1ª de San Miguel en Sevilla. Nadie se acordó de Paquirri y lo pagaron

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. 26 de septiembre de 2009. Primera de feria. Tarde muy nublada y bochornosa con lleno. Siete toros de Parladé incluido el sobrero que reemplazó al segundo, devuelto por flojo y desrazado aunque no se cayó. Por parecidos motivos podrían haber devuelto varios más. Desigualmente presentados y en general altitos y no todos con cara aunque los hubo astifinos. Un lote prendido con alfileres que, para colmo, no dio ningún juego. Por más noble aunque sin ningún gas, destacó el primero. Y por su mayor aunque incómoda movilidad, el sexto. Los restantes fueron un muestrario de mansos sin fuerza ni la más mínima raza que, además, como el tercero tuvieron peligro. Morante de la Puebla (lirio y oro): Dos pinchazos y descabello, aviso y palmas. Pinchazo y estocada, pitos. Pinchazo, otro hondo y descabello, silencio. Sebastián Castella (lila y oro): Media tendida y dos descabellos, aviso y silencio. Pinchazo y estocada caída, silencio. Estoconazo en los bajos, oreja sin petición mayoritaria aunque ruidosa. Curro Molina saludó la ovación

más fuerte de la tarde tras parear al sexto.

 

Salvo unos cuantos muletazos aislados de Morante en el primer toro y el valor que le echó Castella al sexto del que cortó una oreja in-extremis porque la gente no quiso irse de vacío, que no por merecida tras un bajonazo, nada de lo que ocurrió ayer en Sevilla tuvo el más mínimo interés. La tarde se nos fue entre desencantos y bostezos como tantas otras en esta temporada y muchos más pendientes de lo que estaba ocurriendo en Barcelona desde donde nos enviaban puntuales mensajes con gratísimas noticias sobre la gran tarde que estaban dando José María Manzanares y El Juli que de lo que acontecía en el ruedo maestrante.

 

Morante quería y sus partidarios más que él, pero fue materialmente imposible con dos de sus tres oponentes. Cabezazos, enganchones, inseguridad y causas perdidas sin remedio. Únicamente en su primera faena pudo gustarse entrecortadamente el de la Puebla con algunos derechazos y naturales más esbozados que completos con los que la gente soñó virtuales realidades. Los que se enfadaron con Morante por quitarse pronto de en medio al tercero, no llevaban razón. Con semejante animal, lo mejor fue matarlo cuanto antes.

 

Algo a lo que Castella no está dispuesto a hacer teniendo motivos sobrados para ello, tal y como le sucedió con el sobrero que le echaron en segundo lugar con el que, por insistir, perdió los papeles y hasta fue desarmado un par de veces. La firmeza y el aguante de Castella con el manso cuarto fueron patentes tanto por mérito como por su vulgaridad e intrascendencia. El francés es de los muchos que actualmente no sabe taparse con los malos toros y prefieren agotar cualquier posibilidad al paso que agota la paciencia de los espectadores. Menos mal que el sexto se desplazó algo más que sus hermanos y Castella pudo hacer sus cosas. Pases cambiados por la espalda sin moverse para empezar y el arrimón final después de infinidad de muletazos tan meritorios como incoherentes. La gente le agradeció el esfuerzo y aunque el espadazo le cayó en los bajos, le pidieron y concedieron una oreja más de pueblo que de esta plaza tenida por la más prestigiosa del mundo. Prestigio que ayer quedó por los suelos.      

 

Pero dentro de lo insoportable de este festejo sin apenas historia, lo intolerable fue que a nadie de los muchos responsables que había en la plaza se le ocurriera dar instrucciones para que, tras el paseíllo, se guardara un minuto de silencio para conmemorar el venticinco aniversario de la muerte de Paquirri. Pagaron muy caro tan imperdonable baldón. Que en la tenida por la plaza más señera del mundo ocurra esto es la señal de la poca afición de los que la rigen. Que a los ganaderos tampoco se les ocurriera pedirlo, incomprensible dada la amistad que les unió con el gran torero de Barbate. Y que ni Morante ni Castella se acordaran, señal de lo que son como personas y compañeros.      

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

9 Resultados

  1. Raúl dice:

    Esto es el acabose, ahora resulta que los toreros tienen que estar pendiente de la organización y los detalles del rito.
    El que no se homenajeara a PAQUIRRI es responsabilidad EXCLUSIVA de la empresa que prepara y organiza el espectáculo. Que es el que tiene que guardar y cumplir con todos los detalles,y más en Sevilla.

    Convencido estoy que ni Castella, ni Morante ayer se acordaron de Paquirri. No tenían porqué hacerlo. Demasiado tenían ellos encima.

    Posdata: El gran problema que tiene el toreo, es que no están acotadas las responsabilidades de cada cual. Es más, hay una fea costumbre de que cada vez que hay un problema, decir que los toreros no hacen tal o cual cosa, o que no están UNIDOS, ¿Unidos, para qué?. Los toreros están para torear,señores. Así están, los empresarios, tan agustito. Nadie les dice nada. En décadas.

  2. josem dice:

    en Madrid se guardó un minuto de silencio por Paquirri, resulta que Madrid fustigaba al de Barbate y Sevilla era como el patio de su casa, las vueltas que da la vida, en Las Ventas siempre que hay festejo este día se guarda el minuto de silencio. Por cierto, José Antonio no creo que la responsabilidad sea de los diestros, que van a hacer ¿parar el paseillo por su cuenta? La tan cacareada sensibilidad de Sevilla ¿donde está? Solo para levantar injustificados esculturas como las de Curro y para confundir el silencio con el muermo. Y el sr. Juan Pedro que se carga por enésima vez una feria con sus impresentables y descastados toretes, si un petardo similar lo pega victorino la que se formaría, a este aristócrata se le perdona todo

  3. david_izurieta dice:

    He visto las fotos y, en descargo al menos de Morante decir que realizo mucho mas lento el paseillo, como a espera de que al final del mismo se diera el lógico minuto de silencio. Creo que era algo que la empresa no podía olvidar, por quien fue Paquirri y por Sevilla…aunque…
    Aunque ya no parece Sevilla. Me resulta paradojico que existan personas que resgan públicamente sus vestiduras, haciendo un escándalo por lo de Las Vegas cuando el auténtico problema está creciendo en la Fiesta a la usanza española, en España y en las plazas de primera. Y nadie dice nada pues de esto no se puede culpar a Don Bull, ni se pueden dar “sombrerazos” de sinagoga (con mi respeto a los judios). “Manifiestos” van y vienen pero sin ningún consenso. Creo que sería mejor una monumental bronca a autoridad y empresa. Por lo menos sería algo más serio y democrático.
    El pomposo titular de otro portal: “Castella resume su temporada en Sevilla” cae como anillo al dedo. Vulgaridad, orejas pueblerinas, toreo “ojedista”, 10 minutos más aviso de trapazos…

  4. graciano dice:

    Pues no estoy de acuerdo contigo, Raul, los toreros son que tienen que exigir, si llega el caso, que homenagee a un compañero. Nadie mejor que ellos saben el significado de la muerte de Paquirri. Si la empresa no lo organiza lo acuerdan las cuadrillas y los demás “tragan”.

  5. Juan Mari de Chinchon dice:

    Pues señores, si un torero no tiene que estar pendiente de cada uno de los mas minimos detalles de cuanto acontece en torno al festejo en el que va a participar… ustedes diran. Claro que asi les va despreocupandose de todo y dejandolo en manos de sus “entornos”. Que aprendan del padre del toreo moderno, “Gallito” se preocupo hasta de como tenian que construirse las plazas de toros…

  6. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    Los toreros actuales no han visto personalmente a los figurones de antes (de la generación más cercana): Paco Camino, Curro Romero, Antonio Ordóñez, Paquirri, El Cordobés, Manzanares, Dominguín, El Viti. Estos toreros no hacían dinero como hoy se hace. Toreaban menos, pero cuando toreaban eran acontecimientos muy grandes, corridas con una expectativa que hoy no se da. Bueno, no habían los portales taurinos, ni los programas televisivos y radiales especializados. Además la vida era con más espiritualidad, todo más despacio y la gente era en promedio de más categoría que la de hoy, de más clase, sin pretender herir susceptibilidades. Es mi opinión. Entonces, que un Morante o un Castella no hayan ?propiciado? después del paseillo, la petición del minuto de silencio, a pesar que Morante partió plaza a un paso sumamente lento, es un poco una señal de los tiempos. Pero el toreo de hoy, de ayer y de mañana debe tratar de ser el mismo, el tradicional, en todas sus fases y áreas. Y los personajes auténticos del mundo del toro, y aficionados asistentes, incluidos los toreros, debieron honrar la memoria de Paquirri de alguna forma, como se estilaba antes. Todo era antes, en el toreo, más ceremonioso, era más de gestos, detalles, lenguaje no-verbal. Nada de ello se hizo, como que se ignoró el acontecimiento y la memoria del grandísimo torero que ofrendó su vida hace 25 años, por error humano. Por ello justifico plenamente la crítica del Señor Del Moral en su artículo. Lo mucho que tienen que aprender las nuevas generaciones.

  7. marcos dice:

    Josè Antonio tiene razòn, en Madrid y en Barcelona se guardò un minuto de silencio (tambièn en Pozoblanco!), donde està la sensibilidad sevillana??, por favor quitamole la Maestranza a Canorea y a su fiel compañero y damosela a verdaderos y sensibiles aficionados!!!

  8. Tomás Gª de Alcaraz Martínez dice:

    Yo pregunto ¿Cuantos maestros de oro y plata han dejado su vida en el ruedo?¿Cuantos deberían ser los homenajeados?
    De lo de Sevilla ni hablar, tras 4 horas de coche, el respeto de la lluvia (el año pasado también asistimos y se suspendió) y tras seguir a Morante por Sevilla en Abril, en el Puerto y en Murcia, y nos presentan estos Parladé de tómbola a cinco duros. Así la fiesta pierde y se desangra. El desánimo se apodera de los seguidores. Y al final solo gana una parte……la empresa.

    http://www.elvolapie.blogspot.com

  9. Juan Mari de Chinchon dice:

    Don Jose Antonio, ¿qué hay de cierto en la noticia publicada en ABC acerca de que el único responsable de que no se guardase el minuto de silencio por Paquirri, fue Morante de la Puebla?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: