Serafin Marin

30ª y última de la Feria de San Isidro en Madrid. Buena faena no apreciada de Serafín Marín y tres manejables toros de Miura

Todos muy bien presentados en el tipo de la casa, los mejores con matices fueron segundo, tercero y cuarto, con el que tuvo una buena actuación el matador catalán que fue muy injustamente tratado por el público. Los espectadores sobrevaloraron el juego de los toros y, salvo a los banderilleros de Javier Castaño apenas prestaron atención a los espadas.

Madrid. Plaza de Las Ventas. Domingo 8 de junio de 2014. Trigésima y última de feria. Tarde veraniega con algo de viento y lleno.

Cinco toros de Miura, bien presentados en el tipo de la casa y de juego vario. Manso y deslucido el primero. Bravo en el caballo y muy manejable sin clase en la muleta el segundo. Noble aunque muy tardo el tercero. Manejable aunque duró muy poco el cuarto. Por devolución del inválido quinto se lidió un sobrero de Fidel San Román que no dio buen juego salvo en banderillas. Muy deslucido y flojo sexto.

Rafaelillo (turquesa y oro): Tres pinchazos y media estocada , aviso y silencio. Buena estocada, palmas.

Javier Castaño (marfil y oro): Buena estocada, pitos muy injustos. Pinchazo saliendo rebotado, estocada y dscabello, silencio.

Serafín Marín (celeste y oro): Pinchazo muy hondo y descabello, leve división. Pinchazo, estocada baja y descabello, aviso y silencio.

Bueno, pues se acabó la feria de San Isidro. Se esperó sobre el papel como la posiblemente mejor desde hacía muchos años y al final resultó que las esperanzas se confirmaron e incluso superaron a lo que deseábamos que sucediera.  Y eso contando con los inevitables fallos que siempre hay en cualquier ciclo. Algunos evitables hubo  algunos como por ejemplo el preconcebido e intolerable comportamiento del público madrileño con José María Manzanares al impedirle con continuos gritos de los sectores que no sé por qué le odian aunque quizá sí que lo sé, y la silente tolerancia en forma de práctica anuencia del resto tranquilo de la plaza. La mala educación taurina de la inmensa mayoría de los que actualmente van a los toros en Madrid, también se puso de manifiesto con la terrorífica corrida de Victorino Martín al despedir a los tres héroes que la mataron como si hubieran  sido delincuentes. Intolerable actitud, por cierto alimentada por las erróneas versiones que se dieron por parte de algunos críticos a los que les encantó la dichosa corrida y a los que tengo que decir algo que no les va a gustar: Si todas las corridas de toros que se celebraran ahora fueran como la mencionada, en dos otros años no iría nadie a las plazas, incluyéndome a mí. Así de claro expongo mi dictamen al respecto. Es que están locos o qué. Pero lo tremendo es que Victorino hijo haya hecho unas declaraciones atrevidas: “Lo nuestros es así y el que no los quiera peor para él”. Pues pruebe, prueben a fijar este tipo de fieras y verás donde terminan… En un zoológico o disecadas en museos de ciencias naturales.  Y es que, afortunadamente, ya hemos superado lo que fueron las corridas de toros en los siglos muy pasados. Salvo banderillear, picar y matar, nadie daba un solo lance ni un solo pase en forma. Y desde luego en absoluto como los exigimos ahora.  Además, los exigimos porque nos apasiona verlo. Por eso ha evolucionado la crianza de las reses bravas y el toreo hacia su mejor y más perfecta expresión.  Lo que hay que buscar es el equilibrio. Ni la sosería, ni la bobería, ni el descastamiento, ni la falta de fuerza por supuesto. Pero sí la fuerza, la casta y la nobleza.  Estas tres son imprescindibles para el mejor toreo actual. Y los ganaderos, incluidos Victorino padre e hijo, lo saben perfectamente.  Como también actuar como consumadas estrellas de las tablas más distinguidas…

Los Miura en cambio nunca actúan ni presumen ni se lamentan de nada cuando sus corridas no salen como deberían salir. Y en esta ganadería sí que es atractivo ver esos toros en los que todos los toreros que hay en el ruedo corren al mismo tiempo cada vez que uno se arranca alocado. Es un espectáculo de pánico general que, una pena, ya hace mucho tiempo que no tenemos la oportunidad de verlo. Pero también Miura echó toros de clase. Recordaré toda mi vida uno que mató Tomás Campuzano en Bilbao del que cortó dos orejas muy valiosas.  Pero otros, terribles como uno que mató Ordóñez en Sevilla en una corrida triunfal para Rafael Ortega. Antonio empezó muy bien la faena de muleta, muy muy bien… Y, de pronto, cortó en seco y mató al toro de un bajonazo. La bronca fue como las que entonces también daban se Sevilla hasta que llegó el fenómeno del “currismo” y de los silencios tópicos. Cuando mi padre y yo fuimos a ver  a Ordóñez al hotel Cristina que es donde se vestía entonces, le preguntamos qué le había pasado. Nos enseñó la camiseta que llevaba bajo el vestido de torear. Estaba agujereada por el imprevisto e imperceptible hachazo que le había pegado el toro mientras le estaba toreando a gusto…  Menuda historia, amigos.

De la de ayer hay que comenzar diciendo que los toros de Miura ayudaron mucho a llenar por completo la plaza por lo que los tres matadores supongo que hicieron el paseo contestos además de lógicamente preocupados. Raaelillo está ya más que acostumbrado a matar la de Miura. También Castaño aunque menos. Y no sé si tantas como ambos el catalán más netamente español de España. Deseándoles suerte empezamos a contarles lo que pasó.

Ovación para el primer toro nada más salir al ruedo. Tremebundo y pavoroso de pitones. Negro de pelo, Rafaelillo lo recibió con una larga de rodillas pegado a las tablas. Le salió limpia. El animal echó las manos por delante en los lances que siguieron y salió muy distraído. Cual siguió de un lado para otro sin fijarse en nada ni en nadie hasta darse contra el caballo para medio aguantar el castigo. Puesto de lejitos, acudió para que le simularan el puyazo. Esta manía de poner de lejos a los mansos es ridícula aunque a algunos les guste. Esperó mucho en banderillas. Bien Pascual Mellinas en el segundo par y Joselito Rus en el tercero tras fallar en el primero. Los de Miura nunca fueron fáciles para banderillear. Rafaelillo empezó la faena por bajo con la derecha. el toro derrotó por arriba al final de sus viajes. Y al intentar los redondos, pegó tremendos hachazos. Sin embargo, aceptó los de pecho, diestros. O sea, que seguramente sería mejor por el pitón izquierdo. Pero el murciano siguió con la derecha y mal que bien consiguió hacerle humillar en los derechazos finales. Me equivoqué en el pronóstico. Por el lado izquierdo fue aun peor. Macheteo, abaniqueo y a matar inútiles aunque breves intentos de pasarlo por la derecha hasta que el animal se paró como uno de Guisando. Ese intento final fue un grave error. Como también matar pinchando arriba. A estos toros con los que no hay posible triunfo hay que liquidarlos por los bajos y a paso de banderillas.

Muy corto de viajes el cárdeno cuarto en los lances de recibo de Rafaelillo. Peleó empujando aunque defendiéndose en el primer puyazo. Se arrancó de lejos al segundo aunque sin apenas empearse. Ahora la gente de Madrid se alegra mucho con eso y lo demás no lo toman en cuenta. Muy bien Joselito Rus en la brega. Cosa importante y más en una corrida de Miura. Ybuenos pares de banderillas. Rafaelillo brindó al público. Mejor el toro por el lado izquierdo que por el derecho para empezar, el murciano se empleó en dar naturales, muy valiente aunque, por lo tardo del animal, apenas pudo ligarlos. Vuelto a derechas tuvo que regatear hasta que logró dar pases más completitos. El animal perdió las manos en el de pecho. Y tras no conseguir nada más que medio mereciera la pena, mató de buena estocada tardando mucho en doblar en bella agonía.

El cárdeno segundo pesaba 611 kilos en la tablilla sin aparentarlos. Firmeza y temple en los lances de recibo del salmantino Javier Castaño. Y el toro, en principio, noble. Tras blandear de patas, se fue al caballo para el primer puyazo del que salió suelto. Y puesto de largo, se arrancó presto repuchándose al sentir el hierro en el segundo puyazo. Desde más lejos aún se arrancó al tercero. Y la gente encantada. Veremos luego que haría en la muleta.  Y llegó el momento más esperado cuando torea Castaño con David Adalid y Fernando Sánchez sensacionales banderilleando. Pusieron la plaza boca abajo con todo el mundo en pie. También fue ovacionado Marco Galán en la brega. Castaño empezó la faena sin pruebas citando desde lejos con la derecha y, con gran aguante, le pegó cuatro y el de pecho. Y otra más igual con el toro embistiendo con mucha codicia y humillando en los embroques aunque echando la cara arriba al final de los viajes. También cuajó naturales con las mismas virtudes y defectos del animal que, paran ser de Miura, resultó bueno hasta que duró la bondad porque, al volver con la derecha, se acabó lo que se daba. Y con la izquierda lo mismo. La gente había tomado partido por el toro y no les gustó que Castañó relativizara lo anterior. Injusticia manifiesta. El salmantino había estado por encima del toro. Lo mató bien. Hace años le hubieran dado una oreja por el capote, por la lidia que le dio, por como se picó, por la firmeza que mantuvo en la muleta y por como mató. Ahora se dividieron las opiniones. En la plaza de Madrid hay más tontos que se creen listos que en ninguna parte.  Gran ovación para el toro, hasta  se pidió la vuelta al ruedo y pitada para el matador. De cárcel esta afición.

Muy veleto y sin ninguna fuerza el quinto. Muy blando de remos y ni una protesta. Si fuera de Juan Pedro se hubiera armado la marimorena. Como Castaño no quería dejarlo lejos, empezaron a protestar. El animal se defendió en el primer puyazo. Era ridículo dejarlo lejos. El toro se tumbó al sentir el hierro y fue devuelto. Vaya hombre. Muchos se había creído  que esta corrida iba a ser de premio como siempre que la de Miura sale simplemente potable. Lo que estaba siendo hasta la salida de este inválido y salvo el primer toro que fue malísimo. Soltaron en su lagar un sobrero de Fidel San Román de lo que tiene procedente de Guardiola. Negro y muy serio. Bien hecho. Pero corraleado por ser sobrero. Suelto del capote de Javier Castaño. Cumplió simplemente en varas porque también le faltó fuerza. Pero galopó en banderillas y los grandes rehileteros de la cuadrilla volvieron a lucirse a placer propio y del público que de nuevo les ovacionó con fuerza pero no saludaron esta vez. El toro no humilló en algo violentos viajes y se metió por dentro sin dejar estar tranquilo a Castaño por ambos pitones. No obstante se empeñó aunque infructuosamente. Mejor hubiera hecho matando antes. Por fin lo hizo de pinchazo saliendo rebotado,  estocada y descabello.

No humilló nada en su salida el cárdeno tercero. Serafín Marín se empleó en la brega inicial, luego entregada a sus peones hasta que el catalán lo llevó al caballo dejándolo cerca del jamelgo. Es lo que hay que hacer en el primer puyazo y si lo toma bien, ponerle más lejos para el segundo. Como no lo hizo Serafín, le pitaron. Bien el picador Romualdo Almodóvar. Y bien los peones en la brega y en palos, pese a lo mucho que esperó este animal. Muy clásicos los primeros muletazos de Marín con la derecha y estupendos por muy templados los redondos en dos rondas que siguieron. Otro toro que se dejo e iban dos. Y empaque de Serafín.  Muy torero en los cites y señero en los muletazos que no pudo ligar por lo mucho que tardeó el animal. Al natural aguantó mucho sin descomponer las figura ni una sola vez. Algunos excelentes y los de 7 en contra. Los de del 7 cuanto mejor se torea más chillan. Las trincharas finales con aroma y sabor. Otra faena de oreja en Las Ventas de hace años. Al pinchar, calmaron sus protestas al ver que nadie se atrevería a solicitar el trofeo. El cárdeno claro entrepelao sexto fue ovacionado en su salida. Serafin quiso lancear con buenas maneras pero la debilidad del animal lo impidió. Bien en la brega Marín pese a las protestas por no poner al toro de lejos. Con tan poca fuerza hubiera sido un error. Pero eso no lo saben los “listos”. El animal se dejó señalar y salió suelto con la vara enhebrada. Tardaron en quitársela.  Pero el toro se fue arriba en banderillas, luciéndose Vicente Osuna. Poco duró la impresión que tuvimos antes porque el toro embistió a trancos, rebrincado y defendiéndose. Los intentos del catalán resultaron baldíos.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

9 Resultados

  1. Porton2 dice:

    En la plaza de Madrid hay más tontos que se creen listos que en ninguna parte. Te ha faltado decir que ademas estan orgullosos de serlo. Lo de primera plaza del mundo empieza a sonar a chiste.
    Tienes un par Jose Antonio. Gracias

  2. jose maría gómez dice:

    Totalmente de acuerdo con tu opinión sobre la corrida de Victorino Martín. Corrida durísima con instinto asesino, en la que no se valoró la disposición de Ferrera intentando hacer lo que toda la vida se hizo con esta clase de toros, es decir, machetearlos de pitón a pitón e irte a los costados para quebrantarlos. Y que conste que Ferrera no es un torero de mi “palo”, pero con el “culo pelao” de matar corridas de este encaste. Luego Victorino hijo, en la tertulia con Molés trató de justificar lo injustificable. Es triste ver la reacción del publico, que no aficionados, ponerse a favor totalmente de los toros sin valorar lo más mínimo la labor de los toreros que pasaron un autentico quinario. Como asimismo ignoraron y silenciaron la obra de arte que compuso Diego Urdiales con el Adolfo pegado al piso, con los muletazos, para mi, con mas arte, concepto y expresión de la Feria. Era complicado por no decir imposible ligar los muletazos a un Adolfo pegado al suelo que no repetía y solo cabía el unipase. Ayer también se pusieron descaradamente a favor de los toros de Zahariche, ignorando asimismo a los toreros. Confundieron la casta y la bravura con la movilidad y el genio. El tercero fue bravo en el caballo pero en la muleta fue por arriba y enganchando. perfecto el Presidente al no conceder la vuelta al ruedo. Y Olé por el novillero Espadas (que lo bordó), Juan del Alamo, Abellán y el mencionado Urdiales. Lo mejor en cuanto a los toros: Parladé, Fuente Ymbro y el Puerto. Perera triunfador indiscutible, y la oreja de El Juli de verbena. Un saludo.

  3. Fabio dice:

    Enhorabuena José Antonio…Los prologos a las cronicas, con los cuales nos deliciaste en este ultimo San Isidro fueron para el recuerdo para enormemente pedagógicos e interesantes…Si se juntaran en un unico texto tus consideraciones y detalles, que compartiste con tus lectóres a diario…seguro que asistíriamos a exito de puerta grande….Eso significa fomentar la afición y explicar las varias facetas de los toros sin recorrer en los falsos topicos y dogmas de casi siempre…Más bien, la pregunta que brota espontanea a muchos aficiónados es…¿ Porqué, quitando pocos casos, se puede escribir de forma pedagogiga y sin retórica solo en un “pequeño” blog indipendente?…¿ Porqué es dificil o imposible encontrar en las grandes cabeceras nacionales articulos escritos con pasión y competencia que, se puede estar a favor o en contra, sean capaces de estimular la análisis, refuerzar las ganas de busqueda de la afición, animar e incitar el público a la incesante y continua voluntad de saber, estudiar y analizar y matizar siempre más?

  4. Josem dice:

    Hace mucho tiempo que no veo a Serafín Marín con el gusto y temple con el toreo al tercero. Es incalificable como lo trataron igual que a Castaño después de lucir al segundo y hacerlo parecer mucho mejor de lo que fue. Son tontos, van a conseguir que los toreros pasen olímpicamente de lucir al toro de estos hierros. Y si incalificable me parece el trato dado en la corrida de Miura, lo de la corrida de victorino rozó el gamberrismo, la chusma tirando almohadillas a tres tíos que se jugaron la vida con una pésima corrida, ovaciones a toros asesinos (quien aplaude un toro así busca el sacrificio humano?) especialmente sangrante la ovación al quinto mientras se llevaban a un peón gravemente herido. Chusma y gentuza quienes se comportaron así y mi reconocimiento a aquellos espectadores que intentaron mitigar ese vergonzoso comportamiento aplaudiendo a la terna y pitando a toros criminales como 5 y 6.

  5. gregorio dice:

    Muy buena, elegante y meritoria faena de Serafín Marín que no fue valorada por los “puristas” de Madrid. Esta afición está de capa caída. Y por favor, que no la llamen “primera plaza del mundo”

  6. Arturo Sanchez dice:

    Josem tu comentario es pura demagogia..” La ovación al toro mientras se llevan al peón herido” los toros cogen y un torero sabe perfectamente que se juega la vida, su profesion no es ser gobernadores del banco de españa… Si no les gusta siempre puede irse a vendimiar a francia, pero lo dudo mucho porque cobran en una tarde en madrid lo que 20 dias de vendimia… Pero en general veo mucha falta de respetos en estos comentarios a los aficionados…ese peón herido come gracias a esos aficionados a los que despreciais… Se puede estar en las antipodas en la forma de ver la fiesta de esos aficionados. Pero que toreros y criticos que comen gracias a esos aficionados que pasan por caja e insultan me parece muy poco etico…Y más cuando a esos aficionados se les dá información confusa, falsa y servil sobre lo que ocurre en la arena por parte de esos “criticos”

  7. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Entro el lid por alusiones más o menos directas. Yo no como gracias a “esos” aficionados que se pasan la feria molestando durante la lidia y expresándose grosera, violenta y equivocadamente en contra de algunos toreros. La mayor de la veces, además, premeditadamente como sobre todo contra Manzanares. Si yo he comido alguna vez por mi dedicación periodística, fue exclusivamente gracias a mi trabajo. Actualmente, mal como o ni siquiera como por culpa de la crisis que a mi me está afectando una barbaridad. Me tengo por victima de mi propia afición. Pero bueno, reconozco que es un victimismo voluntario. Y, desde luego, añoro el comportamiento del público de Las Ventas cuando jamás se intentó alterar la lidia con gritos. Las protestas solían producirse una vez arrastrado el toro. En Las Ventas actuales han desaparecido por completo las broncas monumentales que entonces se producían cuando los toreros estaban mal. Broncas que, por cierto, se trocaban en enormes ovaciones dedicadas al mismo torero anteriormente abroncado cuando estaba bien. A ese fenómeno le llamaban poner la tortilla del revés. Y era algo muy bonito. La educación taurina de los espectadores de entonces no tenía que ver nada con la ineducadísima que impera en Las Ventas desde hace ya bastantes años para desgracia de todos. En cuanto a los insultos, mejor no hablar. Yo he sido insultado a coro muchísimas veces por esos energúmenos hasta que decidí denunciar a quienes dirigían la “orquesta” y no volvieron a hacerlo, advertidos por la policía de que podrían pasar la tarde en la comisaría cada vez que se celebraran las corridas.

  8. arturo sanchez dice:

    No me malinterprete Don Jose Antonio, cuando digo que usted come gracias a “esos” aficionados yo se que usted come por el fruto de su trabajo faltaria más, lo que me refiero es que si no fuera público a las plazas no habria corridas y si no hubiera corridas no existiria la crítica taurina… Además usted a sido muy critico con “esos” aficionados reventadores muchas veces pero no cae en descalificaciones ni ataques personales hacia ellos, faltaria más que no pudiera usted expresar sus criticas, ahora bien: muchos “colegas” suyos insultan y ponen de necios perdidos a los publicos en cada feria constantemente… Y no me parece ético. Ojo! Tambien soy critico con ese sector radical de “aficionados” que aparte de reventar faenas insulta… Pagar una entrada no da derecho a insultar a los actuantes… Pero mostrar su disconformidad y expresarse negativamente si… Estemos o no de acuerdo con ellos

  9. Josem dice:

    Arturo, quien molesta e insulta al torero durante la lidia o aplaude a un toro criminal es un sujeto de la peor calaña que disfruta con el mal ajeno. Deseo estar lo más lejos posible de esa gentuza. Tengoo 43 años, soy aficionado desde que tengo uso de razón, y he presenciado unas 1500 corridas en Madrid. Su concepto de aficionado no me interesa, somos muchos los que amamos la fiesta y distamos mucho de compartir la mentalidad y el comportamiento de integristas que además reparten carnets de auténticos aficionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: