5ª de Fallas en Valencia. Sinfonías incompletas y un concierto colosal

Lo dio a su mayor placer José María Manzanares frente al tercer toro de Juan Pedro Domecq. Ambos a par en clase y el alicantino cumbre con dos orejas y a hombros.  Finito y Morante, con opciones contrapuestas en sus lotes, también brillaron en lo suyo. Muy bien con el capote e irregularmente inspirado con la muleta el de La Puebla que cortó una oreja del segundo toro y más completo en obra de menor a muy mayor Finito con el cuarto que cortó otra

  • Valencia. Plaza de la calle Xátiva. Sábado 15 de marzo de 2014. Quinta de feria. Tarde soleada con brisa fresca y lleno.
  • Seis toros de Juan Pedro Domecq incluido el sobrero que reemplazó al primero, devuelto por derrengado. Bien presentados y de vario juego. Sin fuerza alguna aunque muy noble el sobrero. Tan justo de fuerza como noble el segundo. De gran clase el tercero. Noble de muy menor a muy mayor brío el cuarto. Deslucido por mortecino el quinto.
  • Finito de Córdoba (marino y oro): Estocada y seis descabellos, silencio. Buena estocada, oreja.
  • Morante de la Puebla (verde botella y oro): Estocada, oreja. Pinchazo hondo tendido, ovación.
  • José María Manzanares (azul noche y oro): Gran volapié, dos orejas. Estocada tras no poder hacer faena por romperse el toro una mano, palmas. Salió a hombros.

Primer festejo de relumbrón. Tres figuras. Tres grandes artistas, además. Uno que lo fue en sus primeros tiempos tan llenos de expectativas como incierto devenir y que el año pasado nos hizo gozar con sucesivas y gloriosas resurrecciones, Finito de Córdoba; el artista por antonomasia del presente, Morante de la Puebla; y la más solida conjunción de dones y capacidades de entre la grey actual, todavía novedosa pese a los 11 años que lleva como matador de toros, José María Manzanares. Así pues, pueden imaginar los lectores la expectación e ilusiones que despertó este festejo, a la espera del juego que den los toros Juan Pedro Domecq. Ni Morante ni Manzanares anduvieron a gusto en su primera tarde de este año en Olivenza. Además llegan a las Fallas desde su incalificable veto a la plaza de Sevilla. Había no poco morbo para ver cómo resolverían su delicada situación en esta primera comparecencia del ciclo fallero.

BOCHORNOSO JOSÉ TOMÁS

Perdonen que antes de comenzar esta crónica me refiera al vergonzoso incidente que ocurrió anteanoche durante la entrega de los premios taurinos de la Diputación de Valencia que tuvo lugar en el modernista Museo de la Ilustración y la Modernidad. Un largo y muy bien organizado acto en el que se entregaron las distinciones a los mejores de las tres últimas temporadas en las ferias de Fallas y de Julio. Ganaderos, matadores, novilleros, picadores y banderilleros. Fue muy bonito el acto porque se proyectaron preciosos videos y los premiados tuvieron ocasión de dirigirse al público presente con pocas pero acertadísimas y emocionadas palabras.  Una gala taurina estilo Oscar estropeada por la intolerable falta de educación de uno de los matadores premiados que apareció en el escenario – estaba escondido tras las bambalinas  – con más de una hora de retraso. Pues bien, sin saludar a sus compañeros – ni siquiera les miró – recogió su premio, dijo unas palabras y se marchó sin disimulo y otra vez por las bambalinas, dejando plantados a las autoridades, profesionales, compañeros y público presentes en medio de general estupor. Por no nombrar a todos los premiados que fueron muchísimos, destaco solamente a los matadores de alternativa: Enrique Ponce, José María Manzanares, Daniel Luque, Juan José Padilla e Iván Fandiño.  Faltó Morante que no fue porque estaba en la plaza prendiendo la pez en un bous embolat Allá él con sus puros y sus caprichosas locuras  Pero saben ustedes quien fue el que llegó tarde y se fue raudo? Quien iba a ser, José Tomás. Intolerable su actitud. Despreciable. De vergüenza ajena el numerito que se montó para llamar la atención en un alarde despreciativo para sus colegas e irrespetuoso para todos. Su enfermizo egocentrismo le jugó una mala pasada porque su actitud indignó a casi todos los allí presentes. Antes de que iniciara el acto, se hablaba de que posiblemente vendría Tomás. En un cartel de los que habían anunciado su presencia con una recomendación: “José Tomás va a venir, pero no se lo digan a nadie”. Esta absoluta falta de respeto, esta mamarrachada pensada adrede es lo que faltaba en su estilo de marketing. Espero que, si alguna vez volviera a torear en Valencia  e incluso si triunfara, no le dieran ningún premio. Su despreciable y despreciativa altanería le ha desacreditado como persona para siempre aunque no pocos continúen bailándole el agua. Ayer mismo, su diario de principal cabecera y publicidad, El Mundo, ofreció información del acto ilustrada con una foto del ínclito y sin mencionar para nada lo que hizo. Vivir para ver.

Aunque la temporada no ha hecho más que empezar, ya estamos de genios estrafalarios y de adolfitos hitler del toreo hasta la mismísima coronilla. ¡Limítense a torear, señores¡

GRAN DEBUT DEL PERUANO ANDRÉS ROCA REY

Pero hablemos de toros con la alegre y gustosa obligación hoy de referirme a la gran faena que hizo el novillero limeño, Andrés Roca Rey, en su debut sin picadores en la corrida matinal frente a un eral de Jandilla. Faena pluscuamperfecta bien rematada con la espada, dos orejas y salida a hombros por la puerta grande. Contentos deben estar los aficionados de El Perú con quien parece estar llamado a ser la primera gran figura con proyección mundial de toda la historia del queridísimo país.

Y baste ya de prolegómenos. Vamos con la primera corrida con lleno en los tendidos y muchísimo ambiente con el clásico run-run que suele predecir a los grandes acontecimientos.

Nunca habíamos visto a Finito de Córdoba recibir a un toro con una larga de rodillas. Ayer lo hizo con el primero que, acto seguido, salió muy suelto. Acusó muy poca fuerza en los primeros lances a la verónica del Fino, bellos aunque forzosamente incompletos salvo una media y una revolera. Perdida de manos del toro al recibir el primer puyazo por decir algo. Inmediata devolución del toro a los corrales.

Jabonero de pelo el sobrero. Remató fuerte en tablas y se quedó muy corto en el capote de Finito. También sin fuerza. Se derrumbó por completo. Qué escándalo, madre mía. Tratado como a un enfermo en la lidia sin poder evitar más renqueos y dobladuras de remos. A Finito no le dejaron brindar. Pero se aplicó a torear como sabe. Con gran sabor al compás de la evidente nobleza del toro aunque sin lograr que el toro se defendiera a veces o interrumpiera sus viajes. Derecha e izquierda en series muy cortas y pausadas con algunos muletazos realmente preciosos que fueron aplaudidos. Como también la estocada, ensuciada con seis descabellos.

Al corretón y también muy flojo cuarto, Finito apenas pudo saludar muy parcamente a pies juntos. Cundió el desencanto. Pero se picó bien y hubo orden en la lidia durante el tercio de banderillas. Finito, muy pausado, dio tiempo al toro para que se repusiera. Y en los medios se bordó a sí mismo con la derecha. Tras otra pausa y con el toro muy remiso, tuvo que darlos de uno en uno. Imposible ligar. Y sin ligar la emoción desaparece. Pero Finito se esforzó, se impuso y, muy enfibrado, cosió tres con el de pecho.  Mejoró mucho la faena al natural y de nuevo con la derecha. Adornos elegantísimos. Soberbio circular invertido y señero de pecho. La fe mueve montañas. Siguió pese al primer aviso. Naturales y trinchera de cartel. Con el toro finalmente rajado, Finito entró a matar al hilo de las tablas agarrando buena estocada. Muy bien, muy para la Córdoba Califal. Oreja de ley. Enhorabuena.

Negrito el segundo y sueltón pero muy noble. Un lance elegante, templadísimo y se va el toro. Dos, tres, cuatro, cinco, seis  seguidos y se cae la plaza entre olés. Tres, cuatro más y lo mismo. La gente, loca. Cuidan mucho al toro en varas. Excelso quite por chicuelinas y media fabulosa. Nadie se atreve a replicar. Impaciencia en banderillas pese a lo bien colocadas. Morante siguió perfumando la plaza con ayudados altos, pases de la firma, cambios y trincheras. En el toreo en redondo, no colaboró igual el cornúpeta. Además, Morante se hunde demasiado y el toro era de madia altura. Bellezas incompletas, pues. Bajó el tono del lío inicial. Forzosamente aislados los naturales con el toro cada vez más remolón.  E igualmente los redondos que siguieron. Preciosismo sí. Efectividad lidiadora, no. Este mismo toro lo coge quien yo me sé y arma un alboroto…  Buena la estocada. Y, cómo no, oreja. Estaba ya servida.

Mortecina la salida del quinto, muy distraído y huidizo. Arisco en los primeros lances de Morante que, enseguida, lo va puliendo hasta lograr tres verónicas y media muy decentes que no cumbres pese a los tópicos olés que se oyen cada vez que se estira de La Puebla. Le dieron demasiada leña al toro en el primer puyazo. ¿Por qué? Del breve segundo salió gazaponcete y muy distraído. Se dolió en palos. Pero, ¡albricias¡ Morante espabiló al morlaco con un macheteo a la antigua y el toro despertó un puntín de su somnolencia inicial. La faena no es que fuera la soñada de Morante. Pero sí francamente meritoria sin que faltaran aislados detalles preciosistas de su particular cosecha al compás de irse el toro de un lado a otro del ruedo. En busca de otra oreja, Morante hasta pecó de pesado. Aviso nada más dejar un pinchazo hondo muy tendido que tuvo efectos bastante rápidos. Y es que el toro ya estaba muerto en vida.

Muy parado en su salida el tercero. Desentendido, olisqueador… No quiere guerra. Va y viene. Viene y se va. Al menos, empieza a moverse. Hasta que, por fin, lo recoge acariciándole con su capote Manzanares. Cumple bravamente en el caballo con cierta impetuosidad. No hay quite. Ni apenas segundo puyazo. Buena lidia le dieron a este toro. Ahorrativa, a su favor. Como debe ser. Muy bien Curro Javier en banderillas. Pero echo de menos a Trujillo. Mucha distancia le dio Manzanares al toro para empezar la faena con la derecha. Sensacionales, soberanos muletazos ligados al de pecho en dos rondas a cada cual mejor. Eterno cambio de mano que todavía dura. Magnífico al natural con un pectoral maravilloso. Riza el rizo por redondos redondísimos y doble de pecho. Y lo repite a izquierdas. Trincheras perfumadísimas. ¡Aleluya¡ Viva el toreo de Manzanares. Temblando y con la carne de gallina esperé a la estocada. Colosal volapié. Dos orejas clamorosas. La plaza cayó de bruces en un inmenso y compartido placer con el de José María. Chapeau.

Al corretón sexto – se pegó dos vueltas al ruedo – lo paró como se para a los toros. Con quietud, con corazón, con pulso, con temple y Manzanares, además, con mecida majestuosidad. Media de rodillas. Rugen los tendidos. Larga seguida de sensacional galleo para llevar el toro al caballo. Blando, una pena, pero como su anterior muy noble. Se alivió mucho al toro en varas. De nuevo mandó el mejor sentido de la lidia. A favor del animal aunque desentonando algo los peones al clavar las banderillas. Los clarines florearon anunciando el tercer tercio. Manzanares brindó a sus dos colegas con largo parlamento. Y, oh decepción, el toro se rompió una mano en el segundo muletazo. Quizá así lo quiso Dios. Dos conciertos sinfónicos del alicantino nos habrían puesto al borde del infarto. Manzanares volvió a matar como acostumbra.  Pese a este inesperado final, salimos encantados de la plaza. Dicho quede.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

4 Resultados

  1. Tll dice:

    Estimado Jose Antonio, NO era el debut con picadores de Roca Rey ya que se trataba de una novillada sin caballos. Hablar de una gran faena sin haberla presenciado me parece poco serio.
    Un Saludo.

  2. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    ¿Cómo que no estaba allí?, ¿por qué lo sabe usted? Estoy en Valencia desde el día 11 y estaré hasta el 19. Y fue una gran faena. No se hablaba de otra cosa antes de empezar la corrida vespertina. Y quizá haya cometido el error de decir que ear su debut con picadores cuando era su debut en Valencia sin picadores…. Gracias en cualquier caso y si es cierto lo que me dice lo corregiré. Saludos. No le conozco a usted de nada, señor.
    Y léame usted más atentamente. No he tenido que corregir nada porque escribí debut sin picadores en Valencia.

  3. graciano dice:

    Buenas noches, José Antonio. De la crónica solo decir que estoy de acuerdo y que que he pasado una tarde muy buena viendo a estos tres grandes artistas, cada uno en su estilo propio, hacer maravillas. Con lo de Sevilla, ya discrepo. Creo que una gran figura no tiene por qué tragar muchas cosas de las que hacen los empresarios, que actúan como la mafia y sin el más mínimo respeto hacia las personas.Saludos

  4. Fabio dice:

    Muy mal, una vez mas, jt…eso de no saludar a su compañeros, llegar en retraso e irse enseguida, sin dar tampoco el tiempo de una foto con sus compañeros es una falta de respecto a sus colegas, a los organizadores a la Valencia taurina misma. Esta actitud, mas propria de las hermanas Kardaschian, que de un matador de epoca, ¿de epoca?!?!, es expresion de falta de educacíon…las cosas con su nombre Señores…toreria dentro y fuera del ruedo, por favor…y para llamar la atencion, menos bambalinas y mas toros, toros con casta, en todo el circuito…basta ya con posturas de pseudo vip…y respecto..El Mundo cae en el ridiculo, una vez mas, ninguneando la fea actitud de su protegido…es que en aquella redacion, parece faltar totalmente imparcialidad y dignidad profesional…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: