arte_pintura_toreros

Observatorio taurino: Una intensa semana de toros

La incontestable demostración de Perera le ha coronado como rey indiscutible de una campaña que, ahora sí, encara su último tramo. La espada y la cicatería presidencial impidieron redondear las obras del gran diestro extremeño con las salidas a hombros que había merecido. En otros tiempos menos reglamentistas estas situaciones las arreglaban los propios aficionados sacando a hombros a los toreros de forma espontánea en este tipo de ocasiones excepcionales. Perera firmó en Bilbao el pasado jueves la sentencia de la propia temporada

¿Tenemos figura en ciernes?

Podríamos comenzar por el final. La intensa semana de toros que quedó atrás ha alumbrado una más que probable gran figura en ciernes. Se llama José Garrido y ha abierto prácticamente todas las puertas grandes del toreo haciendo de su encerrona bilbaína una auténtica reválida profesional y artística que dibuja perfectamente todas sus posibilidades. Hay que felicitar a sus mentores -Antonio Ferrera y El Tato- por asumir la apuesta pero esa felicitación hay que hacerla extensible a la Junta Administrativa de la plaza de Bilbao por abrir esa ancha ventana al futuro inmediato del toreo. El resto es sabido: Garrido cortó siete orejas y salió disparado hacia una alternativa que se sueña -con todo merecimiento- a orillas del Guadalquivir. Pero la definitiva reflexión es, desgraciadamente, otra. Este tipo de novilleros y esta clase de acontecimientos llenaban las plazas no hace tanto. En Bilbao no se pasó de un millar largo de espectadores. Las comparaciones son inevitables si se recuerda la época novilleril de los Aparicio, Jesulín, Finito, Chamaco… ¿Qué está pasando en este negocio? ¿Por qué el toreo ha perdido su eco natural?

De cuando  todavía estaban de acuerdo

Una temporada en siete días

En cualquier caso, el bajón de público – tan mitificado en Bilbao- es extrapolable a toda la Semana Grande, que ha seguido marcando cifras alarmantes inversamente proporcionales al lujo y la importancia con la que se organizan las Corridas Generales, posiblemente las más cuidadas de toda la geografía taurina. Tiempo habrá para analizar detenidamente todas estas circunstancias porque ahora es el mejor momento para dar un repaso torero y ganadero a una feria intensa, notable y densa de contenidos que ha resumido, como ninguna otra, el pulso de la temporada. Las hadas del toreo quisieron que el torero en mejor momento se cruzara en el camino del toro más bravo del  ciclo. La embestida pronta y desbordante de ese ejemplar de Garcigrande habría hundido a muchos pero sólo consiguió elevar aún más el techo de Miguel Ángel Perera que sí cometió un pequeño error de estrategia al creer en un indulto que no iba a llegar desde el peculiarísimo palco de Bilbao. El propio Fernando Cepeda -perro viejo- le apremió para que entrara a matar. Hubo un tiempo muerto y cierto desconcierto que no ayudaron a que la espada entrara arriba. Tampoco iba a entrar en las sucesivas demostraciones que aún llegarían ese mismo día pero también al día siguiente con un duro ejemplar de Jandilla. Perera es el rey indiscutible de esta extraña temporada que, al menos esta semana, se ha sacudido tantos y tantos  fantasmas para que solo hablemos de toros. Y ya era hora…

Una radiografía del escalafón

Decíamos que la feria de Bilbao había enseñado como ninguna el estado del escalafón. Es el caso de El Juli, que respiró hondo con un toro de Garcigrande que le permitió volver a sus mejores fueros pero desapareció en combate, notablemente disgustado, con un lote infumable de La Quinta, que se le han atragantado definitivamente. Ese día compartía cartel -a poco más de media plaza- con  el reaparecido Fandiño, que ha pinchado algún trofeo pero ha quedado lejos de su tantas veces aplazado asalto a la cumbre. Seguiremos con Morante, que inició en Bilbao una pequeña tourné de prodigios que siguió en Málaga, Cuenca y Sanlúcar de Barrameda. El caso de Manzanares merece mención aparte. Se escondió detrás de todas las matas ante un boyantísimo cuvillo en el mano a mano con el de La Puebla para acercarse a sí mismo con el sexto de aquella misma tarde. El alicantino salió tocadito del Norte y no pasó de resolutivo y profesional en Málaga pero volvió a sus mejores fueros en Sanlúcar de Barrameda recuperando su mejor forma con un bravísimo sobrero de Zalduendo. Pero no se vayan todavía, que aún hay más: Ponce pinchó una faena de premio  el día de los garcigrandes y quedó de convidado de piedra el día del absurdo mano a mano con el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, que sí salió a hombros. Seguimos: hablando de un ausente de las arenas cenicientas de Bilbao que sí toreó -y ya era hora- como dicen que es capaz a orillas del Mediterráneo malagueño. Nos referimos a Talavante, que no rubricó con la espada esas faenas que podrían ser reflejo de su definitivo concepto. Pero hay que volver a las orillas cantábricas para recordar la frescura y la resolución de Antonio Ferrera, que pasó con suficiencia la dura prueba de encerrarse con seis toros en Málaga para ser el que más y mejor rédito sacó de los dececpcionantes santacolomas lidiados por la familia Martínez Conradi en Bilbao. Haremos algunas menciones del ancho pelotón, comenzando con  dos aspirantes, Álamo y Adame, que se quedaron en la orilla de las posibilidades que les ofreció el estupendo encierro de Alcurrucén. Estuvieron mucho mejor Urdiales y Bolívar en una victorinada en la que El Cid desempolvó alguna medalla cortando una oreja que le viene como agua de mayo. No, no me olvido de Tomás, que cortó tres orejas malagueñas antes de volver a desaparecer del firmamento. ¿Hasta cuándo?

http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: