FOTO PLAZA AGUASCALIENTES

1ª de Feria de San Marcos en Aguascalientes (México). Desgraciado encierro de La Muralla. Apéndice de redaños y cornada para Gutiérrez

Sergio Martín del Campo

De pésimo pie de cría se hicieron los dueños de la dehesa queretana de La Muralla, y desilusionantes cruzas han logrado. Alguien se empeña en regar la mala sangre en la cabaña brava nacional. Para abrir feria, ayer a unos minutos luego de las seis de la tarde, en el redondel del coso Monumental de la Expo-Plaza, que acogió una regular entrada en su graderío, comenzó el desfile de reses descastadas, no aptas para la lidia que gusta hoy, tiempo de globalización y globalizonsos, a las mayorías. Ni uno solo de los ejemplares, cuajados, de tipos diversos, pobres de cara otros, pero de buenas cajas y musculatura todos, se pudo salvar del juicio reprobatorio en juego. Inclúyase en el descontento del cotarro, los silbidos de reprobación cuando arrastraban los despojos de los dos primeros.

El abismo estaba abierto, franco, peligroso y sobre él parecía que se desbarrancaría el deseo de emoción del pagador público; sin embargo la decisión, denuedo y acerado espíritu de Nicolás Gutiérrez, salvó de la pérdida total y la ausencia de orejas esta primera función de feria; y ello en los últimos minutos de la labor a su segundo, el cual le hirió como réditos indeseables a la exageración que hizo al usar la confianza. Introducido a la enfermería, una primera información del grupo médico, fue que llevaba una cornada de cuatro a cinco centímetros de profundidad en la cara anterior externa de la pantorrilla izquierda, y tal vez una lesión en el tendón o nervio tibial. Estabilizado en el propio coso, se trasladó posteriormente a un hospital de la ciudad a ser intervenido quirúrgicamente.

El primero fue un descastado de solemnidad que desencantó el escenario y las acciones pertinaces del chaval Nicolás Gutiérrez (palmas y oreja), quien se plantó firme y trató de sobreponerse en una enfocada intención de trascendencia, entre que aquel bóvido desenfocaba su mirada hacia todos puntos, menos al engaño que todo el tiempo procuró de colocar bien este impotente chamaco que, consciente de la situación, lo despachó con habilidad. Desenfrenadamente, empero con bastante enjundia, interpretó chicuelinas como bienvenida al cuarto, las distancias entre él y aquel cárdeno se esfumaron en cada suerte. Sin embargo en el bloque muletero se apareció el espectro de la mansedumbre que ni con la Cruz de su obstinación parecía ahuyentar. No obstante estaba dispuesto a todo y aguantó tanto que en un tosco y macizo derrote se llevó la lesión en la pantorrilla izquierda. Su sangre, que visiblemente fluía hacia abajo del miembro, fue el precio al triunfo. Evidentemente mermado del físico, inflamada por otra parte su alma, retornó a la órbita de la faena, muleteó breve pero intensamente y mató al agresor de gallarda y bien puesta estocada. Aun renqueando, tuvo la hombrada de permanecer en el redondel y dar la vuelta sobre su frontera interminable con el auricular empuñado orgullosa y legítimamente adquirido.

Los deseos de éxito que llevaba Javier Castro (palmas y al tercio), algo quedaron desairados de parte de la realidad terrible e inflexible; el segundo ungulado, desrazado, nunca pudo descongestionarse. A minutos escasos de su aparición en el nimbo, los calambres le invadieron, y ni la leve puya propinada le hizo reaccionar. Múltiples ocasiones besó el albero en lastimosas caídas; era casi un invidente y el joven actor, pese a su terquedad, no logró extraerle algún provecho. Bien y certeramente mató, sin que desaparecieran de su rostro marcadas muecas de insatisfacción. El caballón quinto era de la mismísima mala reata de sus anteriores parientes. Soso, débil y con sentido, puso a “trabajar” a su presunto lidiador, quien le hizo un trasteo voluntarioso pero de baja coloración, y no sin experimentar brutal maroma y la cercanía de una cornada, cerrándolo de una estocada en regular sitio.

Las reales ansias de novillero de Diego Sánchez (palmas en ambos), su sentido a cerca de las medidas de la tauromaquia y su temple, opacaron un punto la mansedumbre que continuó el tercero de la función. Por el refinado gusto que posee de hacer el toreo, se hizo aplaudir en las chicuelinas de recibo y en un trasteo por ambos lados, completado de pases acariciadores, amplios y toreros, aprovechando a la máxima potencia las escasas fuerzas del oponente y las famélicas bondades. Fue de esos que se dice en jerga taurina “de los que dejan estar”, y al que lamentablemente despachó de un bajonazo. Para rematar compactamente la peregrinación de bueyes malditos, abrieron el portón a un astado de negras intenciones; era un demonio verdadero, de esos de alma negra; endino que no traía un solo pase pero si la cornada clara en cada uno de sus diamantes y al que, acertadamente, trató de matar pronto, sin embargo sudó verde para lograr el inmediatista proyecto y se llevó una voltereta espectacular de la que quedó noqueado, aunque sin consecuencias severas, afortunadamente.

FICHA: AGUASCALIENTES, Aguascalientes. Primera novillada de la Feria Nacional de San Marcos 2014. Sábado 19 de abril 2014. Plaza Monumental. Entrada: Buena sin abrirse la zona general. Novillos de La Muralla, de buenas cajas y musculaturas, pobres de cara, descastados, mansos y de poca fuerza. Nicolás Gutiérrez: Palmas, una oreja y grave cornada en la pierna izquierda. Javier Castro: Ovación y al tercio. Diego Sánchez: Ovación y palmas. Parte Médico: cornada de cinco centímetros ubicada en la cara antero externa de la pierna izquierda, que lesiona tendón y nervio tibial, seccionando el nervio ciático inferior. (Crónica extraída de “noticiero taurino mx”)

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: