Sevilla MAPerera 2 (2)

Efecto Perera

El efecto Perera es que, incomprensiblemente, no hay efecto Perera. Triunfar en Madrid como lo hizo, repetirlo en Pamplona de esa manera, corroborarlo en la mayoría de las plazas en las que ha toreado en su glorioso 2014 se merecía un efecto Perera, un movimiento arrasador, unas plazas  llenas de espectadores o aficionados que quisieran ver al gran triunfador, al gran torero en su momento dulce. Pero no. No ha habido efecto Perera.

Efecto es lo que se deriva de algo importante, la impresión que deja (que puede ser una emoción) y lo que llega a los demás como consecuencia de actos especiales. Tampoco ha habido hasta ahora impacto, choque, huella, golpe sentimental.

Me he fijado en su comparecencia de la feria de Santander. Las entradas fueron más o menos iguales, espléndidas, incluso en la novillada, con muchísimos espectadores, muchos más que en esta clase de festejos. Pues bien, llega Perera, reforzado con el Juli, y hay pequeñísimos huecos, pocos y apenas perceptibles, lo que significa que la clientela estaba esponjada, no apretada.

¿Es cosa de la afición, de la crisis, de la falta de publicidad, de que ya lo han visto?. Esto no pasaba antes porque los grandes triunfadores atraían a las masas para  hacerles justicia y, claro, verlos en su mejor momento y disfrutar. Eran un imán.

Y me fijo en Valencia y otra vez con el Juli. Y la entrada es para meditar y lamentarse. ¿Estos dos toreros con una ganadería de prestigio, que proporciona grandes triunfos, y con el mejor rejoneador de todos los tiempos, no atraen más gente al coso de la calle de Játiva? Pero si había casi más pueblo en la nocturna del día anterior, según leo.

El caso de Perera es peculiar. Algo le falta. Me fijo mucho en su trayectoria y no doy con la tecla. O le falla el tirón popular o no sabe su entorno hacerlo bien para que llegue a ese pueblo. Puede fallar en su publicidad y en su manera de mover los triunfos.

Y en el ruedo lo ves brindando al público, dejando su montera pegada a la raya exterior de los picadores, puesta con mucho cuidado… y empieza a dar enormes muletazos y algunas veces no se oye un olé cuando la plaza debería estar aclamándolo. Se queda más quieto que una vela, manda como ninguno, torea erguido y elegante, templa tela y premian más a los otros con más orejas mientras que a éste se las racionan o quitan directamente las que merece.

Lo hace todo con buen gusto, incluso sus trajes de luces son los clásicos y no participa de los horrendos que molestan la vista como los de Manzanares y otros compañeros de menor categoría.

Capote variadísimo (lo de Santander fue increíble), muleta poderosísima y espada muy eficaz y le pasa lo que le pasa.

Torea con tal seguridad que parece algunas veces que está en el campo tentando. Me fijo mucho en él y lo sigo como a los futbolistas estrellas para ver todo lo que hace, hasta el detalle.

Le dan una oreja cuando a la faena anterior del compañero le han dado dos con menos méritos. Y no digamos al que va detrás premiado igual después de exhibir sólo voluntad.

Como en Pamplona que da un pinchazo arriba después de un faenón y parece que se ha caído el mundo y lo premian con cicatería.

    ¿Llegan más a la masa Morante, el Juli, Manzanares y Talavante que él?…

Yo me acuerdo de don Álvaro Domecq y Díez, al que entrevisté en Clarín que entonces dirigía, tras un indulto en Fallas a un toro que correspondió a Dámaso González. Fue criticado y al preguntarle su opinión me dijo sonriendo socarronamente : No es obligatorio saber de toros…

Mucho más reciente está el caso increíble y difícil de olvidar de los pamplonicas  en sanfermines 2014, dando la espalda a la quizá mejor faena que haya realizado el navarrico Pablo Hermoso de Mendoza, que tuvo que decir a su público : el que quiera saber que vaya a la escuela…

Pero este es un espectáculo democrático y la democracia también trae estas cosas y estas injusticias…siendo el menos malo de los sistemas.

¿Falla en Perera lo natural que lo hace todo y esa facilidad no llega al público? ¿Que no hace teatro? ¿Que no pide una palma y se dedica a su faena?. ¿Que no plantea alardes locos sino calidad? ¿Que no es tremendista? ¿No encimismos sino arreones o arrimones con seguridad aplastante?. No sé, sideralmente superior a tantos, pero no valorado por su interés y no llenando las plazas como sería lo justo. Dicen que el público –el cliente- siempre tiene razón, que nunca se equivoca. Será verdad. O como dice mi hijo mayor en situaciones injustamente inexplicables : Será por algo…

No sonríe por sonreir. En las faenas siempre está serio. No “torea” al público . Y recibe lo mínimo por hacer lo máximo. Incluso cuando el público pide más. Parece un alumno modélico, serio y concentrado al que el profesor  le trata peor que  a otros compañeros menos brillantes pero más dicharacheros.

Y termino con lo del capote de Santander. Tercer toro. Lo recibe ¡¡¡ con 14 lances, 14, muchos de ellos sin moverse y otros rectificando un momento para continuar pero todo en un palmo de terreno!!!. No  había visto nunca tanto y tan bien. Quite histórico. Y mezclando verónicas, con tafalleras, de frente por detrás, largas a una mano. Variadísimo. Varios quites en uno. Y repite un segundo y le da otros 7 seguidos, también con quietud, clase y categoría. ¿Está seguro de lo que escribe?. Claro. La primera vez en directo no pude contarlos porque me quedé sorprendido de que durara tanto. Pero ví la corrida entera por segunda vez por la noche y entonces sí que los conté, sí, uno a uno. Fueron 14 y 7. En total, 21, nada menos.

Me resisto a creer que Perera no caiga todo lo bien que debería. Las causas no las sé, pero el Efecto Perera todavía no ha estallado. Lo espero. Ya saben que soy siempre partidario de la justicia justa… Pero falta impacto, choque, huella, golpe.

15 Resultados

  1. gregorio dice:

    ¿Y qué decir del efecto Fandiño? El domingo en el Puero menos de un cuarto de entrada

  2. Miguel dice:

    Enhorabuena al autor del artículo. Para mí, el mejor artículo en mucho tiempo. Y enhorabuena a Del Moral por publicarlo. Y es bueno porque plantea un asunto de fondo, mucho más allá de dimes y diretes, que muchas veces, están más cerca de la especulación que de la realidad. Vayamos al fondo de artículo. Me vengo fijando en el paso de Miguel A. Perera por las ferias, y como el autor,me vengo fijando en las entradas de público, en las corridas de Perera. Y aunque Perera ha mejorado en la calidad de los carteles en los que entra (lógicamente ahora entra en mejores días y mejores carteles), su tirón taquillero es el mismo o casi, que antes de cortar !! 5 orejas en Madrid !!. Si cogemos la relación de festejos tras Madrid, vemos como incluso en su tierra, apenas se ha notado. ¿Por qué puede pasar esto? Yo apunto a varios puntos y a una reflexión final: 1º No es novedad, ya lleva algunas vueltas a España 2º La falta de carisma personal, y eso es un hecho incontestable. Por lo que sea. 3º Su toreo es muy técnico, lo hace fácil, pero a lo mejor emociona poco. Aún teniendo mucho mérito 4º La crisis. Hay un bajón de público en todos lados y sectores. Y ese contexto no hay que olvidarlo 5º ¿Quién se ha enterado del bombazo de Perera, salvo los muy aficionados? Y aquí llego a mi reflexión. El problema del toreo, es que salvo los muy aficionados (y somos muy pocos), normalmente el gran público no está pendiente de la actualidad taurina. Y muchos de ellos, van a los toros en su ciudad o pueblo, y van a ver a aquellos que más les suena o más famoso. Y luego Perera, no es un torero de hacerse Kilómetros y de partidarios, como lo puedan ser Morante y Manzanares, que tienen mcho más tirón (si nos damos cuenta, vemos como casi siempre, la mejor entrada en cada feria es el cartel dónde están estos dos artistas). Ahora bien, ¿A quién le interesa que un torero, a pesar de triunfar mucho, no llene? Yo creo que a la PATRONAL, y no le interesa, porque de esta manera, le dirá al torero “Usted triunfará, pero atrae a poca gente, y por lo tanto, se debe adaptar en los dineros”, y esto es un tema que al empresariado le obsesiona. Mantener el control de la Fiesta sobre el resto de integrantes. Por eso hay muchos empresarios que piensan que los toreros son sus enemigos. Y no saben que si Perera corta 5 orejas y nadie se entera, es perjudicial para la Fiesta. Y si nadie se entera, es porque la industria no ha generado una estructura mediática, para proyectar los valores y los triunfos de la Fiesta. Si un chaval mete un gol en el Bernabeú, al día siguiente lo conoce toda España. Si ese mismo chaval, corta dos orejas en Madrid, a ese chaval nadie lo conoce (salvo los muy aficionados). Si el chaval es el mismo, ¿De quién es la culpa? Evidentemente de la industria taurina. Y la industria tiene nombres y apellidos, y llevan aquí muchas décadas.
    Un saludo.

  3. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Ricardo Díaz Manresa dio en el clavo y usted, Miguel, también. Gracias por su comentario de gran nivel que son los que yo quiero en esta página realmente esclarecedora. No solo por lo que aquí escribimos tan yo como mis colaboradores. También por muchos comentaristas… Y, por cierto, muy oportuna también la pregunta sobre el real tirón de Fandiño pese al apoyo incondicional que goza de la mayor parte de la prensa especializada aunque decir especializada sea mucha veces una quimera… Creo que si en todos los telediarios de todas las televisiones se diera espacio a lo que ocurre en los ruedos, al menos con las figuras, aunque solo fuera la cuarta parte de tiempo que dedican al futbol, con declaraciones de los protagonistas, toreros, ganaderos y hasta apoderados y empresarios, el puso de la Fiesta sería mucho más potente.

  4. Miguel dice:

    El caso de Fandiño es igual o peor, pero yo no pondría el caso aislado de El Puerto, porque esa plaza está muy mal. Y eso también cuenta. Pero si nos fijamos en el conjunto de la temporada, Fandiño, en teoría debería ser la NOVEDAD, pues está pisando plazas que nunca ha estado, y en teoría, es el único que se ha colado en las ferias tras la irrupción de Talavante y Cayetano en el 2006. Y pese a todo el ruido de ciertos aficionados en las redes sociales y prensa, el efecto Fandiño no es tal. Hay un dicho muy antiguo, que decía que “Los toreros de poder a mandar, y los de arte a acompañar”. Lo curioso, es que la pareja que mejor funciona en el 95% de las ferias (quizás en Bilbao menos) es de arte: Morante-Manzanares.

  5. pedro dice:

    Miguel ha dado en el clavo. Por esto en otro comentario me quejaba de la estupidas criticas al toreo actual (que tampoco es perfecto, eso no lo olvidemos) cuando hay que preocuparse de temas más urgentes como la ausencia de una estructura en la industria taurina (como bien ha dicho Miguel), la falta de poder de “lobby”, las tomaduras de pelos de los politicos (sobretodo los del PP que antes se comprometen con la Fiesta, luego la ignoran y nadie le reprocha que en TVE no se dan toros). Como bien dice Miguel, los aficionados de verdad somos unos millares cuando en una temporada se venden millones de entradas a gente que no se entera de quien triunfa ni en Madrid ni de quien torea esa tarde. Pero hasta que hayan toreros que organizen chantaje para cambiar empresarios, prensa sucia y falsa, empresarios que no invierten en el futuro, o aficionados que solo miran al pasado no iremos a ningun lao

  6. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Eso solo son capaces de hacerlo Fandiño y sus adláteres

  7. gregorio dice:

    He hablado del efecto Fandiño porque me choca ver tan poco interés por verle a pesar de algunos importantes triunfos y por ser un torero vendido como el más puro o el más de verdad por aficionados supuestamente entendidos y por los medios típìcamente más vendidos (como en El Mundo o Canal+ donde nada más hacer el paseíllo empiezan con el coro de elogios y que retramsmite muchísimas de sus tardes como su encerrona en Bayona el año pasado o la próxima encerrona desde Guadalajara).

    Pero el publico no traga y no va a verle. Y si van a ver a Morante y Manzanares (que son los únicos que, José Tomás aparte, tienen cierto tirón taquillero) es porque saben que son los únicos que pueden ofrecer algo especial en una tarde de toros. En tiempo de crisis la mayoría del publico (y de los aficionados) teniendo que elegir, se quedan con toreros consagrados y con la emoción del “toreo de arte” y no con la del “toreo de valor” (vçease las pobres entradas de los carteles toristas, Madrid aparte).

    Además Fandiño sigue en el mismo error de Perera o Juli de apuntarías de “arte” y no de “valor”. Si en vez de tantos Jandillas o Domecq Fandiño matara toda la camada de Victorino durante unas temporadas (como han echo El Cid o Ponce por citar los últimos casos) su toreo se agigantaría y ganaría en prestigio. Aunque me temo que no lo hace porque no está a la altura y se demostraría que es un torero sobrevalorado (como muchos creemos)

  8. Josem dice:

    No entiendo que suscite tanta controversia Fandiño entre los mismos que no lo consideráis figura del toreo. Recordemos aquí la entrada de la nocturna del Puerto del año pasado en la que triunfó Ponce, mucho menos público que el domingo

  9. Edmundo J. Gil dice:

    Sr. Josem
    Enrique Ponce tiene 25 años dictando catedra y como Johnny Walker ….. tan campante. Asi que no compare por favor. O como dijo Don Alvaro Domecq en su dia: No es obligatorio saber de toros !

  10. Josem dice:

    Ponce es la figura más importante de las últimas décadas y uno de los grandes de la historia. No se le puede comparar con otros

  11. ceratix dice:

    Ponce es incomparable!!!!!!
    Lo de Perera es incomprensible, torea como nadie ahora.
    Lo de Fandiño bien dicho por Del Moral, aburre y no transmite, en Lima la empresa anterior lo puso en 3 de 5 tarde, fue un Via Crucis, lo pagó caro, ya no lo quieren ni ver por acá.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: