cuales son los planes de futuro la estrategia de la empresa y la propiedad ante la encrucijada en que se encuentra la fiesta y esta plaza. En la época de internet y las redes sociales siguen ancladas en una comunicación del sigloXIX sin televisión siquiera, que diferencia por ejemplo con las campañas de comunicación y marketing de otras empresas por ejemplo valencia o la puesta en escena de su temporada de diversas figuras.
    b) los carteles son vulgares y faltos de imaginación, ausentes las figuras se podía haber aprovechado para traer más toreros y abrir el elenco ganadero, ninguna de ambas cosas se ha hecho.
    c) Ausentes las figuras se imponía una rebaja sustancial de los precios en consonancia con ese discurso, que yo personalmente comparto, de la necesidad de ajustar los precios por todos los sectores intervinientes en la fiesta en un entorno de crisis. Nada de eso se hace, al contrario, se mantienen los precios de las localidades y se baja el abono en un raquítico 15% cuando los carteles, ausentes las figuras, son los más baratos de la historia.
    Todo eso se llama apoyar la fiesta o hacer afición …… más bien se debe llamar llevarselo calentito.
    Todo es inadmisible y los aficionados deberiamos tomar cartas en el asunto exigiendo a la propiedad el cese inmediato de la empresa y su sustitución bien por un sistema de licitación periódica o de gestión directa. De no ser así la propiedad será cómplice de todo este latrocinio.
    VETE YA CANOREA VETE YA.

  2. gregorio dice:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo juan de tharsis. Pero no hay que olvidar algunas cosas: que los toros en Sevilla no se dan porque lo pide la afición, sino porque a los Maestrantes les conviene. Ellos son el verdadero problema. Otra cosa: la empresa Pagés es imposible que cese de ser la gestora del coso, asi que el intento de las 5 figuras de cambiarla es vano. Y ridiculo, porque el año que viene se encontrarán en la misma situación y o volverán a quedarse en casa o bajarán sus pantalones

  3. josem dice:

    A pesar del plante de los 5, Canorea podría haber confeccionado unos carteles bastante mejores. Como era el momento propicio, sin la exigencia de su toro por parte de las figuras, para dar paso a otros encastes e hierros. Mejor cesto con los mimbres de los que se disponía

  4. Alejandro Romero dice:

    Recomiendo leer el editorial de Mundotoro “Se llevan el 09″. Es genial y muy claro. A Pagés se le acaban los argumentos.

  5. gregorio dice:

    Tambien comparto totalmente esto:

    ‘Se llevan’ el 9
    Publicación: 12/03/2014 (16:12)

    Cinco máximas figuras, es decir, los cinco toreros más caros, que ocuparían un mínimo de 15 puestos en el abono sevillano, suponen una ahorro del 9% en el presupuesto, según afirmación del empresario Ramón Valencia. Si es cierto, que no tiene porqué ser mentira, resulta que las figuras son el 9% de los costes y piso de plaza el 25% más o menos. Más bien más que menos. Si esto es cierto, que ¿porqué iba a mentir Ramón Valencia?, resulta que Morante, Juli, Manzanares, Talavante, y Perera dejan liberado el 91% del presupuesto para el resto de costes y/o ganancias, una vez pagados sus honorarios. Si esto es cierto, que no tiene porqué ser mentira, resulta que los toreros figuras del escalafón, no son tan caros. De otra forma, no cobran tanto o “no se llevan tanto”.
    Si esto es cierto, que no tiene porqué ser mentira, no se tiende muy bien que, por activa y pasiva, una vez y otra desde 2011, Canorea y Valencia, empresarios de Sevilla, anden en la prensa afirmando que son caros, los del 9%. Si esto no es cierto, que ha de ser verdad, parece una contradicción que quien esto afirma, afirme al mismo tiempo que esos toreros no han tomado conciencia de la situación económica. Es decir, que siguen cobrando mucho. Y si esto es cierto, que ha de ser vedad, resulta que las estrellas figuritas de papel y esas cosas, no es que no sean caras. Es que hasta son baratas.
    Si esto es verdad, que ha de serlo, este medio tiene más razón que un santo y nos habrían de poner un piso en la Castellana o en el Arenal. Porque entonces, resulta que si es cierto que los caros son los señores Maestrantes a los que la empresa de Sevilla jamás ha dirigido su discurso económico. No se atreve. Hay miedo. Son sus caseros por los siglos de los siglos. Es más fácil tratar de reconvertir la matemática contable de forma perversa y afirmar que un 9 es mucho y un 25 (más o menos, que es más) es poco. Mantener eso, ya no es verdad, es una gran mentira. Una mentira muy, pero que muy, muy grande.
    Una mentira sobre la que no se habla, no se debate, se silencia. Ese es el verdadero silencio maestrante. Y sobre este silencio, si la lógica aplicada al ser humano y a su realidad contable sigue siendo para el ser humano y no para el simio, resulta que este medio tiene razón. Que por años, por muchos años, las propiedades de las plazas han sido las que han estrangulado al toreo y han marcado las pautas de relación frentista y cainita entre torero/empresario. Y en Sevilla, muchísimo mas.
    Porque si en Sevilla (en tantas plazas más), el ganadero se queja, con razón de lo poco que le pagan. Si el torero humilde se queja, con razón, de lo poco que cobra, si el aficionado se queja, con razón, del alto precio de las entradas y si resulta ahora que los cinco más caros y acusados de ser carísimos, sólo suponen un 9% del presupuesto, nos han estado engañando y cantando, al son de la banda del Maestro Tejera, el “ Ahora que tenemos tiempo, vamos a contar mentiras, tranlará”…
    Si esto es así, y Ramón Valencia no tiene porqué mentir, en el toreo, definitivamente, ya no hay vergüenza. Y los toreros tenían razón. Pues, en la lógica evolutiva del ser humano, allí donde no hay vergüenza, no existe el respeto. Y quien afirme lo contrario, está mintiendo.
    Pero, ¿Qué respeto existe en una fiesta en donde el que se juega la barriga en la casa de un casero, cobra 9 de cien y el casero 25 de cien? Dejo una pregunta jamás contestada por la empresa Pagés a la empresa Pagés: ¿Quién es caro en Sevilla, el de luces o el de las luces?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: