3ª de Fallas en Valencia. Jimenez Fortes a hombros con estupendos “Fuente Ymbro”

Varios toros de la muy bien presentada corrida dieron sobrado juego para triunfar. Dos de ellos le correspondieron al único triunfador. Bien aunque fallido a espadas Antonio Ferrera. Aunque también tuvo un toro propicio, el mexicano Joselito Adame tuvo el lote más desigual.

  • Valencia. Plaza de la calle Xátiva. Jueves, 13 de marzo de 2014. Tercera de feria. Tarde soleada y fresca tras mañana muy lluviosa con un tercio de entrada muy repartida.
  • Seis toros de Fuente Ymbro, bien presentados en variedad de pelajes y de juego desigual. Noble aunque corto de viajes por blando el primero. Aunque se dolió en varas y en banderillas, noble y encastado  por el lado derecho el segundo. Pese a rajarse en plena faena, un gran toro el tercero. Bueno en casi toso el cuarto. Indefinido el quinto. Blando pero muy noble el sexto.
  • Antonio Ferrera (prusia y plata): Estocada trasera tendida caidilla, palmitas. Metisaca y pinchazo, aviso y ovación.
  • Joselito Adame (plomo y oro): Estocada corta caída y descabello, silencio. Estocada, palmas con saludos.
  • Jiménez Fortes (amapola y oro): Buena estocada y dos descabellos tras fallar el puntillero, oreja. Estocada, oreja. Salió a hombros.

Decir Fuente Ymbro es decir TORO con mayúsculas,  en toda su integridad. Luego, en la lidia, cada uno saldrá como sea. Lo normal es que salgan bravos y encastados en distintos grados de fuerza y de nobleza. Pero como la casta es algo primordial, siempre despiertan interés estas reses a los aficionados y más o menos miedo a los toreros. Anunciarse con estos toros supone un timbre de valor. Actualmente, la mayoría de las grandes figuras no los quieren ver ni en pintura. Mal, muy mal. Esos que han anunciado horteramente entre artificiales sedas y oropeles que solamente van a torear este año treinta o treinta y pocas corridas, llamarían más seriamente la atención si tres o cuatro de ellas fueran de Fuente Ymbro. Varios de ayer les hubieran dado sobradas oportunidades de triunfar. ¿O no? Claro que, siempre puede haber sorpresas y no para bien precisamente. Como ocurrió ayer con algún toro. Pero la mayor parte resultaron magníficos.

Los tres matadores que actuaron ayer, traen fama de valientes. Antonio Ferrera, además, ha depurado mucho su toreo en los dos últimos años abandonando la demagogia de la que abusaba demasiado. Joselito Adame, es ahora mismo la estrella del toreo mexicano. Por sus grandes y repetidos éxitos en La México este invierno ha sido declarado triunfador de aquella campaña. Pero es que en nuestras plazas españolas y en las francesas, también destacó el año pasado. Jiménez Fortes, el más valiente de los tres y aunque se pasa de temerario, ayer demostró que cada vez anda mejor con capote, muleta y espada.

El primer toro de Fuente Ymbro, largo y hondo de pelo colorado no se lo puso fácil a Antonio Ferrera en el recibo de capa, pero el extremeño lo solventó con mucha decisión. Lástima que el toro perdiera las manos en el primer puyazo. Cumplió mejor en el segundo que le aliviaron. Enseguida intervino Adame en un quite que no pudo redondear. Tampoco Ferrera su tercio banderillero. Se le cayó un palo en el primer par, arreglando la cosa en el segundo. La casta sumada a la escasa fuerza del toro en la muleta limitó el noble recorrido que tuvo en su embestir. De ahí que los bien iniciados muletazos de Ferrera no pudieron resultar completos. No obstante, la actitud del torero fue encomiable por enfibrada. Mató al primer envite de trasera caidilla. Su actuación fue silenciada.

Suelto de salida el negro cuarto, recogido por Ferrera en estimables lances ganando terreno. No los tomó mal el toro. Bravuconcillo en varas,  Ferrera anduvo sembrado en banderillas preparando los pares con sandunguería. Que a mí no me gusta, pero bueno… Luego anduvo muy entonado en la faena. Tenía toro para eso y para mucho más. Con la derecha en dos vibrantes trancos separados por un irse de lejos.  Y al natural mejor. Naturales recreados, ceñidos, girando con la cintura al compás del sedoso viaje del toro a su alrededor en la primera ronda, que no en la siguiente. Un rápido aunque feo metisaca y un pinchazo – murió raudo el animal a causa de la primera agresión -, le privó de cortar una oreja.

Muy alto de agujas fue el mulato segundo que, para empezar, desarmó a Joselito Adame nada más saludarlo con un capotazo. Huidizo, distraído y echando las manos por delante, tampoco le sobraron las fuerzas a este segundo. En el caballo cumplió defendiéndose, sonaron los estribos. El quite por chicuelinas y gaoneras de Jiménez Fortes fue de los suyos, temerario. El toro se fue arriba con algo de genio y se dolió en banderillas. Escarbador, además. Adame se fue enseguida a los medios tras pasarlo brevemente por bajo junto a las tablas e hizo bien. El toro respondió a sus firmes redondos con mucha trasmisión y cara nobleza. Este mexicano sí que está sobrado de bravura. Luego tragó lo suyo al natural porque por el lado izquierdo no fue tan claro el morlaco. Los molinetes encadenados y los circulares que siguieron echaron sal a la obra. Finalizó muy habilidoso otra vez con la derecha, sumando ayudados por bajo para que el toro igualara antes de entrar a matar. Tardó en hacerlo porque el toro se puso un poco gazapón y volvió a escarbar. Un apropiado macheteo por bajo dio paso a una estocada corta caída. Y sonó un aviso.

Otro castañito fue el quinto. Huidizo de salida. Y echando las manos por delante. Adame no pudo explayarse con el capote. Blandorro en varas. No quitó en su turno el mexicano. Pero sí Fortes y, por cierto, bastante bien por verónicas y media. Además pudimos descubrir el buen fondo de este animal. Adamé, picado, replicó con vistosas zapopinas. Bien los rehileteros. Deprisita como pedía Manolete a los suyos. Galopó el burel en este tercio. Pareció mejorar y se movió mucho. Brindis de Adame. Empezó la faena con ayudados por alto sentado en el estribo rematando en pie con el pase del desdén. A este manito le sobran tablas. Un poco rebrincado aceptó el toro los poco tersos derechazos que siguieron. Algo mejor al natural por lo que humilló el animal. Pero no terminó de romper, ya venido a menos, ni tampoco la prolija y desordenada faena que acabó con un desarme. Buena la estocada. Y muchas palmas.

El imponente castaño tercer toro, lo que se dice un galán, fue aplaudido en su impetuosa salida. Me sorprendieron para bien los templados lances del malagueño Jiménez Fortes en su recibo de capa. Y me agradó la nobleza del toro que humilló al embestir. Peleó bien el de Fuente Ymbro en el caballo. Y como no le pegaron mucho, continuó embistiendo noblemente y humillado en el buen quite de Ferrera. Se banderilleó bien aunque el toro persiguió a los peones tras clavar. Le había gustado el toro al matador y brindó en los medios. Justo en donde inició la faena con espeluznantes estatuarios que cerró con un cambio por la espalda. Por poco se lo llevó por delante en el primero. Muy valiente, no terminó de templarse del todo en los redondos. Y tras dar los dos mejores en la segunda tanda, el animal se rajó hacia las tablas aunque sin perder su nobleza. Como acreditó en la mejor ronda que dio Fortes sobre las rayas. Y en los naturales que siguieron pese a que el animal quiso irse una y otra vez. Fortes, siguió apurando el temple en redondo y en circulares naturales e invertidos en los que el toro siempre obedeció. Pese a la rajadura, un toro importante. Giraldillas cambiadas para rematar asustando, tres zurdos de pecho ligados y excelente estocada. La oreja cayó pese a los descabellos, obligado el segundo tras fallar el puntillero.

El sexto correteó blandeando hasta embestir noblemente al capote de Fortes. Blandeó y perdió comba. No debieron pegarle nada en varas. Una pena porque el toro fue muy noble y tuvo fijeza. Podría haber sido aún mejor. Fortes, no obstante, se estiró y se templó en abundantes muletazos en redondo y en excelentes de pecho. También al natural que fue cuando más se gustó. No faltaron los alardeados  cambios ni los circulares sin moverse. Este Fortes ha mejorado una barbaridad.  La certera y eficaz estocada, le puso otra oreja en sus manos y salió a hombros tan feliz como los espectadores que llevan tres tardes felices, con buen ganado y sonados éxitos.  Que siga la racha.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Josem dice:

    Como bien dice José Antonio, Fortes ha mejorado mucho, y nuestros sagaces taurinos parece que empiezan a marginarlo. Su ausencia en Sevilla es incomprensible, pero si repite regularmente lo de hoy va a dar muchos quebraderos de cabeza a muchos. Creo que es el torero que necesita la fiesta, tiene valor, entrega desmedida, torea bien y es humilde. Una especie en extinción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: