fotonoticia_20140604191226_800

El único triunfador y por lo grande fue El Rey

Las enormes ovaciones y los incesantes vítores que se dedicaron a Don Juan Carlos fue lo más emocionante de esta corrida en gran parte decepcionante. Muy desigual en todo el envío de Alcurrucén. El Juli no perdió del todo la batalla pero no ganó la guerra logrando cortar una ramplona oreja. Iván Fandiño dio una de cal y otra de insuficiente arena con el mejor toro para la muleta de la tarde del que cortó otra oreja. Alejandro Talavante no tuvo suerte, pero él pareció estar fuera del compromiso y de sí mismo.

Madrid. Plaza de Las Ventas. Miércoles 4 de junio de 2014. Vigesimoséptima de feria. Tarde veraniega, seminublada, con viento y llenazo.  

Seis toros de Alcurrucén, bien aunque muy desigualmente presentados, sin remate los tres primeros y de vario juego. Muy noble aunque justo de fuerza y a menos en brío el primero. Bravo y noble aunque a menos en brío el segundo. Sin fijeza ni clase el tercero. Muy suelto y manejable sin clase alguna el cuarto. Mansísimo en los dos primeros tercio pero excelente en la muleta el quinto. Indefinido e informal el sexto.

El Juli (davidoff y oro): Estoconazo trasero, oreja protestada. Media traserísima, leve división.

Iván Fandiño (caña y oro): Estoconazo tendido, silencio. Estoconazo y repetidos fallos del puntillero, aviso y oreja.

Alejandro Talavante (amapola y oro): Estocada trasera casi entera atravesada y cuatro descabellos, silencio. Pinchazo hondo tendido y tres descabellos, silencio.

Tarde histórica la de ayer en Madrid independientemente de la categoría del acontecimiento taurinamente hablando. Fue la última vez en su vida que el S.M. El Rey Don Juan Carlos I ocupó el Palco Regio como Presidente de Honor de la casi siempre especial y tradicional Corrida de la Beneficencia, desde hace ya bastante tiempo integrada en el grueso de la feria isidril y no como cuando la Diputación Provincial la organizaba una vez finalizado el ciclo y en la que solían actuar los que mejor habían estado. Si  hubiera sido así, la de este año la tendrían que haber toreado Enrique Ponce, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante. ¿O no?  Pero como ahora se organiza desde mucho antes de ser confeccionados los carteles de San Isidro, pasa lo que pasa. No obstante, sería El Juli quien abra la tarde con una doble responsabilidad. Además de estar obligado a triunfar y, si no a triunfar, a estar cumbre salgan como salgan los toros de los Hermanos Lozano, también a pasar una de las reválidas más comprometidas de su larga y fecunda vida profesional que remedie en la medida de lo posible el gran daño que está haciendo a La Fiesta con sus vetos chantajistas – “o ellos se van o nosotros no iremos y todo el mundo firmes y en posición de rindan armas” -, con sus caprichosas intenciones, con su manera de hacernos creer que una campaña tan corta anunciada a bombo y platillo es importantísima cuando no lo es, y con sus dictatoriales intenciones de manejarlo todo desde una primacía absolutista que, después de lo que está pasando en esta feria, ya no lo es tanto se ponga como se ponga. Pues Ponce no está acabado de ninguna manera como muchos quisieran (abro paréntesis para que vean lo que escribió uno de estos nada menos que en El País, el señor Lorca, sobre lo de Ponce en Sevilla: “una espantosa vulgaridad, lección superficial e insulsa…”), El Juli también; José Tomás ya casi no cuenta por su habitual y misterioso ostracismo que este año, por cierto, casi nadie presta la desaforada atención que le prestaban en todos los medios incluso cada vez que espantaba una simple mosca, sencillamente porque sus regresos son de paja y no de oro como fue el de Ponce reapareciendo  en Sevilla y en Madrid tras su gravísimo percance de Fallas. Así, así es como deben hacerlo las verdaderas figuras del toreo. Y no de tapadillo en Juriquilla y en Granada con lo más fuerte de la campaña ya pasado… Y, para remate, Perera que se ha subido a todas las barbas del toreo, incluida a las suyas. Así que, o El Juli arma la mundial  y supera a todos si todavía  es capaz de hacerlo, o quedará inevitablemente desacreditado como ocurrió finalmente. Momento crucial, pues, lo acontecido en este festejo, repito que histórico en el fondo, en las formas y por sus consecuencias.

En un segundo plano aunque para Fandiño y Talavante también importante, ambos también hicieron el paseo bajo su más particular responsabilidad. Sobre todo el de Orduña en su tercera actuación tras el balance de las dos primeras en las que mató cuatro toros, tres de ellos de triunfo y solo lo consiguió en uno porque los otros se le escaparon en mayor o en menor medida. Veamos pues lo que pasó:

De entrada, nada más aparecer en el Palco Regio S.M. El Rey, todo el público puesto en pie le tributó la ovación más intensa y larga con el añadido de infinidad de vítores que uno haya oído en su vida y no exagero. Jamán asistí a un homenaje tan grande a nadie en esta plaza. Ni un solo pito se oyó. Una plaza como la de Las Ventas llena hasta los topes es el parlamento español más auténtico porque no hay política por medio. ¿O no? Pues eso. Pierdan por tanto toda esperanza los perroflautas y nacionalistas irredentos que están pretendiendo contrariar a la inmensa mayoría de los españoles.

Muy hondas, templadas, ceñidas y sabrosas fueron las verónicas y las dos medias con que El Juli recibió al primer toro, un axageradamente arremangado y veleto bastante escurrido por detrás que no gustó a los más exigentes pese a la nobleza que sacó. Protestas que crecieron cuando el animal mostró su falta de fuerza con sucesivas pérdidas de las manos. Tras dos puyazos levemente adminstrados, Fandiño quitó intercalando gaoneras de verdad y templadas sin apenas mover los pies. Y El Juli replicó con chiculina, talallera, cordobina y revolera entre una intolerable división de opiniones. Resistió el toro. Bien banderilleado – el animal se dolió de los garapullos – El Juli brindo a S. M. El Rey que volvió a ser ovacionado. El toro se le vino muy pronto a la muleta y tras un pase por alto se lo llevó a los medios. Breve aunque solida la primera tanda con la derecha. También en la segunda impidiendo el toro que le saliera limpio un cambio de mano. A menos en brío, llegaron los naturales forzosamente recetados de uno en uno. El Juli somete tanto a los toros que los revienta. En esto es indiscutiblemente un maestro. Pero ese sometimiento absoluto no tiene traducción bella en la expresión torera por lo doblado y forzado que ejecuta las suertes. La faena la alargó sobre ambas manos en la misma versión relatada con el toro ya prácticamente agotado y hasta se pegó el consabido arrimón que no deja de ser una imitación de Perera versus Ojeda. O sea arrimón de segunda clase. Terminó con ayudados y trincherillas al paso con el animal totalmente exprimido. Mató de estoconazo trasero. Y se le concedió una oreja que fue muy protestada por parte del público. El palco fue abroncado varias veces por acceder a la concesión del trofeo.

Más cuajado y rematado, mejor hecho, bajo al negro cuarto. Las manos por delante y acusando blandura en el recibo de Julián. Empujó mucho el toro en el primer puyazo. Pero se fue de la primera chicuelina que pegó El Juli en su quite. Lo mismo de las que siguieron y del intento de larga en el remate. El Juli lo compensó con tres verónicas y media muy julistas, sabrosas. Señalado simplemente el segundo puyazo. Y quite de Fandiño por Tafalleras templadas y valerosas. El toro continuó sueltón en banderillas. También esperó lo suyo. Muy desigual e indefinido llegó a la muleta. El Juli lo sometió de inmediato en los medios con la derecha con la solvencia que le acredita y la fealdad interpretativa que le desacredita. Al natural sufrió una zancadilla al dar el segundo y en este trance el toro no colaboró nada. Vuelto a derechas, El Juli cosió cuatro y dos de pecho muy quieto. Por encima del toro continuó Julián con ambas manos y forzando su maquinaria mental que no es moco  de pavo, pero muy eficiente. Ya sabía que esta vez no le darían otra oreja y quizá por ello, mató muy mal de media muy muy trasera que fue suficiente. Sin perder la batalla, El Juli no ganó la guerra.

El colorao paletillo que salió en segundo lugar salió suelto y distraído, muy en Nüñez. Acto seguido se fue en bravo al caballo recibiendo un puyazo en regla. Fandiño lo volvió a colocar sin hacer quite y el toro cumplió manseando algo. Entró en quites Talavante por escasas y discretas verónicas de las que el toro salió disparado al un caballo a punto de abandonar el ruedo. Cubierto en tercio de banderillas con desigual fortuna de los peones, Fandiño no brindó al Rey. El toro ya se había ido muy arriba aunque sin definirse del todo. Galopó hacia la muleta de Fandiño, quieto en los medios donde ligó cuatro y el de pecho un tanto ligeros, repitiendo lo mismo solo que sin la misma contundencia ni limpieza porque el toro amagó con caerse y con venirse abajo. Este bajón del toro tuvo correspondencia con el de la faena que Fandiño siguió por naturales de distintas facturas según el animal obedeció o no, se metió por dentro o se abrió hacia fuera. Fue inútil insistir. Por mucho que se cruzo al pitón contrario en los cites, el toro no respondió. Empezar a arrancar los pitos cuando Fandiño se fue a por la espada de acero. Mató Fandiño tan pronto y tan bien como acostumbra solo que tendida la espada.

Castaño y montado el engatillado quinto. Se emplazó tras distraerse y husmeó el capote de Fandiño saliendo raudo de naja. Se desinteresó en la suerte de varas y tuvo que ser picado a la carambola en incesantes huidas. Manso declarado, pues. En banderillas esperó más que un soldado haciendo guardia y así de mal resultó el segundo tercio. El de Orduña tampoco brindó este toro al Rey. ¿Será del PNV o de algo peor? Lo que sí hizo bien fue torear en redondo porque el manso fue de engañabobos, los que luego embisten. Pero lo limpio acabó para convertirse en otra fase en plan de arrojo. Más comprometido al natural, consiguió torear como Dios manda. Y qué toro más bueno para la muleta, señores. Noble y encastado por partida doble. Por qué cambió de Mano Fandiño?  Contestó a la pregunta con dos pases cambiados por la espalda. Bien. Y, ¡horror¡, las inevitables manoletinas. Y estoconazo de total entrega saliendo imperceptiblemente empitonado en un muslo.  Dobló rápidamente el animal y para Fandiño fue la segunda y ésta más legítima que la de El Juli aunque el toro fue de dos. Lo siento. Pero fue de dos.

Después de ver los dos primeros toros y a la vista del tercero, creí lo que me contaron al llegar a la plaza. Que la autoridad había rechazado varios y hubo que traer más. En la primera parte del festejo los tres toros que salieron no estaban rematados. Manso declarado fue el tercero y sin hacer nada bueno en el primer tercio. Talavante pareció desaparecer durante la lidia. Tampoco ayudó nada el toro en banderillas. El matador extremeño sí se hizo presente para brindar al Rey. Talavante se empleó de entrada por naturales. Lo suyo. Los dio en varias versiones y pocos de los suyos-suyos. Claro que el toro también embistió en variedad de arranques. Cambió de mano y entre la dudas y el viento, le vimos algo perdido a don Alejandro. Tampoco se templó, otra vez con la zurda. Otro frustrado intento más le llevó a cortar por lo sano. Mal estuvo Talavante con este toro. Como si no hubiera sido él quien estuvo allí.

El imponente veleto castaño albardado sexto fue uno de los más serios de la corrida pese a no pasar demasiado de los 500 kilos. Talavante lo saludó con lacios lances junto a tablas. En medio de la lidia de este toro, se dieron tres vivas al Rey coreados por toda la plaza. Don Juan Carlos estaba siendo el gran protagonista de la tarde. Este sexto también fue manso en varas. Y no fácil en banderillas sobresaliendo en un gran par Juan José Trujillo que en sigue siendo el rey. Todos esperamos que el toro cambiara a muy bueno como el quinto. Pero se encontró con un Talavante decepcionado viendo que el animal embistió con desiguales arrancadas. Así, unos pases le salieron largos y otros arrugados hasta ser desarmado. Muy espeso vi a Talavante en esta corrida. Sin  saber qué hacer y qué no hacer. Incluso con la espada aunque la de matar nunca fue su fuerte.

Y la tarde terminó como empezó. Con otra inmensa ovación al Rey como despedida aunque todos desenado que vuelva a Las Ventas muchas tardes como Rey Padre. Será un gran placer verle en su barrea. Ayer fue, desde luego, el único triunfador de la corrida más importante de la temporada y por lo grande.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

15 Resultados

  1. Josem dice:

    Mala corrida de los Lozano, se salvan por los pelos 1° y 5° (ni por asomo toro de dos orejas). Gran faena del Juli, pero son intolerables sus alevosos espadazos traseros. Los trasteos de Fandiño pueden que incurran altibajos o errores de planteamiento pero los suple con creces con su entrega, sinceridad y conexión con el público. Y en decisión y espectacularidad a la hora de tirarse de matar a día de hoy es imbatible, por arriba, algo que el público valora. Madrid no se pone del lado de un torero por la cara. Si los triunfadores de la Feria son, por este orden, Perera y Fandiño, es por algo. 24.000 no pueden ser imbéciles a la vez 31 días seguidos. Y Que manía menospreciar a unos para engrandecer a los enormes Ponce y Perera. Es caer en la mismo error e injusticia que los reventadores del 7

  2. Juan dice:

    Crónica muy acertada como siempre y de la que siempre aprendemos un poco mas. Me gustaría que el Sr. del Moral entrara un poco más a fondo con FEO DETALLE PARA MÍ que a tenido Fandiño con el Rey, teniendo en cuenta el bien que ha hecho a la Fiesta Nacional con su asistencia a la plaza, SER AGRADECIDO ES DE BIEN NACIDO, es mi opinión como aficionado y seguidor del torero vasco, aunque en esta ocasión A FALLADO COMO UNA ESCOPETA DE FERIA, o a cantado la gallina.
    Me gustaría saber su opinión sobre este detalle de hoy de Fandiño, hacia el Rey como aficionado.

  3. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    La actitud de Fandiño de no brindar a El Rey ninguno de sus dos toros es absolutamente detestable y un gesto de pésima educación. Ignoro las razones que tuvo porque la explicación que ha dado a la prensa es incomprensible. Fue un gesto grave y gratuito. Sobre todo después de haber visto como todos los que estábamos en la plaza e imagino que los muchos más que vieron el festejo por televisión, la unanimidad homenaje – apoteósico – al aparecer en el Palco Regio y cuando lo abandonó una vez finalizada la corrida. El Rey le dio una lección cortés y de exquisita educación a Fandiño cuando esperó que los toreros y Fandiño también abandonaran el ruedo. Podría haberlo hecho antes. Pero como gran señor y buen aficionado que es, cumplió el rito. Esa negativa a brindar al Rey le va a pesar a Fandiño mientras viva y ya veremos si tiene consecuencias porque el público no es tonto.

  4. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    No fue tan mala. Hubo tres toros con sobradas condiciones para triunfar. Primero, segundo y quinto que fue el mejor. Tengo que repetir que yo no tengo nada contra Fandiño. El año pasado estuvo cumbre en Pamplona por San Fermín y muy pocos días después en la feria de Mont de Marsan en la que, por cierto, dio un baño a El Juli en su primera corrida porque actuó en dos. El Juli intentó que Fandiño no actuase con él y la Alcaldesa de Mont de Marsan le dijo que si no quería se quedaría fuera del ciclo. El Juli tuvo que tragar. Di cuenta fiel de todo esto y ahí están mis crónicas para quien quiera leerlas. De las corridas que he visto después a Fandiño nunca volvió a estar así. Y siento repetirlo, querido amigo, el quinto toro de ayer fue de dos orejas en Madrid y en Sebastopol. Si Ponce hubiera tenido en sus manos esos tres toros y los hubiera matado pronto y bien, habría cortado las dos orejas del primero, una del segundo y las dos del quinto. No le quepa duda aunque reconozco que utilizar como referencia a Ponce es poner el listón demasiado alto. De los seis toros que Fandiño ha matado en esta feria y muy bien como casi siempre, solamente en uno estuvo a la altura. Y eso pesa mucho en contra de cualquier carrera. Fandiño ha tenido la oportunidad de consagrase como indiscutible figura en esta feria y lo dejó escapar. Una pena.

  5. Juan dice:

    Gracias José Antonio por darnos tú opinión sobre Fandiño, como MONARQUICO CUANDO HAGA UN BRINDIS AL PÚBLICO NO SENTIRE QUE VAYA CONMIGO.

    Respeto los ideales de Fandiño, pero quedar bien no CUESTA UNA MIERDA como dicen en mi tierra.

  6. Josem dice:

    Su opinión, resumida en el último párrafo, choca con algo obvio y objetivo: sólo dos matadores han salido por la Puerta Grande, y uno es Fandiño. Ni soy tonto ni un fanático, una cosa es que Fandiño no sea una figura de dimensiones históricas y otra que sea un tuercebotas al que se le escapan todos los toros. Ayer mismo se enfrentó de tú a tú con dos figuras siendo el más destacado de la terna. No sólo no desentona sino que tiene de sobra sitio en las ferias

  7. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Y quien ha dicho que es un tuerce botas? Fandiño es un buen torero que va a seguir funcionando en las ferias. Pero figura….. eso estamos viendo que cada vez está más lejos. Como dijo un día Paco Camino “llegar a ser figura es tan difícil o más que hacerte cura, llegar a Papa y que, al día siguiente, te toque el gordo de la lotería…”

  8. gregorio dice:

    Otra vez Las Ventas demuestra ser una plaza de comportamiento imprevisible y hasta ridiculo. Ayer salieron un par de toros impresentables y varios se cayeron pero nadie protestó. Hubo espadazos traseros y avisos que no impidieron la concensión de las orejas. Hubo un torero que en tiempos de ataques a la unidad de España hizo el riciculo de no brindar un toro al Rey en su ultima Beneficencia (y la primera de Fandiño) y nadie de los 24.000 que aplaudieron a S.M el Rey dijo nada. Por cierto el lote de Fandiño era de tres orejas, pero este es un torero de una (no recuerdo ninguna vez que haya cortado dos orejas a un toro en Madrid, Bilbao o Sevilla y lleva casi 10 años de alternativa)

  9. Lj dice:

    Concuerdo con usted don Jose Antonio el “maestro” Fandiño de figura nada, es muy ordinario como torero y parece que tambien como persona. Lo pueden acartelar en un cartel cumbre de Madrid con los “maestros” Frascuelo y curro vasqiez, y pueden redondearlo con el Pana y algunos toros de ganaderias historicas que no tienen un pase pero q en manos de estos singulares “maestros” podran ser indultados para beneplacito del 7.

  10. Juan dice:

    Por las redes sociales de la extrema izquierda están eufóricos por el MAL GESTO DE FANDIÑO CON EL REY, presuntamente según dicen es un TORERO DE EXTREMA IZQUIERDA, REPUBLICANO Y SIMPATIZANTE DE AMAIUR, CON TINTES DEL 11 M y ahora de PODEMOS, si es así todo tiene una explicación. Aunque no entiendo como tuvo tan pocos bemoles de subir a reunirse con el Rey una vez terminado el festejo.

    Como aficionado le agradecería que nos aclarara este punto, puesto que ha puesto a gran parte de los aficionados en su contra. A VER SI PENSABA QUE ERA SEGUIR DE UNA PRÓXIMA FIGURA DEL TORERO y en realidad era de UN PAYASO VESTIDO DE LUCES.

  11. Josem dice:

    La vinculación de Fandiño con el País Vasco, sus padres son emigrantes gallegos. Ni vive ni ha vivido mucho tiempo en el País Vasco. Afincado desde muy joven en Guadalajara. Me entristece esa permanente sospecha sobre los vascos, algunos han luchado jugándose la vida por la libertad y por España. Para mi el País Vasco es España. Juan, calumnia que algo queda

  12. Fabio dice:

    Ignoro totalmente las ideologias politicas de Fandiño, de todas formas tenia que haber brindado si o si un toro a S.M.el Rey porquè la tarde, la historia lo pedia, por lo que S.M. hizo por la Fiesta Nacional en terminos de presencias en las plazas de forma institucional y no, por respecto a España y a las 22.000 almas de Las Ventas que se volcaron con Juan Carlos I. Feisimo asunto que los de Izquierda radical y separatistas varios lo hayan elevado y engrandecido a su idolo…no son los mismos que se quieren cargar nuestra Fiesta?…En en plano artistico, pese a las orejas ganadas, su unica actuaciòn sobresaliente, en mi opinion, fue frente a su segundo Parladè el 13.5…Respecto todas las opiniones, desde luego, pero no huele a figura ni dentro ni fuera de los ruedos.

  13. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Algunos toreros siempre encuentran excusas que expliquen sus petardos de toda índole. También Morante se ha excusado de su mala tarde en Madrid diciendo que la culpa la tuvo el mal estado del ruedo. De cachondeo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: