Última de Almería. Bien El Cid con buen toro de Joselito al que pinchó y, lo demás, alegrías para el gato

Plaza de toros de Almería. 30 de agosto de 2009. Sexta y última de feria. Calor con más de tres cuartos de entrada. Dos toros de Joselito con el hierro de La Reina: Justo y con poquita cara el que abrió plaza que resulto muy noble aunque duró poco. Muy noble y encastado aunque al final se rajó el más cuajado segundo. Cuatro de Hermanos García Jiménez: Bien hecho el que hizo de tercero que resultó manejable aunque se vino a menos en la faena. Muy deslucido el basto cuarto. Noblón sin clase el también bastote quinto. Y con problemas al irse arriba con genio el más voluminoso sexto. Manuel Díaz El Cordobés (añil y oro): Pinchazo y otro hondo, palmas con saludos. Estocada caída tendida, oreja. El Cid (grana y oro): Pinchazo, estocada trasera y dos descabellos, gran ovación. Estocada caída entrando a matar con la mano izquierda, dos orejas. El Fandi (negro y plata): Estoconazo al hilo de las tablas, oreja. Cuatro pinchazos, media y dos descabellos, palmas.   

 

Puede que para la mayoría de los espectadores que casi llenaron la plaza de Almería y, sobre todo, para los que ocuparon los tendidos y las gradas de sol, esta corrida final de la feria resultara más que entretenida y, desde luego, triunfal gracias a las orejas que se cosecharon y que no fueron más porque los tres espadas fallaron a la hora de matar. Pero para los pocos que no entramos en el desmadre, el espectáculo resultó un tanto deprimente. El venerable anciano que preside las corridas almerienses cambiando de criterio cada día, contribuyó al jolgorio contagiado del entusiasmo de la mayoría. Habrá que tomarlo a broma porque, si lo hacemos en serio, mejor seria no volver. Este señor debería dar paso a otro presidente más formal y riguroso. Unas tardes niega orejas merecidas y otras las regala sin pensarlo. De tal modo, es imposible catalogar los resultados de los festejos de esta feria en la que lo mejor lo hicieron los precisamente menos favorecidos por la presidencia: Miguel Ángel Perera y, sobre todo, El Juli. Lo demás, mejor que lo olvidemos.

 

Por lo que al ganado se refiere, lo mejor de ayer fueron los dos toros de Joselito que sustituyeron a los rechazados de García Jiménez. Sobre todo el corrido en segundo lugar. Un toro noble, encastado y repetidor que, pese a rajarse al final, dio sobrado juego en las manos de El Cid al que ayer vimos bien con el capote y con la muleta dentro de lo que cabe en la situación anímica que atraviesa. Su faena frente a este toro fue la más seria de la tarde y, desde luego, la única que debería haber sido premiada sin discusión si el de Salteras hubiera matado pronto y bien porque, las demás, incluida la del mismo Cid al quinto, de ninguna manera debieron ser tenidas en cuenta para que puntuaran entre las mejores de esta feria. Quizá, el afán compensatorio de la presidencia aflojó su rigor al conceder a El Cid las dos del quinto con el que no anduvo tan confiado como antes pese al esfuerzo que hizo por aquietarse sin que el toro se lo permitiera. Lo sorpresivo de su estocada entrando a matar con la mano izquierda para dejar un espadazo caído que, luego de recetado, pareció contrario, explique también el dispendio aunque habrá que reconocer que, en el conjunto de su actuación, El Cid pareció ayer de otro planeta con respecto a sus compañeros de terna. Tremendo el contrate. 

 

El Cordobés contuvo sus acostumbrados efluvios frente al primer toro hasta que se vino abajo con el que pasó sin pena ni gloria. Pero con el quinto y en vista de que no le cabía más opción que desmelenarse, Manuel Díaz dio rienda suelta a su capacidad actoral y, como la gente conectó complacida con la simpatía del diestro, llegó la traca. Ni un solo pase pudo dar formalmente hablando y cuando dio los siempre esperados ranazos, armó la mundial. La vuelta al ruedo de El Cordobés fue para verla. Docenas de sombreros, abanicos y toda clase de objetos cayeron a sus pies hasta terminar con una clamorosa ovación que Manuel recibió en los medios y agradeció arrodillándose y besando el suelo como si fuera un Papa al llegar a un país lejano.

 

El Fandi se aplicó a tope como acostumbra aunque esta vez un tanto embastecido. Variado e imparable con el capote en su primer toro al que banderilleó de fuera a dentro por la querencia del animal a los tableros y muleteó después como buena o malamente pudo al compás de la huida del animal hasta matar de estoconazo al hilo de las tablas con notable puntería y acierto, cayendo la consabida oreja. Hasta cuatro pares clavó al sexto, muy pasados y traseros los dos primeros porque el toro se le vino demasiado arriba, y dos más correctos después con la gente como loca y ya metida en el vértigo del torero que prosiguió sin parar con la muleta en un trasteo a toma y daca dado el genio del animal. Al gentío le dio igual ocho que ochenta trapazos, como también a David Fandila en busca de salir a hombros como fuera. Pero como el toro le echó la cara arriba con peligro al entrar a matar, tuvo El Fandi que repetir y repetir con la espada y tantos pinchazos le impidieron consumar su empeño por triunfar de nuevo.           

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

4 Resultados

  1. Sam dice:

    Es usted muy amable, Sr. del Moral, con la cronica que hace de la ultima corrida de Almeria. A mí, me pareció un espectaculo infame, que pone a la otrora prestigiosa plaza de Almeria a la altura de las portatiles que recorren los pueblos de España. Despues de la nefasta feria, con torillos de 3ª, el postre no ha podido ser mas indigesto. Estoy de acuerdo en sus conclusiones: enorme el Juli, grande Perera y pare usted de contar. Un resultado sin duda muy pobre. Dicen que estas corridas tienen su publico.Muy bien, que las saquen del abono, como antes hacian con el Bombero Torero y así nos evitamos el disgusto los que amamos los toros. Enhorabuena por sus cronicas.

  2. emiliolentisco dice:

    Crónica fiel reflejo de la corrida. Como un Notario Taurino en el tendido 1.

  3. Vicente dice:

    No es lo importante discrepar del Dr. del Moral en su perspectiva almeriense, y sí lo es el cahondeo en que se ha convertido esta Feria. La falta de Chopera padre se nota, la de los presidentes competentes y solventes también, y lo que más ha influido a esta tomadura de pelo es el tomasismo y la prensa adicta o pesebrera, Si JT torea becerros y sus fanáticos le jalean y la arman para que le den esas orejas que le dan, pues hala, arroz para todos, y el público encantado, aunquie estafado. Si la prensa taurina se reponsabilizara y denunciara que esos triunfos se logran ante peritoros desmochados pues las buenas gentes protestarían estos desmanes, pero como les cuentan que son terciados, entipados, armónicos, desiguales, y otras añagazas pues a vivir que son dos dias. De vergüenza. Luego dicen que va meno gente a los toros ¿y por qué habrían de ir? Menos mal que se merienda, se bebe y se aprovecha para hacer el gamberro, que si no…..

  4. Fermin dice:

    Según del Moral el toro cuarto de Joselito fue bueno aunque se rajó al final, y seguro que fue así. Entonces la chica del ABC que ha ido a Almería ¿Por qué le dedica el titular y la crónica al ganadero que lidia de toros, con uno malo?. Ya su jefe, Zabala de la Serna, el bochornoso y sospechoso reportero, echó la baba adulando a Joselito por su corrida de Bilbao. A ver si es que ha encontrado otro filón para la crisis del otoño que se avecina. ¿No le basta con Tomás, Morante y Castella? La avaricia rompe el saco, por algún sitio saltará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: