corpus en Toledo

Los dos acontecimientos de El Corpus: Faenón de Ponce en Toledo y la tomatosis rediviva en Granada

La tradicional corrida del Corpus en Toledo resultó triunfal para los tres matadores actuantes. Pero fue Enrique Ponce quien cuajó la gran faena de la tarde. Lean a continuación la crónica de nuestro colaborador Ángel Conejo Tenorio que se estrena en este portal.

SINFONÍA PONCISTA EN TONO MAYOR

 

 

Obra cumbre de  Enrique Ponce en el cuarto toro con el que sublimó el toreo en una tarde brillante con El Juli y Castella también a hombros aunque sin el eco triunfal del valenciano. Corrida terciada y  cómoda de cara de Domingo Hernández y Garcigrande que mantuvo el interés por su enclasado y dulzón comportamiento en el ultimo tercio. Al finalizar el paseíllo, los tres matadores se destocaron en un gesto de respeto y refrendo al nuevo Rey de España a los compases del himno nacional.

TOLEDO. CORRIDA DEL CORPUS. COSO DE MENDIGORRIA. CASI LLENO EN TARDE DE MUCHO AMBIENTE Y SOFOCANTE CALOR. ENRIQUE PONCE (GRANA Y ORO): ESTOCADA MUY BAJA, OVACIÓN. ESTOCONAZO, DOS OREJAS).  EL JULI (CATAFALCO Y PLATA). ESTOCADA MUY TRASERA Y UN POCO DESPRENDIDA, OREJA. MEDIA ESTOCADA EN LA YEMA, OREJA. SEBASTIAN CASTELLA (AZUL ELECTRICO Y ORO): ESTOCADA ARRIBA, OREJA. ESTOCONAZO, OREJA. LOS TRES MATADORES SALIERON A HOMBROS.

Con la entronización de un nuevo REY, FELIPE VI, se ha levantado con la esperanza por bandera este país. Historia de España. Día grande. Fecha emblemática y para el recuerdo. Histórico día que, por caprichos del destino, se ha solapado este año con la festividad del Corpus toledano. Su seña de mayor identidad. Su festividad más pomposa, donde el sentido religioso con la solemne procesión matinal se mezclan con el artístico, las diversas calles del casco histórico engalanadas con sus adornos florales, estandartes y banderas que cobran un espectáculo en si mismo. Esencia y potencia toledana. Majestuosidad imperial.

Y por la tarde, toros. Este año y gracias  a la nueva empresa TAURINAMANCHEGA con la confección de una corrida con fuste y menú caro, con café, postre, copa y habano inclusive. El resultado, casi lleno, gran ambiente desde horas antes del comienzo, calor, corrillos, tertulia y deseo profundo de ver toros. ¡¡¡Qué gozada¡¡¡. Cuando las cosas se hacen bien, los frutos suelen ser inapelables y contundentes.Tan inapelable y contundente como la catredalicia y majestuosa lección impartida por Enrique Ponce en el cuarto. El punto de inflexión de una tarde que hasta ese momento transcurría con tonos más grises que brillantes, a pesar de la oreja cortada por El Juli y Castella. Y de una actuación académica, técnica  pero de muy poco grado del propio valenciano ante su suavón y sosito primer toro, hasta lo que aconteció con ese punto de inflexión que remontó los ánimos, el deseo, la pasión y la entrega de un publico que vio como la grandeza de nuestra fiesta no posee parangón con ninguna de las bellas artes cuando esta alcanza su máximo cenit. Una faena antológica. Una obra sublime. Una sinfonía, como titulo esta crónica, en do mayor. Una ingeniería pluscuamperfecta, brindada de antemano por el creador al publico, sabiendo éste que su obra tendría un final de traca. Como toda majestuosa, tuvo un comienzo de asentamiento pedagógico y didáctico. Dos tandas iniciales con la derecha de educadas y de suavísimas formas. Dos tandas que dieron continuidad a una gloriosa con la mano izquierda con el dibujo al natural en su versión mas armoniosa y templada. Toro con temple para un consumado artista. Toro de pastueño carácter para un maestro moldeador con denominación de origen. El toro a más. Y el torero crecido y creciente cimentando su obra con su mano mas torera. ¡¡Si,la izquierda¡¡.  Aunque no lo crean. esa izquierda suelta, fácil de muñeca que engancha y torea, que mece y acompasa las embestidas con el aderezo de su figura relajada, verticalidad mayestática y notable sentido estético. Así, así toreo Ponce.  Cimentando gran parte de su imperial sinfonía  con la mano izquierda. Y tras un regreso a su derecha poderosa y sutil, surgió la explosión, el clímax, el desiderátum de la faena que terminó por enloquecer y emocionar a todos aquellos que la presenciamos. Un eternísimo cambio de mano ejecutado con el alma, con la pasión mas torera, con la plasticidad de los artistas mas genuinos. Profundo, hondo, arrebatado, señorial, y para recordar per secula seculorum. El epílogo, con su ya habitual poncina, trincherillas, pases de desdén y remates varios fueron el ultimo retoque de su sinfónica composición. Composición, por cierto, siempre armonizada con algo que no se aprende: ¡¡torería¡¡. El estoconazo definitivo, ejecutado con el alma, puso el colofón definitivo a su pomposa interpretación. La ovación, una vez terminado de pasear el doble trofeo, fue tan emocionante como…¡¡acojonante¡¡¡

Y tras la tempestad, llegó la calma. Tras la magistral  sinfonía, vinieron dos interpretaciones más pero de tono muy menor. Las faenas de El Juli y de Castella ante sus dos últimos toros.  Faenas ambas de una constante voluntad, salpicadas con algunos fogonazos brillantes, pero sin el fuste de la obra ponciana. Difícil trago tanto para Julian como para Sebastián poder ofrecer mucho más de lo acontecido minutos antes.

De sus primeros lotes, destacar pasajes de toreo de mano baja, profundidad y temple de El Juli  y los vibrantes comienzos de faena de Castella con su patetismo, quietud y valor seco con sus dosis de solemnidad en actuaciones atascadas, espesas y, en muchos momentos, tan correctas como mecánicas. Eso sí, al cesar  lo que es del cesar. Ambos fueron un cañón con la espada. Argumento que les sirvió para acompañar por la puerta grande al gran protagonista de la misma. ¡¡ENRIQUE PONCE MARTíNEZ¡¡¡.

__________________________________________________________

Gran triunfo y gran susto en la primera tarde de este año para José Tomás

De lo acontecido en Granada,  dejémoslo en lo siempre esperado y consabido con José Tomás.  Llenazo requetevendido y publicitado previamente, presencia de la prensa adicta a la causa incluidos los columnistas de siempre dispuestos a cantarlo todo salvo esta vez el inefable Sánchez Dragó que le pone a parir en vez de glorificarle como solía,un publico en su mayoría incondicionalmente entregado al ídolo, reses de justa presencia y diversas calidad y toreo suigéneris del galapagarino con la inevitable cogida por su propia culpa incluida, desmayo muy teatralizado, traslado a la enfermería con la general aunque equivocada impresión de haber sido gravemente lesionado y regreso cuasi inmediato  del mito a la arena para cerrar su actuación triunfalmente gracias a una estocada y con el público rendido a sus pies. Estas fueron las notas que el gran aficionado almeriense ,Juan José de Torres que no está contagiado por la tomatosis, me fue pasando por whastapp toro a toro:

<<Tomatosis en estado puro.

Finito ni fu ni fa en su primer toro de Victoriano del Río, noble y con un pitón derecho superior.

Titular de Domingo Hernández devuelto por muy débil. Sobrero de Juan Pedro Domecq para una faena de José Tomás a base de tandas cortas, muy empeñando en no perder terreno a un animal noble y vulgar. Estocada y descabello,  oreja muy “granadina”.

Del Cerro brinda a Tomás un toro encastado y exigente en embestir humillando. Faena desigual por no ganarle el paso que hay que dar a un animal venido a menos que, cuando toma la muleta, va entregado hasta el final. Estocada y oreja.

Faena de detalles de Finito a un toro rajado de Domingo Hernández.

Buen recibo de capa a la verónica ganando terreno de Tomás al quinto toro. Cabecea defensivamente en vara y al público le parece que está viendo un tercio de varas espectacular. Brindis al público. Tomás empieza la faena en los medios con estatuarios y dos trincherazos. Tanda con la derecha de tres y el de pecho. Otra por naturales de dos y molinete. Al seguir con la izquierda el tro se raja. Dos derechazos y trincherazo sin más. De nuevo con la izquierda, da cuatro de uno en uno desiguales. Por perderle la cara, cogida espectacular. Se lo llevan a la enfermería en apariencia inconsciente. Y mucha gente empieza a abandonar los tendidos. Tras cuatro o cinco minutos, Tomás sale de la enfermería tan campante y se arma la locura el los tendidos. Pinchazo en un ambiente “forzado” o artificial como si formara parte de la trama. Estocada y el delirio desatado. Dos orejas. Increíble al verle aparentemente “muerto” cuando lo llevaban a la enfermería y regresar “resucitado. Esto habrá que verlo en los vídeos para que el suceso se aclare y quede en el sitio que merece. Por la noche me enteré que en la cogida a Tomás le rompió el toro una costilla.  Supongo que durante toda la semana se especulará si toreará en León o no. La tomatosis continuará. Este año no ha hecho más que empezar…..>>>   

La apelotante discrepancia de Sánchez Dragó en El Mundo junto a lo que dijo Zabala de la Serna. ¿Qué le ocurrió a don Fernando que ha escrito maravillas de tardes parecidas?

 

NADA EN GRANADA

Ésta va a ser una columna, para mí, amarga. Como Bartleby, preferiría no hacerla. ‘Cementerio de reyes’, titulaba ayer Jabois su crónica desde Brasil. Razón tenía, pues el miércoles, en Maracaná, doblaron las campanas por nuestro deporte rey. También podría haberlo llamado Regicidio, aunque… ¿Será por reyes? No parece que España, mañana, vaya a ser republicana. Los de la tricolor lo tienen difícil. Una vieja copla de amores frustrados decía: «Si tu madre quiere un rey / la baraja tiene cuatro». Y cuatro, efectivamente, tenemos ya. Salí de Madrid, rumbo a Granada, en vísperas de la proclamación de Felipe VI mientras una nube de helicópteros sobrevolaba la ciudad. Primer rey. Dios nos lo guarde, pero de buena me libraba. ¡Siete mil policías sueltos, los revoltosos amagando con dar y medio mundo en la calle con banderitas y palmoteos! Mejor, supuse, presenciar la enésima coronación de otro rey. Por tal se tiene a José Tomás desde que hace muchos años abrió en Sevilla la Puerta del Príncipe. Aquí, en Granada, salió el de Galapagar a hombros por primera vez. Hoy ha vuelto a ganarselo, pese a que terminó la corrida en la enfermería. ¿Vivir de las rentas? Escribo esto desde un tendido. Llegué a él prometiéndomelas muy felices. No lo han sido. Acaba de doblar el quinto toro. Nunca he visto a Tomás torear peor. Sin ganas, sin cargar la suerte, sin embarcar al toro, sin temple, perdiendo el tiempo en paseítos inútiles y haciéndose poco a poco con el favor y el fervor de un público mitinero que gritaba olé antes de que el pase hubiese empezado… Dos orejas regaladas tras una cogida absurda que él mismo provocó por volver la espalda al toro y que pudo haber sido mucho más grave de lo que fue. Siento hablar así. Mejor lo dejo.

El tercer rey podría ser Joselito. ¿Volverá o lo de Istres sólo ha sido un canto del cisne? ¿Caben dos reyes en el mismo reino? ¡Pues claro que sí! En las edades de oro de la tauromaquia siempre ha habido un par de fuerzas: las de José y Juan, sin ir más lejos. ¿Y el cuarto rey? ¡Qué pregunta! El cuarto es Juan Carlos, aunque ya no reine. La realeza es un sacramento que imprime carácter. La alternativa en el ruedo, también. Eres rey y matador de toros, así te retires o abdiques, hasta que la muerte se te lleva. El día del Corpus, en la última capital del Ándalus, José Tomás fue un remedo de sí mismo. Lo de Nimes había sido una Ascensión. Lo de Granada… Me acojo a los puntos suspensivos, porque ayer, en su bonito coso, Tomás ni reinó ni gobernó.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

10 Resultados

  1. bormode dice:

    La maldad personificada en este personaje. Del moral. No hace honor a su apellido

  2. Fabio dice:

    Parece que se puede opinar y criticar a todo y a todos, hasta S.M. el Rey, hasta el mismo Dios…pero ni pío sobre JT, pena el insulto, sino cosas más graves…bueno, así el asunto. Decir que cuando cualquier matador, por fallos técnicos o equivocada elección de los terrenos, resulta repentinamente cogido, generalmente se habla de torero torpe, sin recursos técnicos, inadecuado o valiente que tropieza con la razón (por ejemplo Abellán..)… De JT, cogido a diario, en cambio se habla de emoción, catarsis, épica…y casi nadie subraya lo suficiente que las cogidas, en muchas ocasiónes, son hijas legitimas y expresión de limitaciones técnicas y/o equivocadas posiciones y por consiguiente, por la nefasta elección de los terrenos donde lidiar…El mundo al revés..¡Qué locura José Antonio!..Destaca tu, por favor, una vez más, que en los toros…lo primero es dominar a la res y no ser dominado o cogido (que no es exactamente este el fin..). Segundo, exprimir la labor con cuanto más arte posible…y con valor sereno (el valor hijo de la técnica y de los huevos…no el arroyo, que puede ser apreciable, pero es otra manifestación humana…)… O sea, todas cualidades que reúne de sobra don Enrique Ponce Martínez quien, justo ayer en Toledo, puso otro ladrillo en una temporada verdaderamente histórica…

  3. Lj dice:

    De las imagenes que he podido ver se nota una sideral diferencia entre el Maestro Ponce y el buen Jose Tomas, siendo buena y a ratos emotiva la faena de Tomas, comparada con la de Ponce en Toledo sucumbe por muchas cosas superlativas. Por ejemplo la maziza unidad de la faena de Ponce, por ligada, con un mando y una facilidad inalcanzable. La sobriedad, lo precisamente ligada y el TEMPLE ( eso no lo venden en las farmacias). Creo que es de las mejores faenas de Enrique Ponce y torear así parece imposible. Pero él lo hace como si estuviera explicando el toreo en la sala de su casa. Creo que este verdadero MAESTRO ES EL MEJOR DE LOS TOREROS.
    Una pena no haber estado en Toledo y una suerte que la cibernética nos de acceso a las imágenes. Sin alternar los toreros, hoy se les puede comparar y de esa comparación, sin duda Ponce sale triunfante con diferencia. Repito que también me gusto lo de Tomás.
    Están los ánimos exaltados con el nuevo Rey, viva Don Juan Carlos Rey de España!!! Y viva Enrique Ponce el Rey de los toreros.

  4. José Ramón dice:

    Hace ya algún tiempo que leo vuestros comentarios y me gustaría resaltar la crónica que hace vuestro colaborador Ángel Conejo, de la corrida del Corpus en Toledo. Esa pasión te traslada al ruedo de nuestra fiesta.
    Felicitaros por vuestro portal y animaros a que sigáis así

  5. Carlos dice:

    Mi enhorabuena al nuevo colaborador Angel Conejo. Excelente crónica.

  6. Chris Brant dice:

    Puede que haya cuatro reyes, pero solo hay un emperador y ayer estuvo en la ciudad imperial de Toledo.

  7. Fabio dice:

    Por supuesto destacar la preciosa, apasionada y apasionante cronica de Conejo…Enhorabuena y gracias por transmitirnos emociónes con su pluma superba…Ojala sea el preludio de una larga colaboración….muy bien Angel Conejo y muy bien Del Moral a proponerle en su portal.

  8. Lj dice:

    Muy buena acotacion Sr. Brant!

  9. Porton2 dice:

    Bormode, le aseguro que si conociese a Del Moral personalmente aparte de otro concepto sobre este Señor, tendria algo solido para sustentar lo que dice. Creo que no tiene derecho a hablar de la moralidad o no de quien no conoce, otra cosa es que usted piense y vea los toros de forma diferente y en ese caso se puede discrepar sin llegar a valorar personalmente a nadie. He sido muy de Jose Tomas cuando toreaba de verdad, no ahora que me quiere convencer de su magisterio actual toreando 3 corriditas en plazas muy respetables pero de poca entidad, entre ellas la de mi ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: